Cómo cambiar las bujías de un auto

Los autos que usan petróleo o GLP funcionan básicamente a base de explosiones de energía controladas, en parte, por bujías. Las bujías canalizan la corriente eléctrica del encendido, arrancando el combustible. Son una parte esencial de cualquier motor de combustión y de todos los autos modernos. Como cualquier otra cosa, se desgastan y son relativamente fáciles de reparar si puedes diagnosticar el problema y corregirlo utilizando las herramientas y la habilidad correcta. Lee los siguientes pasos para obtener más información.

Quitar las bujías viejas

  1. Localiza las bujías de tu auto (consulta el manual del usuario). Cuando abras el capó del auto, deberás ver una serie de 4 a 8 cables que llevan a puntos diferentes en el compartimiento del motor. Las bujías se ubican en el motor al final de estos cables, debajo de las cubiertas que los unen.
    • En un motor de 4 cilindros, las bujías se encontrarán en la parte superior o al lado del motor, en una fila.
    • En un motor de 6 cilindros en línea, las bujías se encuentran en la parte superior o al lado de la cabeza del motor. Por su parte, en el caso de los que poseen cilindros V6 y V8, deben estar separadas uniformemente a cada lado del motor.
    • Algunos autos tienen cubiertas de motor que tendrás que retirar para ver los cables de las bujías y rastrearlos para hallar las bujías mismas. Siempre debes consultar el manual del usuario y ver dónde se encuentran las bujías, cuántas hay, la “brecha” correcta y el tamaño de las tomas necesarias para retirarlas. También debes enumerar los conectores correspondientes del cilindro para no confundirte con su ubicación al momento de reemplazar las bujías nuevas. En este punto, es una buena idea inspeccionar los conectores en busca de algún daño o grieta para ver si es necesario reemplazarlos.
  2. Deja enfriar el motor antes de quitar las bujías. Si el auto ha estado en funcionamiento, las bujías, el motor y el colector de escape pueden estar sumamente calientes. Solo retíralos cuando el motor esté lo suficientemente frío al tacto. De momento, reúne las herramientas mientras esperas que el motor se enfríe. Para cambiar las bujías, necesitarás las siguientes herramientas:
    • una llave crique o trinquete;
    • una barra de extensión;
    • conector para bujías, generalmente incluido en la mayoría de los kits de llaves;
    • un calibre fijo, que puedes encontrar en cualquier tienda de partes para autos.
  3. Retira la primera bujía. Quita el cable de la bujía del motor al sujetarla lo más cerca posible a la base y al sacarla con suavidad y cuidado para revelar la bujía. No tires del cable en tu intento por quitar la bujía o tendrás un mayor trabajo en tus manos además de un conector de bujía dañado. Coloca la llave de tuercas junto con la barra de extensión y utiliza el trinquete para retirar la bujía con lentitud y cuidado.
    • Si quieres ver si necesitas reemplazar la bujía, simplemente quita una y revisa la brecha. Si los contactos están quemados, vuelve a colocar la bujía y conecta el par de torsión correcto para luego ir a la tienda de autopartes y conseguir las bujías nuevas antes de quitar más. Deberás quitarlas una a la vez mientras mantienes un registro del orden. Las bujías se activan en un orden específico, y cruzar un cable con la bujía incorrecta hará que el motor funcione de manera irregular o que no lo haga en lo absoluto, pudiendo dañarse.
    • Recuerda que, si sacas más de una bujía a la vez, deberás llevar un registro de cada una ellas al marcarlas con pedazos pequeños de cinta de enmascarar. Etiqueta cada cable con un número y luego haz lo mismo con cada bujía respectiva.
  4. Mide la abertura de la bujía. Este número debe ser una medida específica que vaya entre 0,7 y 1,5 mm (0,028 y 0,060 pulgadas) con un poco de espacio adicional, dependiendo del juego de bujías y de tu auto. Actualmente, la mayoría de las bujías vienen preajustadas de acuerdo con su número de modelo y su aplicación, pero es recomendable verificarlo. Consulta el manual del usuario para averiguar la distancia óptima de la abertura de la bujía y utiliza un calibre fijo para revisar la distancia.
    • Si la distancia de la abertura de la bujía es mayor de lo necesario, pero la bujía sigue siendo de una calidad relativamente alta y es regulable, puedes cambiarla al golpearla suavemente sobre una superficie de madera con el calibre ubicado en la brecha hasta llegar a la medida deseada. De lo contrario, simplemente puedes comprar una bujía nueva. Generalmente, se recomienda reemplazar las bujías cada 20 000 km (12 000 millas) o según lo indique el manual del usuario de tu vehículo. Las bujías no son muy caras, y es buena idea reemplazarlas a intervalos regulares para que el motor funcione sin problemas.
    • Si quieres cambiar las bujías por tu cuenta, compra las herramientas y el equipo correcto (p.ej. un calibre fijo). Básicamente, es un aro de metal que puedes utilizar para ver si los electrodos están lo suficientemente cerca como para activarse de la manera correcta. Los calibres fijos son incluso más precisos y proporcionan un rango más amplio de aplicaciones. Lo mismo se aplica a las partes: siempre compra unas de calidad y auténticas. Solo deberás invertir unos cuantos dólares más a cambio de tu tranquilidad y la seguridad detener un producto fiable.
  5. Revisa las bujías existentes en busca de desgaste. Es normal que la bujía parezca sucia, aun cuando funcione correctamente, pero necesitarás cambiarla si ves una acumulación de cal alrededor de los electrodos, o muestras de quemaduras o partes extraviadas del electrodo. Una gran acumulación de hollín también es un indicador de que necesitas cambiar las bujías.
    • Si las bujías están dobladas, negras o rotas, es posible que tengas un problema mecánico con el motor y debas consultar inmediatamente con un mecánico calificado o con la tienda automotriz de tu localidad.

Instalar las bujías nuevas

  1. Consigue las bujías de repuesto correctas. Puedes consultar el manual del usuario o un folleto de la tienda de autopartes que corresponda al modelo de tu auto y al año de su fabricación. Literalmente, hay cientos de combinaciones diferentes de bujías y medidas cuyo precio va desde los 2 hasta los 15 dólares, además de estar hechas de platino, itrio, iridio, etc. Por lo general, las bujías hechas de metales preciosos son más caras y los recubrimientos resisten mucho más. En caso de duda, habla con el distribuidor de autopartes o consulta con el departamento automotriz de tu localidad para conseguir bujías originales.
    • Una buena regla general es conseguir las mismas bujías que tu auto tiene actualmente. Nunca consigas unas más baratas ni pienses demasiado en reparar algo que ya funciona. El fabricante instaló esas bujías por una muy buena razón, así que simplifica el proceso y, si es posible, consigue las mismas, siempre y cuando encajen perfectamente. Revisa tu manual o habla con tu distribuidor local.
    • Por lo general, puedes comprar bujías con abertura fija o regulable, así que depende de ti si quieres revisarlas con regularidad y hacer ajustes de último minuto. Si lo haces, consigue bujías ajustables. Por encima de todo, deberás asegurarte de que la medida de la abertura sea la correcta para tu auto. Si la revisas por tu cuenta, lo sabrás con seguridad. Retírala del empaque y realiza una revisión rápida para verificar la medida.
  2. Considera la posibilidad de limpiar alrededor de las roscas antes de volver a colocar las bujías nuevas. El cambio de las bujías es una buena oportunidad para revisar los cables en busca de desgaste y limpiar alrededor de los terminales. Utiliza un cepillo para cables o aire comprimido a fin de limpiar alrededor de las conexiones y asegurarte de tener un puerto limpio. Reemplaza los cables si es necesario.
  3. Introduce las bujías nuevas y ajústalas con el trinquete. Utilizando la llave para bujías, retira cada bujía del motor y reemplázala con una nueva. Ajusta un poco (por ejemplo, 1/8 de vuelta) después de haberlo hecho con la mano. Nunca ajustes demasiado las bujías, pues puedes dañar la rosca en la cabeza del motor, y la reparación será costosa además de lenta. No olvides colocar los cables en las mismas bujías donde se encontraban originalmente y retira la cinta de enmascarar al terminar.
  4. Lubrica las bujías antes de instalarlas. Si vas a instalar las bujías en un motor de aluminio, aplica una cantidad muy pequeña de lubricante antiadherente en las roscas. El antiadherente evita una reacción entre metales diferentes. También puedes aplicar una cantidad pequeña de compuesto de silicona dieléctrica en el interior del cable de la bujía para hacer que sea más fácil retirarlas en el futuro. Siempre gira la bujía al revés en la rosca hasta encontrar el agujero correctamente con la finalidad de no dañar las nuevas, y así evitar un daño en la cabeza y en las bujías.

Consejos

  • Los motores diésel no tienen bujías.
  • Al reemplazar las bujías, asegúrate de que nada se caiga en el agujero donde esta se encuentra enroscada. Utiliza aire comprimido para eliminar la suciedad y los residuos justo antes de retirar la bujía vieja. Si la suciedad cayera dentro, enciende el auto sin la bujía puesta para hacer que el pistón obligue a la suciedad o al aire salir (es recomendable apartarte del motor cuando lo hagas para evitar un daño potencial en los ojos y mantén a los niños alejados).
  • Es raro tener que ajustar las aberturas nuevas, aunque vale la pena revisarlas. De esta manera, evitarás la molestia de revisar la misma bujía dos veces debido a un simple descuido.
  • Gira y jala solo en la parte del aislante y no del cable mismo; de lo contrario, se separará de inmediato y necesitarás comprar todo un set nuevo de cables de encendido. Hay herramientas opcionales hechas específicamente para este paso.
  • Independientemente de que realices el mantenimiento de tu propio auto, compra un juego de manuales en el concesionario del fabricante, en un negocio de intercambio de vehículos, en eBay o en un mercado. Estos son mucho más detallados que las guías de reparación que encuentres en la tienda de autopartes y además valen la pena su precio.
  • Si el motor ha funcionado sin algunas bujías, ten en cuenta que el combustible se acumulará ahí, inundando la conexión. Un motor debe operar casi por un minuto para quemar el combustible acumulado debajo de la bujía y volver a funcionar nuevamente sin problemas. Solo recuerda que una gran cantidad combustible quemará mucho aire (más que solo unos cuantos ciclos de aire).
  • Los autos más nuevos parecen tener bujías de difícil acceso, así que búscalas todas para ver dónde se encuentran. Considera la posibilidad de reemplazar primero las que están ocultas antes de reemplazar las de fácil acceso.
  • Para asegurarte de que las bujías no estén demasiado ajustadas o muy flojas, utiliza una llave dinamométrica y ajústalas de acuerdo a las especificaciones de tu vehículo. Puedes encontrar esta información en los manuales de las tiendas o al comunicarte con el departamento de servicio de tu distribuidor local.
  • Utiliza una llave para bujías (con juntas o imanes internos) en lugar de una llave convencional para no dejar caer una bujía al momento de quitarla o colocarla. Si se caen, será necesario volver a regular, limpiar o incluso reemplazar la abertura.
  • Verifica meticulosamente los números de modelo de las bujías. Contrariamente a la denominación clara, las bujías generalmente están catalogadas con números opacos (p.ej. 45&46) o fáciles de olvidar (p.ej. “5245” o “HY-2425”, etc.). Anota los números y las letras, y verifica meticulosamente antes de comprar el mismo modelo. Un error simple podría dar lugar a una pérdida de tiempo y esfuerzo, y tal vez no obtengas un reembolso.

Advertencias

  • Dale mucho tiempo al motor para que se enfríe antes de reemplazar las bujías. Pueden estar muy calientes, y el compartimiento del motor puede provocarte quemaduras.
  • Mantén a los niños alejados del área de trabajo y usa gafas de protección en todo momento.

Cosas que necesitarás

  • bujías de repuesto;
  • llave para bujías o trinquete del mismo tamaño que las bujías;
  • herramienta para medir la abertura de la bujía (opcional);
  • compuesto antiadherente para las roscas;
  • compuesto de silicona dieléctrica;
  • equipo de seguridad personal como gafas de protección, mamelucos y guantes;
  • una extensión de la llave para llegar a las bujías de difícil acceso.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página