Cómo hacer la postura perfecta en yoga

La postura perfecta, también llamada postura de adepto o “Siddhasana” es una postura que estira tus caderas, rodillas, músculos abdominales, y espalda. Tambien ayuda a regular la producción de hormonas y estabiliza la energía sexual.

Poniéndose en la posición inicial

  1. Siéntate en el suelo con tus piernas extendidas. Mantén tu columna recta con tus brazos descansando a tus lados.
  2. Dobla tu rodilla izquierda. Levanta tu talón izquierdo hacia tu ingle. Descansa tu talón en la base de tu espinilla.
  3. Pon tu tobillo derecho en la parte de adentro de tu tobillo izquierdo. Pon tu tobillo derecho en la parte de arriba de tu hueso púbico.

Haciendo la postura

  1. Escoge una posición de manos. Hay tres opciones básicas para colocar tus manos:
    • Descansa tus manos en tus muslos. Las palmas pueden estar hacia arriba o abajo.
    • Pon tus palmas juntas sobre tu corazón en posición de rezo.
    • Descansa tus manos con las palmas hacia arriba en tu rodillas. Haz un circulo con tu dedo índice y pulgar.
  2. Mantén tu espalda recta. Imagina que tu columna está conectada a un hilo que está siendo jalado hacia arriba desde tu coronilla.
  3. Cierra tus ojos y vuelve tu mirada hacia adentro. Mantén la posición por un minuto.
  4. Vuelve a la posición anterior, sentado en el piso con tus piernas extendidas. Acuéstate lentamente y cierra tus ojos. Puedes descansar en esa posición hasta por cinco minutos.

Consejos

  • Siéntate en una frazada doblada, un bloque, o almohada para meditar para que esta posición sea más cómoda.
  • Levanta tu cadera por encima de tus rodillas para reducir el estrés en tu cadera, rodillas, y espalda. Esto también permitirá que tu ingle se abra más y tu columna esté más recta.
  • Considera sentarte con tu espalda apoyada en la pared para asegurarte que no te encorves.

Cosas que necesitarás

  • Colchoneta para yoga
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página