Cómo ayunar para perder peso

Lamentablemente, algunas dietas comunes (como la de Norteamérica) están compuestas por demasiados alimentos refinados y muy poco ejercicio. Esta combinación ha dado lugar a una sociedad en la que es casi imposible mantener un peso saludable y normal. Asimismo, existe una inmensa cantidad de dietas de moda, lo que genera mucha confusión y frustración en todos aquellos que intentan bajar de peso. Lo ideal es que los mejores métodos para bajar de peso cuenten con una combinación de una dieta saludable y ejercicio, una cantidad adecuada de sueño, y una disminución del estrés y la ansiedad. Una manera de iniciar tu programa para bajar de peso consiste en llevar a cabo un ayuno. El ayuno permite limpiar tu cuerpo de las toxinas y la mucosidad antes de iniciar la dieta a largo plazo, lo que será de utilidad para tener más éxito en el futuro.

Ayunar para bajar de peso

  1. Determina la duración del ayuno. Este ayuno para bajar de peso debe llevarse a cabo por un mínimo de 5 días, así será eficaz a largo plazo. No obstante, este solo debe durar un máximo de 20 días. Puedes volver a realizarlo más de una vez, pero debes contar con 10 días de descanso (como mínimo) entre cada ayuno.
  2. Consigue o prepara una mezcla de psyllium. Esta mezcla de psyllium está diseñada para brindarle ayuda a tu cuerpo en el transcurso del ayuno. Esta consiste en una mezcla líquida elaborada con cáscara de psyllium, consuelda, suero de leche en polvo, raíz de malvavisco, corteza de olmo resbaladizo, equinácea, bentonita en polvo, bolsa de pastor, ñame silvestre, alga marina y corteza de arrayán.
    • Puedes elaborar el líquido por tu cuenta (si tienes algún conocimiento sobre los remedios de hierbas) o puedes adquirirlo en una tienda de alimentos naturistas.
    • El principal componente de este líquido es la cáscara de psyllium, la cual genera una reacción que aumenta el volumen de tu sistema digestivo.
    • La consuelda, el suero de leche en polvo, la raíz de malvavisco y la corteza de olmo resbaladizo son de utilidad para controlar la cantidad y la calidad de la mucosidad en tus intestinos.
    • La equinácea, la bolsa de pastor, la corteza de arrayán y la bentonita en polvo permiten desintoxicar tu cuerpo y tu sistema digestivo.
    • Los ñames silvestres permiten controlar los espasmos y los cólicos en tus intestinos.
    • El alga marina es de utilidad para regular los minerales que se encuentran en tu sistema digestivo.
  3. Empieza tu día consumiendo la mezcla de psyllium y una mezcla de proteínas en polvo. Durante todos los días de este ayuno, tendrás que consumir 2 cucharadas de la mezcla de psyllium y 2 cucharadas de proteína en polvo a la hora del desayuno.
    • Las 2 cucharadas de la mezcla de psyllium y las 2 cucharadas de proteína en polvo deben combinarse en algún tipo de líquido. La mezcla de psyllium tiene un mejor sabor si se combina con jugo de tomate, manzana o piña.
  4. Toma una sopa de verduras en el almuerzo. Durante todos los días de este ayuno, tendrás que consumir 1 cucharada de la mezcla de psyllium y 2 cucharadas de proteína en polvo a la hora del almuerzo. Asimismo, puedes tomar un tazón de sopa de verduras ligera en el almuerzo, siempre y cuando esté elaborada con vegetales sin almidón.
    • La mezcla de psyllium y la proteína en polvo deben combinarse en un líquido. La mezcla de psyllium tiene un mejor sabor si se combina con jugo de tomate, manzana o piña.
  5. Consume una ensalada en la cena. Durante todos los días de este ayuno, tendrás que consumir 2 cucharadas de la mezcla de psyllium y 2 cucharadas de proteína en polvo. También puedes cenar una ensalada elaborada con vegetales sin almidón.
    • La mezcla de psyllium y la proteína en polvo deben combinarse en un líquido. La mezcla de psyllium tiene un mejor sabor si se combina con jugo de tomate, manzana o piña.
    • Puedes rotar la sopa y la ensalada entre el almuerzo y la cena, si así lo deseas.
  6. Bebe un mínimo de 12 tazas de líquido todos los días. Tendrás que beber un mínimo de 12 tazas de líquido durante todos los días de tu ayuno. Puedes consumir cualquier líquido. Estas 12 tazas deben ser adicionales al líquido que combines con la mezcla de psyllium y la proteína en polvo.
  7. Debes hacer ejercicios durante 20 minutos todos los días. Debes realizar ejercicios aeróbicos durante 20 minutos todos los días, así garantizarás que tu dieta sea eficaz y equilibrada. Debes cubrir estos 20 minutos en una sola sesión y no dividirlos en varios momentos del día.

Probar el ayuno de 3 días con jugo

  1. Bebe 240 ml (8 oz) de jugo de ciruelas. Bebe 240 ml (8 oz) de jugo de ciruelas al despertar el primer día de tu ayuno con jugo. Espera 30 minutos y vuelve a beber 240 ml (8 oz) de jugo de ciruelas.
  2. Bebe la mayor cantidad posible de jugo de manzana. El primer día de tu ayuno, bebe la mayor cantidad posible de jugo de manzana diluido, hasta las 6 p. m. El jugo de manzana diluido consiste en una mezcla compuesta por mitad de zumo y mitad de agua destilada. No consumas nada desde las 6 p. m. hasta las 9 p. m.
  3. Elabora una mezcla especial para consumirla a las 9 p. m. Prepara y bebe la mezcla indicada a continuación a las 9 p. m. del primer día de ayuno. Luego de beber esta mezcla, no consumas nada más hasta las 8 a. m. del siguiente día.
    • Vierte el zumo de 2 naranjas y 1 limón en una licuadora.
    • Echa de 5 a 10 cucharadas de aceite de oliva en la licuadora.
    • Agrégale de 1 a 3 dientes de ajo finamente picados (opcional).
    • Licúa hasta tener una mezcla uniforme.
  4. Inicia el segundo día realizándote un enema con agua tibia. Realízate un enema con agua tibia al despertar en el segundo día de tu ayuno. Cundo termines, bebe 240 ml (8 oz) de jugo de ciruelas. Puedes realizarte un enema con agua tibia de la siguiente manera:
    • Compra con anticipación una bolsa para enema en una farmacia.
    • Llénala con aproximadamente 2 tazas de agua de grifo tibia.
    • Échate de costado izquierdo con las rodillas dobladas y apuntando hacia tu pecho.
    • Antes de recostarte o sentarte, cuelga la bolsa para enema a una distancia aproximada de 30 a 45 cm (de 12 a 18 pulgadas) encima del lugar en donde se encontrará tu recto.
    • Extrae la tapa del extremo del tubo del enema e introduce la punta en tu recto, a una profundidad de 7,5 a 10 cm (3 o 4 pulgadas).
    • Abre la válvula de la bolsa para enema y deja que el agua fluya con lentitud hacia tu recto.
    • Mantén el agua en el interior de tu recto por un tiempo mínimo de 15 minutos, antes de arrojarla al inodoro.
  5. En el segundo día, realiza las mismas indicaciones brindadas para el primer día. Luego de consumir el jugo de ciruelas en la mañana, empieza a beber el jugo de manzana diluido hasta las 6 p. m., tal como lo has hecho en el primer día. Luego no consumas nada entre las 6 p. m. y las 9 p. m. Vuelve a consumir la mezcla especial a las 9 p. m.
  6. Repite el mismo proceso el tercer día. El tercer día de tu ayuno debe ser exactamente idéntico al segundo. Empieza realizándote el enema con agua tibia. Bebe 240 ml (8 oz) de jugo de ciruelas. Bebe la mayor cantidad posible de jugo de manzana diluido hasta las 6 p. m. No comas nada entre las 6 p. m. y las 9 p. m. Consume la mezcla especial a las 9 p. m.
  7. Consume 2 cápsulas para el colon 3 veces al día. Debes consumir 2 cápsulas para el colon 3 veces al día (mañana, tarde y noche) cada uno de los tres días en los que harás un ayuno con jugo. No consumas ninguna otra vitamina o suplemento mineral en estos tres días.
    • Las cápsulas para el colon contienen extracto de cáscara sagrada, espino negro, raíz de jengibre, raíz de hidrastis, hojas de frambuesa, semillas de hinojo, ruibarbo turco, lobelia y pimienta roja.
    • Puedes elaborar las cápsulas por tu cuenta (si tienes cierto conocimiento sobre los remedios de hierbas) o puedes adquirirlas en una tienda de alimentos naturistas.
    • El extracto de cáscara sagrada, el espino negro y el ruibarbo turco son de utilidad para controlar la movilidad del colón, de modo similar al de un laxante. No obstante, el extracto de cáscara sagrada también es de utilidad para tonificar el colon.
    • La raíz de jengibre y las semillas de hinojo disminuyen los retorcijones o las náuseas generados en los intestinos mientras se realiza una limpieza o un ayuno.
    • La hidrastis fortalece las membranas mucosas.
    • La hoja de frambuesa es un emoliente que relaja los intestinos.
    • La lobelia permite controlar las reacciones nerviosas en los intestinos.
    • La pimienta roja hace que la circulación sanguínea aumente.

Llevar a cabo un ayuno de limpieza con una mezcla de limón

  1. Determina la duración del ayuno. Este ayuno puede llevarse a cabo hasta por 10 días. No obstante, además de los días en los que ayunarás, también tendrás que tomarte algunos días para detener el ayuno. Si optas por llevar a cabo este ayuno durante 10 días, requerirás 5 días para detener el ayuno. Por lo tanto, deberás planificar 15 días en los que comerás y beberás de manera estructurada.
    • No puedes consumir ningún alimento en lo absoluto en el periodo de ayuno.
    • Si es necesario, puedes beber una taza de té de menta o un poco de caldo de vegetales durante las noches de tu ayuno, si requieres cierta variedad.
  2. Elabora la mezcla de limón. La parte principal de este ayuno es la mezcla de limón que debes consumir a diario. Prepara la mezcla en una cantidad suficiente como para un día, así facilitarás las cosas.
    • Combina 2 tazas de zumo de limón o lima con 1 taza de jarabe de arce y 1 cucharadita de pimienta roja como mínimo.
    • El zumo de limón o lima debe provenir de limones o limas frescos, no de zumo embotellado.
    • El jarabe de arce debe ser de grado B o C, ya que estos poseen un contenido mineral más elevado.
    • Si deseas, puedes agregar más de una cucharadita de pimienta roja.
  3. Bebe de 6 a 12 vasos de la mezcla de limón todos los días. Para beber la mezcla de limón, debes mezclar 3 cucharadas de la misma con 240 a 300 ml (8 a 10 oz) de agua purificada. La bebida de 240 a 300 ml (8 a 10 oz) elaborada con agua y la mezcla de limón se considera como un vaso de esta mezcla. Debes consumir 6 vasos de esta mezcla como mínimo, pero puedes consumir la cantidad que desees.
  4. Realiza un enema con agua tibia las primeras tres mañanas. Debes realizarte un enema en las mañanas de los tres primeros días de tu ayuno. Puedes realizarlo de la siguiente manera:
    • Compra con anticipación una bolsa para enema en una farmacia.
    • Llénala con aproximadamente 2 tazas de agua de grifo tibia.
    • Échate de costado izquierdo con las rodillas dobladas y apuntando hacia tu pecho.
    • Antes de recostarte o sentarte, cuelga la bolsa para enema a una distancia aproximada de 30 a 45 cm (de 12 a 18 pulgadas) encima del lugar en donde se encontrará tu recto.
    • Extrae la tapa del extremo del tubo del enema e introduce la punta en tu recto, a una profundidad de 7,5 a 10 cm (3 o 4 pulgadas).
    • Abre la válvula de la bolsa para enema y deja que el agua fluya con lentitud hacia tu recto.
    • Mantén el agua en el interior de tu recto por un tiempo mínimo de 15 minutos, antes de arrojarla al inodoro.
  5. Consume 2 cápsulas para el colon 3 veces al día. Debes consumir 2 cápsulas para el colon 3 veces al día (mañana, tarde y noche) cada uno de los tres días en los que harás un ayuno con jugo. No consumas ninguna otra vitamina o suplemento mineral en estos tres días.
    • Las cápsulas para el colon contienen extracto de cáscara sagrada, espino negro, raíz de jengibre, raíz de hidrastis, hojas de frambuesa, semillas de hinojo, ruibarbo turco, lobelia y pimienta roja.
    • Puedes elaborar las cápsulas por tu cuenta (si tienes cierto conocimiento sobre los remedios de hierbas) o puedes adquirirlas en una tienda de alimentos naturistas.
    • El extracto de cáscara sagrada, el espino negro y el ruibarbo turco son de utilidad para controlar la movilidad del colón, de modo similar al de un laxante. No obstante, el extracto de cáscara sagrada también es de utilidad para tonificar el colon.
    • La raíz de jengibre y las semillas de hinojo disminuyen los retorcijones o las náuseas generados en los intestinos mientras se realiza una limpieza o un ayuno.
    • La hidrastis fortalece las membranas mucosas.
    • La hoja de frambuesa es un emoliente que relaja los intestinos.
    • La lobelia permite controlar las reacciones nerviosas en los intestinos.
    • La pimienta roja hace que la circulación sanguínea aumente.

Detener el ayuno

  1. Determina el tiempo que debes tomarte para detener un ayuno. Todos los ayunos deben detenerse con cuidado y de manera lenta. En general, detener un ayuno requiere la mitad de la duración del propio ayuno. Por lo tanto, si tu ayuno ha durado 10 días, tendrás que tomarte 5 días para detenerlo.
    • En comparación con los ayunos cortos, los que duran más 3 días son más difíciles de detener. Esto se debe a que tu cuerpo se acostumbra a no recibir comida y empieza a sentirse bastante bien. Podrías sentir que es inapropiado consumir alimentos en este punto, pero es necesario.
  2. Empieza a detener tu ayuno durante la noche. La clave para detener un ayuno con lentitud consiste en no consumir una cantidad abundante de alimento de manera súbita y demasiado pronto. Para detener un ayuno con lentitud, empieza en la noche para que el sueño te interrumpa y evite que comas más de lo debido.
  3. Detén el ayuno consumiendo melón. El primer día en el que detengas tu ayuno, desayuna una cantidad pequeña de melón (o alguna otra fruta bastante jugosa). Bebe jugos diluidos de manzana, uva o naranja en el transcurso del día. Consume otra cantidad pequeña de melón en la cena.
  4. Consume tres comidas pequeñas. El segundo día en el que detengas tu ayuno, consume tres comidas pequeñas compuestas por fruta en el desayuno, el almuerzo y la cena. Bebe jugo de fruta en el transcurso del día.
  5. Incluye vegetales en tus comidas. Desayuna fruta el tercer día en el que detengas tu ayuno. Luego consume una ensalada de vegetales crudos en el almuerzo y en la cena. Consume jugo de fruta en la mañana y jugo de vegetales en la tarde y en la noche.
  6. Sigue la dieta de “limpieza interior” los demás días. A partir del cuarto día en el que detengas tu ayuno, planifica tus comidas enfocándote en la dieta de “limpieza interior”.

Llevar a cabo la dieta de “limpieza interior”

  1. No consumas determinados alimentos en el transcurso de la dieta. No podrás consumir los siguientes alimentos (salvo que se indique lo contrario) durante todo el tiempo que dure esta dieta: productos lácteos, papas, aguacates, frutas secas, granos, frejoles, tomates, productos horneados, berenjena, azúcar, miel, jarabe de arce, bananas, pasta, alimentos conservados, carne, café, té negro o alcohol.
    • Asimismo, debes consumir la menor cantidad posible de sal.
    • No consumas ninguna vitamina ni suplementos minerales durante esta dieta.
  2. Empieza tu día consumiendo yogur y fruta. Bebe un vaso de agua caliente con el zumo de un limón todos los días antes del desayuno. En el desayuno, bebe como mínimo 240 ml (8 oz) de jugo de manzana o toronja. Consume hasta 5 cucharadas de yogur natural y 230 g (1/2 lb) de fruta fresca como mínimo.
    • Con respecto al jugo de fruta y las frutas, puedes consumir una cantidad mayor a la indicada, pero debes consumir como mínimo la cantidad mencionada.
  3. Almuerza un caldo mineral de vegetales. En el almuerzo, consume 2 tazas de caldo mineral de vegetales y una ensalada que contenga como mínimo 8 cucharadas de vegetales crudos. Si deseas, puedes mezclar tu ensalada con aceite de oliva, zumo de limón, ajo, jengibre o algas marinas.
  4. Cocina vegetales para la cena. En la cena, consume otras 2 tazas de caldo mineral de vegetales. Además, consume un mínimo de 3 tipos diferentes de vegetales cocinados (ya sea al vapor o salteados). Si deseas, puedes consumir otra ensalada en la cena, o comer una tajada mediana de pan integral con mantequilla.
  5. Bebe todo el jugo que desees en el transcurso del día. Esta dieta te permite beber todo el jugo de fruta que desees en el transcurso del día. Esta también te permite comer todos los vegetales crudos o frutas que desees entre cada comida.
    • Si has consumido vegetales o frutas, espera 30 minutos antes de volver a consumir alguno de ellos.
  6. Prepara tu propio caldo mineral de vegetales. El caldo mineral de vegetales puede prepararse con facilidad y cuenta con los siguientes ingredientes: 2 tazas de pedazos de zanahorias, 2 tazas de cáscara de papa con un grosor de 0,5 cm (¼ de pulgada), 2 tazas de coronas de beterraga, 3 tazas de apio (con las hojas incluidas) y 2 tazas de perejil fresco.
    • Si no puedes conseguir alguno de estos vegetales, puedes omitirlo o puedes compensarlo aumentando la cantidad de alguno de los demás.
    • Coloca todos los vegetales en una cacerola y agrégales agua destilada. Cocina la mezcla a fuego lento por 20 minutos.
    • Cuela los vegetales del caldo y deséchalos.
    • Si deseas, puedes agregar ajo, cebolla, otros vegetales, miso o algún otro aderezo.

Consejos

  • La mayor parte de los ayunos pueden llevarse a cabo en cualquier lugar; no obstante, debes planificar tu horario de modo que te encuentres en casa cuando ayunes, por si empiezas a sentirte mal o a perder demasiada energía. Algunos ayunos están diseñados para no disminuir tu energía, pero cada persona responderá de manera diferente a cada ayuno, por lo que no es fácil predecirlo.

Advertencias

  • Siempre conversa con un doctor antes de probar dietas o ayunos nuevos, así te cerciorarás de que sean adecuados para ti. Asimismo, consulta con el doctor o los farmaceutas para cerciorarte de que los medicamentos que consumas no cuenten con interacciones negativas con los diversos suplementos de hierbas que consumirás en el transcurso del ayuno.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página