Cómo elegir la lengüeta para un clarinete

Si bien cada parte del clarinete tiene su propio propósito para producir un buen sonido, quizás la más importante es esa pieza de caña finísima, de seis centímetros de largo llamada lengüeta. Las lengüetas vienen en diferentes durezas y cortes, y pueden ser buenas o malas. Una lengüeta buena es de vital importancia para un buen tono y sonido, por lo tanto, es importante poder identificar una.

Pasos

  1. Escoge una marca. Existen muchas de donde escoger, y todas las marcas fabrican y venden sus lengüetas un poco diferente. Rico, una marca norteamericana, es popular entre todos los clarinetistas y siempre se recomienda para principiantes. También fabrica lengüetas bajo los nombres “LaVoz” y “Mitchell Lurie”. Vandoren (que también fabrica boquillas) es una marca francesa popular. Otras marcas francesas, algunas menos conocidas que otras, incluyen Selmer (que también fabrica clarinetes), Rigotti, Marca, Glotin, y Brancher. Otras marcas (y menos comunes) son Alexander Superial (Japón), Reeds Australia, Peter Ponzol (que también fabrica boquillas), RKM, y Zonda. Si eres relativamente nuevo tocando, Rico y Vandoren ambas son marcas altamente recomendadas.
  2. Decide qué fuerza necesitarás. Muchos de los fabricantes de lengüetas las venden en fuerzas de 1 a 5, a menudo en semitonos. El número 1 sería la más suave y el número 5 la más fuerte. Algunas marcas, en cambio utilizan los términos “suave”, “medio” y “duro”. Para un principiante, un 2, 2 ½ o 3 (o “medio”) serían un buen punto de partida. Ten en cuenta, sin embargo, que lo que una marca llama 2 ½ puede ser otro tipo de 2 o 3 en otra marca. Además, una caja de 2 ½ puede tener ciertas variantes, por ejemplo: algunas están cerca de un 2 duro o un 3 suave. Un cuadro de comparación de lengüetas como este (PDF) puede ayudarte a ver cómo las diferentes marcas se comparan entre sí en una escala de dureza.
    • Una lengüeta más dura brinda un sonido más pesado, más grueso y más lleno. Es más difícil de corregir el tono con una lengüeta dura, pero también significa que el cambio de la dinámica no dará lugar a variaciones de tono tan fácilmente. También es más difícil tocar tonos bajos suavemente con una lengüeta dura, pero las notas altissimo son fáciles de alcanzar.
    • Una lengüeta más suave hace que tocar sea más fácil, la lengüeta suena con más facilidad y brinda un sonido más ligero y vivo. Sin embargo, existe una mayor posibilidad de variaciones de tono mientras tocas, aunque es más fácil de corregir el tono con tu boquilla. Las notas altas pueden ser difíciles de lograr con una lengüeta blanda.
  3. Decide el corte. Las lengüetas vienen en cortes “regular” o “archivo francés (French file)”. Para un principiante el corte no importa, pero las lengüetas de corte francés generalmente tienen un tiempo de respuesta más rápido, y los pocos extra dólares para comprarlas valen la pena. Puedes identificar una lengüeta de corte regular cuando la parte inferior de la caña esté lijada en forma de U. En una lengüeta de corte francés, parte de la forma “U” ha sido ligeramente cortada para crear un filo plano en la caña gruesa (ver la imagen). Los músicos con boquillas de sonidos más profundos pueden preferir el corte francés, mientras que aquellos con sonidos más livianos preferirán los de corte regular.
  4. Ve a la tienda de música y compra una caja de lengüetas. Está bien si compras una o dos, pero mientras más lengüetas tengas, mejores de ellas tendrás, y comprar a granel te ahorrará varias visitas a la tienda. Una caja de 10 debe durar unas cuantas semanas, pero si quieres puedes comprar más.
  5. Saca todas las lengüetas de la caja y prepárate para evaluarlas.
    • Revisa si tienen roturas y grietas. Tira a la basura cualquier lengüeta rota. Ya no tienen solución.
    • Sostenlas a contraluz de una a la vez. Tendrías que ver una forma de "V" invertida. Una buena lengüeta tiene una “V” perfectamente centrada y simétrica. Una V "torcida" será difícil de tocar y existe un riesgo de que chirree.
    • Un grano irregular (donde las pequeñas líneas verticales en la lengüeta apuntan hacia la V en vez de ir de forma recta hacia ella) tampoco tocará bien.
    • Una lengüeta con puntos (pequeñas manchas o áreas oscuras en el grano) vibrará de forma desigual y tampoco funcionará.
    • Echa un vistazo al color. Una lengüeta buena es de color amarillo a marrón dorado. Una lengüeta de color verde es muy joven, y no tocará bien, si de hecho llegara a tocar. Separa las lengüetas verdes y déjalas en algún lugar durante algunos meses. Algunas veces mejoran con el paso de tiempo.
  6. Toca para probar las lengüetas buenas. Las estropeadas pueden tirarse a la basura o dejarlas asentar durante algunos meses, dependiendo de la falla, y debes quedarte con un puñado de las que estén buenas. Pruébalas para asegurarte que tocan bien, y siempre ten a la mano al menos 3 buenas. Puedes comprarles un sujetador especial.

Consejos

  • Si eres alérgico a la caña, existen lengüetas recubiertas justo para personas que son alérgicas.
  • Puedes marcar tus lengüetas con un sistema “+ y –”. Luego de evaluar cada lengüeta, marca el estuche con un máximo de dos “+” si es muy buena, o un máximo de dos “-” si es muy mala.
  • Las lengüetas sintéticas (de plástico), una invención relativamente nueva, se encuentran disponibles en las siguientes marcas: BARI, Fiberreed, Fibracell, Hahn, Hartmann, Légère, Olivieri, y RKM. Cuestan de 5 a 20 dólares cada una. No necesitan que las mojes primero, duran mucho más y son muy consistentes. Sin embargo, algunos músicos sienten que su sonido es estridente y áspero. En vez de las lengüetas de plástico, también están disponibles las lengüetas recubiertas.
    • Dado que son muy duraderas, de fácil uso y de larga duración, las lengüetas sintéticas son una buena idea para la temporada de bandas. Entre que están afuera y que son muy manipuladas, las lengüetas de caña regulares no siempre tienen una larga duración en las bandas y pueden ser difíciles de tocar. Las lengüetas sintéticas son más caras, pero duran 15 veces más que las lengüetas de caña, y muchas personas sienten que es más práctico gastar veinte dólares en una lengüeta que durará por más de un mes en vez de veinte dólares en una caja nueva de lengüetas cada semana. Además, las lengüetas sintéticas tienden a tener un sonido “vibrante”, o incluso estridente, pero esto no tiene mucha importancia en el entorno de la banda, y son fáciles para tocar más fuerte.
  • Si tocas en soprano, la fuerza de la lengüeta es de 2 1/2. En clarinetes bajos, se debe escoger por debajo de 2 o a veces, dependiendo de la persona, quizás tengas que bajar a 1 1/2.
  • Si no te gusta el sabor de la caña, puedes comprar lengüetas con sabor o botellas de saborizantes de lengüetas en la mayoría de las tiendas de música.
  • Es posible que un clarinetista experimentado quiera ajustar las lengüetas malas cortando un poquito del frente con un corta lengüeta (para aquellas que son muy suaves), o raspando/lijando con un cuchillo o pieza holandesa (para aquellas que son muy duras). No hagas esto si no tienes una buena idea de cómo hacerlo, y ten en cuenta que algunas lengüetas serán imposibles de arreglar, sin importar lo que hagas.

Advertencias

  • No te quejes de una caja de lengüetas “en mal estado”. Las lengüetas han pasado por varios envíos para que lleguen a tus manos y la caña puede variar. De vez en cuando te encontrarás con una caja defectuosa. Solo acéptalo y compra otra caja si la necesitas.
  • Cuando ajustes la lengüeta, ten mucho cuidado, ya que es fácil pasarse de lo justo. Tomar tan solo el 1/100 mm de la punta de la lengüeta hará que esté un 10% más delgada, y no puedes "reparar" una lengüeta una vez que la haya estropeado.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página