Cómo entender y usar la sensación térmica

El término meteorológico “sensación térmica” se utiliza para explicar cómo el viento puede hacer que nuestro cuerpo sienta más frío (o mucho más frío) que la temperatura ambiente registrada. En muchas partes del mundo la sensación térmica puede resultar interesante, pero en algunos lugares es de suma importancia conocer el índice con exactitud para evitar la exposición de la piel al aire frío durante mucho tiempo. La sobreexposición al frío sin la protección adecuada puede tener las siguientes consecuencias: congelamiento, hipotermia o muerte. Aquí encontrarás algunos consejos sobre cómo entender y hacer uso del índice de sensación térmica en tu día a día.

Pasos

  1. Entiende lo que es la sensación térmica. La sensación térmica es el efecto que tiene el viento sobre “nuestra piel” cuando hace frío. No se refiere a un cambio en la temperatura ambiente exterior, sino a la combinación de aire frío y el viento que impactan sobre nuestra piel. Asimismo, no reduce la temperatura de los objetos (aunque evidentemente el viento puede afectar algunas cosas como las cocinillas de campamento que utilizan los montañeros, etc.). Sentimos nuestra piel más fría debido a que la “capa límite” para el calor que genera nuestro organismo interno es “derribada” como consecuencia del viento. La eliminación de esta pequeña capa de aire caliente nos deja expuestos directamente al aire frío. Esto se hace aún más evidente cuando la piel está mojada, puesto que el calor escapa con mayor facilidad y se produce una sensación de “escalofríos”.
  2. Comprende lo que es el índice de sensación térmica. El índice de sensación térmica es una manera de calcular el impacto del viento en el cuerpo de una persona. Las medidas recientes del índice de sensación térmica se expresan en una forma de temperatura adaptada para el público ya que es la forma más fácil de comprender.
  3. Calcula el índice de sensación térmica. Esta es una fórmula que resulta mucho más fácil de calcular con una calculadora en línea. Busca una calculadora de sensación térmica, o si eres bueno en matemáticas, podrías intentar hacerlo de la forma difícil que requiere el empleo de una fórmula; en ese caso visita la siguiente página web: USA Today wind chill formulas.
  4. Utiliza la sensación térmica como un medio de prevención. Si conoces el índice de sensación térmica, te será más fácil asumir que esa es la temperatura para la que debes prepararte. Viste la ropa apropiada para esa temperatura, utiliza protector solar, sombreros, guantes o mitones, botas, etc. Quédate en casa si el índice de sensación térmica muestra que el clima será muy frío.
  5. Mantente activo. Además de tener la ropa adecuada para combatir el frío, puedes ayudar a disminuir la pérdida de calor al ejercitarte con frecuencia (caminar, esquiar, caminar en nieve, etc.). Te darás cuenta de lo rápido que puedes enfriarte cuando dejas de moverte después de una actividad. Trata de comer alimentos altos en proteína y energía como las nueces, las barras energéticas, entre otros, y toma bebidas calientes; incluso tomar agua caliente con una pizca de pimienta roja te dará un golpe de calor instantáneo que evitará el frío en tu cuerpo.

Consejos

  • Abrígate bien cuando el índice de sensación térmica sea alto durante el invierno. Asegúrate de que tu ropa sea de buena calidad, con excelentes barreras térmicas que te protejan del frío. Busca sugerencias de distintos deportes, tiendas de esquí o senderismo si no estás seguro de qué debes vestir.
  • Lleva calentadores de manos y pies si saldrás por un largo tiempo.
  • Si sientes mucho frío debido a la temperatura, al viento, o porque no llevas la vestimenta apropiada (o incluso está mojada), trata de dirigirte inmediatamente a un lugar muy caliente. En el caso de que no puedas hacerlo, cava en la nieve y trata de alejarte del viento por un momento. Seguirás sintiendo frío, pero le dará un descanso a tu cuerpo para que intentes recuperar un poco de energía durante este tiempo. Tal vez podrías comer una barra energética y tomar una bebida caliente. Luego regresa a un refugio en el que puedas sentir calor, como un auto, etc. para descongelarte una vez más.
  • Lleva bebidas calientes y barras energéticas si vas a esquiar o caminar sobre la nieve. Las barras energéticas son pequeñas, pero proporcionan un incremento de energía a pesar de su tamaño y pueden hacer la diferencia entre un día terrible o divertido.
  • ¡Busca el sol! Si hay rayos de sol durante un día frío, te podrás mantener mucho más caliente que durante un día gris; trata de dejar el esquí y el resto de implementos cuando el día sea soleado (pero no olvides el protector solar, los lentes de sol y el sombrero).

Advertencias

  • Nunca permanezcas fuera de casa durante mucho tiempo si el clima es extremadamente frío, aún durante un corto período de tiempo puede ser peligroso cuando la sensación térmica es severa. La piel puede empezar a congelarse a una temperatura de 25 ºC / -13 ºF y se puede congelar en tan solo unos minutos cuando la temperatura es de -35 ºC / -31 ºF.
  • Evita utilizar el alcohol para calentarte porque este tan solo reduce tu temperatura, aunque puedas sentir lo contrario, y si has bebido mucho, disminuirá tu capacidad para darte cuenta cuánto frío sientes.
  • No omitas tus comidas. La comida es tu fuente de energía (tu combustible) y la utilizas para generar calor. Esto es importante si estás caminando entre los edificios de oficinas en la ciudad o si esquías desde el extremo de un parque a otro.
  • Te adaptarás más al frío a medida que avance el invierno, por lo tanto, acostúmbrate al invierno de forma progresiva, pasa tiempo fuera de casa en otoño y hasta llegar al invierno para que tu cuerpo se habitúe gradualmente a las temperaturas bajas. ¡Será peor para aquellos que solo salen de sus casas los fines de semana!
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página