Cómo defenderte cuando te amenazan los abusivos de la escuela

¿Alguna vez te ha amenazado o lastimado un abusivo? Se dice que uno de cada seis niños es víctima de abuso, como se muestra en una encuesta reciente. Sigue leyendo para aprender algunas formas de defenderte de manera segura y efectiva.

Pasos

  1. Trata de averiguar por qué eres el objetivo. ¿Hiciste algo para enfurecer a esta persona? Si fue así, ¿puedes cambiar tu comportamiento? O, ¿te acosan por una razón absurda, como el hecho de que uses correctores dentales? Si es así, reconoce que el abusivo te ataca solo porque cree que puede hacerlo. Además, él solo quiere atención y disfrutar del hecho de que tiene el poder para lastimar a otros. Lee lo que sigue para más consejos sobre cómo lidiar con estas cualidades del abusivo típico.
  2. Habla con alguien de confianza. Habla con tus mejores amigos o con tus padres antes. Diles acerca del problema. Ellos pueden tener algún consejo para los primeros pasos a seguir. Si no eres capaz de detener el abuso por tu cuenta o con la ayuda de otros con los que has hablado, no temas involucrar a tus profesores.
  3. Reúne aliados. Es muy importante tener gente que esté de tu lado en la escuela. Si tienes a muchas personas que estén de tu lado y te defiendan, los abusivos temerán hacerte alguna trastada. No necesitas un ejército. Necesitas uno o dos aliados fuertes para hacer una diferencia positiva. Deben ser amigos y si son amigos verdaderos, estarán de tu lado inmediatamente, sin importar quién sea el abusivo. Tendrás que hacer lo mismo por ellos.
  4. Combate la pelea verbal usando una o dos estrategias:
  5. Sé gracioso. Si los abusivos se burlan de ti, trata de tener respuestas ingeniosas y graciosas. No temas decir lo que piensas. Si les das una buena respuesta, pueden sentirse intimidados para responderte nuevamente. Por ejemplo: si te dibujan y el dibujo es feo, puedes decir "¡Ese dibujo es gracioso!"
  6. Evítalos. Si no eres ingenioso o divertido, simplemente evítalos. No les hables, no demuestres que te importa las cosas que dicen. Muy pronto se aburrirán con tu falta de respuesta y dejarán de molestarte.
  7. Mátalos con la amabilidad. Por ejemplo, si hacen un comentario sobre el hecho de que tu cabello luce despeinado, puedes decir: "Gracias por recordarme que debo peinarlo".
  8. Conserva la calma. El objetivo es que te molestes, así que no les des el placer de verte molesto. Mientras más reacciones puedan observar, más les gustará fastidiarte. Si demuestras poco interés, ellos harán lo mismo muy pronto.
  9. Mírate a ti mismo. ¿Eres grande en comparación a los abusivos o eres pequeño y delgado? Por lo general, a los abusivos les interesa abusar de alguien del quien pueda abusarse, ¿lo ves? Si pareces físicamente débil, eso te hará un objetivo. Sin embargo, los abusivos pueden fastidiar incluso a una persona más grande si sienten que es temerosa o tímida. Si eres pequeño la evasión puede ser tu mejor opción, pero también puedes tratar de "parecer más grande" (prueba la siguiente recomendación). Si eres grande trata de usar tu tamaño como una ventaja. La próxima vez que te acosen, cierra tus puños, infla tu pecho, párate derecho y camina directamente hacia el abusivo. Di (con una voz suave, pero peligrosa): "Creo que nunca me gustó que me hablaran de esa manera, ahora estoy seguro. No me gusta. Así que no lo hagas". Probablemente el abusivo lucirá nervioso por la confrontación, pero se burlará con valentía y dirá algo como: "¿Ah sí? ¿Y quién me detendrá?" Da un paso más cerca del abusivo y dile con una determinación firme: "Yo lo haré". Hay una probabilidad grande de que el abusivo se retire (puede empezar a reírse y luego decir: "Bueno, no es para tanto" o cualquier cosa. Entonces debes responder: "Si te tranquilizas, yo me tranquilizaré" y luego aléjate) y luego de eso, te dejará en paz. También podría decidir probarte y ver de qué estás hecho. Quizás estés hecho de goma. Puedes ver unos ejemplos en el siguiente paso.
  10. Resiste pasivamente. Si el abusivo te pone las manos encima, usa una resistencia pasiva:
  11. Afloja todos los músculos y vuélvete "resbaladizo".
  12. En la medida que sientas la tensión en el ataque del abusivo, no permitas que tu cuerpo físico la absorba. De esta manera, el abusivo se enfrentará a tu "flacidez".
  13. Ahora tensa tu cuerpo y párate lo más firme que puedas. El cambio puede causar que tu acosador pierda el equilibrio y caiga sin necesidad de usar la violencia o lanzar un puñetazo.
  14. Si otros abusivos ven ello pueden pensar que tienes superpoderes y te evitarán.
  15. Practica la resistencia pasiva con un amigo para que compruebes cómo funciona.
  16. Pelea. Si las técnicas anteriores fallan, tienes el derecho de defenderte. Si eres un niño grande tienes una buena probabilidad de ganar en una pelea. No lances el primer puñetazo, deja que la otra persona lo haga. Pero no retrocedas una vez que el abusivo te trate de golpear, aunque pierdas la pelea, ya que de esta manera, es muy probable que ganes aliados inesperados y respeto. Es muy raro que los abusivos molesten solamente a una persona. La persona que finalmente trate de pelear probablemente ganará muchos defensores entre todas las personas que fueron víctimas de los abusivos en el pasado. La realidad es que, algunas veces, esta es la única respuesta que un abusivo entiende. Si este es el caso, haz lo mejor que puedas para prepararte y cuando llegue el momento, párate y pelea.

Consejos

  • No provoques a las personas. También es una forma de abuso. Si molestas a otros hay una probabilidad muy alta de que te molesten de vuelta.
  • Aprende artes marciales. Puede ser extenuante, pero en poco tiempo sabrás cómo defenderte. Cualquiera que te moleste, temerá muy pronto de hacerlo y te dejará en paz.
  • Si el abuso llega muy lejos, detenlo y reporta a él o ella a un administrador escolar, a un oficial de policía de la escuela, a un padre, etc.

Advertencias

  • Cuida en donde pisas. Los abusivos pueden ser fanfarrones que retroceden cuando alguien los desafía o pueden ser peligrosos. Toma en serio el abuso. Trata de lidiar con ello por tu cuenta al principio, pero si no triunfas (no te preocupes, no puedes lidiar con todos los abusivos solo), pide ayuda. Habla con un padre, un profesor, un hermano o una hermana mayor o un amigo de confianza.

Cosas que necesitarás

  • Cree en ti mismo
  • Confianza
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página