Cómo motivar el uso de pañales para la incontinencia nocturna en niños mayores y adolescentes

La incontinencia nocturna (enuresis nocturna) es un problema de salud que afecta a personas de todas las edades. Para algunas personas, una solución posible es usar pañales durante la noche. Muchos niños mayores y adolescentes con incontinencia nocturna no quieren usar pañales. Algunos de ellos sienten que al hacerlo sus padres los tratan como si fueran bebés. En situaciones como estas, los padres tienen dificultades para convencer a sus hijos de usar este tipo de protección. Hay varios pasos que puedes tomar para alentar y motivar a un niño mayor o un adolescente, que podría sentirse avergonzado de usar pañales, a usarlos para controlar su incontinencia nocturna.

Comunicar efectivamente

  1. Explícale tu decisión. Como padre, sabes que eres tú quien está a cargo. Sin embargo, a medida que tus hijos crecen, les interesará más saber por qué tomas algunas decisiones en su nombre. Tómate un poco de tiempo para conversar con tu hijo sobre por qué vas a tomar la decisión de que use pañales.
    • Usa términos que tu hijo pueda comprender. Si necesitas explicarle tu decisión en términos de una condición médica, busca formas de que tu hijo se sienta identificado. Por ejemplo, puedes decirle: "¿Tienes problemas para ir al baño antes de ir a la cama, no es así? Estos pañales son una de las cosas que vamos a hacer para tratar ese problema".
    • Hazle saber a tu hijo que, a su edad, es importante que duerma bien durante la noche y que usar protección para ir a dormir le permitirá hacerlo ya que no tendrá que levantarse en medio de la noche para cambiar las sábanas.
  2. Enfatiza que vas a tomar esta decisión para el beneficio de tu hijo y no como un castigo. Considera decir algo como: "Sé que no quieres usar pañales, pero me preocupa que la incontinencia nocturna interfiera con tu sueño. Por eso, decidí que usarás pañales por un tiempo. Veamos cómo te va con ellos".
    • Hazle saber que las personas de todas las edades (incluyendo muchos adultos) tienen incontinencia nocturna y algunas de ellas tienen que usar pañales durante toda su vida. La mejor solución para todos sería que puedas lidiar con el comportamiento que causa la incontinencia nocturna en lugar de simplemente abordar los síntomas. Sin embargo, hay algunos casos en los que el uso prolongado de pañales es apropiado. Reconfórtalo haciéndole saber que no habría ningún problema si ese fuera el caso. Los pañales son las prendas más efectivas para controlar la incontinencia grave, como la incontinencia nocturna, y proporcionan comodidad e higiene.
  3. Explícale los problemas médicos en términos apropiados para su edad. Este paso solo se aplica a los adolescentes quienes pueden entenderlos. Señálale a tu hijo que, además de la sensación de incomodidad que siente cuando se recuesta en las sábanas mojadas, es probable que desarrolle problemas de piel si no usa protección.
    • Otro riesgo asociado con la incontinencia es el desarrollo de bacterias y la infección. La incontinencia hace que la superficie de la piel entre en contacto con bacterias de productos de desecho.
    • Uno de los agentes cáusticos que la orina contiene es el amoníaco. El amoníaco incrementa el pH de la piel y causa irritación. Las bacterias también usan el amoníaco como fuente de nutrición, lo cual contribuye a la reproducción de más microorganismos.
    • El ambiente húmedo y cálido, generalmente asociado con la incontinencia, es ideal para la proliferación de hongos patógenos.
  4. Escucha con atención sus preocupaciones. Si tu hijo es lo suficientemente mayor para negarse a usar pañales es probable que tenga buenas razones para hacerlo. Quizás se sienta avergonzado de hacerlo o los pañales sean físicamente incómodos. Cualquiera que sea el problema, asegúrate de tratarlo como una preocupación válida.
    • Una forma genial de demostrar que escuchas sus preocupaciones es parafrasearlas. Por ejemplo, puedes decirle: "Te escuché decir que te preocupa que tu hermano mayor se burle de ti por usar pañales".
    • Continúa haciéndole preguntas. Dile: "¿Qué podríamos hacer para hacerte sentir mejor sobre esa situación?"
  5. Reconoce sus sentimientos. Cuando converses con tu hijo sobre usar pañales, es probable que él experimente varias emociones diferentes. Es muy común que tu hijo sienta frustración, angustia y vergüenza en esta situación. Escúchalo cuidadosamente y asegúrate de que sepa que eres empático.
    • Si se siente avergonzado, tranquilízalo y dile que es un problema muy común. Reconfórtalo haciéndole saber que sus emociones son válidas y comprensibles. Dile algo como: "Entiendo cómo te sientes. Han habido momentos en mi vida en los que también me he sentido avergonzado".
    • Es importante que le hagas saber a tu hijo que no vas a hacer que use pañales para castigarlo o humillarlo.
    • Aclárale a tu hijo que solo usará pañales durante la noche y que las únicas personas que lo saben son los miembros de su familia.
  6. Sé comprensivo. Hay muchas formas en las que puedes demostrar tu apoyo a través de tus palabras. Enfoca la conversación en el problema en lugar de la persona. Hacerlo, te ayudará a abordar el problema sin poner a tu hijo a la defensiva.
    • Un ejemplo de afirmación enfocada en la persona es decirle a tu hijo: "Has estado mojando la cama demasiado". Una afirmación como esta puede hacer que tu hijo se sienta un poco culpable. En lugar de eso, usa una afirmación orientada al problema como: "La incontinencia nocturna puede ser muy incómoda para las personas que la tienen". De esta forma, tu hijo estará seguro de que él no es el único que debe afrontar ese problema.
    • Proporciónale palabras de apoyo como: "Es genial que puedas hablar de este problema conmigo. Aprecio verdaderamente que seas un niño maduro y honesto".

Hacer un plan

  1. Encuentra la causa. La incontinencia nocturna es un problema si tu hijo anteriormente era capaz de permanecer sin mojar la cama y ha vuelto a hacerlo. Muchos expertos concuerdan en que la incontinencia también se considera un problema si tu hijo es mayor de cinco años y el incidente ocurre más de dos veces a la semana. Tu primer paso para encontrar una solución es encontrar la causa. Programa una cita con el doctor de tu hijo para discutir el problema.
    • Existen muchos problemas físicos comunes que pueden causar la incontinencia nocturna. Uno de los problemas más comunes se conoce como retraso en el desarrollo de la vejiga, en el que la vejiga del niño no se desarrolla tan rápido como el resto del cuerpo.
    • Es probable que tu hijo también tenga una cantidad pequeña de la hormona antidiurética (HAD). Esta hormona evita que el cuerpo produzca orina. Los estudios demuestran que los niños que tienen niveles bajos de esta hormona con frecuencia tienen incontinencia nocturna.
    • Pídele a tu doctor que te realice algunas pruebas para determinar la causa del problema. Asegúrate de que comprenda claramente tus preocupaciones.
  2. Explora las alternativas. Si los resultados del laboratorio no indican una causa física para la incontinencia nocturna, es posible que quieras considerar que detrás de ese problema haya una causa emocional. Los doctores dicen que si tu hijo ha pasado anteriormente seis meses o más sin mojar la cama, el problema podría ser estrés o ansiedad. Comienza a explorar las causas subyacente si piensas que tu hijo sufre de estrés o ansiedad.
    • Considera si tu hijo ha atravesado cambios importantes en su vida recientemente. Por ejemplo, si ustedes se han mudado, algún familiar murió o tú y su padre o madre están divorciados. Es probable que alguno de estos factores le cause estrés o ansiedad.
    • Ten conversaciones profundas con tu hijo. Puedes hacerle preguntas para que puedas determinar si hay problemas que desconozcas. Dile algo como: "¿Cómo va la escuela? No te he escuchado hablar mucho sobre si te gustan tus profesores últimamente". Luego, puedes usar la información para averiguar si tu hijo tiene algún tipo de problema emocional.
  3. Considera las opciones de tratamiento. Una vez que averigües la causa de la incontinencia nocturna, puedes comenzar a explorar las diferentes opciones de tratamiento. Si el diagnóstico es que hay una causa física, existen muchos tratamientos que tu doctor puede sugerirte. Pídele que te brinde una explicación completa de las opciones.
    • Una opción para tu hijo puede ser el uso de medicamentos. Existen varios medicamentos disponibles para tratar las causas subyacentes de la incontinencia nocturna. Dos de los medicamentos más comunes son el medicamento de la marca DDAVP (acetato de demopresina) e imipramina. Pregúntale a tu doctor si estos medicamentos son adecuados para tu hijo.
    • Si las causas son psicológicas, es posible que consideres llevar a tu hijo a un terapeuta. Un especialista en medicina mental puede ayudar a tu hijo con la ansiedad y la depresión.
  4. Considera implementar un sistema de recompensas diseñado para alentar a tu hijo a usar pañales en la noche. Si tu doctor está de acuerdo con que los pañales sean la mejor solución, considera usar un sistema de recompensas a corto plazo para alentar a tu hijo a seguir con el proceso. Al principio, deja que tu hijo sepa que se trata de una solución temporal, simplemente hasta que se acostumbre a usar los pañales.
    • Considera decirle algo como esto: "Sé que te sientes un poco avergonzado al respecto y te comprendo, pero tengo una idea de cómo hacer que esto sea divertido. Vamos a implementar un sistema de recompensas. Al seguir tu parte del trato, no solo ganarás un premio sino que al mismo tiempo te ayudarás a ti mismo".
    • Haz que tu hijo, ya sea que se trate de un niño o un adolescente, escoja tres cosas que le guste verdaderamente. Por ejemplo, es posible que le gusten los videojuegos, los libros y los juguetes, en ese orden. Si usa los pañales al ir a dormir durante 20 a 24 noches seguidas, obtendrá un juguete. Si los usa de 25 a 29 noches seguidas, obtendrá un libro y, si los usa un mes, recibirá un videojuego. El propósito de establecer un sistema de recompensas sobre esta base es calmar a tu hijo o hacer que se sienta cómodo usando los pañales.
    • Alentarlo verbalmente también es una parte importante del sistema. Elógialo, aliéntalo y tranquilízalo cuando enfrente cualquier contratiempo. Si el niño es lo suficientemente mayor, enfócate en el objetivo final real (su salud a largo plazo, comodidad e higiene) en lugar de las recompensas temporales. Dile algo como: "Estamos orgullosos de que comprendas que debes usarlos. Sabemos que no es divertido pero simplemente ten en cuenta que las personas de todas las edades usan pañales para la incontinencia nocturna y para ellos hacerlo es más cómodo que despertar con los pijamas y las sábanas mojadas y asquerosas".
  5. Enséñale a tu hijo a ponerse los pañales por sí solo. Si puede hacerlo, es importante que tu hijo cuide de su propia higiene, seguridad e independencia a un nivel adecuado según su edad. Debes enseñarle a tu hijo hacer esto a una edad temprana para que no se sienta avergonzado de usar pañales. A menos que tu hijo tenga alguna discapacidad cognitiva o física que evite o haga que sea difícil que se coloque los pañales por sí solo, él debe hacerse responsable de cambiar sus propios pañales.

Obtener ayuda

  1. Habla con alguien. Es probable que la incontinencia nocturna de tu hijo sea una situación muy frustrante para ti y tu hijo. Posiblemente te des cuenta de que necesitas un poco de ayuda para encontrar buenas formas de afrontar la situación. Si tienes problemas para alentar a tu hijo a usar un pañal, quizá haya alguien que te pueda ayudar a tener esa conversación difícil.
    • Pregúntate si hay algún miembro de tu familia con el que tu hijo tenga una buena relación. Si tu hijo es cercano a una tía, un tío o un primo, pídele a esa persona que te ayude a conversar con él.
    • Conversa con amigos y familiares que tengan hijos. Si tienen experiencia con este tipo de situación, probablemente puedan ofrecerte consejos personales útiles.
  2. Considera unirte a grupos de apoyo sobre incontinencia en Internet. Estos grupos pueden ser una buena fuente para conversar con personas sobre varios temas relacionados a la incontinencia, desde cómo adaptarse a usar pañales para incontinencia hasta cómo escoger entre las diferentes marcas de pañales. Sugiérele a tu hijo que hable con las personas del grupo de apoyo y les pregunte cómo lidian con el tema de usar protección. Si tu hijo es mucho menor, es recomendable que lo supervises mientras está en línea.
  3. Consulta con tu doctor. Tu doctor puede ser una buena fuente de consulta en este tipo de situación. Él no solo puede ayudarte a averiguar las causas físicas, sino también ofrecerte consejos sobre cómo hablar sobre el problema con tu hijo. Recuerda que es probable que tu doctor haya observado esta situación anteriormente y pueda ofrecerte buena información.
    • Prepárate para visitar a tu doctor. Haz una lista de preguntas que quieras que tu doctor responda y táchalas cuando las responda durante la conversación. Hacerlo te ayudará a recordar todas las cosas que quieras preguntarle a tu doctor.
  4. Busca un sistema de apoyo. Recuerda ser bueno contigo mismo. Tú también pasas por una situación difícil. Rodéate de personas que tengan un efecto positivo en tu vida y puedan ofrecerte su apoyo.
    • Conversa con un amigo cercano en el que confíes. Explícale que atraviesas una situación difícil con tu hijo y que necesitas alguien con quien conversar. Tener a alguien que te escuche puede ayudar realmente a aliviar el estrés de la situación.

Consejos

  • Si vas a usar pañales de tela con broches para la incontinencia nocturna de tu niño o adolescente, debes cubrirlos con pantalones a prueba de agua (pantalones de plástico).
  • Algunas personas usan ropa interior desechable y pañales de tela con broches para controlar la incontinencia nocturna. Por ejemplo, usar pañales de tela con broches puede ser incómodo durante períodos de clima cálido durante el año, como la primavera y el verano, por lo que es recomendable que los cambies por pañales desechables durante ese tiempo.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página