Cómo calmar una tos de forma natural

Una tos persistente puede ser muy irritante. Quieres dormir, pero no puedes dejar de toser; quieres ir al trabajo, pero tu tos suena como si fueras a echar un pulmón por la boca. Afortunadamente, hay formas en las que puedes calmar tu tos sin siquiera tener que acudir al doctor. A través de medidas básicas de cuidado personal, ingredientes disponibles en tu cocina, la inhalación de vapor, el consumo de suplementos y las posturas de yoga, podrás deshacerte de la tos en un instante. Empieza leyendo el primer paso de este artículo para obtener más información.

Prevenir la tos persistente

  1. Haz gárgaras de agua con sal. Cuando toses mucho, tu garganta puede irritarse e inflamarse. El agua con sal trata la inflamación y reduce la irritación de la garganta. Esta también puede ayudar a aflojar las secreciones que te hacen toser. Preparar agua con sal para hacer gárgaras es muy fácil, solo haz lo siguiente:
    • Vierte un vaso de agua tibia, agrega ½ cucharadita de sal y bate el agua hasta que toda la sal se disuelva.
    • Haz gárgaras con el agua de tres a cinco veces al día para obtener resultados más rápidos.
  2. Asegúrate de mantenerte hidratado. Cuando bebes mucha agua, es menos probable que las secreciones en tu garganta y tu nariz se solidifiquen e irriten tu garganta; es más, el agua suele diluir las secreciones. Mantenerte hidratado también es importante para tu salud general porque elimina los virus y las bacterias de tu sistema. Puedes beber otros líquidos además de agua para mantenerte hidratado. Entre estos están:
    • El agua de coco, el té caliente de hierbas o el té verde, las sopas, los jugos de fruta y las bebidas energéticas como Gatorade.
  3. Mantén tu cabeza y tus hombros levantados cuando te vayas a dormir. Si has notado que tu tos empeora de noche, esto se debe a que las secreciones se acumulan en la parte posterior de tu garganta mientras duermes. Esto irrita el recubrimiento de tu garganta y hace que tu tos expulse las secreciones. Puedes evitarlo manteniendo tu cabeza levantada mientras duermes para que las secreciones no se congestionen en tu garganta. Para hacerlo:
    • Apoya tu cabeza y tus hombros sobre varias almohadas para que tu cabeza esté levantada por encima de tu pecho.
  4. Evita usar perfumes y otras fragancias fuertes. Incluso si adoras los perfumes, es mejor evitarlos cuando tienes tos. Los perfumes pueden causar irritación, lo cual hace que tu cuerpo produzca más secreciones. Cuando tu cuerpo produce más secreciones, es más probable que tosas más seguido, lo que lo convierte en un círculo vicioso. Evita los perfumes mientras te recuperas.
  5. Deja de fumar y evita el humo de los fumadores activos. Si bien dejar de fumar nunca es fácil, si quieres deshacerte de tu tos, tendrás que dejar de fumar. Si no sabes qué hacer para dejar de fumar, lee este artículo.
    • Si no eres un fumador, trata de evitar el humo de los cigarrillos mientras te recuperas de la tos. El humo puede irritar los filamentos pequeños que se encuentran en tu garganta, lo que hace que las secreciones se formen y que surja la tos.
  6. Ejercítate con frecuencia para mejorar tu inmunidad. El ejercicio puede mejorar tu inmunidad. Si te ejercitas tres o cuatro veces a la semana por un mínimo de 30 minutos por sesión, tu cuerpo se volverá más fuerte y combatirá con más facilidad las infecciones que causan tos.
    • Trata de realizar ejercicios cardiovasculares (como correr, hacer senderismo, manejar bicicleta y nadar) y también ejercicios de fortalecimiento (como levantar pesas, hacer estiramientos y practicar yoga).

Usar suministros de tu cocina

  1. Agrégale miel a tus bebidas y comidas para combatir la infección. La miel es un remedio natural maravilloso. Es un expectorante natural, lo que significa que ayuda a que tus secreciones fluyan con más libertad. También es antiviral y antibacteriana, lo que quiere decir que puede combatir las infecciones virales y bacterianas que causan tos. Además, la miel también tiene propiedades analgésicas que ayudan a eliminar las secreciones y aliviar la irritación de garganta. Para usar miel, haz lo siguiente:
    • Agrega una cucharadita de miel en una taza de leche o té caliente y bébelo en la noche, antes de irte a dormir.
    • También puedes ingerir una cucharada de miel al día.
  2. Bebe té verde en la noche, antes de irte a dormir. El té verde contiene enzimas y antioxidantes que atacan a los radicales libres (los cuales pueden hacer que te enfermes, al igual que los virus y las bacterias), los cuales podrían causarte una inflamación. Beber una taza de té en la mañana y en la noche, antes de irte a dormir, puede aliviar tu garganta y ayudarte a acelerar el proceso de recuperación.
  3. Aumenta tu consumo de pimienta. La pimienta ocupa un lugar en los mostradores de las cocinas no solo porque le agrega sabor a las comidas, sino también porque tiene propiedades terapéuticas. Estas propiedades ayudan al flujo de las secreciones, lo cual puede ayudar a aliviar tu tos.
    • Fríe 2 o 3 granos de pimienta negra y mastícalos bien.
    • Aplasta 2 o 3 granos de pimienta negra y agrégalos a una taza con agua. Deja que el agua hierva. Cuando la cantidad de agua se reduzca a la mitad, cuela la pimienta, agrega una cucharada de miel y bébelo.
    • Muele 4 o 5 granos de pimienta negra y agrégales una cucharada de miel. Mézclalo bien y consume esta mezcla antes de irte a dormir.
  4. Haz una bebida con zumo de limón, miel y pimienta roja para aliviar la tos. Los limones son ricos en vitamina C; la vitamina C ayuda a combatir las infecciones y reducir la inflamación de tu garganta. Al aliviar la inflamación de garganta, tu tos se volverá menos frecuente.
    • Exprime el zumo de un limón y agrega una cucharada de miel y un poco de pimienta roja al zumo. La pimienta roja también ayudará a despejar tus senos paranasales. Mezcla bien los ingredientes y bebe la mezcla.
  5. Bebe un poco de jugo de toronja todos los días para calmar tu tos. El jugo de toronja es un expectorante natural, lo que significa que elimina las secreciones de tu nariz y tu garganta. Este afloja y elimina las secreciones, lo que ayuda a eliminar la tos. Este también es una fuente rica de vitamina C y otros nutrientes.
    • Bebe un vaso de jugo de toronja todos los días o come la mitad de una toronja.
    • También puedes agregarle miel a tu jugo de toronja si su sabor te parece muy amargo.
  6. Bebe un poco de jugo de cebolla. El olor fuerte de las cebollas puede hacerte llorar y aliviar tu tos. El jugo de cebolla elimina la congestión que provoca la tos. Además, la cebolla tiene propiedades antivirales, antibacterianas y antimicóticas que pueden ayudar a combatir toda infección que cause tos. Para preparar un jugo de cebolla, haz lo siguiente:
    • Corta una cebolla en pedazos y muélelos para preparar un jugo. Toma ½ cucharadita de jugo de cebolla y agrega 1 cucharadita de miel. Mezcla bien y bébelo para aliviarte. Puedes beber la mezcla dos veces al día hasta aliviar tu tos.
  7. Bebe un poco de té de kion. Las propiedades antivirales del kion pueden ayudar a tratar una tos provocada por infecciones virales. El kion es un antihistamínico natural y el gingerol, su principal componente, calienta las fosas nasales y elimina las secreciones. Para preparar tu propio té de kion, haz lo siguiente:
    • Elige un pedazo de kion que tenga un tamaño aproximado de 2,5 cm (1 pulgada) y muélelo. Agrega el kion molido a una taza con agua y hiérvelo por unos minutos. Cuela el agua y bébela dos veces al día.
  8. Consume más ajo. Las propiedades antibacterianas y antimicrobianas del ajo ayudan a tratar la tos. Inhalar el penetrante olor del ajo ayuda a combatir los hongos y las bacterias. El ajo también contiene alicina, la cual mejora tu sistema inmunológico y puede evitar que tu tos regrese.
    • Muele 4 o 5 dientes de ajo, agrégales una cucharadita de miel y come la mezcla.
    • Si no te apetece comer ajo crudo, también puedes consumir suplementos de ajo.
  9. Masca un poco de regaliz. La glycyrrhiza es el ingrediente activo del regaliz. Su propósito es formar una capa fina en tu garganta, la cual evita que la inflamación causada por la tos empeore. Esta también diluye la flema que puede hacerte toser.
    • Puedes mascar pedazos de regaliz o beber té de regaliz.
  10. Bebe agua con fenogreco remojado en ella. El fenogreco es una buena fuente de vitaminas, minerales y otros nutrientes. Este puede nutrir tu cuerpo y aliviar tu tos. Deja una cucharadita de fenogreco reposando toda la noche en agua y bebe el agua a la mañana siguiente con el estómago vacío.

Recurrir a un tratamiento con vapor de hierbas

  1. Inhala un poco de vapor con aroma a menta. La menta contiene mentol, el cual ayuda a aliviar la garganta inflamada y calmar los espasmos de tos. Al mismo tiempo, este también puede diluir las secreciones y ayudar a expulsarlas cuando te limpias la nariz. Puedes inhalar vapor de menta haciendo lo siguiente:
    • Hierve 200 ml de agua. Agrega tres gotas de aceite de menta al agua hirviendo. Coloca una toalla sobre tu cabeza para que también cubra la olla y forme un tipo de carpa con vapor. Inhala el vapor hasta que sientas que tus senos paranasales se despejan y tu garganta está menos irritada.
    • Puedes hacerlo tres veces al día si tu tos es algo grave.
  2. Haz vapor con infusión de eucalipto. El eucalipto cuenta con propiedades antisépticas que ayudan a encoger los tejidos hinchados que cubren tus fosas nasales. Al igual que la menta, puede aliviar tu garganta y ayudar a despejar tus senos paranasales. Para preparar una inhalación con vapor de eucalipto, haz lo siguiente:
    • Hierve una olla con agua. Agrega tres o cuatro gotas de aceite de eucalipto y bate la mezcla. Coloca una toalla sobre tu cabeza (tal como se indicó en el último paso) para que forme un tipo de carpa en tu cabeza y la olla. Inhala el vapor profundamente.
  3. Crea un vapor de cúrcuma que puedas inhalar. La cúrcuma posee propiedades antivirales y antibacterianas porque contiene curcumina. La curcumina alivia la congestión en el pecho, lo cual puede aliviar una tos fuerte. Para preparar un baño de vapor de cúrcuma, haz lo siguiente:
    • Agrega dos cucharaditas de cúrcuma en polvo a agua hirviendo. Coloca una toalla sobre tu cabeza, tus hombros y la olla con agua. Inhala el vapor de la cúrcuma.

Consumir suplementos para calmar una tos

  1. Consume un suplemento de vitamina C para mejorar tu sistema inmunológico. La vitamina C es un antioxidante fuerte, ya que fortalece tu sistema inmunológico, lo que significa que puede ayudar a tu cuerpo a combatir la infección que provoca la tos.
    • Debes tratar de consumir alrededor de 40 mg de vitamina C al día. Puedes hacerlo consumiendo un suplemento de vitamina C o comiendo alimentos ricos en vitamina C como las naranjas, los limones, la espinaca, el brócoli y las fresas.
  2. Consume suplementos de hierro, en especial si la causa de tu tos es el consumo prolongado de un medicamento para la presión arterial elevada. Algunos medicamentos para la presión arterial pueden reducir tus niveles de hierro y hacer que sufras de tos. Si bien no debes dejar de consumir tus medicamentos sin consultarle antes a un doctor, puedes consumir suplementos de hierro para ayudar a detener la tos.
    • Consume suplementos que te brinden un consumo diario de 10 a 20 mg de hierro.
  3. Consume tabletas de vitamina B12 para controlar tu tos. Cuando sufres una insuficiencia de vitamina B12, puedes desarrollar una tos crónica. Si consumes suplementos de vitamina B12, lo más probable es que tu tos se alivie. La vitamina B12 ayuda a tus nervios a funcionar adecuadamente. Cuando no cuentas con una cantidad suficiente de vitamina B12 en tu sistema, la irritación de los nervios puede provocar tos.
    • Los adultos deben consumir 2,4 mcg de vitamina B12 al día.
  4. Prueba las tabletas de ginseng. El ginseng es conocido por mejorar la salud, reducir la fatiga y nutrir a la corteza cerebral del cerebro. Este es un adaptógeno, una substancia que fomenta la salud aliviando el estrés físico y mental. Este también puede mejorar tu sistema inmunológico mientras combate la tos existente.

Practicar posturas de yoga para aliviar la tos

  1. Prueba la postura del ángulo inclinado con apoyo. Este ejercicio de yoga es simple y te permite relajarte. Este reduce la tos relajando el sistema respiratorio. Siéntate en el piso con las piernas cruzadas. Estira tus muslos hacia afuera lentamente para que ambos pies se toquen entre sí. Mueve tus manos para reposar sobre tus rodillas con tus palmas hacia arriba y respira profundo por tres minutos.
    • Puedes adoptar esta postura con más facilidad colocando una almohada o una manta doblada debajo de cada uno de tus muslos para que la postura no se sienta tanto como un estiramiento.
  2. Practica la inclinación hacia adelante. Esta postura de yoga es útil para reducir la congestión de los senos paranasales, lo que a su vez ayuda a eliminar la tos. Antes de empezar, coloca una silla frente a ti de modo que el asiento apunte en tu dirección y coloca una almohada en él, ya que reposarás la cabeza sobre la silla.
    • Párate con los pies separados a una distancia equivalente al ancho de tu cadera e inclina tu cuerpo de modo que tu cabeza toque la almohada en la silla. Si no puedes alcanzar la silla, coloca tus manos en la silla e inclina la mitad superior de tu cuerpo hacia la almohada lo más que puedas. Mantén esta postura entre 5 y 10 minutos. Esto ayudará a expulsar las secreciones de tus senos paranasales.
  3. Prueba la postura del puente con apoyo. Esta postura permite que tu sangre circule libremente dentro y fuera de tu pecho, y mejora la circulación en la mitad superior de tu cuerpo. Debes tratar de mantener esta postura por cinco minutos.
    • Coloca una almohada o una manta doblada en el piso. Recuéstate de modo que tu espalda se apoye en la almohada. Dobla tus rodillas para que tus pies queden rectos sobre el piso. Deja que tus manos cuelguen en los costados y respira profundo.
  4. Adopta la postura de piernas levantadas contra la pared. Esta postura de yoga es útil si tienes un pecho muy congestionado, ya que ayuda a aliviar la sensación de estar lleno que tienes cuando tu pecho y tus senos paranasales están congestionados.
    • Recuéstate boca arriba con las piernas reposando contra la pared de modo que estén verticales sobre tu cuerpo. Mantén esta postura por dos minutos. Esto ayudará a que la sangre se desplace de tus piernas a tu pecho, así podrás eliminar las secreciones que te causan la tos.

Advertencias

  • Si tu tos persiste por varias semanas o si empeora, considera reservar una cita con un doctor.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página