Cómo quitar los eslabones de un reloj de pulsera

Cuando encuentres el reloj perfecto, es muy importante que te quede a la perfección. A veces, va a ser necesario que quites los eslabones de la correa del reloj, con el fin de ajustarlo a tu medida. Lee el siguiente artículo para aprender cómo quitar los enlaces de un reloj de pulsera, de modo que cualquier reloj se adapte a las particularidades de tu muñeca.

Primeros pasos

  1. Mide la correa del reloj. Antes de empezar a mover cualquier eslabón del reloj, es necesario medir la correa para saber exactamente cuál es el número de eslabones que tienes que quitar. Para ello:
    • Coloca el reloj en tu muñeca, exactamente del modo como pretendes usarlo. Cuando te encuentres satisfecho con la forma en la que está puesto, gira tu muñeca de manera que el cierre de la correa esté hacia arriba.
    • Con la correa del reloj en tu muñeca, une la holgura de la correa y mantén los eslabones juntos, para simular que los estás quitando. Deja de juntar los eslabones cuando el reloj se ajuste a tu muñeca del modo que quieras.
    • Mira dónde se unen los eslabones en tu muñeca. Ten en cuenta que a causa del diseño de la correa, los eslabones no se pueden tocar. Aquellos que estén sueltos te indicarán el número de eslabones que debes eliminar primero.
    • Si no puedes precisar el número de enlaces que se deben quitar, quita uno menos de lo esperado. Siempre resulta más fácil eliminar un eslabón que añadir uno.
    • Siempre es mejor eliminar un número par de eslabones. De esta manera, podrás quitar el mismo número de eslabones de cada lado y asegurarte que el cierre esté todavía al centro de la correa.
  2. Usa herramientas. Para eliminar los eslabones del reloj adecuadamente, necesitarás algunas herramientas. Podrían ser incluidos:
    • Un objeto fino y puntiagudo como un quita pasadores o un instrumento que saque alfileres.
    • Alicates puntiagudos.
    • Un pequeño martillo.
    • Un destornillador.
    • Caja para piezas.
  3. Prepara tu área de trabajo. Asegúrate de que haya orden en el lugar donde trabajes. Probablemente sea una buena idea poner periódicos u otro tipo de recubrimiento sobre la superficie del área de trabajo y, de ser preciso, sobre el suelo. Esto, para asegurarte de no perder ninguna pieza.

Quita los eslabones con pasadores redondeados o planos

  1. Divide el brazalete. Con algunas correas de metal, es necesario separar el brazalete antes de poder retirar cualquier eslabón. Para ello:
    • Quita la barra de resorte de la hebilla de la correa. Para identificar cuál es la barra de resorte, mantén la hebilla en tu mano izquierda.
    • Usa la herramienta que extrae pasadores para comprimir la barra de resorte y palanquearla hacia fuera de la hebilla.
    • ¡Ten cuidado de que no se desprenda y caiga en tu habitación, ya que esta es la única que tienes!
  2. Selecciona el eslabón que vas a quitar. Utiliza el alfiler o pasador para empujar la clavija que sujeta este enlace, siguiendo la dirección de las flechas impresas en la parte inferior del eslabón de metal.
    • Debes presionar los pasadores de 2 o 3 milímetros, y tirar de ellos desde el otro lado, usando los alicates puntiagudos con las manos.
    • Coloca el pasador en la caja de piezas, ya que lo necesitarás para volver a unir el brazalete.
  3. Cuidado con los casquillos de metal. Algunas correas de reloj contienen pequeños casquillos metálicos al medio de la unión de los eslabones, los cuales serán vistos cuando saques un pasador. Podrían caerse al suelo o fuera del área de trabajo, por lo que debes mantenerte pendiente de ellos. . Los necesitarás más adelante.
  4. Retira el segundo pasador de enlace. Repite el proceso con los otros pasadores. Cuando hayas terminado, debes tener dos pasadores y, posiblemente, dos casquillos listos para usarlos posteriormente.
  5. Retira el otro enlace. De ser necesario, quita un eslabón más en el cierre, siguiendo el mismo proceso. Cuando hayas quitado tantos eslabones como sea necesario, ya estás listo para unirlos de nuevo a la pulsera.
  6. Vuelve a ensamblar la correa. Una vez que has eliminado los eslabones que has considerado necesarios, el pasador tendrá que volver a ser colocado en la pulsera. Para ello, reemplaza el pasador en la dirección opuesta a las flechas.
    • Si tu correa tiene casquillos, colócalos al medio del enlace que vas a unir. Cuando presionas el pasador en el agujero, asegúrate de enganchar el casquillo.
    • Si lo necesitas, puedes empujar el pasador a su lugar con un pequeño martillo.
  7. Vuelve a poner el cierre. Para volver a conectarlo, tienes que hacer lo opuesto al proceso de extracción. Asegúrate de que el cierre está en el sentido correcto y vuélve a colocar las barras de resorte.
  8. Ponte el reloj. Este debe adaptarse si has eliminado el número adecuado de eslabones. Si aún es demasiado grande, siempre puedes quitarle un eslabón más.
    • Si está un poco flojo o apretado, puedes ajustar aún más el brazalete, insertando barras de resorte del cierre en los agujeros, para ajustar el tamaño.
    • Asegúrate de mantener a salvo cualquier eslabón adicional, pasador o casquillo, ya que pueden servirte en un futuro.

Quita los eslabones con pasadores atornillados

  1. Identifica el enlace que vas a eliminar. Gira el reloj y encuentra el enlace que desees eliminar y localiza el tornillo que lo sujeta.
  2. Retira el tornillo. Utilice un destornillador de 1 mm para quitar el tornillo necesario. Puedes hacer esto aplicando una ligera presión y girando el destornillador con un movimiento hacia la izquierda.
    • Continúa girando, haciendo el movimiento de las agujas del reloj, hasta que el tornillo se afloje.
    • Usa un par de pinzas o alicates para sostener el tornillo antes de que caiga. Asegúrate de mantenerlo en un lugar seguro, ya que lo necesitarás para armar el reloj nuevamente.
    • Asegúrate de que lo haces sobre una mesa o bandeja, para no perder los tornillos si se caen.
  3. Quita el eslabón. Una vez que el tornillo se ha retirado, el eslabón escogido puede ser fácilmente separado de la correa del reloj. Repite este proceso para cada enlace que necesites quitar.
  4. Vuelve a unir la correa. Una vez que has retirado el número necesario de eslabones, puedes volver a ensamblar la pulsera. Solo conecta los eslabones, usando los tornillos y el destornillador.

Extrae los enlaces de una correa elástica

  1. Mide la correa. Puedes hacerlo enganchando un extremo de la correa al bisel, y luego envuelve la correa alrededor de tu muñeca. Cuenta cuántos enlaces se superponen y añade uno. El número que resulte es el número de eslabones que tendrán que ser eliminados. Con este tipo de correa, se pueden quitar eslabones fácilmente, desde cualquier parte de esta.
  2. Dobla las aletas del borde superior. Coloca el reloj boca abajo sobre la superficie de trabajo y dobla las aletas (flaps) del borde superior hacia abajo de la sección que vas a extraer.
  3. Abre las aletas del borde inferior. Dale vuelta al reloj y abre las aletas del borde inferior. Estas se encuentran justo a la izquierda de las aletas superiores que ya abriste.
  4. Retira los eslabones. Saca el eslabón desplazando la sección del costado que deseas eliminar. De esta manera, las grapas que sujetan los eslabones se saldrán automáticamente.
  5. Pon junto el brazalete nuevamente. Para hacer esto, tendrás que unir las grapas en ambos lados de la correa al mismo tiempo, antes de poner todas las aletas en su lugar.

Retira eslabones que tienen seguridad

  1. Retira el pasador. Usando una herramienta que lo empuje, retira el pasador desde el eslabón que desees quitar. Asegúrate de seguir la dirección de la flecha marcada en la parte inferior del eslabón.
  2. Presiona suavemente. Sostén la correa con firmeza, con una mano en uno de los eslabones cuyo pasador recién haya sido quitado. Aplica una presión suave hacia arriba en el lado del enlace que es más cercano al bisel. Al mismo tiempo, aplica una presión suavemente hacia abajo, en el lado más próximo a la hebilla. Debes sentir el desenganche.
  3. Libéralo. Mantén una presión ligera, a medida que "agitas" suavemente la correa para completar la liberación del mecanismo.
  4. Oculta los enlaces. Cuando ya has puesto el mecanismo en libertad, puedes desmontar los eslabones la hebilla de la correa hacia el bisel.
  5. Retira con cuidado los eslabones necesarios. Una vez que los enlaces se han desconectado, podrás separarlos. Trata de hacer esto lo más suavemente posible. Repite para todos los eslabones que creas necesario.
  6. Vuelve a unir la correa del reloj .Para hacerlo, basta con seguir los mismos pasos de arriba, pero a la inversa.

Consejos

  • Después de dimensionarlos, vas a tener menos eslabones en la cara interna (los enlaces debajo "de las 6"). Generalmente, esto hace que la hebilla de despliegue esté más equilibrada cuando uses el reloj.
  • Si tienes problemas para ver cuando quitas los eslabones del reloj, usa una lupa de aumento para observar mejor los pasadores, enlaces y otras piezas pequeñas del reloj.

Advertencias

  • Mide con precisión tu muñeca con una cinta métrica flexible, antes de retirar los eslabones. Si quitas demasiados, tendrás que tomarte la molestia de volver a ponerlos.
  • Para evitar que tu correa se deteriore, ten cuidado, ¡tómate tu tiempo y evita usar la fuerza bruta!

Cosas que necesitarás

  • Una quita pasadores o alfileres
  • Un destornillador de 1 mm
  • Alicates puntiagudos (o pinzas)
  • Un pequeño martillo
  • Una caja de piezas
  • Cinta métrica flexible
  • Lupa de aumento (esto es opcional)
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página