Cómo hacer jugo de piña

El jugo de piña es una bebida deliciosa y saludable que contiene bromelina, un componente beneficioso para la digestión, por lo que es ideal para terminar una comida. Asimismo, este jugo está lleno de vitamina C y es fácil de preparar. Sin embargo, a veces, pelar y cortar la fruta puede ser difícil. Disfruta tu propio jugo de piña hecho en casa, sin ingredientes ni preservantes artificiales.

Pasos

  1. Elige la piña correcta. Si la fruta no está madura, será ácida y, si está demasiado madura, podría ser muy dulce. Seleccionar la piña adecuada es el paso más importante para preparar un jugo delicioso.
    • Huélela. Por lo general se piensa que un olor dulce es el aspecto más importante para elegir una piña madura, pues no lo estará si no tiene aroma.
    • Evita las piñas que huelan a fermentadas. Aunque la fruta debe tener un olor dulce, no la querrás tan madura que su aroma tenga un toque alcoholizado o avinagrado.
    • Observa el color de la piña. Por lo general el exterior será de un color amarillo dorado, pero si es verde, no necesariamente se debe a que la piña no está madura.
    • Ten en cuenta que algunas piñas se consideran maduras cuando están verdes. Préstale más interés a que la fruta tenga una apariencia sana.
    • Evita las piñas que tengan la piel arrugada o de color marrón rojizo, rajaduras o filtraciones, u hojas marchitas marrones.
    • La piña debe estar firme, pero tener la suavidad suficiente para que ceda un poquito al presionarla.
    • Aunque puedes utilizar piña congelada o en lata, generalmente la fresca produce un jugo de mejor sabor.
  2. Corta el tallo. Coloca la piña en la tabla de picar. Necesitarás un cuchillo de cocinero muy afilado para pelarla bien. Échala de lado y coloca el cuchillo a unos 0,6 cm (1/4 de pulgada) debajo de las hojas. Corta hasta que llegues a ellas. Voltea la piña y repite el proceso hasta que hayas cortado en círculo la parte superior de la piña y una gran parte de las hojas. Sácalas deslizándolas a través de las hojas centrales y descártalas.
    • Puedes utilizar las hojas centrales que quedan para sostener la piña en su lugar mientras la cortas.
    • Algunos cocineros sugieren cortar toda la parte superior. También puedes hacerlo, pero debes tener cuidado de que tu mano no se resbale de la parte superior de la piña, pues al cortarla se libera mucho jugo pegajoso.
  3. Pela la piña. Empezando en la parte superior, corta por debajo de la cáscara externa hasta llegar a la inferior. Si no quieres perder tanta fruta, puedes cortar formando un arco hacia el exterior. Gira la piña en sentido horario en unos 5 a 10 cm (2 a 4 pulgadas) y repite este paso. Gírala, córtala y repite el proceso hasta que hayas retirado toda la cáscara y solo queden los ojos. Pon la piña de lado y haz un corte horizontal para quitar la parte inferior.
    • Desecha la cáscara de la piña en un tacho de compostaje o de basura.
  4. Retira los ojos de la piña. Sostenla verticalmente y fíjate que estos se encuentran dispuestos en líneas diagonales. Si quitas solamente los ojos, conservarás la mayor cantidad de fruta.
  5. Coloca el cuchillo a la izquierda de una de las líneas diagonales que forman los ojos. Corta en un ángulo de 45 grados justo debajo de ellos.
  6. Saca el cuchillo y colócalo a la derecha de la misma línea diagonal. Insértalo en un ángulo de 45 grados en la dirección opuesta. Cuando hagas este corte en la piña, la línea de ojos saldrá y, así, conservarás la mayor parte de la pulpa dulce.
  7. Ve bajando. Sigue cortando desde la línea diagonal superior hasta la inferior, lo que creará largos surcos paralelos en la pulpa de la piña. Esta empezará a verse como un espiral.
  8. Gira la piña en un cuarto y repite el proceso. Cuando hayas terminado de darle la vuelta, tendrás un bonito diseño en espiral y la pulpa fresca de color amarillo.
  9. Corta la piña en cuatro partes de manera vertical. Saca el corazón de la piña con un corte vertical y deséchalo. Esta parte de la piña es dura y fibrosa, y además no es muy dulce.
  10. Corta la piña en pedazos. Convertir tus rodajas de piña en pedazos contribuirá a que se mezclen en el jugo más adelante. En realidad no importa su tamaño, pero trata de que tengan unos 2,5 cm (1 pulgada) o menos.

Jugo de piña fresca en una licuadora

  1. Coloca los pedazos de piña en una licuadora. Es posible que no puedas utilizarlos todos de una sola vez, lo que dependerá del tamaño de tu aparato. Llena la licuadora de piña hasta un poco menos de la mitad.
  2. Hazlo un poco dulce (opcional). El jugo de piña solo puede ser muy agradable, pero a veces es un poco ácido. Si alguna vez has tomado jugo de piña y te gustó, es probable que haya tenido azúcar. Agrégale de 2 a 3 cucharadas de azúcar o miel para volverlo un poco dulce.
  3. Agrega un poco de hielo (opcional). Si quieres una bebida fría parecida al aguanieve, agrega entre 6 y 8 cubos de hielo. Mientras más le pongas, más densa será la bebida.
    • Si quieres tu bebida fría pero no como el aguanieve, solo vierte el jugo sobre hielo y disfrútalo.
  4. Agrega agua. Vierte 1 taza de agua. Si quieres que tu jugo sea muy ligero, solo agrégale 1/4 o 1/2 taza. El agua hará que el sabor del jugo se diluya un poco, por lo que se volverá más suave y menos ácido.
    • En realidad no es necesario agregar el agua, aunque un poco al fondo de la licuadora contribuirá a que esta transforme los pedazos de piña en jugo.
  5. Licúa la piña. En este punto tendrás que licuarla hasta que tengas un resultado uniforme. El tiempo variará de acuerdo a tu licuadora y a la cantidad de agua y hielo que hayas agregado. Licúa por 1 minuto y luego detén el aparato para revolver la mezcla con una cuchara.
    • Después, coloca nuevamente la tapa en la licuadora y licúa en intervalos de 1 minuto hasta que el jugo esté uniforme.
  6. Cuela el jugo (opcional). Si usualmente prefieres los jugos sin pulpa, tal vez quieras colar el jugo de piña antes de beberlo. Si no es así, no hay ningún problema en tomarlo como está.
  7. Sírvelo. Vierte el jugo de piña en un vaso alto que hayas enfriado y adórnalo con pedazos de esta fruta. Si prefieres, échalo sobre hielo y ponle una pajilla.

Jugo de piña fresca en un extractor de jugos

  1. Coloca los pedazos de piña en la parte superior de tu extractor de jugos. Asegúrate de que el aparato esté limpio antes de utilizarlo y siempre sigue sus instrucciones. Llénalo hasta que esté repleto o hasta que te quedes sin piña.
  2. Extrae el jugo de tu piña. Con la ayuda de la tapa del extractor, empuja hacia abajo los pedazos y enciende el aparato. Cerciórate de sostener la tapa hacia abajo y presiona ligeramente hasta que los pedazos de piña pasen por el extractor.
  3. Sírvelo. Vierte el jugo de tu extractor y disfrútalo. Como estos electrodomésticos son tan eficientes, tu jugo quedará muy ligero y puro, por lo que casi no necesitarás colarlo.

Bebidas creativas con jugo de piña

  1. Conviértelo en un cóctel. Las opciones son casi inagotables en cuanto a la variedad de cócteles diferentes que puedes hacer con jugo de piña fresca. ¡Prueba uno de estos cócteles tropicales de fruta que son perfectos para las noches tibias de verano o usa tu creatividad para hacer uno propio!
    • Para preparar una piña colada, agrega 30 ml (1 oz) de crema de coco a la licuadora. Este ingrediente añadirá una nota de coco a tu deliciosa bebida sin colmarla. Además, agrega 60 ml (2 oz) de ron blanco. Este licor le proporcionará a la piña colada la explosión que estás buscando. Si quieres preparar una piña colada virgen, no realices este último paso.
    • Para preparar un ponche de frutas intenso, vierte 60 ml (2 oz) de Malibú, 90 ml (3 oz) de jugo de naranja, 60 ml (2 oz) de piña y 15 ml (1/2 oz) de sour mix (o mezcla agridulce) en la licuadora. Al final, agrégale un chorro de granadina. Esta es una bebida excelente para las fiestas entre amigos.
  2. Combínalo. Para crear tu propia bebida exótica y tropical de jugo de piña sin alcohol, agrégale un poco de tus jugos favoritos. Haz un jugo mitad de piña y mitad de arándano o limonada. Juega con tus jugos favoritos para preparar la bebida perfecta con jugo de piña.
  3. Corónalo. Decora tu bebida de piña con un poquito de crema batida, una rociada de azúcar o una gota de miel. También puedes ponerle una cereza al marrasquino o una rodaja de limón o naranja encima. Otra opción es añadirle una pizca de sal o unas hojas de menta. Utiliza tu creatividad tanto como quieras.

Consejos

  • Si utilizas una licuadora, obtendrás un jugo más sustancioso y con mayor volumen que el de un extractor de jugos. Este aparato suele separar los sólidos, mientras que una licuadora simplemente los mezcla. El jugo más denso que obtendrás con esta última puede ser más agradable, pero si no te gustan las texturas, quizás prefieras colarlo o utilizar el extractor.
  • Agrégale hielo para que la textura sea más suave y fría.
  • No le quites la tapa a tu licuadora en ningún momento mientras esté encendida. ¡De lo contrario, podrías terminar con un desastre!

Advertencias

  • Siempre corta lejos de tus manos y dedos.
  • Nunca metas nada en una licuadora que esté encendida.
  • Siempre bebe de manera responsable cuando prepares mezclas con alcohol.

Cosas que necesitarás

  • Un cuchillo y una tabla de picar
  • Un vaso para servir
  • Una licuadora o un extractor de jugos
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página