Cómo usar aceites esenciales

Los aceites esenciales son esencias puras extraídas por medio de la destilación de los frutos, la corteza, las ramitas, las hojas o las flores de una planta. Se usan en la aromaterapia para favorecer el bienestar físico y emocional. Puedes aplicarlos en el cuerpo usando portadores como el agua o los aceites de base, inhalarlos usando difusores y combinarlos con otros ingredientes para crear espráis. Sigue leyendo para aprender cómo usar los aceites esenciales.

Elegir aceites esenciales

  1. Considera la calidad de los aceites esenciales antes de comprarlos. Dado que los usarás en tu cuerpo y alrededor de tu casa, lo mejor para ti es seleccionar aceites esenciales de alta calidad. No existe un estándar de calidad que deban cumplir todas las empresas de aceites esenciales, así que tendrás que considerar varios elementos antes de comprar un aceite esencial.
    • ¿Has oído hablar de la empresa o usado sus productos? Solo compra aceites esenciales de empresas respetables.
    • ¿El precio del aceite esencial es comparable a otros productos similares o es mucho más económico? Ten cuidado con los aceites esenciales económicos porque es posible que no sean puros.
    • ¿En el frasco figura el nombre en latín de las plantas usadas para hacer el aceite esencial o el país de origen? Estos detalles indican que la empresa cumple con las demandas de los consumidores conocedores y por lo tanto, es más confiable.
    • ¿El envase brinda información acerca de la pureza del producto? Busca productos que contengan aceite esencial al 100 % y evita los que contengan menos o que no proporcionen un porcentaje.
    • ¿Cómo huele el producto? Si no huele como lo esperas, es posible que no sea un producto de calidad.
    • ¿El envase incluye información sobre prácticas de cultivo orgánico o “recolección de plantas silvestres”? Si no es así, las plantas usadas para hacer el aceite podrían haber sido producidas en masa o rociadas con pesticidas, así que debes evitar dichos productos.
  2. Considera el quimiotipo del aceite esencial antes de comprarlo. Algunos productores de aceites esenciales ofrecen múltiples tipos del mismo aceite esencial. Estos distintos tipos (o quimiotipos) presentan ligeras variantes en el aroma debido al clima, el suelo, el ambiente y otros factores. El beneficio de escoger un quimiotipo específico de un aceite esencial es que puedes personalizar tus diluciones.
    • Por ejemplo, la albahaca tiene dos quimiotipos principales: aceite de albahaca dulce y aceite de albahaca tipo isla Reunión. El primero tiene un aroma más dulce, mientras que el segundo tiene un aroma más amaderado.
  3. Considera el envase. Los aceites esenciales se degradan más rápido cuando los expones a la luz y al calor. Asegúrate de comprar un producto envasado en un recipiente de vidrio oscuro (normalmente de color marrón) y bien sellado. Evita comprar aceites esenciales que hayan sido abiertos o que parezcan haber estado expuestos a mucho sol o calor..

Diluir los aceites esenciales para su aplicación tópica

  1. Ten en cuenta que los aceites esenciales no deben ingerirse. Algunos aceites esenciales podrían enfermarte o incluso ser fatales si los ingieres, así que no debes comer o beber ningún aceite esencial. Puedes aplicarlos en tu piel de forma segura, pero la mayoría de ellos necesitan que los diluyas primero.
  2. Determina qué método de dilución es el más adecuado para tus propósitos. Puedes aplicarlos junto con un aceite portador, diluirlos en agua para usarlos como un espray o mezclarlos con otros agentes como las sales de baño. Identifica la forma en que planeas usar el aceite esencial antes de decidir cómo diluirlo.
  3. Diluye los aceites esenciales en un aceite portador o en agua si planeas aplicarlos en la piel. El aceite de almendras dulces, el aceite de hueso de albaricoque, el aceite de semilla de uva, el aceite de jojoba y el aceite de aguacate funcionan bien como portadores de los aceites esenciales. Estos aceites portadores no tienen un olor fuerte por sí solos, así que no opacarán o interferirán con los aceites esenciales. También puedes usar agua como un portador. Antes de preparar la solución de aceite esencial, asegúrate de considerar la forma en que planeas usarla.
    • Si vas a aplicar una solución de aceite esencial en un área concentrada del cuerpo de un adulto, prepara una solución con una concentración de 3 a 5 %. Añade 3 a 5 gotas de aceite esencial por cada cucharadita de aceite portador o agua que utilices. Esta dilución es ideal para aplicar una cantidad pequeña de aceite esencial en tus sienes o muñecas.
    • Si vas a aplicar una solución de aceite esencial en un área grande del cuerpo de un adulto, prepara una solución al 1 %. Añade 1 gota de aceite esencial por cada cucharadita de aceite portador o agua que utilices. Esta dilución es ideal para las mezclas de aceites para masajes y espráis corporales.
    • Si planeas usar un aceite esencial en un bebé, debes preparar una solución mucho menos concentrada de 0,25 %. Para preparar una solución al 0,25 %, añade 1 gota de aceite esencial por cada 4 cucharaditas de aceite portador o agua.
    • Para utilizar aceites esenciales en el baño, agrega 3 a 5 gotas a las sales de baño o a 1 cucharadita de aceite portador. Luego añade la mezcla al agua de tu baño. Mezclar aceites esenciales con un portador antes de agregarlos al agua del baño ayudará a evitar el contacto directo del aceite esencial con tu piel, lo cual podría irritarla.
  4. Aplica aceites esenciales sin diluirlos (también conocido como aplicación “pura”). Algunas fuentes afirman que nunca debes aplicar aceites esenciales en la piel sin antes diluirlos en un aceite portador debido al riesgo de sensibilización e irritación. Sin embargo, algunos estudios han demostrado que las aplicaciones puras pueden ser útiles en algunos casos. Por ejemplo, un estudio mostró que la aplicación pura de aceite de árbol de té dos veces al día fue eficaz contra las infecciones micóticas en las uñas. Por lo tanto, debes consultar con un aromaterapeuta experimentado antes de decidir aplicar los aceites esenciales sin diluirlos.

Usar aceites esenciales en remedios naturales

  1. Calma los dolores de cabeza con aceites esenciales. Estos pueden ser eficaces para calmar los dolores de cabeza leves. Diluye el aceite para utilizarlo en un área concentrada del cuerpo. Luego, aplica la mezcla en la frente, las sienes y la parte posterior del cuello. Masajea el aceite en la piel con movimientos circulares suaves, mientras lo inhalas profundamente. Los mejores aceites esenciales para los dolores de cabeza son:
    • Lavanda
    • Menta
    • Jengibre
  2. Trata el acné con aceite de árbol de té. Los aceites esenciales pueden servir como un tratamiento eficaz contra el acné. Además, constituyen una buena alternativa a los químicos fuertes que se encuentran en muchas cremas antiacné y fármacos con prescripción médica. En un estudio, se descubrió que un gel de aceite de árbol de té al 5 % fue tan eficaz como el peróxido de benzoilo (un ingrediente común en las cremas antiacné con y sin prescripción médica) para tratar el acné.
    • Para crear un gel de aceite de árbol de té al 5 % para tratar el acné, añade 5 gotas de aceite de árbol de té a 1 cucharadita de gel de aloe vera. Mezcla bien el aceite y el aloe. Luego aplica el gel en el acné usando las yemas de tus dedos o un hisopo. Guarda la mezcla en un recipiente hermético en el refrigerador hasta una semana.
  3. Trata el insomnio con aceite esencial de lavanda, de manzanilla romana y de amaro (o salvia romana). El uso de aceites esenciales no curará el insomnio o su causa principal, pero el uso de aceites esenciales calmantes y relajantes antes de acostarse puede ayudar a conciliar el sueño más rápido y a permanecer dormido hasta la hora prevista para despertarse. Tres de los mejores aceites esenciales para ayudar con el insomnio son: la lavanda, la cual promueve la relajación; la manzanilla romana, la cual es un sedante natural; y el amaro, el cual contiene propiedades narcóticas.
    • Si dispones de un vaporizador, agrégale unas gotas de aceite de lavanda, de manzanilla romana o de amaro antes de ir a dormir.
    • Añade un par de gotas de aceite a tu baño antes de dormir o aplica una dilución para un área grande mediante masajes en las piernas y los pies antes de acostarte.
    • Ten en cuenta que algunos aceites esenciales, como el romero, el ciprés, la toronja, el limón y la menta, pueden ser especialmente energizantes y estimulantes. Por lo tanto, lo mejor es evitarlos antes de dormir.
  4. Alivia el estrés con aceites esenciales. El uso más común de los aceites esenciales es favorecer el bienestar emocional a través de la reducción del estrés y la estimulación de la calma y la relajación. Los aceites esenciales causan un efecto positivo en las emociones debido a que los receptores del olfato se conectan con el sistema límbico del cerebro, zona responsable de las emociones, la memoria y la excitación sexual. Los cinco mejores aceites esenciales especialmente eficaces para aliviar el estrés son:
    • La lavanda (de aroma calmante, terroso y floral) es muy apreciada por sus efectos relajantes y equilibrantes en el aspecto físico y emocional.
    • El aceite esencial de incienso, de aroma cálido y exótico, es más usado por sus propiedades antiéstres.
    • La rosa es un aceite conocido por aliviar el estrés, además de ayudar con la depresión y la tristeza.
    • El aceite esencial de manzanilla (sobre todo la variedad romana) trata el estrés que causa la ansiedad mental, además de ayudar con la paranoia y los sentimientos de hostilidad.
    • El aceite esencial de vainilla es reconocido por sus propiedades terapéuticas. Muchas personas consideran que la vainilla es un aroma muy reconfortante y algunos aromaterapeutas afirman que eso se debe a que el aceite de vainilla es lo más cercano a la leche materna en fragancia y sabor. La vainilla genera tranquilidad y estimula la claridad mental.
  5. Deja de roncar con el aceite esencial de tomillo. Este es el mejor aceite esencial para combatir los ronquidos. Para usar el aceite esencial de tomillo como un remedio para los ronquidos, crea una dilución para un área concentrada (3 a 5 gotas por cucharadita de aceite portador). Frota el aceite en las plantas de ambos pies antes de dormir. Otros aceites esenciales que puedes utilizar en vez del aceite de tomillo son la madera de cedro y la mejorana.
  6. Repele los insectos con aceite esencial de eucalipto y limón. Muchos repelentes de insectos comerciales están cargados de químicos sintéticos fuertes, los cuales tienen un olor desagradable y pueden irritar la piel. Una dilución fuerte de aceite esencial de eucalipto y limón es una excelente alternativa (y de olor agradable) para ahuyentar a los insectos. Puedes mezclar el aceite con un aceite de base y aplicarlo directamente en la piel o puedes colocarlo en un difusor o un quemador de aromas cerca de una ventana abierta.
    • Para hacer tu propio repelente de insectos, combina 2 cucharadas (29,6 ml) de aceite portador, 2 cucharadas de hamamelis y 50 gotas de aceite de eucalipto y limón, 10 gotas de aceite de lavanda, 10 gotas de aceite de madera de cedro y 10 gotas de aceite de romero. Combina los ingredientes en un botella de espray pequeña y agita bien la mezcla antes de aplicarla.
  7. Alivia el dolor de oído con aceites esenciales. La aplicación tópica de algunos aceites esenciales ayuda a eliminar las infecciones de oído de forma natural y a aliviar los dolores relacionados. No debes aplicarlos en el interior del oído, sino más bien a lo largo del cuello y detrás del oído afectado.
    • El aceite esencial de árbol de té es uno de los mejores aceites para calmar el dolor de oído. Crea una dilución para un área concentrada (3 a 5 gotas por cucharadita de aceite portador) y aplícala mediante masajes detrás de las orejas y en el cuello.
  8. Alivia los mareos con aceite esencial de menta. Los aceites esenciales ayudan a aliviar los síntomas de mareos relacionados con el vértigo. La menta a menudo es elogiada como el aceite esencial más eficaz para tratar los mareos. Se ha utilizado mayormente para tratar las náuseas y el vértigo gracias a su contenido de mentol, esteres de metilo y mentona, los componentes responsables de producir el efecto refrescante y revitalizante de la menta. Cuando sientas mareos, echa unas gotas de aceite de menta en una motita de algodón o un pañuelo e inhala. Otros aceites que contribuyen al alivio de los mareos son:
    • Ciprés
    • Albahaca
    • Amaro
    • Mirto
    • Lavanda
    • Jengibre
    • Rosa
    • Romero
    • Mandarina
  9. Alivia las quemaduras de sol con aceites esenciales. Ciertos aceites esenciales se utilizan desde hace miles de años para tratar las quemaduras, debido a sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas. Los más eficaces para aliviar las quemaduras de sol incluyen: aceite de lavanda, aceite de siempreviva, aceite de rosa y aceite australiano azul (una mezcla de distintos aceites esenciales). La mejor forma de aplicarlos es mezclarlos con un poco de gel de aloe vera (1 gota de aceite esencial por cucharadita de gel de aloe vera) y extenderlos directamente sobre la quemadura.
    • También puedes elaborar tu propio espray para aliviar las quemaduras de sol mezclando:
      • 1 taza + 1 cucharada de jugo de aloe vera
      • 1/4 taza de aceite de coco
      • 1 cucharadita de vitamina E
      • 8 gotas de aceite esencial de lavanda
      • 8 gotas de aceite esencial de árbol de té
      • 8 gotas de aceite esencial de manzanilla romana
    • Mezcla todos los ingredientes en una botella de espray de vidrio y agítala bien.
  10. Trata las heridas leves con aceites esenciales. La lavanda, el aceite de árbol de té, el eucalipto, la menta y otros aceites esenciales son útiles para tratar heridas leves como los cortes, las quemaduras o las picaduras de insectos, gracias a sus propiedades antibióticas. Para usar aceites esenciales para tratar una herida leve, primero limpia la herida. Asegúrate de que no sangre. Luego, aplica un poco de una dilución al 2 a 3 % de aceite esencial (2 a 3 gotas por cucharadita de aceite portador).
    • Aplica el aceite por vía tópica 2 a 5 veces al día hasta que sane la herida. Después de aplicarlo, también puedes aplicar una compresa fría en la herida para aliviar la hemorragia y la hinchazón y para retener el aceite.
  11. Usa aceite esencial de menta para aliviar el malestar estomacal. De seguro has oído que el té de menta puede aliviar el malestar estomacal. Asimismo, el aceite de menta puede usarse para aliviar las náuseas y los problemas digestivos. Simplemente crea una dilución para un área grande (3 a 5 gotas por cucharadita de aceite portador) y frota la mezcla en tu abdomen para calmar el dolor estomacal.
    • Otros aceites que puedes utilizar de este modo incluyen: aceite esencial de jengibre, de nuez moscada y de menta verde.
    • Aplicar una compresa caliente en el estómago después de aplicar los aceites también podría contribuir al alivio del dolor y el malestar.
    • La mayoría de las investigaciones han descubierto que es probable que tomar aceite de menta por vía oral sea eficaz contra los síntomas del síndrome del intestino irritable.
  12. Alivia la congestión con aceite de eucalipto. El aceite de eucalipto es útil para aliviar los síntomas de la congestión nasal. Ayuda a abrir los senos nasales y a enfriar las fosas nasales. Muchas personas usan aceite de eucalipto para combatir la congestión relacionada con el resfriado común y las alergias.
    • Para usar el aceite de eucalipto como un descongestionante tópico, mézclalo con un aceite portador (3 a 5 gotas de aceite esencial por cucharadita de aceite portador). Aplica un poco de la mezcla debajo de la nariz y frota parte de la mezcla en tu pecho.
    • Si sufres de congestión grave, añade unas gotas de aceite de eucalipto a un humidificador o un difusor de aromas.

Usar aceites esenciales para refrescar tu casa

  1. Pon unas gotas de aceite esencial en un difusor para que tu casa huela bien. Vierte unas cuantas cucharaditas de agua en el bol por encima del difusor. Enciende la vela que está debajo del difusor y luego rocía unas gotas del aceite esencial de tu elección en el agua. El aroma del aceite flotará suavemente alrededor de la habitación.
    • También puedes utilizar un difusor carrizo para dispersar el aroma del aceite esencial.
  2. Vierte un poco de aceite esencial en la cera de vela. Enciende una vela y espera 1 o 2 minutos a que un poco de cera se derrita. Apaga la vela y añade un par de gotas de aceite esencial a la cera derretida, antes de volver a encender cuidadosamente la vela. Ten cuidado de no dejar caer aceite en la mecha, puesto que los aceites esenciales son muy inflamables.
  3. Coloca unas gotas de aceite en agua caliente. Si no tienes a la mano un difusor o velas, simplemente puedes llenar un bol pequeño o un platillo con agua hirviendo y luego agregar unas cuantas gotas de aceite esencial. El vapor distribuirá el aroma del aceite alrededor de la habitación. Solo asegúrate de colocar el plato fuera del alcance de los niños y las mascotas.
  4. Usa aceites esenciales para hacer tu propio ambientador. Llena una botella de espray pequeña con 59 ml (2 onzas) de agua destilada y 59 ml (2 onzas) de vodka o hamamelis. Luego añade 30 a 40 gotas de tu aceite esencial favorito (o una mezcla de dos o más aceites esenciales) y agita bien. Rocía este ambientador de aceite esencial en el aire, los muebles y la ropa blanca, pero ten cuidado de evitar las superficies pulidas.
  5. Rocía aceite esencial en los cojines y las almohadas. Rocía 2 gotas de aceite esencial en los cojines de la sala de estar y las almohadas. De este modo disfrutarás el aroma de los aceites esenciales cada vez que te sientes o recuestes la cabeza. Si te preocupa dañar la tela, vierte las gotas de aceite esencial en motitas de algodón y colócalas dentro de las fundas de los cojines y las almohadas.
  6. Haz un espray de limpieza de aceite esencial. Dado que los aceites esenciales tienen propiedades antibacterianas, puedes utilizarlos para crear espráis de limpieza multiusos. Usa estos espráis para limpiar superficies no porosas como los azulejos, el vidrio y el plástico. En una botella de espray, combina los siguientes ingredientes y agita bien.
    • 1/2 taza de vinagre blanco o hamamelis
    • 1/2 taza de agua
    • 15 a 20 gotas del aceite esencial de tu elección (el árbol de té, la lavanda, el limón y la menta son buenas elecciones)
    • Unas cuantas gotas de jabón lavaplatos (opcional)
  7. Haz tus propias láminas para secadora de aceite esencial. Corta una vieja camiseta de algodón en cuadrados de 13 cm (5 pulgadas). Cada vez que seques una carga de ropa, agrega unas gotas de tu aceite esencial favorito a un cuadrado de la camisa y échalo en la secadora con la ropa húmeda. Luego usa la secadora como de costumbre. Lava los cuadrados después de unos cuantos usos.
  8. Busca otras formas de utilizar aceites esenciales para refrescar tu casa. Puedes usarlos de muchas maneras. Busca formas de utilizarlos para hacer que tu casa huela rico todo el tiempo. Estas son algunas sugerencias:
    • Añade aceites esenciales a los palitos de incienso o a manojos de hierbas secas. Agrega 3 gotas de aceite esencial a palitos de incienso y a manojos de hierbas secas. Quema el incienso como de costumbre.
    • Añade aceites esenciales a productos sin fragancia. Agrega un par de gotas de aceite esencial a lociones, jabones y espumas de baño sin fragancia para disfrutar el aroma de tus aceites favoritos como parte de tu rutina diaria.
    • Añade unas gotas de aceite esencial a la bolsa de la aspiradora antes de encenderla. A medida que pasas la aspiradora por la casa, el aceite se dispersará a través de la succión y hará que tu casa huela como el aceite esencial.

Consejos

  • Si te interesa aprender más sobre el uso de los aceites esenciales y la aromaterapia, considera tomar un curso respecto al tema. La Asociación nacional de aromaterapia holística (de Estados Unidos) tiene una lista de escuelas que proporcionan una enseñanza de calidad sobre aromaterapia en algunos países.

Advertencias

  • Ten cuidado al momento de usar difusores, velas, fósforos y encendedores.
  • Ten en cuenta que hay algunos aceites esenciales que no puedes tomar por vía oral, debido a que pueden ser fatalmente tóxicos si los ingieres, pero inofensivos si los usas por vía tópica.
  • Ten cuidado al momento de entrar en contacto con aceites esenciales, puesto que son muy inflamables y pueden dañar la piel.
  • Asegúrate de seguir los consejos de un boticario o un aromaterapeuta acreditado antes de usar aceites esenciales.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página