Cómo preparar tiropita

Tiropita (τυρόπιτα) es una pasta griega con queso que viene en distintos tamaños y que generalmente se hornea en bandejas grandes. Está hecha de masa filo y rellena de queso feta. Es un aperitivo o acompañamiento inusual y delicioso.

Pasos

  1. Desmenuza el queso feta. Puedes hacerlo con un par de tenedores. Bate los huevos.
  2. Incorpora los huevos batidos al queso feta. Refrigera la mezcla por aproximadamente 30 minutos. Hacerlo es opcional, pero te da tiempo para preparar todo lo demás.
  3. Derrite la mantequilla a temperatura baja y mantenla tibia. Si deseas, puedes clarificar la mantequilla quitando los trozos blancos sólidos.
    • Mantén la mantequilla tibia en una cacerola de barro pequeña, sobre una fuente de calor muy baja, o almacénala en un tarro pesado de cerámica. Puedes colocarla en el horno microondas por unos segundos y luego hacer lo mismo para recalentarla.
  4. Despliega la masa filo y extiéndela sobre papel encerado. Mide el extremo más corto y decide si la vas a cortar en dos, tres o cuatro tiras. Es preferible tener franjas muy anchas que cortarlas demasiado estrechas.
  5. Usa tijeras limpias o un cuchillo afilado para cortar las hojas de masa filo en tiras de aproximadamente 10 cm (4 pulgadas) de ancho. Puedes cortar una pila de varias hojas a la vez.
    • Doblar la masa sobre sí misma mientras avanzas puede ayudarte a hacer cortes rectos, paralelos al borde.
  6. Trabaja con un número moderado de hojas a la vez, tal vez una docena o un número similar. Enrolla las sobrantes firmemente en papel encerado y almacénalas en la nevera hasta que desees usarlas. Cuando la masa filo se seca, se rasga mucho más fácilmente.
  7. Extiende una cantidad generosa de papel encerado sobre una mesa y ten a la mano el relleno, la mantequilla derretida, el pincel de repostería, bandejas o placas de horno y la masa filo.
  8. Extiende una tira de masa sobre el papel encerado y aplica una cantidad generosa de mantequilla derretida tibia. La mantequilla hace que la masa filo, al hornearse, se ponga crujiente. (En la foto, en vez de papel encerado, hay una bandeja de horno azul de silicona, para obtener contraste).
  9. Coloca una o dos cucharadas de la mezcla de queso feta en uno de los extremos de la tira de masa. Puedes calcular la cantidad al ojo según el tamaño de la tira.
  10. Dobla la masa alrededor del relleno en diagonal, de forma que la esquina alcance el extremo opuesto.
  11. Dobla la tiropita hacia arriba, siguiendo el borde.
  12. Repite la doblez en diagonal y en forma recta hasta que llegues al final. Si sobra algo de masa, métela dentro o simplemente dóblala sobre la parte exterior.
    • Esta es la misma manera en que se dobla la bandera de los Estados Unidos después de que la han doblado dos veces a la mitad.
  13. Con el pincel, aplica mantequilla derretida a toda la superficie exterior.
  14. Coloca la tiropita sobre una bandeja de horno en una sola capa dejando poco espacio libre entre cada una. Si estás preparándolas antes de un evento, puedes apilarlas entre hojas de papel encerado y congelarlas hasta que vayas a hornearlas.
  15. Hornéalas a 190 °C (375 °F) de 15 a 20 minutos hasta que estén doradas y crocantes. Las tiropitas congeladas tardarán un poco más en hornearse que las que han sido descongeladas previamente. Sírvelas calientes.

Ingredientes

  • 900 g (2 lb) de queso feta, escurrido para eliminar el exceso de líquido y desmenuzado
  • Cáscara de limón
  • Queso ricota o requesón (opcional)
  • Nuez moscada (opcional)
  • Nueces tostadas (opcional)
  • Miel (opcional)
  • Espinaca (opcional). Añadir espinaca convierte el platillo en “spanakopita”
  • 3 huevos, batidos
  • 1 o más cubos de mantequilla
  • 450 g (1 lb) de hojas de masa filo. Si está congelada, descongélala completamente en la nevera, aún dentro del paquete.

Consejos

  • No seas mezquino con el queso. La diferencia entre una tiropita increíble y una mediocre reside principalmente en la calidad del queso.
  • Come la tiropita con tus dedos, pero asegúrate de tener servilletas cerca y un plato debajo.
  • Las tiropitas horneadas que sobren todavía pueden comerse, pero la masa filo no se mantendrá tan crujiente. Recaliéntalas por 2 minutos en el horno a 180 °C (350 °F) para que vuelva a estarlo.
  • Si el feta es muy agrio, puedes mezclarlo con un poco de ricotta o requesón (queso cottage), después de haber drenado el exceso de líquido usando estameña. Debes drenarlo para evitar que la mezcla resultante sea muy aguada.
  • Cuando dobles una tiropita, resiste la tentación de presionarla o estrujarla, especialmente las esquinas vacías. Debe quedar holgadamente envuelta y la masa debe quedar vacía y crujiente en las esquinas.
  • Es posible preparar este platillo sin hacer tantas dobleces. Coloca cinco hojas de masa filo untadas con mantequilla sobre una bandeja de horno. Esparce la mezcla de huevo y queso en una capa de aproximadamente 1,5 cm (1/2 pulgada) de grosor y coloca otras cinco a diez capas de masa encima. Aplica mantequilla en cada hoja de masa filo. Corta la capa superior con tijeras en línea recta y luego una vez más en diagonal. Así obtendrás el corte tradicional en forma de diamante. Ajusta el tiempo de horneado según sea necesario.
  • La masa filo más gruesa es un poco más fácil de trabajar, pero la más delgada permite obtener una corteza más crujiente.
  • Compra la masa filo. Se requiere gran habilidad y mucho espacio para prepararla, ya que debe ser muy delgada.
  • Intenta añadir nueces toscamente picadas para probar otra variedad.
  • Patching phyllo.La masa filo es delicada pero flexible. Si se desgarra, aplica un poco de mantequilla con un pincel, párchala con un trozo extra y sigue trabajando con cuidado. Las rasgaduras no se notarán cuando esté horneada.

Advertencias

  • Debes tener suficiente tiempo para la preparación y la limpieza posterior, especialmente si eres un novato respecto a manipular masa filo. Dominar esta receta requiere de práctica y paciencia, pero vale la pena.
  • Manipula los huevos crudos y demás ingredientes de forma adecuada.

Cosas que necesitarás

  • Un cepillo de repostería
  • Una bandeja de horno
  • Papel encerado
  • Tijeras o un cuchillo afilado
  • Tazones para mezclar
  • Una cacerola o tazón para la mantequilla
  • Bandejas para almacenar las tiropitas, si vas a congelarlas
  • Abundante espacio sobre una mesa o aparador. Limpia bien la superficie de trabajo antes y después de la preparación.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página