Cómo tratar a tu perro

Tratar bien a tu perro implica tiempo, paciencia y, sobre todo, amor. En primer lugar, asegúrate de satisfacer las necesidades básicas de tu perro. Después puedes concentrarte en enseñarle a hacer sus necesidades en el lugar correcto, así como en enseñarle a cumplir algunas órdenes. Por último, pero no por ello menos importante, debes pasar tiempo socializando con tu perro para fomentar una relación llena de amor y diversión que ambos disfruten. Si tratas a tu perro como si fuese parte de tu familia, él o ella te llenará de lealtad y afecto para siempre.

Satisface las necesidades básicas de tu perro

  1. Dale alimentos frescos y agua. Estas necesidades fundamentales no pueden ignorarse ni siquiera por un día, pues de lo contrario podría enfermarse. Para mantenerse sano, tu perro necesita alimentos frescos y agua diariamente. Los cachorros necesitan comer tres veces al día, pero los perros adultos suelen comer solo dos veces. Debes darle agua fresca y limpia en todo momento, de modo que pueda beber cada vez que tenga sed.
    • Escoge el tipo adecuado de alimentos, según el tamaño, la edad y la raza de tu perro. Los diferentes tipos de perros tienen diferentes necesidades nutricionales. Haz una búsqueda en línea para averiguar qué es exactamente lo que debes darle de comer.
    • Asegúrate de que los alimentos que compras son de alta calidad y no contienen ingredientes de relleno. Los perros tienen sistemas digestivos sensibles y se pueden enfermar si no los alimentas con comida de alta calidad. No les des comida para humanos, en especial comida chatarra, ya que tiene un alto contenido de sal y de azúcar.
  2. Asegúrate de que tenga un lugar acogedor para dormir. Es posible que los perros sean parientes lejanos de los lobos, pero son criaturas domesticadas que disfrutan de las comodidades de la casa tanto como nosotros, los humanos. Tu perro necesita un lugar limpio, seco y cálido para dormir por la noche. Ya sea que duerma dentro o fuera de tu casa, asegúrate de que tenga un espacio que lo proteja de las inclemencias del tiempo, con una temperatura regulada.
    • Si tu perro pasa mucho tiempo afuera, necesita un lugar para refugiarse cuando llueva, nieve o haga mucho calor o frío. No lo dejes afuera, pues estará expuesto a las inclemencias del tiempo.
    • Muchos perros disfrutan durmiendo en perreras forradas con mantas cómodas y con algunos juguetes. Otros prefieren dormir en una cama para perros en el dormitorio de sus amos o en un lugar especial de la casa.
  3. Permítele hacer ejercicio todos los días. Los perros, al igual que los humanos, tienen que estar en movimiento para mantenerse en forma y saludables. Algunas razas necesitan ejercitarse durante varias horas todos los días, mientras que otras solo necesitan unos cuantos paseos al día. Es importante entender las necesidades de la raza y satisfacerlas. Si tienes un perro con mucha energía, asegúrate de que haga mucho ejercicio.
    • Como mínimo, debes pasear a tu perro dos veces al día durante 20 minutos, aunque sería mucho mejor si lo haces por más tiempo. Esto es muy importante si tiene que permanecer encerrado en la casa o en el apartamento todo el día mientras estás fuera.
    • A los perros les encanta ir a los parques para perros y a otras instalaciones donde tienen la oportunidad de correr libremente.
  4. Llévalo al veterinario con regularidad. Tu perro debe visitar a un veterinario una vez al año para mantenerse al día en cuanto a sus vacunas y para someterlo a un chequeo anual. Si tu perro muestra síntomas de enfermedad entre las citas regulares, llama al veterinario y llévalo para que determine su diagnóstico.
    • Si tu perro no ha sido esterilizado ni castrado, considera la posibilidad de someterlo a esa cirugía. Es una medida recomendada por la ASPCA (Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales) como una forma de evitar que aumente la población de perros callejeros.
    • Debes ponerle la vacuna contra la rabia, así como otras vacunas obligatorias.
  5. Mantén a tu perro a salvo. Parte de tu responsabilidad como dueño de un perro es mantenerlo seguro, tal como lo harías con un niño. Esto significa llevarlo con correa cuando estás cerca del tráfico, asegurarte de que tu patio esté cercado para que no pueda huir ni meterse en una situación peligrosa, protegerlo de perros más grandes y, en general, mantenerlo a salvo del peligro.
    • Por ejemplo, asegúrate de que tu perro no se pelee con un animal salvaje, teniéndolo con una correa en zonas donde hay leyes vigentes con respecto al uso de la misma.
    • Mantén tu casa y tu patio libres de objetos peligrosos que tu perro podría tratar de comer, como cables eléctricos.

Entrena a tu perro

  1. Enséñale a hacer sus necesidades en el lugar correcto. Tu perro y tú serán más felices si le enseñas esto. Es importante comenzar en una etapa temprana, cuando el perro todavía es un cachorro. Todos los cachorros tienen accidentes en la casa al principio, pero con paciencia se les puede enseñar a ir a la puerta cuando necesiten que los dejes salir. Prémialo para que haga sus necesidades solo afuera de la casa. Con el tiempo, comenzará a entender que salir a la calle es preferible a quedarse adentro.
    • Lleva a tu perro al mismo lugar en la parte de afuera, de manera que asocie ese lugar con el hecho de hacer sus necesidades.
    • Nunca regañes a tu perro por tener un accidente, ya que solo lo confundirás y no le ayudarás a aprender lo que quieres.
  2. Enséñale a jugar de un modo correcto. Si a tu perro le gusta jugar a morder y ladra mucho, puedes entrenarlo para que lo haga de una mejor manera. El truco más eficaz es no hacerle caso cuando se comporta mal, ya que los perros suelen morder y ladrar para llamar la atención. Si no le prestas atención, se dará cuenta de que la mejor manera de llamar la atención es comportándose bien. Premia su buen comportamiento con muchos regalos y abrazos.
  3. Enséñale las órdenes básicas. Aprender a sentarse, quedarse quieto y venir cuando se le llama es importante para cualquier perro por muchas razones. Será más obediente y tú serás capaz de sacarlo más a menudo si sabes que vendrá cuando lo llames. Es más seguro tener un perro que sabe cómo sentarse, quedarse quieto y venir cuando se le llama que tener uno que no sabe escucharte. Cualquier perro puede aprender estas órdenes básicas. Recuerda tener paciencia y emplear el refuerzo positivo para entrenarlo. Estas son las órdenes que todo perro debe aprender:
    • Cómo sentarse
    • Cómo quedarse quieto
    • Cómo venir cuando se le llama
  4. Enséñale a tu perro algunos trucos divertidos. Los perros son excelentes para aprender a hacer trucos y enseñárselos puede ser una gran experiencia para crear un vínculo afectivo. No todos los perros pueden hacer volteretas o montar un poni, pero la mayoría puede hacer algunos trucos, en especial si los premias con golosinas. Aquí hay algunos trucos que la mayoría de los perros pueden dominar con facilidad:
    • Rodar
    • Rogar por algo
    • Dar la pata
    • Hacerse el muerto
    • Buscar y traer objetos

Fomenta una relación llena de amor y diversión

  1. Sé amable con tu perro. Si eres malo, harás que te tenga miedo. Los perros admiran a sus dueños como los niños admiran a sus padres. Trata a tu perro con amor: háblale con una voz agradable, pasa tiempo acariciándolo y abrazándolo, y demuéstrale mucho afecto. Cuando se porte bien, dale una golosina y un frótale la barriga. Él te recompensará demostrándote un cariño infinito.
    • Algunas investigaciones demuestran que los perros disfrutan las caricias, incluso más que los elogios. Acaricia a tu perro todos los días para demostrarle cuánto te importa.
  2. No lo castigues. Gritarle o golpearlo es una mala idea. Es cruel y también ineficaz. Los perros que reciben maltrato terminan confundidos y asustados, ya que no saben qué es lo que quieres que hagan, de modo que se comportarán mal o se encogerán de miedo. Nunca los castigues por hacer algo mal. En lugar de eso, recompénsalo cuando se comporte bien, para aumentar la confianza y ayudarlo a saber lo que debe hacer.
    • Castigarlo dejándolo afuera toda la noche o dejándolo sin comer es tan cruel como gritarlo o golpearlo.
  3. Llévalo a lugares divertidos. Los perros son compañeros maravillosos que puedes llevar contigo a lugares que te gustan, como parques, playas o, incluso, tu vecindario. Disfrutará de las excursiones, tanto como tú, de modo que llevarlo contigo es una gran forma de establecer un vínculo afectivo y de pasar un buen rato juntos.
    • Si lo llevas en el coche, abre la ventana para que pueda disfrutar del viento. Solo debes asegurarte de no abrirla demasiado, ya que podría saltar.
    • Si lo llevas a lugares que te gustan, asegúrate de seguir las reglas con respecto a la correa y presta atención al hecho de que no se permitan perros en un lugar determinado.
  4. Haz que socialice con los demás. Si pasa mucho tiempo cerca de otras personas y de otros perros, aprenderá a ser amable y sociable. Una buena manera de hacer que tu perro socialice es llevarlo al parque para perros, donde tendrá la oportunidad de jugar con otros perros y con sus dueños (quienes serán muy amistosos con los perros).
    • Muchos parques para perros son solo para miembros, de modo que los dueños de mascotas deben llenar una solicitud para obtener un pase que les permita entrar al parque. Esto es para asegurarse de que todos los perros en el parque han recibido sus vacunas y así evitar la propagación de enfermedades.

Consejos

  • Si tu perro es muy terco y no le gusta caminar, no lo jales. Es posible que tenga problemas con la correa o el collar. Anímalo más y consuélalo diciéndole con una voz aguda: "¡Ven aquí nombre del perro !"
    • Si sigue sin caminar, invita a un amigo que tenga un perro de su tamaño a dar un paseo contigo y con tu perro obstinado. Dale tiempo, ya que podría sentirse incómodo con el ambiente.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página