Cómo cortar cebollas sin lágrimas

¿Por qué las cebollas nos hacen llorar y cómo se puede prevenir? Las cebollas están hechas de una capa exterior o “túnica” (la capa café), de otra capa conocida como las “escamas” (la parte blanca, firme y jugosa) y la última capa el “plato medular” (a menudo llamada “parte velluda” o “raíz”). Cuando cortas el plato medular, libera una enzima. Esa enzima reacciona junto con el resto de la cebolla y hace que se libere un gas. Cuando ese gas se combina con agua, se crea un ácido. Si esa agua entra a tu ojo, básicamente tendrás ácido en tu ojo. ¡Qué dolor! Por lo tanto, si todavía te quedan unas cebollas por cortar, empieza a leer este artículo para ver qué puedes hacer para dejar de llorar.

Sin usar aparatos especiales

  1. Usa un cuchillo filoso al cortar cebollas. Las enzimas se liberan cuando las células se rompen o se trituran; al usar un cuchillo filoso la estarás rebanando y no triturando, por lo tanto se liberarán menos enzimas. Sin importar qué método vayas a usar, siempre asegúrate de usar un cuchillo con mucho filo. ¡De esta forma te será mucho más rápido cortar cebollas!
  2. Coloca las cebollas en tu congelador durante 10 a15 minutos antes de cortarlas. Esto reduce la cantidad de enzima que libera la cebolla al aire y no tiene efecto alguno en el sabor. Según el programa de televisión “Food Detectives”, este es el método más “efectivo para reducir las lágrimas”.
    • También las puedes meter al refrigerador; solo asegúrate de no dejarlas cerca de manzanas o papas. Tampoco las dejes dentro por más de 20 minutos; si las dejas por mucho tiempo, tu refrigerador empezará a oler a cebolla.
  3. Corta la cebolla bajo el agua. Este es un método muy efectivo, pero es un poco difícil. En el agua, los trozos de la cebolla se esparcirán por todas partes a menos que los mantengas en un recipiente y luego cueles el agua. Realmente no vale la pena hacer todo esto. Si escoges seguir este método, planea bien qué es lo que vas a hacer antes de empezar a cortarlas.
    • Algunas personas dicen que es bueno cortarlas bajo el agua de la llave, pero esto también es muy difícil (obviamente). El agua hará que la cebolla se esparza por todas partes.
  4. Corta la cebolla cerca de agua muy caliente o de una nube de vapor. Con el vapor de una tetera o de un sartén tienes. La ciencia aquí es que el vapor atraerá los vapores de la cebolla y los disipará.
  5. Respira por la boca y saca la lengua. Esto hará que el gas pase sobre tu lengua húmeda. El gas no pasará por el nervio olfativo, el cual está cerca del nervio lacrimal, y es por eso que no llorarás. Todo esto lo puedes confirmar rápidamente respirando por tu nariz. ¡Empezarás a llorar en un instante!
  6. Humedece la cebolla en agua. La enzima se desnaturalizará debido a la combinación de agua y aire. Sin embargo, ten en mente que esto disminuye un poco el sabor y hace que la cebolla esté un poco más resbaladiza (lo cual hace que sea muy difícil de cortar). Si no te importa mucho el sabor, entonces prueba este método.
  7. Apunta el cuchillo lejos de los tubos. Ya que la cebolla es tubular, si apuntas los tubos lejos de ti al momento de cortarla evitarás que el gas vaya directamente a tus ojos.
    • Claro está, una brisa de cualquier tipo hará que el gas viaje hacia tus ojos, así que presta mucha atención a las corrientes de aire. Prende un ventilador y apúntalo en la dirección correcta.
  8. Silba mientras trabajas. Silbar crea un flujo de aire que sale expulsado de tu cara, el cual mantiene el gas de la cebolla lejos de tus ojos. Solo escoge una tonada pegajosa y silba hasta que termines de cortar todas las cebollas que necesites.
  9. Coloca un pedazo de pan en tu boca. Muchas personas dicen que mascar algo, especialmente pan, les ayuda a evitar las lágrimas al cortar cebollas. Mastica lentamente y no te tragues el pedazo de pan, déjalo un tiempo en tu boca. Tu boca empezará a salivar, lo cual puede ser un poco incómodo. Pero vele el lado bueno, ¡no estarás llorando!
    • Otras personas dicen que también puedes usar goma de mascar. No existe ninguna razón por la cual esto funcione, pero no pierdes nada con intentarlo.

Sé creativo

  1. Usa unos lentes o una máscara (de las de gas). Si tienes un par de gafas de protección (goggles) para nadar o unos lentes de química que te queden bien, entonces puedes usarlos. ¡No entrará el aire de la cebolla en esos lentes! Pero si no te quedan bien, será lo mismo que si estuvieras cortando sin ellos.
    • Ten cuidado con esos lentes que venden en línea para cortar cebollas. Se dice que esos lentes son “unitalla” pero es muy probable que esto no sea del 100% cierto. ¿Y qué pasa si ya usas lentes? Mejor prueba un método diferente.
  2. Corta la cebolla cerca de una campana extractora, un ventilador o una ventana. De esta forma el gas no irá a parar a tus ojos. Ponte a cortar la cebolla cerca de la estufa y usa la ventila (a todo poder) para extraer el aire. O simplemente colócate a lado de una ventana abierta o sal al exterior y disfruta de la brisa.
  3. Usa lentes de contacto. Estos crearán una barrera entre la superficie de tus ojos y el gas de la cebolla. Si te estás decidiendo entre estos o unos lentes, es mucho mejor usar lentes de contacto.
  4. Usa algún tipo de solución ácida. Una solución ácida o iónica puede desnaturalizar la enzima. Aquí te damos un par de soluciones caseras que puedes usar:
    • Coloca vinagre en la tabla para cortar. El ácido desnaturaliza la enzima.
    • Sumerge la cebolla en agua con sal. La solución iónica desnaturaliza la enzima. Pero ten en mente que esto puede cambiar el sabor de la cebolla.
  5. Usa el método de la vela. Enciende una vela y colócala cerca de la tabla para cortar antes de empezar a cortar la cebolla. El gas liberado por la cebolla se irá directamente hacia la vela.
    • Sin embargo, esta no es la mejor opción. Algunos dicen que solo disfraza el olor pero que realmente no funciona. De cualquier manera, tu cocina va a oler muy bien.

Consejos

  • Las cebollas dulces, como las Vidalia, no te hacen llorar. En lugar de usar otro tipo de cebollas, considera usar estas.
  • Deja las cebollas hasta el final, si puedes. De esa forma no pasarás tanto tiempo en una cocina con aroma a cebolla.

Advertencias

  • Asegúrate de tener cuidado al usar un cuchillo filoso para evitar accidentes. De ser necesario, ten un adulto contigo para que supervise lo que estás haciendo.

Cosas que necesitarás

  • Tabla para cortar
  • Cuchillo filoso
  • Agua (para la mayoría de los métodos)
  • Refrigerador o congelador (opcional)
  • Lentes (opcional)
  • Vela (opcional)
  • Pan o goma de mascar (opcional)
  • Vinagre o agua con sal (opcional)
  • Lentes de contacto
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página