Cómo vendar el dedo pulgar

Si sufres un esguince en el dedo pulgar o alguna lesión similar, debes vendarlo con firmeza para evitar que se agrave aún más y para permitir que el dedo pulgar pueda sanar. También puedes vendar tu pulgar para reducir el riesgo de lesionarte cuando realices actividades de alto riesgo, como el rugbi o el esquí. Incluso si tú mismo puedes vendar tu pulgar, deberías tener cerca a otra persona que te ayude, en caso sea posible, para que el proceso sea más fácil.

Alista el pulgar

  1. Afeita la piel. Aféitate el pelo de la muñeca y de la mano aproximadamente 12 horas antes de vendarte el pulgar.
    • Los primeros 10 cm (4 pulgadas) de la muñeca no deberán tener vello.
    • Si no te afeitas esta área, la cinta se quedará pegada a los vellos, por lo que cuando te la quites, te dolerá. Por otro lado, si te afeitas esta área inmediatamente antes de envolver tu pulgar, la piel sensible puede irritarse.
  2. Limpia el área. Antes de colocarte la cinta, debes lavarte la mano y la muñeca con agua y jabón para quitar la suciedad o el sudor. Sécate bien la piel antes de continuar.
    • Utiliza un jabón suave que no contenga colorantes ni perfumes para minimizar aún más el riesgo de desarrollar una irritación en la piel.
    • Antes de continuar, tu piel debe estar completamente seca. Es posible que el adhesivo no se pegue correctamente si la piel está grasosa o mojada.
  3. Rocía un endurecedor de piel en el área.El endurecedor de piel es un producto en aerosol que condiciona y protege la piel haciéndola menos sensible a lesiones leves, como las raspaduras o fricciones.
    • El endurecedor de piel reducirá el riesgo total de que tengas una irritación en la piel.
    • Aplica el endurecedor de piel en los primeros 10 cm (4 pulgadas) de tu muñeca, de todo tu dedo pulgar y en la parte de tu mano que se encuentra por debajo de la articulación inferior del dedo pulgar.
    • Este paso, de alguna manera, es opcional. Sin embargo, si lo omites, será muy importante que entonces le coloques una envoltura más a tu muñeca. Además, puedes optar por utilizar ambos; es decir, puedes usar tanto el endurecedor de piel como puedes colocar una envoltura más.
  4. Colócate una cinta para vendaje por debajo que te proteja. Utiliza una cinta para vendaje de poca irritación para envolver la parte afeitada de tu muñeca y la parte baja de tu mano, de tal forma que cubras esta área completamente. Las 3 o 4 primeras pulgadas (de 7.6 a 10 cm) de tu muñeca deberían estar cubiertas, junto con la parte inferior de tu mano hasta la base de la articulación del pulgar.
    • La cinta debe ser muy flexible y debe reducir el riesgo de desarrollar una irritación en la piel.
    • Suavemente, coloca cada capa de venda sobre otra mientras envuelves toda el área de tal manera que no quede nada de piel al aire libre.
    • Este paso, aunque también es opcional, es altamente recomendable. Si no sigues este paso, tendrás que utilizar un endurecedor de piel como se mencionó anteriormente. De lo contrario, el riesgo de que tengas una irritación en la piel será muy alto. No obstante, ten en cuenta que puedes utilizar tanto el endurecedor de piel como una envoltura más de venda por debajo.

Mantén fija la envoltura

  1. Ponte la venda alrededor de tu muñeca. Colócate una venda deportiva rígida alrededor de tu muñeca, de modo que cubras el área ya tratada con una venda previa.
    • Para el aseguramiento de esta base deberías utilizar una venda deportiva de 3.75 cm (1.5 pulgadas).
    • Coloca dos o tres tiras de esta venda en tu muñeca. Estas deberán ser colocadas alrededor de toda tu muñeca. La segunda tira debería estar superpuesta ligeramente sobre la primera, y la tercera (si es que utilizas una tercera) debería estar superpuesta ligeramente sobre la segunda.
    • Cubre cerca de 7.6 cm (3 pulgadas) de la parte superior de tu muñeca.
    • Debes colocar la venda de forma suave, pero firme. No te aprietes la piel o la muñeca mientras envuelvas tu muñeca con la venda, ya que, al hacer esto, podrías causarte problemas circulatorios.
  2. Asegura la venda de la membrana que se encuentra entre el pulgar y el dedo índice. Comienza desde la parte posterior de la mano y envuelve una tira de venda de 3.75 cm (1.5 pulgadas) entre tu pulgar y tu dedo índice.
    • Mantén la muñeca en un ángulo de 30 grados aproximadamente. La persona, cuyo pulgar se está envolviendo, podría fingir que se está aferrando holgadamente a una pelota o a una lata y eso debería darle el ángulo más adecuado para realizar el vendaje.
    • Empieza a colocar la venda a la altura de tu muñeca. Envuelve la cinta en la membrana que se encuentra entre el pulgar y el índice, a continuación, dejarla caer hacia abajo hasta la parte frontal de la muñeca.
    • Envuelve con el extremo de la venda la mitad del contorno de la parte superior de la muñeca para hacer que esté firme antes de que la retires.

Crea un soporte para el dedo pulgar

  1. Con la cinta, da una vuelta en el dedo pulgar.Utilizando una venda deportiva rígida de 2.5 cm (1 pulgada), coloca una tira de venda que rodee el pulgar haciendo la figura de un 8 incompleto.
    • Asegúrate de que tu muñeca todavía se encuentre en un ángulo de aproximadamente 30 grados.
    • Comienza a poner la venda en el dorso de tu mano y a la altura de tu muñeca. Extiende la venda diagonalmente hacia arriba a lo largo del lado del pulgar y coloca la venda dentro y alrededor del pulgar, luego da una vuelta por el otro lado. Coloca hacia abajo el resto de la tira diagonalmente hacia abajo hasta que alcance la palma de la mano a la altura de la muñeca.
    • La articulación, de la parte superior del pulgar, debe estar completamente cubierta.
    • Mantén la envoltura firme, pero ligera. Asegúrate de no apretarte ninguna parte de la piel o del músculo.
  2. Repite el procedimiento hasta que llegues a la base del pulgar. Haz, entre una a tres, más figuras 8 alrededor del pulgar como ya habías hecho antes, de tal forma de que lleves gradualmente los extremos de la venda más abajo del pulgar.
    • Superpón cada tira lateral nueva a la mitad de la anchura o 1.25 cm (media pulgada).
    • Cuando hayas terminado, los extremos dispersos deberían cubrir la articulación inferior del dedo pulgar.
  3. Cubre tu pulgar con tiras laterales. Envuelve dos o tres tiras de venda sobre el dedo pulgar, de tal forma que cubras la articulación superior totalmente.
    • Para este paso, vuelve a utilizar la venda deportiva de 3.75 cm (pulgada y media).
    • No envuelvas con la venda la membrana del pulgar; sino, deja que los extremos de la venda se ciernen sobre este lado por ahora.
  4. Aprieta los extremos. De manera suave, pero firme, aprieta los extremos de las tiras del pulgar que estén holgados en el interior de la membrana del pulgar.
    • Ten en cuenta que tal vez solo puedas apretar los extremos de una tira. Esto dependerá de cómo coloques las tiras laterales.
    • Aprieta los extremos totalmente, desde la parte superior hasta el pliegue del pulgar. Ten cuidado de no dejar ningún adhesivo expuesto, ya que todo debería estar pegado a la piel o a la venda.

Asegura la venda

  1. Cubre todos los extremos que estén sueltos utilizando un poco más de cinta. Ahora, usando la cinta de 2.5 cm (1 pulgada), haz una vuelta más encima de la cinta que ya esté envolviendo tu mano.
    • El objetivo principal de esta cinta adicional, aparte de proporciona más apoyo y rigidez, es acomodar y asegurar las envolturas que ya sostienen al pulgar firmemente. Por esta razón, debes asegurarte de que todos los extremos, que anteriormente eran visibles, estén cubiertos por esta capa de venda nueva.
    • Puedes cubrir las envolturas anteriores con una larga y continua hebra de venda que rodee toda la parte inferior de la mano y de la muñeca, de arriba abajo, o puedes utilizar un separador de tiras de venda. En caso utilices este separador de vendas, asegúrate de envolver cada tira alrededor de toda la mano para que de esta manera los dos extremos de la tira se encuentren y se sobrepongan una sobre la otra.
    • Independientemente de cómo envuelvas esta última capa, asegúrate de cubrir todos los extremos anteriores; es decir, debes cubrir aquellos de la membrana del pulgar, los de la muñeca y todos los demás del medio.
  2. Pon a prueba el vendaje. En este punto, el pulgar debe estar firmemente envuelto y en su lugar. Pon a prueba el trabajo que acabas de realizar moviendo suavemente el pulgar hacia atrás y hacia adelante, luego hacia adelante y hacia atrás.
    • Cuando intentes mover tu pulgar, el resto de tu mano debería moverse también. El pulgar ya no debería poder moverse solo.
    • Si el pulgar todavía puede moverse solo, puede ser que tengas que volver a realizar el proceso y añadir más cinta para asegurar aún más el dedo. Presta mucha atención a las dos articulaciones. Estas articulaciones deben estar atadas para que la envoltura sea eficaz.

Advertencias

  • Si sufres una lesión en el pulgar, acude a un fisioterapeuta u otro médico. El hecho de envolver tu pulgar no debería considerarse como un sustituto de recibir atención médica profesional.
  • No envuelvas tu pulgar si has sufrido una fractura, si tu piel es alérgica a la venda de deportes, o si tienes problemas sensoriales o circulatorios.
  • Si la venda te causa más dolor, picazón, decoloración, entumecimiento u otras molestias, retírala de inmediato.

Cosas que necesitarás

  • Máquina de afeitar
  • Crema de afeitar
  • Jabón
  • Agua
  • Toalla
  • Un producto para endurecer la piel
  • Cinta médica de poca irritación
  • 1.5 pulgadas (3.75 cm) de cinta de deportes rígida
  • 1 pulgada (2.5 cm) de cinta deportes rígida
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página