Cómo derretir cobertura de chocolate o almond bark

La cobertura de chocolate o almond bark es una salsa fantástica de chocolate que puede ponerse en moldes para sumergir fruta, pretzels o galletas, aunque su nombre pueda hacerte creer otra cosa. El truco es, por supuesto, derretirla adecuadamente y sin quemarla.

Usa un baño María

  1. Pica la cobertura de chocolate en pedazos pequeños. Cuando cortas la cobertura de chocolate en pedazos pequeños es más fácil de derretir. No necesitas picar tu cobertura de chocolate si venía en discos pequeños, como viene algunas veces.
  2. Coloca la cobertura de chocolate en la parte superior del baño María. Un baño María está formado por dos componentes: una olla grande llena de agua y otra olla, más pequeña, que se coloca encima de la olla grande. El baño María ayuda a asegurar que el chocolate no se queme mientras lo derrites, ya que con el uso de ambas ollas lo calientas indirectamente.
  3. Llena la olla inferior con agua. Coloca la olla superior con el chocolate encima de la olla grande con el agua. Ponlo a fuego de medio a alto.
  4. Revuelve constantemente la cobertura de chocolate. El chocolate empezará a derretirse casi inmediatamente. Revuélvelo para evitar que se queme. Cuando todos los pedazos se hayan derretido, apaga el fuego y saca la olla superior de la olla inferior.

Usa el horno de microondas

  1. Pica la cobertura de chocolate en pedazos pequeños. Los pedazos más pequeños de cobertura de chocolate se derriten más rápido, como ya lo hemos indicado. No hay necesidad de picar la cobertura de chocolate si ya está en pedazos pequeños.
  2. Pon la cobertura de chocolate en un tazón adecuado para el horno de microondas. Es importante que el tazón sea adecuado para el horno de microondas o podría romperse al calentarse. Pon dentro del microondas el tazón con la cobertura de chocolate.
  3. Calienta la cobertura durante 30 segundos. Cuando pase este tiempo, saca el tazón cuidadosamente porque puede estar caliente; revuelve la cobertura y vuelve a meterlo al horno de microondas. Sigue calentando la cobertura en tandas de 15 segundos, saca el tazón y revuélvelo después de cada tanda. Como la cobertura de chocolate se quema fácilmente es necesario calentarla en segmentos muy breves.

Usa el horno

  1. Precalienta el horno a 48 °C (120 °F). Tómate el tiempo de romper la cobertura en pedazos, mientras el horno se calienta. Pon los pedazos de cobertura en un molde sin engrasar.
  2. Mete el molde al horno. Deja que la cobertura se caliente por 15 minutos aproximadamente. Una vez pasado este tiempo, sácala del horno. La cobertura debe de verse suave, pero no completamente derretida: no te preocupes, en realidad ya está derretida.
  3. Revuelve la cobertura de inmediato. Sigue revolviendo hasta que no queden pedazos. Usa la cobertura derretida para sumergir cosas deliciosas o para verterla en un molde para chocolate.
  4. Listo.

Consejos

  • Puedes comprar un aditivo tipo parafina en tiendas especializadas. Este ayuda a “adelgazar” el chocolate derretido, permitiendo que se ponga más maleable; además, le da más rigidez y firmeza al producto frío ya terminado.

Advertencias

  • No dejes que el agua toque el chocolate. No se mezclará y causará que el chocolate pierda aparentemente su capacidad para pegarse a cualquier cosa, ocasionando que se hagan grumos sobre un residuo ralo y acuoso.
  • No le agregues leche con la esperanza de hacer “chocolate con leche” ni como agente adelgazante. La leche contiene un 87% de agua y el calor del chocolate puede causar que las proteínas de la leche se separen, produciendo el mismo producto arruinado que si le agregaras agua.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página