Cómo irse de la escuela temprano

A veces la escuela te puede ocasionar problemas cuando menos te lo esperas. Muchas veces, puede ser complicado intentar resolver estos problemas y llegar temprano a casa. Por fortuna, existe una solución para ello. Si quieres aprender cómo, continúa leyendo.

El método de la migraña

  1. Solo di que tienes migraña. Cuando le cuentes a la enfermera qué sucede, dile que tienes un dolor pulsante y palpitante en un lado de la cabeza. Puedes usar algunas de las excusas siguientes:
    • Una intensidad moderada a severa de dolor de cabeza
    • Un dolor de cabeza que empeora con las actividades físicas habituales
    • Náuseas
    • Sensibilidad a la luz y al ruido

El método del vómito

  1. Finge que vomitas. Corre al baño sin pedir permiso (nadie de verdad en apuros preguntaría “¿puedo ir a vomitar?”) y haz sonidos falsos de arcadas, pero no tan exagerados como para que se den cuenta de que son falsos.
  2. Debes tener u poco de comida que puedas masticar y que luzca como vómito en tu boca.
  3. Ve directo a la enfermería o clínica. No vuelvas al salón de clases, ya que nadie que de verdad haya vomitado regresaría y lo anunciaría. Ve donde la enfermera y cuéntale qué “pasó”. Te enviará a casa. Si te cree, este método siempre funciona. Pero tampoco puedes “vomitar” dos veces en la semana, tanto por los profesores y la enfermera que no te creerán, ¡como por lo vergonzoso que resulta que la escuela crea que no puedes pasar un día sin arrojar!

El método de la herida

  1. Tropiézate y cáete en el pasillo. No te hagas daño de verdad, pero si tus compañeros te ven caerte, no tratarán de desmentirte más adelante en el proceso.
  2. Camina con una leve cojera durante el resto del camino al salón de clase. No vayas demasiado lento o alguien causará alboroto, pero no camines tan rápido como harías normalmente.
  3. Cuando llegues al salón, dile a tu profesor con una voz algo dolida “Estaba en el pasillo cuando me tropecé y me caí. Me golpeé la rodilla contra el suelo. Me duele mucho. ¿Puedo ir a la enfermería?”. Debes lucir muy adolorido.
  4. Si tu profesor te dice que no, dile “Necesito un poco de hielo. Me duele mucho. ¡Por favor!”. A este punto, es casi seguro que te dirá que sí. Si no, dile “De verdad creo que me he fracturado la rodilla. ¡Por favor, déjeme ir! ¡No soporto el dolor!”. A estas alturas, tiene que dejarte ir. Sino, de todos modos sal cojeando del salón.
  5. Ya sea que haya dicho que sí o que no, en este momento deberías estar en el pasillo. Ve a la enfermería cojeando todo el camino por si alguien te ve.
  6. Una vez allí, dile a la enfermera “Estaba caminado por el pasillo cuando me caí y me golpeé la rodilla. Me duele muchísimo. Creo que puede haberse roto”. Es probable que te dé hielo y que te deje llamar a tu casa.

Consejos

  • Para el método de la migraña, es útil actuar todo el día como si tuvieras un dolor de cabeza leve.
  • Para el método del vómito, actúa como si estuvieras enfermo todo el día.

Advertencias

  • No utilices estas técnicas a menos que sea necesario. No uses el método de la herida más de una vez, ya que algo así no puede pasar dos veces en un mismo año.
  • Si pronto tendrás un examen, no lo hagas, ya que puede que te pierdas información importante y lo repruebes.
  • Puede que te pierdas información importante.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página