Cómo darle primeros auxilios a un caballo

¿Tu caballo está herido? ¿Necesita primeros auxilios? Aunque los accidentes con caballos son poco frecuentes, puede llegar el momento en que debas administrar primeros auxilios. Saber cómo actuar en esta circunstancia es, por lo tanto, muy importante.

Toma los signos vitales

  1. Revisa la temperatura del caballo. Utiliza un termómetro veterinario de 15 cm (6 pulgadas) y sacúdelo hasta que marque 35 °C (95 °F). Pon un poco de vaselina en un extremo del termómetro y sujeta el otro lado con un pedazo de tela. Párate a un lado de la cola de tu caballo e inserta el termómetro en su recto. Deja pasar 2 o 3 minutos, sácalo y revisa la temperatura.
    • La temperatura normal de un caballo adulto y sano es de 37-38 °C (99-101 °F). Para un potro no debe ser más alta que 37,5- 38,9 °C (99.5-102 °F).
    • Un cambio de temperatura de 1-3 grados no es de gran importancia, pero si la temperatura del caballo aumenta más de 4 grados puede que haya un problema.
    • Recuerda que factores como el clima cálido o el ejercicio también pueden ser la causa del aumento de temperatura en el caballo.
  2. Toma el pulso de tu caballo. La manera más sencilla de revisar el pulso de un caballo es con un estetoscopio. Sujeta el estetoscopio en el pecho del caballo, justo atrás del codo izquierdo. Cada sonido “lub-dub” significa una pulsación; cuenta las pulsaciones que escuches en un minuto. Un caballo saludable, en descanso, tiene entre 35-42 latidos por minuto. Un número muy por encima o muy por debajo de esto, puede indicar un problema de salud.
  3. Revisa su frecuencia respiratoria. Asegúrate que la respiración de tu caballo no está desincronizada. Observa su caja torácica y cuenta cuantas veces se expande en el transcurso de un minuto. Un caballo saludable tendrá una frecuencia respiratoria de 8-20 respiraciones por minuto.
    • Si tu caballo sea ejercitado recientemente, o si se encuentra en un clima cálido o húmedo, si está embarazada o es muy viejo, puede presentar una respiración agitada, sin que esto signifique que está enfermo.
  4. Comprueba la hidratación de tu caballo. Debes revisar los niveles de hidratación de tu caballo especialmente cuando hace calor, si tu caballo ha estado trabajando mucho o si estás preocupado por su salud. Pellizca ligeramente un poco de la piel del caballo, ya sea en el pecho o el hombro. Si tu cabal está bien hidratado, la piel regresará a su estado normal en menos de un segundo. Si el animal está ligeramente deshidratado, tomará 2 a 4 segundos. Una deshidratación severa se notará si la piel toma 5-10 segundos en volver a su estado normal .
  5. Revisa el color de sus encías y la rapidez en de llenado capilar. Si te preocupa que tu caballo esté sufriendo una reacción tóxica, shock o deshidratación severa, revisa sus encías. Levanta el labio y aplica presión con tu dedo en un punto de su encía y espera a que se ponga blanca. Después, quita tu dedo y cuenta cuánto tiempo le toma regresar a su color rosa natural. Un caballo sano tundra el color de vuelta en 1 o 2 segundos.
    • Si toma más de 3-4 segundos, es probable que tu caballo esté enfermo y debas llamar a un veterinario.
    • Si las encías están rojas en lugar de rosas, tu caballo puede haber ingerido una sustancia tóxica.
    • Si las encías tienen un color blanco alrededor, tu caballo puede haber tenido una pérdida de sangre o puede estar en shock.
    • Si las encías están de un color azul, debes llamar a un veterinario inmediatamente, pues esto es señal de que el caballo está próximo a morir.

Tratamientos para dolores menores

  1. Tratamiento para lesiones. Lava la herida utilizando una manguera a presión baja o enjuágala con agua limpia o con una mezcla quirúrgica de betadina/chlorhexidina diluida usando una jeringa de 60 cc con un calibre de 18 y una aguja de 2,5 a 4 cm. Después de enjuagar, frota cuidadosamente un poco de betadina o clorhexidina, si tienes acceso a ellos. Aplica varias gasas sobre la herida y cúbrela con una o más almohadillas grandes.
    • Si no cuentas con chlorhexidina, puedes reemplazarlo con jabón de marfil o algún otro jabón neutro.
    • Vendar las extremidades del caballo es sencillo, (pero el hombro o el torso) hace difícil el mantener la venda en su lugar.
    • Si la herida se encuentra en una extremidad inferior, aplica una almohadilla limpia y después envuélvela en una almohadilla acolchada y una venda elástica, asegúrate de que no se caerá, pero que no esté muy apretada como para interferir con la circulación.
  2. Trata cualquier inflamación provocada por una patada o caída. Si la hinchazón es en una extremidad inferior, haz que el caballo se quede quieto mientras la pata hinchada está en una cubeta llena de sal Epsom y agua tibia. Si el animal está inquieto y no deja de moverse, puedes humedece una almohadilla acolchada en el agua con sal Epsom y venda la pierna para reducir la hinchazón. Una vez pasados diez a treinta minutos, aplica una cataplasma, ya sea hecha en casa o comprada.
  3. Tratamiento para herida de ojo. Si notas que hay pus o secreciones en el ojo de tu caballo, si el animal tiene un ojo hinchado o si ves un objeto pequeño atorado en su ojo, trátalo en casa, para aliviar el malestar del caballo. Retira cualquier objeto que veas en el ojo del caballo. Después, utiliza un enjuague ocular equino para lavar los ojos y quitar cualquier secreción. Puedes terminar limpiando cualquier secreción con un trapo suave humedecido.
  4. Tratamiento para una herida punzante. Son comúnmente encontradas en los cascos del caballo, estas heridas pueden ser peligrosas, pues parecen ser superficiales aunque sean profundas. Consulta con su veterinario acerca de cómo tratar estas heridas, pero mientras tanto, remueve el objeto (y guárdalo) y limpia la herida con agua limpia. Después de esto haz que tu caballo meta la pata lastimada en una cubeta llena de agua tibia con sal Epsom.
    • Si el caballo no se queda quieto con la pata en la cubeta, puedes humedecer una toalla y envuelve el casco con ella. Aunque puede que esta opción sea más difícil de llevar a cabo.
  5. Tratamientos para llagas. Los cascos mal ajustados pueden causar dolor y pequeñas llagas después de un viaje largo y cansado. Mientras la llaga no sea profunda o esté infectada, el tratamiento en casa es apropiado. Recorta el pelo alrededor de la herida y lava con agua limpia. Limpia con betadina y cubre con una pasta de ungüento antibiótico o vaselina, para evitar que se infecte
    • Si no estás en casa cuando notas la herida, corta una pedazo de espuma en forma de dona de 5 cm y colócala alrededor de la llaga, asegurándola a la parte inferior del casco. Esto evitará que el casco frote la herida y la empeore mientras continúas el camino.
    • Si detectas llagas causadas por los cascos, permite que un profesional determine si el casco necesita ser ajustado.

Consejos

  • Para evitar que el caballo muerda sus vendajes, puedes aplicar pimiento cayena o alguna otra pasta de mal sabor sobre los mismos. Todas las pastas diseñadas para morder servirán para el mismo propósito. Si esto no funciona, puedes utilizar un bozal o una base para el cuello, sin embargo, debes ser cuidadoso con estos, pues pueden causar problemas adicionales.
  • Dependiendo de la gravedad de la herida o hinchazón, puede que quieras tener algún analgésico para aliviar el dolor del caballo. Bute es un antiinflamatorio sin esteroides que requiere de la receta de un veterinario para ser comprada. Un dato importante es que si tu caballo necesita de Bute (Fenilbutazona) para el dolor o hinchazón, también necesitará de la atención de un veterinario. No dudes haciendo que tu caballo espere…

Advertencias

  • Ten cuidado, el caballo puede patearte, recuerda que la herida puede ser seria y el animal puede estar sufriendo dolor.
  • No utilices envoltura transparente para envolver o plástico para vendar la herida del caballo, ya que aunque la técnica de sudoración ha funcionado, algunos estudios han demostrado que seca las células, impidiendo que sanen rápidamente.

Cosas que necesitarás

  • Vendas estables
  • Vendas elásticas
  • Cataplasmas
  • Jabón suave o un gel con betadina/chlorhexidina diluida con agua limpia.
  • Gasas blancas, grandes.
  • Sal Epsom
  • Analgésicos
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página