Cómo curar un disco cervical herniado o protuberante

Se llama "disco protruido" a aquel disco vertebral que sobresale del canal medular, a veces comprimiendo un nervio durante el proceso. A veces también llamado "disco herniado", en realidad un disco protruido es técnicamente diferente y menos grave que un disco herniado. Las protrusiones discales aparecen de forma natural durante el proceso de envejecimiento. Mucha gente tiene discos protruidos en la espina cervical sin llegar a presentar síntomas ni requerir tratamiento. Cuando un disco cervical protruido resulta doloroso, se puede tratar en casa o en la consulta del médico de distintas formas. Normalmente, un tratamiento eficaz requiere tiempo, cambios de actividades, y ejercicios específicos. En algunos casos es necesario recurrir a la cirugía.

Cuidarse

  1. Aprende a reconocer los síntomas de un disco protruido. Estos síntomas pueden incluir debilidad muscular, pérdida de movilidad o dolor agudo en el cuello. También puede aparecer una sensación de hormigueo o entumecimiento, o dolores agudos que irradian desde el cuello hacia el brazo, el hombro o a la mano, en los casos en los que el disco protruido comprime algún nervio.
  2. Aplícate frío sobre el cuello en cuanto aparezca el dolor. Está comprobado que el frío reduce la inflamación y alivia el dolor al adormecer la zona. Aplícate frío constantemente durante períodos de veinte minutos a lo largo de las primeras 24 o 48 horas.
  3. Toma un antiinflamatorio no esteroideo. Entre estos fármacos se encuentran el ibuprofeno, la aspirina o el naproxen ("Aleve" es uno de sus nombres comerciales). Hazlo en cuanto aparezca el dolor. Toma el antiinflamatorio regularmente durante unos cuantos días, pero no sobrepases la dosis de 2400 mg al día.
  4. Rota el disco con calor húmedo. Una vez que pasen las primeras 24 o 48 horas pasa de aplicar frío sobre la zona afectada a aplicar calor. Date un baño, una ducha o utiliza una toalla caliente para aplicar calor húmedo. Esto puede ayudar a calmar los músculos. Cuando aparece una hernia discal, los músculos que rodean la espina cervical tienden a engarrotarse.
  5. Reduce las actividades que impliquen el movimiento o la postura forzada del cuello durante unos días. Normalmente, un disco protruido mejora en unos cuantos días siempre que se le permita recuperarse. No es necesario permanecer en la cama, pero limitar los movimientos de rotación y las malas posturas durante unos días y descansar el cuello tumbándose de vez en cuando suele ayudar.

Buscar asistencia médica profesional

  1. Pide cita con tu médico de cabecera habitual. La visita al médico es necesaria si el dolor es extremadamente agudo, continúas perdiendo movilidad pasadas las primeras 72 horas, o el dolor permanece después de seguir un tratamiento en casa durante una semana. Entre las pruebas que pueden realizarte se encuentran la palpitación, los rayos x y lo exámenes de rango de movimiento. Aquí tienes algunos tratamientos corrientes que suelen recomendar los médicos:
    • Es posible que tu médico te recete otros medicamentos, incluyendo esteroides y relajantes musculares como Robaxin y Soma.
    • Es posible que el médico te prescriba un collarín si hay dolor agudo y debilidad muscular. Podrás encontrarlo en una farmacia o una tienda de artículos de ortopedia.
    • Una vez pasados varios meses o varias semanas, es probable que el médico te prescriba un estudio por imagen para asegurarse de que todo vaya bien y comprender la evolución de la lesión. Algunas técnicas de estudio por imagen son: la resonancia magnética (RM), la mielografía, la tomografía computarizada (TC), o la electromiografía (EMG).
  2. Acude a un fisioterapeuta. La fisioterapia incluye ejercicios de estiramiento y enderezamiento, que fortalecen los músculos responsables de sujetar el cuello. Además, se suelen incluir movimientos de tracción que ayudan a aliviar suavemente la tensión del cuello durante periodos cortos de tiempo. Fortalecer los músculos abdominales y reducir el índice de grasa corporal también es importante para evitar futuras recaídas en la lesión.
  3. Acude a un terapeuta ocupacional. La terapia ocupacional puede ser necesaria si la forma en que trabajas o tu rutina diaria ha sido el causante de que aparezca o empeore la hernia discal. Estos terapeutas pueden ayudarte a mejorar tu forma de caminar, sentarte o permanecer de pie para reducir el dolor. Deberás tener especial cuidado cuando levantes objetos pesados.
  4. Acude a un quiropráctico. También es posible que necesites la ayuda de un quiropráctico para recuperar la movilidad del cuello y liberar la articulación, de forma que el disco cervical pueda volver a su posición original. No necesitas que el médico te remita al quiropráctico para acudir a su consulta.
  5. Considera la opción de someterte a cirugía. Considera la posibilidad de someterte a una operación quirúrgica solo si has probado otros tratamientos convencionales sin obtener resultados satisfactorios pasado un periodo de seis semanas como mínimo. Tu médico de cabecera te remitirá a un especialista que pueda aconsejarte sobre este tipo de procedimientos. Entre los posibles procedimientos quirúrgicos se incluyen la discectomía cervical anterior, la discectomía cervical posterior, el remplazo artificial del disco y la discectomía microendoscópica mediante técnicas poco invasivas. La mayoría de los procedimientos implican la extracción del disco dañado.

Consejos

  • Para evitar futuras lesiones es importante perder peso y fortalecer los músculos abdominales. Además, deberás trabajar con técnicas adecuadas de levantamiento y corregir tu postura.
  • Aunque la mayoría de los discos cervicales protruidos se corrigen en un periodo de entre 4 y 6 semanas, en los casos en los que hay que recurrir a la cirugía, la recuperación puede llevar entre 3 meses y un año.

Cosas que necesitarás

  • bolsa de frío instantáneo
  • antiinflamatorio no esteroideo
  • ducha o baño
  • toalla
  • collarín
  • fisioterapeuta
  • terapeuta ocupacional
  • inyecciones esteroideas
  • resonancia magnética
  • médico
  • descanso
  • relajantes musculares
  • cirugía (opcional)
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página