Cómo ser un padrastro o madrastra amoroso y de apoyo

Formar una familia nueva siendo padrastro o madrastra puede ser algo complejo, aunque tengas o no tengas hijos, así que prepárate para sumergirte. Conócete a ti mismo y a tus fortalezas y debilidades.

Pasos

  1. Date cuenta que no hay un manual para construir sobre una familia ya existente; todos sentimos un poco de tristeza por lo que hemos perdido. Los niños y los adultos llevan esas cargas de manera diferente. Encontrar tu lugar en la nueva familia es el hilo que mantendrá todo junto.
  2. Determina qué es lo que te mantiene con los pies en la tierra. ¿Dónde encuentras consuelo? Si esto es algo que nunca te habías preguntado o que no sepas, es absolutamente esencial que hagas esa búsqueda en tu alma, porque en los tiempos más difíciles tendrás que encontrar tu propia fortaleza.
  3. Lee todo lo que puedas sobre cómo ser padrastro, pero recuerda encontrar tu propio estilo. La ayuda siempre está disponible si la buscas. Muchos grupos religiosos ofrecen orientación y el asesoramiento individual o de familia también pueden ayudarte. Algunas veces todo lo que necesitas es un lugar seguro donde desahogarte. Puedes hacerlo con un amigo compasivo y de confianza.
  4. Discúlpate cuando sea necesario. Respeta siempre a tu pareja y crea una unión con sus hijos, así como respetas y tienes una unión con los tuyos.
  5. Llega a un acuerdo con tu pareja sobre la disciplina. Los padres, sin importar su situación, a veces tienen desacuerdos sobre cómo disciplinar a sus hijos. Discute todos los problemas que puedas de antemano para que puedan atacarlos como un equipo. Préstale atención a los patrones; pueden decirte mucho sobre cuáles podrían ser los problemas futuros.
  6. Crea un hogar amoroso y comprensivo. Esto le da a los niños la estabilidad que necesitan para sentirse seguros.
  7. Ve con calma. No esperes que los niños te acepten de inmediato. Espera retrocesos. Deja que la relación se desarrolle a su propio ritmo.

Consejos

  • Nunca le digas a los niños que son inmaduros o que tienen malos modales. No es nada apropiado. Si lo haces, crearás tensión y harás que no te acepten.
  • A veces aprendemos lecciones aunque no estemos preparados para recibirlas. Reaccionar a las dificultades de la vida a menudo requiere una reacción retardada para que puedas obtener perspectiva. Aquí es cuando tienes que tomar una decisión. ¿Vas a dejar que pase tiempo para obtener perspectiva o vas a expresar tus emociones antes de evaluarlas? Ten en mente qué es lo que te da paz para cuando necesites una distracción.
  • Recuerda que los niños se sentirán heridos cuando su rutina cambie desfavorablemente para ellos. Debes tomar la calma como tu lema; empeorar una situación que ya es difícil no dará buenos resultados.
  • Si tú los respetas, debes esperar lo mismo a cambio.
  • Pasen tiempo juntos y fomenta las nuevas relaciones. Los niños necesitan saber que tu matrimonio es fuerte. Demuéstraselos tomando el tiempo de escucharlos junto con tu pareja. Incluso si protestan, cenen juntos, vayan al parque, etc. Ellos recordarán el tiempo que pasen juntos. La clave es el trabajo en equipo.

Advertencias

  • Si el otro padre sigue vivo, lo mejor que puedes esperar en cuanto a tu relación con tus hijastros, es ser un buen amigo. No vas a ser la "nueva mami" o el "nuevo papi" de los niños. Ya tienen uno, muchas gracias, y se sentirán indignados si tratas de tomar esa posición, el padre que no tiene la custodia estará furioso y tu pareja se verá en una posición incómoda.
  • Busca ayuda profesional si tu hogar siempre está lleno de tensión, si tu pareja no puede o no quiere contribuir emocionalmente para construir una familia fuerte, o en caso de abuso.
  • Velo a largo plazo. Los hijastros probablemente no te apreciarán a ti ni lo que hiciste por ellos y por sus padres (para bien o para mal) hasta que sean adultos (al igual que tú viste a tus padres de manera diferente cuando creciste). Los mismos hermanastros que ahora pelean todo el tiempo se apoyarán dentro de 10 años.
  • Es posible que los niños sigan tristes por la pérdida de su primera familia, así que trata de ayudarlos a lidiar con la pérdida siendo compasivo. Si la pérdida es muy grande o si están en negación, la ayuda profesional puede ayudarlos.
  • Nunca hables mal o critiques a un padre biológico ausente o a sus hijos. Ni siquiera lo hagas si hay la más remota posibilidad de que te escuchen. Incluso en casos de abuso o abandono, los niños tienden a ser muy leales a sus padres biológicos.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página