Cómo desenfundar rápidamente una pistola

Aprende como desenfundar rápidamente una pistola. La mayoría de los tiroteos ocurren de manera inesperada, y es por eso que debes perfeccionar la técnica de desenfundar rápido. Aquí te mostraremos cómo hacerlo de la manera adecuada. Existen 5 pasos y cada uno tiene su razón de ser. Cuando vayas a practicar el desenfundar una pistola, completa cada paso correctamente. Una vez que puedas hacer cada uno por separado y perfecto, sólo cuando lo logres, intenta hacer los pasos 3 al 5 de manera más fluida. Una vez que puedas hacer esos pasos perfectamente, verás cómo desenfundas mucho más rápido tu pistola.

Pasos

  1. Pon tu mano de soporte cerca de tu cuerpo (la mejor manera de hacer esto es tocar tu estómago con la mano). Tu mano para disparar sobre la funda de la pistola y sosteniendo el mango de manera firme (dentro de la funda). Desactiva cualquier seguro que pueda tener la pistola.
    • Esto es uno de los pasos más importantes para desenfundar más rápido. Practica esta posición muchas veces.
    • Si no cuentas con un buen agarre, será muy difícil ajustarlo mientras desenfundas tu pistola y hará que tus disparos sean imprecisos.
    • Esta posición es muy fácil de practicar varias veces (y debes de practicarla muchas veces para perfeccionarla) debido a que es una moción rápida y corta. Procura lograr conseguir el agarre perfecto y una pistola adecuada (todos tus dedos deben de cubrir el mango; y el dedo índice debe de estar sobre el gatillo).
  2. Desenfunda la pistola hacia arriba (cuando este en una funda de retención, necesitarás hacer de manera más brusca y firme para lograrlo), manteniéndola unas cuantas pulgadas sobre la funda.
    • No debe de haber un obstáculo frente a la pistola, pero dependiendo de la funda, puede que esté muy cerca de alguna parte de ésta (por ejemplo, la funda de la imagen tiene la parte de enfrente abierta, así que no es importante desenfundar hacia arriba, sólo levántala hasta la abertura).
  3. Gira la muñeca y baja tu codo en tu brazo para disparar. Esto hace que la pistola apunte hacia la parte de debajo de tu blanco. Una vez que apuntes tu pistola hacia el blanco, desactiva cualquier dispositivo de seguridad.
    • Desde esta posición puedes hacer disparos a corto rango (si es necesario). No dispares de esta forma si tu blanco está más allá de 5 pies de distancia (un brazo y medio de distancia). Por esta razón, a esta posición se le conoce como “dispare de corto alcance”.
    • Puede que esta posición no sea muy agradable para disparar, así que intenta practicarla muchas veces, o disminuye la distancia del blanco (lee los consejos).
    • La clave para practicar el movimiento de la posición 2 a la 3 es mantener la parte de enfrente de la pistola paralela con el piso, o apuntar un poco hacia arriba.
  4. Apunta directamente a tu blanco (a la altura de los ojos). Cuando la pistola pase por encima de tu estómago, dirige tu mano de apoyo hacia la pistola y hacia enfrente de tu mano para disparar para mejorar el agarre.
    • Recuerda mantener la parte de enfrente (paralela al piso para practicar o apuntar a tu blanco), de esta manera cuando veas a tu blanco y tu pistola llegue a tu mira, podrás alinearla con el blanco en pocos segundos.
    • Pide a un amigo que revise como practicas cada posición desde la posición 3 a la 5. Tu amigo puede decirte si no lo estás haciendo bien (si mantienes la parte de enfrente demasiado baja) o si estás arqueando la pistola (subes mucho la pistola para apuntar). Cualquiera de las dos es muy mala y no te permite ajustar la mira con el blanco cuando lo necesitas.
  5. Termina el movimiento, extendiendo tu brazo para disparar hacia una posición cómoda. Mantén el codo de soporte bajo (apuntarlo hacia abajo es lo mejor).
    • En el rango de práctica, mantener el brazo muy derecho para disparar, te permite ajustar la mira lo mejor posible, pero para una situación táctica no es lo mejor hacerlo, porque aumentas tu tamaño visual.
    • Practica extender tus brazos 2/3 partes de lo que usualmente lo haces, o a la mitad. Te tomará algo de tiempo acostumbrarte porque la pistola estará mucho más cerca de tu cara, pero entre más pequeño sea tu perfil, será mucho mejor para las situaciones tácticas.
    • Justo antes de que la pistola llegue a su posición final, debes de enfocar tu atención en el objetivo enfrente de ti. El reajuste de la mira debes de hacerlo después (para saber más acerca del reajuste de la mira, enfocar tu blanco, y encontrar buenos blancos, investiga acerca de cómo prepararte tácticamente con tu pistola).
  6. Usa la presión isométrica cuando llegues a la posición de disparo. Esta presión para estabilizar te ayuda mucho cuando tienes que disparar muchas veces, pero también te ayuda a tolerar el culatazo mejor y otras cosas. Para conseguir hacer la presión isométrica, es necesario jalar con tu mano de apoyo y empujar con tu mano para disparar.
    • Es una posición muy agotadora pero muy beneficiosa. Practica esto muchas veces cuando no estés en el lugar de practica para mejorar tus tiros, te ayudará a conseguir memoria muscular que te servirá de mucho en situaciones extremas. Puede que al principio sea muy agotante. Especialmente cuando tu brazo para disparar no está completamente extendido.
    • Puedes aflojar el agarre de tu mano para disparar (para mejorar tu puntería) cuando haces más presión con tu mano de apoyo.
  7. Realizar una recarga táctica antes de volver a enfundar (cuando termine el tiroteo) es algo muy necesario y un hábito que debes conseguir.
    • No solo te dará la ventaja en caso de que no haya ningún problema, pero si llega a haberlo, tendrás tu arma recargada para tomar acción en caso de necesitarlo.
  8. Enfunda tu pistola en reversa, exactamente cómo te lo describimos en los pasos anteriores. Regresa a la posición de corto alcance número 3, pon tu mano sobre el estómago.
    • En este punto puede ser adecuado detenerse. En una situación de combate, la pelea que crees que ha terminado puede volver a empezar en cualquier momento. Investiga tus alrededores una vez más.
    • Activa el seguro, gira la muñeca, sube el codo, enfunda tu pistola y asegúrala. A menos de que seas un policía de seguridad, no debes de tener ninguna prisa para enfundar tu pistola de nuevo, así que puedes tomar los últimos dos pasos con calma y asegurar que tu pistola regrese a su funda suavemente.
    • Procura mantener el agarre firme en tu pistola hasta que hayas asegurado la pistola en su funda (de nuevo, esto te permite reaccionar rápidamente a cualquier tipo de sorpresa).
  9. Practica (perfectamente, ¡comienza lento!) desenfunda de 500 a 1000 veces (no es broma, esto es aproximadamente lo que necesitar para desarrollar la memoria muscular necesaria para hacerlo sin pensar) y pronto verás que desenfundas mucho más rápido que antes.
    • Practica seguido (con una pistola sin carga; lee las advertencias)es la mejor manera de desarrollar la memoria muscular sin ningún riesgo. Practica al menos 20 minutos diarios por una semana completa y ve cómo mejora tu velocidad para desenfundar.
  10. Intenta desenfundar y disparar en el rango de práctica, cuando hayas logrado perfeccionar tu técnica. Recuerda que de los pasos 3 al 5 el movimiento tiene que estar nivelado y suave, intenta enfocarte en tu blanco más rápido para lograr ajustar la mira, antes de que tu pistola llegue a su posición final. Así es como te convertirás en un disparador muy rápido desde la funda.

Consejos

  • Recuerda que la práctica hace al maestro.
  • Un rango de práctica no es el mejor lugar para disparar. Dentro del rango estás limitado a un lugar pequeño, tú y tu objetivo nunca se mueven. La mejor ubicación para practicar es una propiedad privada con mucho espacio libre (asegúrate de revisar las leyes locales y obtener un permiso para el dueño del lugar).
  • Encontrar un rango de tiro exterior es más seguro que una propiedad privada. Los rangos exteriores requieren designar un área adecuada para que las balas perdidas no lastimen a alguien o algo. Aunque no sea perfecto, utilizar un rango exterior te da la libertad de movimiento y hace que la práctica sea más segura. También es menos probable que aparezca en las noticias que alguien fue herido a causa de una bala perdida.

Advertencias

  • ¡Seguridad ante todo! Las armas de fuego son muy peligrosas. Solo utiliza una pistola u otra arma de fuego si tienes la experiencia o si tienes un supervisor con experiencia.
  • Una pistola puede ocasionar daños severos y hasta la muerte. Siempre recuerda las 4 reglas cardenales de la seguridad de armas:
1. Trata todas las armas como si estuvieran cargadas en todo momento. 2. Nunca apuntes a algo que no deseas disparar (o destruir) 3. Mantén tu dedo fuera del gatillo hasta que el arma este apuntada hacia el blanco y hayas tomado la decisión de dispararle. 4. Conoce tu objetivo y lo que está detrás de él.
  • Asegúrate de saber cuál es el rango bajo. Las balas pueden viajar millas o rebotar en direcciones inesperadas.
  • Toda arma de fuego debe de ser disparada en una ubicación segura y legal. Conoce las leyes locales de uso y transportación de armas. Las leyes son muy variadas en diferentes estados y pueden cambiar dependiendo del país o la ciudad.
  • Cualquier práctica debe de ser realizada dentro del rango de tiro obedeciendo todas las reglas de seguridad, o en una ubicación legal privada con una pistola sin cargar (o puedes cambiar las balas por balas de salva).
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página