Cómo convertirte en un profesor Montessori

Montessori, un estilo de enseñanza desarrollado por la doctora y profesora italiana la Dra. Maria Montessori, brinda una experiencia muy distinta tanto para los estudiantes como para los maestros si se le compara con la educación tradicional. Sin embargo, al igual que los maestros tradicionales, los profesores Montessori aún deben recibir una certificación para poder demostrar que son auténticos profesionales Montessori. Sin contar a la educación universitaria, la formación para un profesor Montessori puede conllevar un año de estudio seguido de una práctica supervisada adicional para que pueda certificarse completamente. Para comenzar el proceso hacia tu primer trabajo Montessori, ¡lee los pasos a continuación!

Certificarse

  1. Completa una educación universitaria para tener la mayor variedad de oportunidades. Para aspirar al puesto de profesor Montessori, es ideal tener una educación superior. Si bien ningún trabajo relacionado al método Montessori requiere una educación universitaria, muchos estados en los Estados Unidos (y en muchos otros países) la tienen entre sus requisitos para convertirse en un maestro Montessori. Además, en ciertas situaciones, la falta de un título universitario puede calificarte solo para aspirar a puestos de nivel asistencial. Es por ello que un título universitario puede expandir considerablemente tus oportunidades para convertirte en un profesor Montessori.
    • Afortunadamente, los maestros Montessori en formación a menudo no necesitan seguir una carrera universitaria en educación o en áreas relacionadas. Muchos profesores Montessori de gran éxito originalmente estudiaron en campos tan diversos como leyes, ingeniería o humanidades.
  2. Elige un centro de formación acreditado. La formación para obtener la certificación Montessori es una inversión seria y, si bien te brindará habilidades y credenciales valiosas, completarla puede llegar a costar miles de dólares y requiere un periodo de un año o más. Debido a esto, es sumamente importante asegurarte de que el centro de formación al que entres esté acreditado por una agencia de acreditación Montessori. La mayoría de centros de formación estarán más que dispuestos a compartir su estado de acreditación contigo. Si el centro en el que piensas inscribirte carece de las credenciales adecuadas, no te inscribas en él, ya que podría significar una gran pérdida de tu tiempo y dinero.
    • Afortunadamente, la Asociación Montessori Internacional (AMI), la asociación Montessori en todo el mundo, tiene un directorio de centros de formación certificados que están disponibles en su sitio web. Además, la Fundación Montessori tiene una lista más amplia de centros de formación.
    • Asimismo, la Sociedad Americana Montessori brinda un localizador en línea y gratuito para centros de formación.
    • Ten en cuenta que, en los Estados Unidos, la acreditación del Consejo Montessori de Acreditación para la Educación de Maestros (MACTE, por sus siglas en inglés) es vista generalmente como una señal definitiva de legitimidad de un programa de formación.
  3. Elige un área de certificación. Contrariamente a la creencia popular, Montessori no solo consta de un estilo de enseñanza para niños en edad preescolar. De hecho, es un método de enseñanza versátil utilizado para niños hasta (y en raras ocasiones a lo largo de) la adolescencia. Si bien los principios fundamentales de la enseñanza Montessori son los mismos para todos los salones de clase, las técnicas y habilidades usadas para enseñar a niños de edades diferentes pueden variar sustancialmente, así que, en general, la mayoría de personas que quieren convertirse en profesores Montessori necesitan especializarse en uno o más rangos de edad educativos. Las áreas de certificación que se ofrecen con más frecuencia son:
    • Infantes y niños pequeños: (0 - 3 años)
    • Infancia temprana: (2.5 - 6 años)
    • Elemental I (6 - 9 años)
    • Elemental II (9 - 12 años)
    • Elemental I & II (6 - 12 años)
    • Administración Montessori
    • Ten en cuenta que algunos programas especiales brindan capacitaciones para enseñar a niños de hasta 18 años.
  4. Inscríbete en un programa de formación. Cuando hayas encontrado un centro de formación completamente acreditado cerca de donde vives, querrás inscribirte en la siguiente sesión de capacitación disponible. Las fechas precisas de inicio y fin del periodo de formación variarán en base a la agencia que elijas; por ejemplo, algunos cursos se realizan durante un año, mientras que otros se llevan a cabo en uno, dos o más veranos. Elige un programa de formación que se adecúe a tus metas y necesidades.
    • Los programas de formación Montessori varían en precios, pero por lo general, deberás pagar al menos varios miles de dólares. Por ejemplo, algunos programas de formación para infantes y niños pequeños relativamente económicos cuestan aproximadamente $2,000 en total.
  5. Completa el curso. Si bien los programas de formación pueden variar, por lo general, las personas que realizan el curso para convertirse en profesores Montessori asisten a clases normales, completan cursos por escrito y realizan formación práctica. La mezcla de trabajo práctico y abstracto ofrecida por la mayoría de programas Montessori está diseñada para formar a un graduado que se sienta cómodo y experimentado al trabajar en un salón de clases Montessori y que entienda los principios de este tipo de enseñanza lo suficientemente bien como para adaptarse a cualquier situación. En general, los profesores Montessori en formación deben estar preparados para:
    • Completar aproximadamente 1200 horas de instrucción en total.
    • Demostrar la capacidad para crear materiales de enseñanza Montessori para cualquier tema.
    • Participar en alrededor de 90 horas de observaciones de clase y enseñanza supervisada.
    • Completar una práctica de enseñanza in situ.

Encontrar un empleo

  1. Encuentra un salón de clases Montessori cerca de donde vives. ¡Felicidades! Haz completado tu formación y ahora estás completamente certificado para enseñar en un salón de clases Montessori. Muchos profesores Montessori obtienen su primer empleo gracias a conexiones que hacen durante su periodo de formación y práctica in situ. Sin embargo, si no las hiciste, no te preocupes, a excepción de en algunos casos (como en las certificaciones obtenidas mediante un aprendizaje a distancia), las credenciales Montessori son habilidades transferibles y negociables. Por lo general, los que acaban de recibir sus credenciales Montessori querrán postular a empleos en escuelas locales con puestos disponibles para enseñar a niños de edades dentro del rango(s) en el que están certificados.
    • Si bien solo necesitas contactar a escuelas locales directamente para ver si hay puestos de trabajo disponibles, ¡un método aún más sencillo para encontrar empleo es utilizar un buscador de trabajo Montessori en Internet! Por ejemplo, la utilidad de la búsqueda de empleo en línea de la Sociedad Americana Montessori te permite encontrar rápidamente puestos de trabajo en tu área local.
  2. Postula a múltiples puestos. Como lo harías al postular a cualquier otro trabajo, si quieres convertirte en un profesor Montessori, generalmente tendrás que postular a varios puestos. En algunas situaciones, podrías competir con otros profesores Montessori para obtener el empleo y, dado que acabas de obtener la certificación, podrías tener menos experiencia que algunos de los demás candidatos. Por lo tanto, postular a una variedad de puestos te da mejores posibilidades de obtener el trabajo.
    • Ten en cuenta que en los Estados Unidos las escuelas públicas generalmente pagan a sus maestros salarios altos en comparación con las escuelas privadas. Sin embargo, para algunos profesores, las escuelas privadas ofrecen un ambiente de enseñanza más libre y fácil sin ningún tipo de burocracia típica del sistema escolar público.
  3. Demuestra tu compromiso con los valores Montessori. Al igual que con la mayoría de trabajos, los futuros profesores Montessori a menudo se someten a un proceso de entrevistas e investigación antes de ser contratados. Podrían solicitarte un currículum vitae, una prueba de tu certificación y/o referencias personales (en este caso, de los profesores con los que hiciste tu práctica son buenas opciones). A fin de que te considere un candidato idóneo para el trabajo, deberás demostrarle a tu potencial empleador que comprendes completamente los principios de la enseñanza Montessori y que eres capaz de ponerlos en práctica en el salón de clases. Estas son solo algunas de las cosas de las que podrías hablar:
    • Los principios más importantes de la educación Montessori (lee la siguiente sección)
    • Tu plan para organizar a tu salón de clases y tu curso
    • Materiales de enseñanza y oportunidades únicos que desarrollaste durante tu periodo de práctica
    • Casos en los que trabajaste para ayudar a un niño de lento aprendizaje a progresar durante tu periodo de práctica
    • Tu compromiso con tus estudiantes, con el público y con tu profesión (los tres compromisos principales de un profesor en el código de ética Montessori)
  4. No seas muy estricto en términos de oportunidades laborales. Como profesor novato que eres, existe la posibilidad de que no consigas inmediatamente un puesto de trabajo ideal para ti. No hay problema, ya que, al igual que en cualquier otro trabajo, la profesión de la enseñanza valora la experiencia y la antigüedad. A medida que enseñes en puestos que podrían no ser necesariamente los mejores para ti irás ganando experiencia y habilidades valiosas que, además de hacerte un mejor maestro, te volverán un candidato más atractivo a un mejor puesto de trabajo en el futuro. Aférrate a la idea de que, cuando consigas el trabajo adecuado para ti, una mayor experiencia siempre es un factor a tu favor.

Enseñar de acuerdo a los principios Montessori

  1. Dale libertad a tus alumnos. A diferencia de los salones de clases tradicionales, los estudiantes son los que, en gran medida, dirigen las aulas Montessori. En otras palabras, los estudiantes tienen una gran cantidad de libertad para elegir cuándo y cómo completar sus tareas (y, en algunos casos, incluso cuáles completar). Este principio es fundamental para el estilo de enseñanza Montessori. Los niños que dirigen su propia experiencia educativa conocen el significado de la independencia y están más motivados a aprender debido a la libertad que se les otorga.
    • Por ejemplo, en un salón de clases Montessori, es común que el profesor actúe como un "guía", en lugar de como un instructor. Su trabajo es guiar a los alumnos a lo largo de sus actividades prácticas (se sienta a ayudarles si es necesario), pero les permite interactuar libremente con su entorno. No los obliga a sentarse en filas de pupitres y a completar tareas de acuerdo a reglas estrictas.
  2. Permite que tus alumnos aprendan mediante métodos prácticos. Las aulas Montessori son mucho más prácticas que los salones de clase tradicionales. Si bien algunos cursos Montessori pueden estar compuestos de redacción, ortografía, dibujo y otras actividades realizadas sobre un pupitre o mesa con un lápiz y papel, los profesores Montessori buscan oportunidades para que los estudiantes aprendan al manipular objetos como boques, cuentas y materiales de enseñanza Montessori diseñados especialmente para este estilo. Los educadores Montessori entienden que los niños (especialmente los más pequeños) no aprenden bien al estar sentados y escuchar las clases, sino que lo hacen al enseñarse a ellos mismos y a otros la manera en la que interactúan con su entorno.
    • Por ejemplo, si bien un salón de clases puede enseñar el concepto de adición mediante ejercicios de matemática utilizando la memoria, las aulas Montessori pueden emplear materiales prácticos como "cuadrículas" del tipo ábaco compuestas por cuentas deslizantes para poder enseñarles el mismo concepto.
  3. Permite que los alumnos se desplacen libremente en el salón de clase. En los salones Montessori, los niños tienen amplia libertad para ir y venir como les plazca. Si bien podría haber periodos de enseñanza tranquila y organizada, la mayor parte del tiempo los niños tienen permitido movilizarse por toda el aula haciendo diversas actividades. El salón de clases está diseñado para ser accesible a los niños; por ejemplo, en un aula preescolar Montessori, los materiales de enseñanza normalmente están ordenados en estantes abiertos y de poca altura mientras que las sillas, mesas y lugares de trabajo están acondicionados adecuadamente a la talla de los niños.
  4. Dale a los niños oportunidades de aprendizaje ininterrumpidas. Si bien los profesores Montessori siempre están disponibles a ofrecer su ayuda a los niños que la necesitan, a menudo realizan un esfuerzo por dar un paso atrás y vigilarlos mientras aprenden, involucrándose únicamente si es necesario. Los maestros Montessori les dan a sus estudiantes oportunidades para interactuar con sus materiales educativos y entre ellos con un mínimo de interrupción de su parte durante varias horas seguidas. Este método les permite a los niños aprender a su propio ritmo sin la intervención de un programa estrictamente estructurado que, para muchos de ellos, podría representar barreras innecesarias en el aprendizaje.
    • Por ejemplo, en un salón de clases Montessori, el profesor puede enseñarle a sus alumnos que, para el final del día, necesitan completar y entregar tres tareas educativas específicas. Durante el día, el maestro caminará alrededor del aula, interactuando con los niños, vigilando su comportamiento y ofreciendo su ayuda a aquellos que la necesitan, pero no asignará plazos de tiempo específicos para que completen sus diversas tareas.
  5. Alienta a los alumnos a que interactúen con niños de diferentes edades. Un sello distintivo importante de la educación Montessori es que los salones de clase pueden componerse de niños de diferentes edades. Con este método, los niños mayores y con más experiencia se sienten alentados a enseñarle a los más jóvenes, algo que beneficia a ambos estudiantes. Los niños más pequeños reciben instrucción de sus pares y los mayores demuestran su dominio del curso al enseñarle a los de menor edad. Además, los niños que aprenden en un entorno donde sus edades son distintas gradualmente se vuelven más pacientes y cómodos al interactuar con otros cuya capacidad de aprendizaje es diferente.

Consejos

  • Dado que el término Montessori no tiene derechos de autor, cualquiera puede usarlo para describir a una escuela o programa de formación. A fin de asegurarte de recibir la formación adecuada, busca escuelas acreditadas por la Asociación Montessori Internacional.
  • Después de enseñar de 3 a 5 años, puedes postular al puesto de instructor mediante la AMI. Los instructores son los encargados de enseñar a los futuros maestros Montessori y son considerados maestros de la educación Montessori.

Advertencias

  • Evita la educación a distancia. Las organizaciones Montessori han recibido quejas de las escuelas Montessori que contrataron a graduados de programas en línea y es por eso que ya no recomiendan recibir este tipo de formación únicamente a través de este tipo de programa.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página