Cómo aprender bien álgebra en la universidad

Por lo general, las clases de álgebra en la universidad suelen ser un requisito previo para las asignaturas de matemáticas y las disciplinas científicas de nivel superior. Estos conceptos pueden ser un poco complicados, pero tendrás que dominarlos para estudiar matemáticas más avanzadas. No existe una manera rápida y sencilla de aprobar las clases de álgebra en la universidad. Debes esforzarte para comprender los conceptos, lo cual requiere tiempo. Para tener buenas calificaciones en las clases de álgebra en la universidad, tendrás que asistir a clases, hacer las tareas, solicitar ayuda si la requieres y revisar el material a lo largo del curso (¡no de la noche a la mañana!).

Dominar los conceptos de los cursos de preparación para álgebra

  1. Rinde un examen de aptitud matemática antes del inicio del semestre. El examen de aptitud te permitirá determinar si las clases de álgebra son adecuadas para ti. Quizás no tengas que estudiar álgebra o podrías tener que asistir a otra clase de matemáticas a fin de alistarte para el curso de Álgebra. Por lo general, en los EE .UU., los exámenes de aptitud son gratuitos y requieren que te reúnas con un consejero académico, quien podrá informarte sobre tu situación específica.
  2. Elige cuidadosamente a tu profesor. Cuando te registras en un curso de la universidad, puedes elegir a tu propio profesor. Pregunta a tu alrededor y obtén información acerca de los diferentes profesores. Elige una sección a cargo de un profesor experimentado que crees que puede encajar con tu estilo de aprendizaje.
    • Elige una sección que también encaje con tu horario y te permita asistir a todas las clases.
    • Usa sitios web que tengan evaluaciones y comentarios de estudiantes que hayan llevado el curso con el profesor para averiguar quién sería el mejor para ti.
  3. Inscríbete en un curso que te permita tomar exámenes en un centro de pruebas. Muchos colegios comunitarios tienen centros de pruebas que te permiten programar exámenes que puedes tomar fuera del salón de clases. Esto te puede dar flexibilidad en caso de que necesites un poco más de días de estudio. Es posible que también te den más tiempo para terminar el examen del que te darían durante un periodo de clase normalmente programado.
    • Habla con tu profesor al comienzo del curso con respecto a la programación de exámenes fuera del aula.
  4. Programa el curso durante tu tiempo óptimo de aprendizaje del día. Si este curso es esencial para que continúes con el siguiente, haz que tenga la mayor prioridad cuando escojas tu horario. Si eres una persona mañanera, elige una sección en la mañana cuando estás despierto y listo para aprender. Si la mejor sección se llena antes de que puedas escogerla, trata de hablar directamente con el profesor y explicarle por qué es importante que atiendas a esa clase en ese horario en particular.
    • Muchas personas tienden perder la concentración después de la hora del almuerzo, así que si eres una persona mañanera, elige una sección de 10 a. m. a 12 p. m. o después de las 3 p. m.
  5. Lleva la clase durante el verano como curso único. Si tienes la oportunidad de hacerlo, toma, llevar la clase por separado te permitirá dedicar todo tu tiempo y energía en realmente entender el álgebra. No tener que dividir tu atención entre varios cursos te permitirá centrarte específicamente en la tarea en cuestión.
    • Si realmente quieres tener éxito en una universidad de 4 años, lleva álgebra para universitarios en una universidad comunitaria en el verano para tener una base sólida en matemáticas.
  6. Ten en cuenta que las tareas, las pruebas y los exámenes contribuyen en tu nota. Las tareas, las pruebas y los exámenes probablemente tendrán diferentes valores de punto asociados con ellos. Saber qué porcentaje de cada uno contribuye en tu nota te puede ayudar más en el curso si estás teniendo problemas. ¡Evita quedarte atrás porque no dedicaste el tiempo necesario para hacer la tarea correctamente!
    • Determina la cantidad de tiempo que tendrás que pasar cada semana para comprender realmente el curso. Asegúrate de separar este tiempo al programarlo en tu día.

Adoptar buenos hábitos de aprendizaje

  1. Domina la preálgebra antes del primer día de clases. La preálgebra incluye suma, resta, multiplicación, división, fracciones y decimales. Estos conceptos son esenciales para la compresión de los conceptos algebraicos más complicados.
    • Busca tutoriales en línea que ofrezcan pruebas para asegurar tu dominio de este material.
  2. Compra los libros y materiales un mes antes de la clase. Date una ventaja inicial al revisar el libro antes de que comience el curso. Si tienes tiempo, repasa algunos conceptos e identifica los que son particularmente difíciles para ti.
    • Al adelantarte en tu curso de álgebra universitaria (o cualquier otro curso de matemáticas), habrás resuelto algunos problemas y tendrás preguntas más inteligentes que hacerle a tu profesor sobre el material.
    • Si tu librería los tiene, compra una copia del manual de soluciones para el estudiante. Esto hará que tu sesiones de tareas sean mucho más fáciles.
  3. Lee el sílabo. El profesor no se ha tomado su tiempo para elaborar un sílabo sin motivo alguno. El sílabo es una descripción de todo el curso. Este te indica cuál es el material que se enseñará en cada clase, cuándo se deben presentar las tareas y qué días se realizarán las pruebas y los exámenes.
    • Toma tu agenda y anota los horarios de las clases, las sesiones de estudios, las pruebas, los exámenes y las fechas límite de los proyectos. Esto te permitirá controlar las fechas límite y hará que les brindes prioridad a tus estudios. Concéntrate en particular en las sesiones de estudio para las evaluaciones y los exámenes en sí que no se encuentren en tu horario normal o en otro lugar que no sea tu aula.
    • Debes contar con tiempo suficiente para estudiar álgebra. Una buena regla general consiste en reservar dos horas de tareas y estudio por cada hora de clase. Si no cuentas con tiempo suficiente para asistir a esta clase por otras obligaciones, reserva tiempo para ella o espera hasta que cuentes con tiempo.
  4. Lee el libro de texto antes de asistir a clase. Consulta tu sílabo para determinar qué partes del libro se cubrirán en la siguiente clase. Lee esa sección y resuelve algunos problemas para cerciorarte de que la comprendas. Haz algunos apuntes cuando leas, así podrás consultarlos cuando estudies para pruebas y exámenes. Asiste a clase preparado para hacer preguntas sobre las partes que no hayas comprendido.
  5. Asiste a todas las clases, incluso las opcionales. Si no asistes a clase, tendrás muchas más dificultades para aprender por tu cuenta. Las matemáticas son una asignatura cumulativa; por ello, si no conoces las bases, tendrás dificultades para comprender los conceptos posteriores.
    • No basta con asistir a clases, también debes prestar atención de manera activa.
    • Presta atención en particular durante las demostraciones. Algunos conceptos de álgebra se comprenden mejor cuando se demuestran. Es difícil describir con palabras la manera en la que un círculo, una elipse, una parábola y una hipérbola pueden provenir del mismo cono; no obstante, las secciones cónicas pueden comprenderse con mucha más facilidad cuando el profesor toma un modelo y te muestra la manera de “cortar” el cono.
  6. Escucha y toma apuntes en clase. Escribe y dibuja todo lo que el profesor explique en la pizarra, y todas las pistas verbales que brinde. Copia con exactitud todo lo que el profesor escriba o dibuje en la pizarra. Esto te permitirá estudiar tus apuntes más adelante. Si el profesor hace una pregunta en clase, reflexiona sobre ella y responde si sabes la respuesta.
    • Si estás confundido, haz preguntas. Los demás estudiantes podrían tener la misma pregunta que tú.
    • Revisa tus apuntes con frecuencia, así reforzarás la comprensión del material. Si hay algo que no puedes comprender, pídele ayuda al profesor.
  7. Haz la tarea. Haz toda la tarea, incluso si no tienes que entregarla o si no se calificará. Si haces la tarea, esto será como una práctica para los exámenes. Al hacer tu tarea, estarás estudiando al mismo tiempo para el examen. Tan solo leer tus apuntes podría bastar para aprobar otras asignaturas, pero no para álgebra.
    • Revisa la tarea cuando termines. Si cuentas con un manual de respuestas para estudiantes, podrás consultar la manera de resolver cada problema paso a paso. Si no cuentas con un manual de este tipo, tu libro contará con las respuestas en la parte posterior. Debes resolver los problemas de manera correcta antes de proseguir con la siguiente sección.
    • Haz preguntas sobre la tarea. Elabora una lista con los problemas que hayas tenido al hacer la tarea y llévala a la siguiente clase. Primero debes esforzarte para resolver las preguntas, ya que podrías responderlas por tu cuenta.
  8. Aprende a usar tu calculadora. Tu profesor de matemáticas podría enseñarle a tu clase a usar una calculadora o un programa de computadora determinados. Aprende a usar el programa o instrumento a la perfección. Si no has asistido a una escuela incluso por unos años luego de tu última clase de matemáticas, debes saber cómo usar las calculadoras o los programas más recientes. Busca un tutorial en Internet, así podrás practicar más.
  9. Haz los gráficos en papel cuadriculado. Para comprender el álgebra, es esencial que conozcas la manera de representar las funciones de un gráfico. Si cuentas con papel cuadriculado, podrás aprender habilidades importantes para la elaboración de gráficos y la visualización. Estas habilidades serán de utilidad para el álgebra y cualquier otra clase de matemáticas superior.

Aprobar los exámenes

  1. Asiste a las horas de atención. Las horas de atención consisten en horas que el profesor reserva específicamente para ayudarte si tienes dudas. Si hay un concepto que te causa muchas dificultades, saca provecho de este tiempo personal. Intenta determinar con exactitud qué es lo que no comprendes, en lugar de solo asistir y decir “No entiendo”.
    • También puedes acudir al laboratorio de matemáticas, si tu escuela cuenta con uno. Acude a él para buscar ayuda, si la requieres. Si tienes miedo de consultar con los miembros del personal del laboratorio, consulta con los estudiantes que trabajen allí (si hay alguno). Casi todos los estudiantes que trabajan en los laboratorios de matemáticas han estudiado álgebra. Trata de asistir en los horarios con menor concurrencia, así no tendrás que esperar para recibir ayuda.
  2. Sácale provecho a la enseñanza adicional gratuita (tutoría). Muchos colegios comunitarios y universidades tienen un cierto número de horas de tutoría gratuitas para los estudiantes. Encuentra una hora que te convenga y asiste a una sesión. Si tienes problemas con un tema en particular, enfócate en él hasta que tenga sentido.
    • Averigua la política de tu universidad a principios de año. Es posible que pierdas los privilegios de clase si no los usas el primer semestre.
  3. Crea un grupo de estudio. Si cuentas con tiempo y la capacidad para crear un grupo de estudio, esta será una manera grandiosa de comprender el material con anticipación. Asimismo, los grupos de estudio son buenos para resolver la tarea y los conceptos complicados. Una persona de tu grupo podría comprender algo muy bien y podría explicártelo de una manera que te aclare el concepto. Programa reuniones una vez a la semana o dejando una semana.
  4. Paga por tutoría adicional si la necesitas. Una sesión corta de tutoría particular puede ser más beneficiosa para ti que horas de trabajos grupales en clase porque te permite centrarte específicamente en lo que no tiene sentido. Aunque pueda parecer caro, por lo general es más barato pagar por tutoría adicional que volver a llevar el curso de nuevo.
    • Encuentra un tutor que se ajuste y entienda tu estilo de aprendizaje. Si empiezas con un tutor y sientes que no estás aprendiendo, no dudes en buscar otro.
  5. Consigue muestras de exámenes con respuestas. Si resuelves un examen de un año anterior, esta será una manera grandiosa de practicar más para el examen. Esto te dará una noción del formato del examen y de la dificultad de las preguntas. Resuelve las preguntas y luego revisa tus respuestas. Todos los errores que cometas te permitirán elaborar un plan de estudio para los conceptos en los que debas trabajar.
  6. Revisa tus pruebas y tu tarea. Las pruebas y la tarea no solo sirven para obtener calificaciones, también son una buena práctica para el examen final. Cuando te devuelvan una prueba o tu tarea, determina en qué te has equivocado. Vuelve a resolver los problemas para practicar y cerciórate de no cometer los mismos errores. Si obtienes un buen promedio en las pruebas, esto también puede ser de utilidad para aprobar, si las calificaciones de tus exámenes no son del todo buenas. Si vuelves a resolver los problemas, será menos probable que cometas el mismo error por segunda vez.
  7. Completa cualquier repaso ofrecido por tu profesor. Antes de un examen, la mayoría de los profesores se encargarán de dejar una tarea de repaso que cubre todos los temas que se evaluarán. Completar la tarea te dará una idea de los temas que realmente entiendes y aquellos en los que necesitas trabajar un poco más antes del día del examen.
    • Usa todos los recursos que tienes a tu disposición para terminar la tarea y el estudio. Consulta tus notas, libros, tareas anteriores y ayuda en línea si es necesario.
  8. Muestra todo tu trabajo. El crédito parcial es una manera grandiosa de obtener puntos en las pruebas y los exámenes. Si no muestras el proceso realizado para obtener una respuesta, corres el riesgo de que toda la pregunta se considere incorrecta, incluso si solo has agregado los dos últimos números de manera incorrecta.
    • Si muestras tu trabajo, el profesor sabrá que comprendes el concepto y que quizás hayas cometido un pequeño error aritmético.
  9. Primero resuelve las preguntas sencillas. Al rendir un examen, primero resuelve las preguntas más sencillas. Si llegas a un problema del cual no estás seguro, omítelo y prosigue. Siempre puedes regresar a estos problemas al final y concentrarte en ellos luego de haber resuelto lo demás. Recuerda que también puedes hacer preguntas durante el examen. Es probable que el profesor no pueda responderlas, pero no pierdes nada preguntando.
  10. Duerme lo suficiente la noche anterior al examen. Estudiar todo en una sola noche no será tan beneficioso para el examen como una buena noche de sueño. Si has mantenido un horario de estudio constante, no tendrás que estudiar todo en una sola noche, ya que habrás revisado todo el material a lo largo de este periodo. También cerciórate de no tener hambre durante el examen.

Consejos

  • Si tienes una discapacidad de aprendizaje, conversa lo más pronto que puedas con tu profesor sobre tus necesidades. Si requieres ayuda con este tema, acude a la oficina pertinente de tu escuela; cada persona cuenta con una situación diferente.
  • Nunca es demasiado tarde para aprender álgebra. Si eres un adulto que va a regresar a la escuela, no te sientas intimidado si tu aula está llena de estudiantes de 18 años. Conversa con tu profesor, así te cerciorarás de que comprenda tus necesidades.
  • Si estás seguro de que no podrás aprobar, retírate de la asignatura antes de la fecha límite para hacerlo. Figurarás como alumno retirado en tu registro, pero eso es mejor que contar con una mala calificación. Primero solicítale consejos al profesor.
  • Busca maneras de emplear el álgebra en tu vida. Esto no solo será de utilidad para practicar álgebra, también te permitirá comprender las aplicaciones de todo lo que hayas aprendido en clase. El álgebra se emplea en casi todo trabajo, pasatiempo y habilidad para la vida. Si no conoces ninguna aplicación para un concepto determinado del álgebra, consúltalo con el profesor.
  • No debes plagiar, sin importar la tentación que sientas. Esto no solo conlleva sanciones duras en la mayor parte de las instituciones, también es perjudicial para ti a largo plazo. Si una persona no puede aprobar un curso de Álgebra de la manera adecuada, ¿cómo aprobará los cursos de preparación de cálculo?

Cosas que necesitarás

  • Libro de texto y manual de respuestas para estudiantes. Lleva ambos a todas las clases y sesiones de estudio.
  • Calculadora (si el profesor lo permite). Cerciórate de que la tuya cumpla con los requisitos de la clase. Por lo general, tan solo necesitarás una calculadora científica para los cursos de Álgebra. Si tienes una calculadora científica antigua, considera comprar una más reciente. Los modelos más recientes pueden hacer muchas cosas útiles, como convertir números mixtos en fracciones impropias. Busca calculadoras señaladas como “algebraicas”.
  • Horario. Este te permitirá asistir a clases de manera puntual y seguir tu sesión de estudio.
  • Borradores y lápices. Los lápices son la mejor opción para la tarea, ya que podrás borrar lo que escribas si cometes un error.
  • Bolígrafos para tomar apuntes. Si cuentas con colores diferentes, esto podría ser de utilidad para tomar apuntes.
  • Papel cuadriculado. Este te permitirá practicar la elaboración de líneas, parábolas, etc.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página