Cómo empezar un ensayo persuasivo

Un ensayo persuasivo es un escrito que expresa una perspectiva particular y provee evidencia que apoya dicha perspectiva. Aunque es similar a un ensayo argumentativo, la lógica de un ensayo persuasivo puede basarse en emoción en lugar de evidencia confirmada y no necesita tomar en cuenta el contraargumento. Ya sea que estés escribiendo un ensayo para una clase de composición o estés enviando una carta al editor de un periódico, tener un argumento elaborado cuidadosamente con evidencia sólida hará que tu escritura sea más convincente y efectiva.

Proponiendo ideas y esbozando tu ensayo

  1. Determina y delimita tu tema. Por ejemplo, el tema de tu ensayo podría estar predeterminado si vas a escribirlo para una clase. Sin embargo, si vas a escribir un editorial de un periódico o una carta a tu senador, tal vez tengas un tema más flexible sobre el que escribirás. Trata de delimitar tu tema de tal manera que escribir acerca de algo bastante específico.
    • Por ejemplo, si vas a escribir acerca del sistema penitenciario en Estados Unidos, encontrarás que este es un tema enorme. Delimítalo para concentrarte en un aspecto del tema, tal como el tratamiento de los presos ancianos o las tasas de alfabetización entre los presos.
  2. Determina tu ángulo. Ahora que tienes un tema delimitado, puedes comenzar a pensar en lo que quieres decir acerca de tu tema. ¿Por qué este tema te parece tan importante? ¿Cuál es tu solución a este problema o asunto? Este es el comienzo de la hipótesis de tu ensayo o su argumento general. Los ensayos persuasivos apelan a la emoción del lector; considera los ángulos más emocionales de tu tema.
    • Compartir ideas con alguien puede ser útil porque podría contribuir ideas que no habías considerado o podría expandir las ideas que tienes.
    • Por ejemplo, si vas a escribir acerca del tratamiento de los cerdos de granja, tu ángulo podría ser que este tratamiento debe prohibirse porque es inhumano.
  3. Propón ideas para la evidencia de apoyo. Anota una lista de las diferentes razones que podrías dar para apoyar tu hipótesis. Algunas de estas razones podrían ser tontas, pero anótalas de todos modos. Podría haber algo de verdad en ellas que podrías repasar luego.
    • Por ejemplo, estas razones pueden originarse en emoción y apelar al sentido de responsabilidad moral o ética del lector. La evidencia para un ensayo persuasivo no necesariamente tiene que originarse en evidencia sustancial.
  4. Elige los mejores 3 a 5 ejemplos. Probablemente no podrás escribir acerca de cada ejemplo de evidencia que encuentres; en su lugar, elige la mejor evidencia y la más convincente.
  5. Escribe un borrador de tu hipótesis. Tu hipótesis, o el argumento general que quieras proponer en tu ensayo, deriva del ángulo que vayas tomando en tu tema específico. Escribir la hipótesis debe responder el “qué” y el “cómo” de tu argumento. El “qué” es el tema en sí y el “cómo” es el ángulo.
    • Por ejemplo, tu hipótesis respecto al tratamiento inhumano de los animales podría ser: “La ganadería intensiva de cerdos debe prohibirse porque es un tratamiento cruel y torturador de animales y sus condiciones de vida pueden esparcir enfermedades y contaminar el suministro de comida humana”.
    • Tu hipótesis podría cambiar a medida que trabajas en tu ensayo. Esta es la razón por la que aún es un borrador a este punto.
  6. Escribe un esquema para tu ensayo. Un esquema te ayudará a organizar tus pensamientos y estructurar tu ensayo. Un esquema puede enumerarse con números romanos (I, II, III, IV, etc.), números regulares o viñetas. Usa frases y oraciones breves para poner tus ideas en papel.
    • Usa una estructura básica de 5 párrafos para tu ensayo, con un párrafo para tu introducción, tres párrafos para tres puntos de evidencia y uno para tu conclusión. Sin embargo, es posible que tu ensayo necesite ser más largo que eso, especialmente si escribes un ensayo de investigación persuasivo que requiera más información para dar fondo a tu tema.

Escribiendo tu introducción

  1. Abre tu ensayo con un “gancho”. Un gancho es un dispositivo que “engancha” a tu lector, atrayéndolo al ensayo y haciendo que quiera leer más. Este puede ser una estadística o declaración alarmante, una pregunta retórica, una cita o una anécdota muy breve. Podrías comenzar con el panorama general y reducirlo hasta tu hipótesis o podrías hacer lo contrario y comenzar muy pequeño y retroceder hasta tu hipótesis.
    • Un ejemplo podría ser: “Estados Unidos tiene un 25 por ciento más de población carcelaria que China, dándole a Estados Unidos el peor registro carcelario en todo el mundo”.
  2. Escribe con confianza y concisión. Estás adoptando una postura con tu ensayo, sin importar su propósito. Haz declaraciones confiadas y firmes y no exageres ni uses palabras adicionales en donde servirán menos palabras. Es recomendable atraer a los lectores con este párrafo introductorio y darles la sensación de que eres una autoridad en el tema.
    • Los ensayos persuasivos son más efectivos cuando mezclan opinión con hechos para convencer al lector de que el punto de vista del escritor es el “correcto”.
  3. Mantente lejos de las oraciones introductorias débiles. Hay unos cuantos tipos diferentes de introducciones que se utilizan frecuentemente, pero a menudo le quitan fuerza de tu argumento siendo demasiado vagas, amplias, confusas o incluyendo información irrelevante. Algunas de estas introducciones pueden ser:
    • La definición del diccionario: aunque podrías tratar de establecer una definición de una palabra como “esclavitud” para que tu ensayo dependa de esto, es una manera menos efectiva de introducir un tema. Un ejemplo de este tipo de introducción podría ser: El diccionario de Webster define la esclavitud como “el estado de ser un esclavo”, como “la práctica de tener esclavos” y una “condición de trabajo arduo y sometimiento”.
    • La introducción muy amplia o la introducción del “origen del hombre”: los ensayos persuasivos se escriben para proveer una solución a un problema dado, pero conectarlo a una mayor existencia humana en amplios rasgos a veces puede ser un método ineficiente. Un ejemplo podría ser: “Las personas han matado y comido animales desde inicios de los tiempos”.
    • La información de reseña de libro: por ejemplo, si vas a escribir un ensayo persuasivo acerca de una novela, podrías estar tentado a llenar tu introducción con información acerca del libro en sí, como el título completo, el autor, el año de publicación, etc. Esta información normalmente no es relevante para tu hipótesis y debe eliminarse, a menos que vayas a hacer referencia a alguno de esos detalles para un propósito específico. Un ejemplo de eso puede ser: “Frederick Douglass escribió su autobiografía, Narrative of the Life of Frederick Douglass, An American Slave, en los años 1840. Se publicó en 1986 por Penguin Books. En ella, se cuenta la historia de su vida”.
  4. Escribe tu hipótesis. Tu hipótesis, que ya debe estar redactada en un borrador, defenderá tu posición y le da al lector pistas acerca de cómo defenderás tu posición. Es posible que quieras cambiar unas cuantas palabras aquí y allá en tu hipótesis para hacer que fluya mejor en tu introducción. Es posible que también cambie un poco después de hacer el borrador de tu esquema.
  5. Revisa esta introducción después de haber escrito el resto de tu ensayo. A medida que escribas tu ensayo, es posible que desarrolles otras líneas de pensamiento o decidas que cierta evidencia deba rechazarse. Esto podría cambiar en enfoque de tu ensayo. Tu introducción e hipótesis podrían necesitar revisión basándose en estos cambios en el resto de tu ensayo.

Escribiendo el resto de tu ensayo

  1. Desarrolla tu argumento. Usa tus mejores ejemplos de evidencia para apoyar tu introducción y tu hipótesis. Sigue el esquema que hiciste para mantenerte encaminado. Provee ejemplos concretos, aunque debes parafrasear la mayor parte de la información de tal manera que escribas con tus propias palabras. Usa un párrafo para cada pieza de evidencia (si usas la estructura de ensayo de cinco párrafos).
    • Asegúrate de que tu evidencia apoye directamente tu hipótesis. Si comienzas a salirte del camino, regresa a tu esquema.
  2. Incluye transiciones. Entre cada párrafo, necesitarás oraciones que los unan de tal manera que se lean lógicamente. De otro modo, tu ensayo podría parecer una sarta de párrafos sin conexión. Las transiciones ayudan al lector a entender la información sobre la que estés escribiendo y ayudarlo a seguir tu argumento.
  3. Escribe la conclusión. Replantea tu hipótesis y los puntos principales que has utilizado para apoyar tu hipótesis. Tu conclusión debe hacer más que simplemente resumir tu ensayo. Piensa en un punto original y creativo que puedas hacer para unir todo tu ensayo.
    • Evita declaraciones vagas y globales que no digan mucho. Esfuérzate por escribir algo significativo pero conciso y específico.
  4. Edita y revisa tu ensayo. Después de haber terminado tu primer borrador, toma un descanso y luego lee todo tu ensayo. Presta mucha atención a tu introducción y tu hipótesis y tenlas en cuenta a medida que leas el resto del ensayo. ¿Tu argumento apoya tu hipótesis? ¿Destacas puntos que contradicen tu hipótesis?
    • Es posible que necesites modificar la redacción de tu hipótesis. Refina tu oración para decir exactamente lo que quieras decir en una manera concisa y clara.
  5. Corrige tu ensayo y revisa la ortografía. Asegúrate de que tu ensayo esté libre de errores, ya que estos pueden restarle valor a su calidad y efectividad general accidentalmente. Usa una gramática y ortografía apropiada para garantizar que tu ensayo sea lo más persuasivo posible.
  6. Pídele a alguien que lea tu ensayo. Tener otro par de ojos que vean el ensayo te ayudará a encontrar fragmentos ilógicos o transiciones confusas. Trata de encontrara a alguien que tenga buena gramática, ya que también podría ayudarte a arreglar pequeños errores ortográficos y gramaticales.

Consejos

  • Un ensayo persuasivo no necesariamente permanece en forma escrita. Es posible que brinde la base para algo creado en otro medio de comunicación, tales como un documental, un podcast, una editorial de noticiarios u otro medio.
  • Si escribes este ensayo para una asignación, pregúntale a tu profesor si puedes escribirlo en primera persona (usando “yo”) o segunda persona (usando “tú”). En un ensayo persuasivo es común usar la primera y segunda persona.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página