Cómo sentirse mejor después de haber enfermado

Cuando estás enfermo, simplemente no te sientes tú mismo. Te sientes deprimido y débil, y en ocasiones continúas sintiéndote enfermizo incluso después de que casi todos los síntomas han desaparecido. Puede ser muy difícil salir de la cama y estar activo nuevamente; además, limpiar tu casa puede parecer desalentador. Para ayudarte a deshacerte de toda la aflicción de estar enfermo, es importante que te ocupes de ti y de tu casa después de haberte enfermado para que sigas sintiéndote mejor y evites enfermarte otra vez.  

Cuidarse

  1. Tómate tu tiempo. Una de las formas más rápidas de terminar en el lecho de un enfermo otra vez es presionarte para estar activo demasiado pronto. Sí, probablemente tengas mucho por hacer y es posible que faltes a la escuela o al trabajo; sin embargo, dejar que el cuerpo se recupere de una enfermedad es muy importante. No trates de hacer demasiadas cosas hasta que todos los síntomas hayan desaparecido. Relajarte y dormir bastante debe ser lo primero en tu lista de prioridades hasta que te sientas bien al 100 %.
    • Los adultos saludables necesitan entre 7,5 y nueve horas de sueño todas las noches, y alguien que está enfermo necesita mucho más. Asegúrate de darte el tiempo adecuado para descansar, ya sea que eso signifique ausentarte en el trabajo o en la escuela por estar enfermo, cancelar planes o acostarte temprano.
  2. Mantente hidratado. Estar enfermo puede demandarte mucho; siempre es una experiencia extenuante, tanto mental como físicamente. Ayuda a tu cuerpo a recuperarse más rápido al beber mucho líquido. Asegúrate de beber un vaso con agua de 250 ml (8 onzas) cada pocas horas a lo largo del día para reemplazar los líquidos perdidos durante la enfermedad. También debes tomar una bebida rica en nutrientes como un jugo de naranja o un caldo unas cuantas veces al día incluso después de sentirte mejor.
  3. Come de forma saludable. Volver a comer después de cualquier enfermedad puede ser poco atractivo en el mejor de los casos. Sin embargo, es muy importante revitalizar el cuerpo con el sustento y los nutrientes tan necesarios. Dada la probabilidad de que solo hayas comido galletas, pan tostado o caldo durante los últimos días o semanas, empieza por volver a introducir algunos alimentos saludables y ricos en nutrientes a la dieta. A continuación, algunos consejos:
    • Evita comer cualquier alimento grasoso y pesado.
    • Ingiere comidas más pequeñas y más ligeras con mayor frecuencia a lo largo del día en lugar de tres comidas principales.
    • Trata de tomar un batido de fruta una vez al día. Este te ayudará a ingerir muchos nutrientes esenciales para ponerte de pie.
    • Las sopas, en especial la sopa de fideos de pollo, la sopa tom yum y la de miso, son una excelente forma de volver a introducir las proteínas y las verduras a la dieta.
  4. Alivia los dolores musculares. Parte de sentirse mejor después de haber estado enfermo es lidiar con los síntomas relacionados como los dolores y la mialgia. Es probable que ya no tosas cada cinco minutos, pero aún te puede doler la espalda a causa de la tos seca. La mejor manera de aliviar cualquier dolor relacionado una vez que te sientas mejor es con los tratamientos térmicos. Por ejemplo:
    • Relájate en un baño largo y agradable. Trata de agregar una taza de sales de Epsom o unas gotas de aceites esenciales antiinflamatorios y relajantes como los de eucalipto, menta o lavanda para estimular la curación y la relajación adicional.
    • Trata de usar una almohadilla eléctrica para que te ayude con el dolor localizado. Por ejemplo, si tienes calambres en la parte baja del abdomen después de una gripe estomacal, puedes calentar la almohadilla y colocarla en el abdomen para que te alivie el dolor.
    • Masajea con cuidado un ungüento que alivie el dolor como el “bálsamo de tigre” en el lugar que te duela. Al igual que la almohadilla eléctrica, usa este ungüento para tratar las áreas adoloridas, como al aplicar un poquito en las sienes para calmar el dolor de cabeza relacionado. Solo asegúrate de lavarte las manos después, ya que estos ungüentos para dar masajes son muy potentes y ¡cualquier tipo de piel con la que entre en contacto se calentará!
  5. Ejercítate con moderación. Pararte y moverte alrededor después de estar enfermo hará que la sangre fluya y ayudará a eliminar toxinas. Sin embargo, espera hasta estar completamente recuperado para empezar a ejercitarte y evita por completo los ejercicios intensos durante al menos dos o tres semanas después de enfermarte. Vuelve a ejercitarte poco a poco, al darte un espacio de una semana después de haberte enfermado, con ejercicios moderados como trotar o caminar distancias cortas. También podrías volver a ejercitarte con una clase de yoga caliente en la que sudarás cualquier toxina o congestión restante. ¡Solo recuerda mantenerte hidratado!!
  6. Hidrata la piel. Estar enfermo puede hacer mella en tu apariencia. Todo lo relacionado a estornudar, toser y limpiar puede dejarte con una piel enrojecida y en carne viva. Una vez que empieces a cuidar el interior del cuerpo, dirige tu atención a la piel descuidada. Compra una crema humectante que incluya lanolina y aplica con toques en áreas como la nariz para obtener un alivio instantáneo de la piel adolorida y cuarteada. También considera comprar un bálsamo para labios que contenga ingredientes como aceite de coco o de argán, que son excelentes para los labios cuarteados.

Ocuparse del hogar

  1. Saca las sábanas. Cuando estás enfermo, pasas la mayor parte del tiempo en cama, por lo que lavar las sábanas debe ser tu primera prioridad. Sudas mucho cuando estás enfermo y las sábanas se cubren de gérmenes dañinos, así que matar las bacterias en la cama es muy importante. Deshaz la cama por completo, incluyendo las fundas de la almohada y lávalas en agua caliente con lejía para ropa de color. Trata cualquier mancha con un quitamanchas antes de lavar. Deja que el colchón respire por unas horas antes de colocarle las nuevas sábanas.
  2. Realiza una limpieza profunda en el baño. Sin importar el tipo de enfermedad que hayas tenido, es probable que pases mucho tiempo lidiando con los síntomas de la gripe en el baño. Ya sea que hayas estado ahí para tomar unos pañuelos de papel o hayas pasado dos noches ahí vomitando, realizar una limpieza profunda en el baño es otra máxima prioridad después de haberte enfermado. Algunos consejos para desinfectar el baño incluyen los siguientes:
    • Lava cualquier toalla de baño, toalla de mano, alfombra, manto u otro tipo de tejido en agua caliente con lejía para ropa de color.
    • Desinfecta todas las superficies, céntrate principalmente en las encimeras y en el inodoro. Puedes usar un producto con lejía comprado en la tienda, o puedes hacer el tuyo con una parte de agua y una parte de alcohol isopropílico o vinagre sin diluir.
    • Vacía el contenedor de basura y después desinfecta el cubo de basura.
    • Reemplaza tu cepillo de dientes o remoja la cabeza del cepillo en peróxido de hidrógeno por 30 minutos para matar cualquier bacteria.
    • Si usaste una esponja para limpiar todo, deséchala cuando termines. Si usas un trapo, lávalo con las toallas cuando termines.
  3. Desinfecta la cocina. Es probable que no hayas usado mucho la cocina mientras estabas enfermo; sin embargo, incluso solo preparar una taza de té puede dejar un reguero de gérmenes que puede propagar la enfermedad a otras personas. Desinfecta la cocina con trapos desinfectantes, un producto con lejía o un desinfectante casero con 1 parte de agua y 1 parte de alcohol isopropílico. Los lugares clave para limpiar en la cocina son los siguientes:
    • encimeras
    • mango del refrigerador
    • manijas del grifo
    • alacena, gabinete y asas de la gaveta
    • vajilla que hayas usado
  4. Desinfecta cualquier otro punto de contacto. Es difícil recordar todo lo que hayas tocado en la casa mientras estabas enfermo, pero es importante tratar de desinfectar cualquier cosa con la que hayas tenido contacto. Esto te ayudará a permanecer sano y a reducir la probabilidad de que alguien más se enferme. Solo asegúrate de usar productos desinfectantes que sean seguros de emplear en una variedad de superficies, como los aparatos electrónicos. Además de las áreas que ya hayas podido limpiar en este tiempo, los puntos de contacto más comunes en una casa incluyen los siguientes:
    • termómetro
    • asas de la gaveta y gabinetes del baño
    • perillas de las puertas
    • interruptores de luz, incluyendo la placa del interruptor de luz
    • aparatos electrónicos como computadoras portátiles, teléfonos celulares, teléfonos fijos, controles remotos de televisión, así como el ratón y el teclado de la computadora.
  5. Lava toda la ropa que usaste mientras estabas enfermo. Ten en cuenta que la cama, el baño, la cocina y los puntos de contacto están limpios, tienes que eliminar el último lugar donde están los gérmenes de la enfermedad: la ropa que usaste. Toma todos los pijamas, los jerséis y la ropa cómoda que usaste mientras te recuperabas en los últimos días y semanas, y lava un último grupo de ropa con agua caliente y lejía para ropa de color. Esto te asegurará haber matado todas las bacterias que hayas podido y tendrás un lugar sano y limpio.
  6. Airea la casa. Después de haberte enfermado y encerrado en tu casa con las ventanas y las persianas cerradas, es una buena idea airear la casa. Abre cualquier ventana y deja que el cruce de la brisa transporte un poco el aire fresco dentro y alrededor de la casa. Reemplazar el aire rancio y enfermizo de la casa con aire fresco eliminará cualquier partícula aérea y te dejará sintiéndote renovado y con energías. Si realmente hace frío afuera, solo hazlo por uno o dos minutos; de lo contrario, ¡mantén las ventanas abiertas el tiempo que quieras!

Consejos

  • Continúa tomándote las cosas con calma en las semanas siguientes a una enfermedad y escucha cuando el cuerpo te diga que te detengas. ¡Solo porque te sientas mejor no significa que estás 100 % sano!
  • Beber mucha agua y comer alimentos con muchas vitaminas y nutrientes son unas de las mejores formas de no volverte a enfermar y de evitar gripes en el futuro.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página