Cómo hacer la inhalación francesa con el humo del cigarrillo (cascada irlandesa)

La inhalación francesa (también conocida como la cascada irlandesa) es un truco para fumar básico donde una nube densa de humo sale de tu boca y se eleva hacia tu nariz. Aprenderás este truco rápidamente una vez que hayas aprendido a fumar. Si quieres saber cómo hacer la inhalación francesa la próxima vez que fumes, sigue estos pasos.

Pasos

  1. Sin inhalar toma una calada larga de cigarrillo. Esta es la base del truco. Deja caer tu mandíbula y empuja tu lengua a la parte posterior de tu boca para mantener el humo en tu boca pero fuera de tus pulmones. Inhala todo lo que puedas sin sofocarte o asfixiarte. Necesitarás el humo para realizar el truco.
    • A algunas personas les gusta mover el humo de mejilla a mejilla o inflarlas antes de pasar al siguiente paso. Tendrás una mejor idea de lo que funciona para ti a medida que te sientas más cómodo con el truco.
  2. Abre tu boca lentamente. Libera el humo a un ritmo lento pero constante. Si lo haces muy rápido, entonces el humo saldrá de tus pulmones y no serás capaz de inhalarlo con tu nariz. No expulses el humo como lo haces normalmente; espera a que comience a fluir fuera de tu boca.
  3. Saca tu labio inferior. Una vez que tus labios estén ligeramente separados, debes empujar tu labio inferior hacia afuera como si tuvieras una submordida o como si fueras a soplar el humo hacia tus cejas o tu frente.
  4. Expulsa el humo con tu lengua. Para mantener la densidad del humo o para que "se vea bien", empuja tu lengua hacia adelante desde la parte posterior de tu boca. Esto aligerará el humo y hará que salga a través de tu boca formando una nube densa. Intenta usar tu lengua para direccionar el humo hacia arriba, no hacia adelante como fluiría normalmente.
  5. Inhala el humo por tu nariz. Cuando sientas el humo flotando hacia tu nariz, comienza a inhalarlo cuidadosamente a través de tus fosas nasales. Hazlo lentamente o puedes tener una sensación desagradable. Continúa liberando el humo de tu boca y déjalo fluir directamente hacia tu nariz. Esto recicla el humo de tu boca y lo lleva de vuelta a tu garganta.
  6. Continúa inhalando a través de tu nariz hasta que hayas expulsado todo el humo de tu boca. Sigue este proceso hasta que todo el humo haya salido de tu boca. Si es demasiado para ti, puedes simplemente liberar el resto del humo por tu boca e intentarlo nuevamente.

Consejos

  • Este truco funciona mejor en interiores, lejos del viento y de corrientes de aire.
  • Inhalar mucho humo (como con pipas o cachimbas) no es un buen principio para realizar el truco; las pipas, los habanos, y cigarrillos funcionan mejor.
  • Exhalar por tu nariz antes de abrir tu boca ayuda a que el truco fluya más suavemente.
  • Este truco no funciona si tienes un resfriado.

Advertencias

  • Al principio, cuando estás aprendiendo el truco o si eres un fumador principiante, la intensidad del humo puede causar que tosas.
  • Este truco puede verse genial, pero puede dañar gravemente tus senos paranasales.
  • Esta técnica utiliza el "producto" eficientemente y no desperdicia mucho humo.
  • Fumar (especialmente fumar excesivamente) puede causar daño irreparable a tus pulmones y otros órganos.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página