Cómo vivir una vida sana siendo diabético

Si tienes diabetes, seguramente estás considerando cómo mejorar y mantener tu salud en el largo plazo. Controlas tu diabetes exitosamente, comiendo bien, haciendo ejercicio y manteniéndote informado sobre los avances en el tratamiento de esta condición. Tu calidad de vida también depende de encontrar maneras de ser feliz, compartir con otros y divertirte. Mientras que la diabetes te afectará médicamente, es posible iniciar cada día de cero y tomar el control de tu salud, en lugar de dejarla que dicte tu rutina.

Pasos

  1. Haz una cita con tu médico para discutir tu salud general. Esto es importante, tanto para que comprendas qué te ayudará, como para no sentirte solo en el manejo de esta enfermedad. En particular:
    • Busca siempre el consejo médico ante cualquier duda o preocupación que tengas.
    • No permitas que los pequeños detalles pasen desapercibidos, hasta los cambios más nimios pueden ser significativos y cuanto más rápido se los comuniques a tu médico, mejor.
    • Si no has estado siguiendo tu dieta recomendada, o no has tomado los medicamentos como debías, tienes que visitar a tu médico.
  2. Sigue con cuidado tu dieta. Tu médico o nutriólogo debería haberte dado una dieta que debes seguir, t la dieta es clave para mantenerte bien cuando tienes diabetes. Cada individuo con diabetes tiene necesidades diferentes, así que es muy posible que tu médico haya elaborado tu dieta sugerida de acuerdo a tus necesidades específicas.
    • Si no te han dado una dieta recomendada, pide una.
    • Formula preguntas sobre las necesidades especiales que tienes y sobre dónde puedes encontrar opciones saludables si son difíciles de conseguir en tu área.
    • También recuerda cuidar lo que bebes. Muchas bebidas comerciales y hechas en casa contienen azúcar y otras adiciones, que pueden arruinar una dieta cuidadosamente seguida si no se toman en cuenta.
    • Te puede resultar útil llevar un diario de comida si estás luchando por llevar la dieta correctamente. Esto te permitirá detectar tus detonantes (como la angustia oral, cuando estás preocupado, o la ansiedad por dulces, cuando estás cansado, etc.) y te ayudará a planear con anticipación, a fin de evitar malos hábitos alimenticios.
    • Aprende a leer las etiquetas. Todos deberíamos leer las etiquetas con el contenido nutricional de los alimentos, pero para los diabéticos esto es aún más importante.
  3. Conoce qué es sano comer como diabético. La asociación de diabeticos americana (American Diabetes Association), de Estados Unidos, recomienda alimentos que sean sanos para todos, diabéticos o no, así que es agradable saber que estás comiendo por estar sano en general, no solo para controlar la diabetes. Los alimentos recomendados por la asociación incluyen:
    • Cereales integrales, vainas, fideos y vegetales con almidón (incluyendo papas sin refinar): 6 o más porciones al día. (Los panes y cereales deberían ser limitados y bajos en sodio, evitando la harina blanca.)
    • Fruta: 2 a 4 porciones al día.
    • Verduras: 3 a 5 porciones al día.
    • Carne, pescado y queso: 2 a 3 porciones al día.
    • Leche y yogurt: 2 a 3 porciones al día.
    • Grasas, dulces y alcohol: pequeñas cantidades (sujetos a la recomendación de tu médico).
    • Los condimentos deben ser bajos en sodio y sin azúcar. Revisa las etiquetas de los alimentos en sal muera, encurtidos, en conserva, marinados, ahumados y enlatados.
    • Mantente al día de los cambios sobre el consumo recomendado de alimentos, ya que se hacen revisiones de tiempo en tiempo. Obtén actualizaciones en tu correo electrónico, habla con tu médico frecuentemente y mantente al tanto de los descubrimientos nutricionales para diabéticos.
  4. Bebe al menos entre 6 y 8 vasos de líquidos al día. Mientras que el agua es absolutamente tu mejor opción, también puedes consumir té, café, agua gasificada, aguas minerales, bebidas dietéticas, polvos para preparar bebidas con edulcorante artificial, bebidas bajas en calorías, etc., a no ser que tu médico aconseje otra cosa. Tal vez debas limitar tu consumo de leche debido a su contenido de azúcares naturales, pídele consejo a tu médico.
    • Las bebidas cuyo consumo deberías evitar por completo o minimizar incluyen: bebidas deportivas, refrescos azucarados, agua y leche saborizadas, agua tónica y jugo de fruta.
  5. Incluye "golosinas" en tu dieta. Asegúrate de preguntarle a tus médicos y nutriólogo sobre el papel de las golosinas en tu dieta y qué tipo de éstas están permitidas. Mientras que los dulces y productos horneados azucarados están fuera de la cuestión, esto no quiere decir que ya no puedas disfrutar de golosinas dulces. Hay muchos buenos libros de cocina para diabéticos, tanto en las librerías como en línea, en los que podrás encontrar recetas de golosinas sin azúcar que saben deliciosas. Muchas tiendas naturistas venden dulces y golosinas para diabéticos, así que comienza a buscar sustitutos adecuados que mantengan satisfecha tu necesidad de dulces.
    • Un tentempié saludable y frugal incluye un trozo mediano de fruta fresca, una porción de yogurt, unas pocas galletas integrales, un puñadito de frutos secos, tallos de apio con puré de garbanzos, etcétera.
  6. Haz ejercicio con frecuencia. Pregúntale a tu médico cuál es la cantidad recomendada de ejercicio en tu caso. Por lo general, entre 20 y 30 minutos casi todos los días de la semana es suficiente. camina con tus amigos o, si lo prefieres, ve al gimnasio. Diferentes formas de ejercicio funcionan mejor para distintos tipos de gente, así que experimenta para encontrar el ejercicio que te guste más, después de consultar con tu médico.
    • Si tu peso te impide hacer ejercicio, pregúntale a tu médico sobre el ejercicio acuático asistido, como el aqua-jogging, los aquarobics o simplemente caminar en la alberca.
  7. Toma tus medicamentos como te lo hayan indicado. Si te has estado saltando dosis de tus medicamentos, entonces has estado omitiendo un apoyo que podría salvar tu vida, y te arriesgas a que se desarrollen complicaciones. Sigue las instrucciones de tu médico para tomar tus medicamentos a tiempo y en la dosis correcta.
  8. Ten presente las interacciones posibles entre los medicamentos y la comida, la bebida y otras medicinas. Pídele a tu médico consejos claros sobre lo que es seguro combinar con tus medicamentos y lo que no lo es, y sobre cómo equilibrar los medicamentos y el consumo de alimentos.
    • Si consultas a un médico diferente al habitual, asegúrate de que sepa que eres diabético e infórmale de los medicamentos que estás tomando. Es de vital importancia que no mezcles ciertas medicaciones. Tu médico debe saber todo lo que estás tomando, incluyendo las vitaminas y las hierbas.
  9. Mantén tus registros actualizados. Tu médico te dio una hoja de registro para llevar el historial de tus niveles de glucosa en sangre. Mientras que podría parecerte inútil o trabajoso, es importante llevar esos registros con precisión y mostrárselos a tu médico con regularidad.
    • Tal vez también quieras llevar un diario de comida y ejercicio. Cuanta más información tengas, mejor podrá aconsejarte tu médico sobre maneras de permanecer saludable y manejar esta enfermedad.
  10. Cuida las complicaciones de la diabetes. El conocimiento es poder sobre el miedo, y si sabes qué puede salir mal, tendrás más posibilidades de notar las señales con la prontitud suficiente como para hacer algo al respecto. Algunas de las complicaciones que se pueden presentar con la diabetes incluyen:
  11. Enfermedades cardiacas y apoplejía: los diabéticos tienen razones extras para tener cuidado con las enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos. La diabetes conlleva un mayor riesgo de ataques al corazón, derrames cerebrales y complicaciones relacionadas con la mala circulación.
    • Enfermedades en los riñones: la diabetes puede dañar los riñones, lo que no solo puede ser causa de que fallen, sino que también puede hacer que pierdan su capacidad de filtrar los desechos.
    • Complicaciones en los ojos: la diabetes puede causar problemas oftalmológicos y puede causar ceguera. Las personas con diabetes son más propensas a la ceguera que aquellos que no padecen la enfermedad. La detección y tratamiento tempranos de los problemas en los ojos puede salvarte la vista.
    • Salud e higiene oral: la diabetes te pone en mayor riesgo de enfermedades en las encías. Es buena idea visitar al dentista con regularidad.
    • Neuropatía diabética y daño en los nervios: una de las complicaciones más comunes de la diabetes es la neuropatía diabética. Neuropatía significa daño en los nervios que recorren tu cuerpo, conectando la columna con los músculos, piel, vasos sanguíneos y otros órganos.
    • Complicaciones en los pies: las personas con diabetes pueden desarrollar muchos problemas diferentes en los pies. Muy a menudo, estos problemas se presentan cuando hay daño en los nervios de los pies, o cuando hay mala circulación.
    • Complicaciones en la piel: un tercio de las personas con diabetes tendrán un problema en la piel causado o agudizado por la diabetes en algún momento de sus vidas. De hecho, tales problemas son, en ocasiones, el primer indicio de que una persona tiene diabetes. Afortunadamente, la mayoría de los problemas en la piel pueden prevenirse o tratados con facilidad si se detectan en las primeras etapas.
    • Gastroparesis y diabetes: la gastroparesis es un problema que afecta a las personas con diabetes tipo 1 y 2.
    • Depresión: es normal sentirse deprimido de vez en cuando, pero algunas personas sienten una tristeza que simplemente no se va. La vida parece ser inútil. Sentirse de esta manera durante la mayor parte del día por dos semanas o más es una señal de depresión severa.
  12. Busca el apoyo de personas que se preocupen por ti y de quienes saben por lo que estás pasando. Explica tu enfermedad y qué te produce a tus seres queridos y amigos. Ellos te apoyarán cuando comprendan cómo afecta tu vida. En algunos casos, probablemente descubras que tu familia y amigos estás dispuestos a ayudarte a hacer ejercicio, a elegir alimentos y acompañarte a visitar al médico. Aparte de recurrir a tu círculo cercano, también puedes contactar con personas que tienen diabetes igual que tú, uniéndote a un grupo de apoyo para diabéticos local y asistiendo a las juntas. Podrías hacer amigos nuevos y, lo más importante, tendrás un sentimiento de apoyo y descubrirás lo que hacen otras personas para sobrellevar y vivir una vida sana con diabetes.
    • También considera la posibilidad de unirte a una organización para la diabetes más grande. Aparte de ofrecer apoyo, las organizaciones para la diabetes son un buen lugar para obtener información y planes de dieta.
  13. Pregúntale a tu medico sobre cómo bajar tu azúcar en la sangre y qué hacer cuando sientes la necesidad de insulina o tentempiés para dormir (a la noche o durante el día). Lo ideal es no comer más que un tentempié ligero de proteínas cerca de la hora de dormir, especialmente no consumir nutrientes no-esenciales 2 o 3 horas antes de la hora de dormir, beber solo agua (nada de alcohol, cafeína u otros estimulantes) en tales horarios. En esos horarios, piensa que la comida todavía estará allí mañana.
    • Considera que esos bocadillos de media noche deberían estar fuera de la cuestión para personas con diabetes, según un artículo de la Clínica Mayo.
    • Si tienes hambre después de la cena, estos alimentos "libres" tienen muy pocos carbohidratos, o ninguno, así que comerte "uno" no hará que subas de peso ni aumentará tu nivel de azúcar. Escoge un alimento "libre" como:
      • Una lata de refresco dietético,
      • Una porción de gelatina sin azúcar,
      • Cinco zanahorias baby,
      • Dos galletas saladas,
      • Un barquillo de vainilla,
      • Cuatro almendras (o fruto seco similar),
      • Un chicle o caramelo duro pequeño...
    • Dale tiempo a tus nervios, hígado y sistema digestivo de terminar su trabajo y descansar, y para la recuperación general, del azúcar producida por la digestión continuada durante el sueño; Evita que el nivel de azúcar en tu sangre esté innecesariamente elevado durante el sueño. Evita que se procesen grasas o azúcares durante toda la noche en el hígado, y también deja que se elimine la indigestión.
  14. ¡Duerme con el estómago casi vacío! Duerme 6, preferiblemente 7 o más horas, para darle tiempo a los nervios y otros sistemas de que se recuperen y descansen. Esto disminuirá tus problemas de diabetes, es decir, los niveles de azúcar en la sangre y mejorará tu presión.
    • Si necesitas ayuda para dormir: (1) prueba un antihistamínico, con maleato de clorfeniramina, que no sube la presión, para que te dé sueño, hay algunos muy baratos. No utilices jarabes antihistamínicos azucarados. (2) Toma valeriana, que es una hierba altamente relajante; ayuda a dormir y es conocida por reducir los dolores y molestias corporales. Si te despiertas demasiado temprano, bebe agua y toma otra dosis de ambas cosas, si han pasado cuatro o más horas de tu primera toma. (3) Toma calcio con magnesio y vitamina D3 y complejo B, omega 3, omega 3, 6 y 9, que trabajan juntos para causar una mejor relajación y muchos otros beneficios saludables. (4) Una "pequeña porción de un alimento con proteínas" ayuda a dormir, puede ser pavo o pollo solo, y come almendras (¡come más fibras!), nueces, pecanas, semillas de girasol y de calabaza, pistaches, cacahuates rojos con piel (además ese tipo de semillas y todos los frutos secos tienen aceites esenciales).

Consejos

  • Lee mucho sobre la diabetes. Cuanto más sepas, más fuerte te sentirás para enfrentar esta enfermedad.
  • Discute con tu médico todo lo que tenga que ver con tu condición.
  • Cambiar los hábitos alimenticios de la familia para que se ajusten a tus necesidades los beneficiará a todos. Seguir una dieta de diabético no significa comer comidas aburridas; quiere decir estar más conciente de lo que es sano y lo que no lo es, y preparar mucha comida saludable en casa.
  • La dieta tiene un papel importante en el manejo exitoso de la diabetes. Desarrolla una dieta diabética de comidas sanas evaluando tus necesidades nutricionales diarias.

Advertencias

  • Las reacciones a demasiada insulina inyectada, en ocasiones, se presentan inesperadamente. Informa a los que te rodean que en raras ocasiones podrías necesitar, por ejemplo: azúcar, refresco, leche, jugo de naranja. Añade algo como "Cuando me comporte como si estuviera borracho o confundido, pregúntenme cómo está mi azúcar y ofrézcanme algo dulce, para usar la insulina extra".
  • A lo mejor te sucede lo contrario, así que a lo anterior añade: "Por otro lado, a lo mejor comí demasiado para la dosis anterior y necesito un pequeño ajuste de insulina, a fin de utilizar el azúcar extra y mantener el equilibrio correcto, en lugar de un bocadillo ".
  • Sigue siempre las instrucciones que te dio tu médico. La diabetes es una enfermedad seria y las consecuencias podrían ser duraderas si no se trata correctamente.

Cosas que necesitarás

  • Diario de comidas
  • Medicamentos
  • Hoja de registro
  • Alimentos y bebidas saludables
  • Equipo de ejercicio, si es necesario, o solo buenos zapatos para caminar.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página