Cómo dar el golpe de una pulgada

Lanzar el golpe de una pulgada, movimiento popularizado por Bruce Lee, dejará a los espectadores atónitos con tu fuerza. El golpe de una pulgada emplea el fa jin (poder explosivo) para generar una cantidad enorme de impacto a una distancia extremadamente cercana. Será importante ponerse en la posición correcta, sino tu golpe solo te dejará con dolor de muñeca. Ve al paso 1 para aprender este movimiento impresionante.

Ponerse en posición

  1. Ponte de pie cerca a lo que vayas a golpear. El golpe de una pulgada se llama así porque el golpe se lanza a una pulgada (3 cm) de distancia, aunque en realidad son 7 a 15 cm, si cuentas al ancho de tu puño. Para realizar este golpe, tendrás que estar bastante cerca de la persona o blanco que vayas a golpear. Calcula la distancia para estirar tu brazo hacia el blanco; tu codo deberá estar ligeramente doblado a un ángulo de poco menos de 45 grados.
    • Si puedes estirar tu brazo y no logras tocar el blanco, estarás demasiado lejos; tendrás embestir hacia adelante para golpearlo, lo cual restará fuerza a tu golpe. Ponte un poco más cerca.
    • Si tu codo está doblado en el ángulo correcto o cerca de él, tendrás que irte un poco hacia atrás.
    • El término “una pulgada” en realidad es un aproximado. El objetivo será golpear a una distancia muy cercana, no exactamente a una pulgada (3 cm).
    • Después de practicar el golpe unas cuantas veces, tendrás que calcular la distancia correcta de tu blanco sin tener que extender el brazo anteriormente.
  2. Pon hacia adelante el pie de la mano con la vas a golpear. Si vas a golpear con tu mano derecha, tu pie derecho deberá apuntar hacia el espacio entre los pies del blanco y si vas a golpear con tu mano izquierda, pon el pie izquierdo hacia adelante. Dobla tu rodilla a una posición cómoda y párate con el torso centrado.
    • Tus pies no deberán estar a la izquierda ni a la derecha del blanco, tendrán que apuntar directamente hacia él.
    • No te inclines hacia adelante en dirección al blanco, sino no podrás golpearlo con toda tu fuerza.
  3. Deja caer detrás de ti el pie de la mano con la que no vas a golpear. Si vas a golpear con tu mano derecha, tu pie izquierdo deberá estar ligeramente detrás de tu centro de gravedad y si vas a golpear con tu mano izquierda, tu pie derecho deberá estar un poco atrás. Lo usarás para saltar hacia adelante cuando hagas el golpe.
    • Asegúrate de que tu torso esté centrado, no hacia adelante ni hacia atrás.

Golpear con fuerza

  1. Pon tu mano cerca al blanco. Deberás estar a una pulgada o dos de tu blanco (3 a 7 cm), ya sea una bolsa o el pecho de una persona. Ten presente que tratar de golpear debajo del nivel del pecho será mucho más difícil. Tendrás la mejor fuerza si golpeas en línea recta desde tu pecho al de otro.
  2. Haz un puño. Pon tu mano de modo que tus dedos estén sobre tu palma. Tendrán que apuntar hacia tu muñeca. Coloca el pulgar sobre el dedo índice. Tu puño deberá ser firme, pero no muy presionado. Si estás demasiado tieso, no tendrás la flexibilidad necesaria para golpear con fuerza.
    • Si vas a tratar de tomar a alguien por sorpresa, deberás hacer el puño justo en el último segundo. Podrás engañar a alguien haciendo un puño con la mano con la que no vas a golpear y desplazándola hacia atrás; la otra persona verá la mano retrocediendo en vez de la mano que usarás para golpear.
  3. Haz un movimiento hacia adelante y golpea. Sincroniza los movimientos de tu brazo y cuerpo de modo que el golpe tenga la mayor fuerza posible. Golpea con la fuerza de tu cadera y peso. Si bien tu fuerza se lanza a una distancia muy corta, asegúrate de golpear tu blanco, no empujarlo. Cuando hagas contacto con el blanco, tu mano deberá rebotar hacia atrás, no tendrá que seguir desplazándose hacia adelante empujándolo.
  4. Al golpear, mueve rápidamente la articulación de la muñeca hacia arriba. El movimiento rápido hacia arriba de la muñeca será parte esencial del golpe de una pulgada y es lo que lo diferencia de los demás. Cuando muevas tu muñeca rápidamente, tu pulgar deberá apuntar hacia arriba. Imagina que es como sacar de un tirón una caña de pescar cuando un pez muerde el anzuelo.
    • Asegúrate de que tu muñeca no se mueva de derecha a izquierda al golpear. Deberás moverla rápida y directamente hacia el blanco.
  5. Sigue practicando con algo acolchado. Para saber cuánta fuerza ejerces con el golpe tendrás que pedirle a un amigo que sostenga algo suave como un directorio telefónico sobre su pecho (no sobre su corazón). Un golpe poderoso tendrá que desequilibrar a la persona.

Consejos

  • Asegúrate de que tus piernas estén firmes, de que tu cintura gire y que el pecho se expanda. Los movimientos correctos te garantizarán que el brazo se extienda al blanco.
  • ¡Recuerda que la práctica hace al maestro! ¡Lograrlo podría tomarte meses o incluso un año!
  • Será crucial que todo tu cuerpo se mueva al unísono, sino tu fuerza estará limitada.
  • Trata de visualizar que traspasarás el blanco, no solo que te detendrás cuando hagas contacto.
  • ¡Será crucial que cuides tus manos! Usa el producto Dit Da Jow para que prepares tus manos.
  • ¡Lo más importante será usar tu cadera! Incluir la cadera al golpear el blanco hará que tu golpe tenga una cantidad exponencial de energía.

Cosas que necesitarás

  • Algo acolchado suave o una bolsa especial para golpear
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página