Cómo aumentar el tamaño del busto de manera natural

¿No estás satisfecha con tu busto natural, pero eres reacia a someterte al tiempo y gastos que demanda una cirugía de aumento de senos? No estás sola. En la actualidad, muchas mujeres recurren a una variedad de métodos naturales para tener pechos más grandes sin cirugía. Aunque los resultados de cualquiera de estos métodos tienen un efecto mucho más sutil que los implantes, es posible ver una mejora moderada si tienes la paciencia de probar diversas soluciones. Sin embargo, es importante tener en cuenta que muchos "trucos" para agrandar el busto no tienen respaldo científico. Incluso con los métodos que sí tienen algo de credibilidad científica, el éxito no está garantizado. Lee los pasos a continuación para obtener más información.

Aumentar tus senos de manera visual

  1. Practica una buena postura. Algunas mujeres consideran que sus senos parecen más pequeños de lo que en realidad son cuando tienen una postura encorvada o caída. Para un aumento instantáneo de la línea del busto, simplemente enderézate. Párate derecha, mantén en alto la cabeza y pon los hombros hacia atrás. Mantén el cuello bien recto y no permitas que se deslice hacia adelante. Saca pecho suavemente mientras te paras y caminas. Ahora, mírate en el espejo. Es posible que te sorprenda la diferencia que hace este truco simple.
  2. Usa blusas con adornos sobre el pecho. Una forma muchas veces ignorada de hacer que tus senos parezcan más grandes es simplemente usar ropa que resalte tus curvas naturales. Por ejemplo, cualquier tipo de camiseta con tejido abombado, ondulado o con volantes en la zona del pecho puede dar la ilusión de que tus senos son más grandes de lo que realmente son. Puedes lograr el mismo efecto con bufandas bien puestas.
    • Otra buena opción que no tiene pierde es usar blusas con diseños a rayas horizontales sobre el pecho. Por la misma razón que las personas que se preocupan de su peso prefieren evitar estos tipos de ropa, las que quiere mejorar el tamaño de su pecho podrían usar estos diseños que añaden volumen.
  3. Usa la talla adecuada de sostén. Usar un sostén muy pequeño o muy grande puede hacer que tus senos luzcan más pequeños de lo que son en realidad. Además, un sostén de la talla incorrecta puede ser muy incómodo. Lo ideal es que el sostén debe soportar y levantar los pechos, no aplanarlos o dejar que cuelguen holgadamente. Si crees que podrías estar usando la talla incorrecta de sostén, pide probarte la prenda la próxima vez que vayas a comprar lencería. Algunas mujeres que pasan años usando una talla de sostén se dan cuenta de que después de volver a probarse la prenda lucen (y se sienten) considerablemente mejor.
  4. Usa un sostén con relleno o efecto realce. Un buen sostén con relleno puede añadir un volumen notorio a tu busto al mismo tiempo que hace que tus senos luzcan más firmes. Por otro lado, los sostenes con efecto realce pueden "levantar" en gran manera tus pechos, lo cual dará la apariencia de un busto más grande y más lleno. Usar estos tipos de sostenes es una solución excelente y rápida para atuendos que van desde lucir bien hasta increíbles con un pecho ligeramente más grande.
    • Aunque algunas fuentes podrían recomendarlo, generalmente es mala idea usar varios sostenes, sin importar el tipo de sostén que uses. Aunque esto puede hacer que tus senos se vean un poco más grandes si lo aplicas de la forma adecuada, puede ser muy incómodo y probablemente hará que pases gran parte de tu tiempo acomodándote a lo largo del día.
  5. Evita los sostenes finos o apretados. Si te preocupa el tamaño de tu busto, evita usar sostenes finos o de encaje. Estos podrían lucir estupendos en los maniquís de las tiendas de lencería, pero en las personas reales pueden verse poco favorecedores. Debido a que pueden proporcionar poco abultamiento o realce, estos tipos de sostenes pueden reducir el tamaño del busto. En lugar de eso, opta por un sostén con relleno o efecto realce para aprovechar al máximo tu tamaño natural.
    • También debes evitar los sostenes muy apretados, como el sostén deportivo (a menos que, por supuesto, estés ejercitándote), ya que tienden a aplanar tu pecho en vez de acentuarlo. Este tipo de sostén es excelente si quieres hacer ejercicios sin dificultades, pero no tan bueno si tratas de maximizar tus curvas.
  6. No rellenes tu sostén. Este truco de la escuela puede hacer que tus senos se vean más grandes, pero debes considerarlo como un último recurso. Usar pañuelos o paños para aumentar artificialmente el tamaño del busto puede ser muy incómodo, en especial si este material adicional te hace sudar o irrita tu piel. Si tu relleno adicional se corre, puede darle a tus senos una apariencia irregular o llena de bultos. Asimismo, siempre hay la probabilidad de que, a pesar de tus mejores preparaciones, tu relleno se caiga o se deslice por tu pecho y se vuelva visible. Debido a ello, evita rellenar tu sostén a menos que sientas que no tienes otra opción.

Usar remedios naturopáticos no comprobados

  1. Considera con prudencia las hierbas para aumentar los senos. En Internet y en las tiendas de medicina natural puedes encontrar a la venta una amplia selección de suplementos a base de hierbas y plantas que buscan estimular el crecimiento del busto. Aunque algunas mujeres están convencidas de la efectividad de estas medicinas naturales, no hay prueba científica de que sean tan efectivas como los remedios tradicionales "occidentales", y deben considerarse con un grado saludable de escepticismo. Asimismo, ciertas hierbas naturopáticas pueden provocar complicaciones potencialmente graves en personas que toman ciertos medicamentos (en especial anticoagulantes). Por lo tanto, siempre debes consultar con un doctor antes de empezar un tratamiento con suplementos herbales. Algunas hierbas que supuestamente estimulan el crecimiento del busto son las siguientes:
    • palma enana americana;
    • hinojo;
    • kava;
    • ñame silvestre;
    • baya del árbol casto;
    • cimicifuga racemosa;
    • fenogreco.
  2. Considera la posibilidad de usar cremas o aceites naturales no comprobados. Además de los suplementos herbales que aseguran aumentar los pechos, muchas lociones tópicas, aceites y cremas afirman tener un efecto similar. Al igual que con las hierbas, hay poca evidencia científica (si la hubiera) de que dichas soluciones tengan un efecto significativo en el crecimiento del busto, aunque algunas mujeres aseguren haber usado con éxito dichos remedios tópicos. Antes de utilizar cualquiera de estos métodos, ponte en contacto con un doctor para discutir sobre formas más efectivas y verificables de alcanzar tu objetivo de aumentar tus senos.
    • Ten en cuenta que algunos medicamentos hormonales como el estrógeno están disponibles en forma tópica. En dosis suficientes, dichos medicamentos son conocidos gracias a que producen el crecimiento del busto. Ten cuidado de no confundir estas cremas hormonales (las cuales pueden tener otros efectos secundarios) con las medicinas naturopáticas.
  3. Prueba un masaje de senos. Algunas fuentes aseguran que si masajeas los pechos con la técnica adecuada, es posible provocar su aumento ligero. En ocasiones, dichas fuentes recomiendan el uso de aceites especiales, cremas o aparatos para estimular el crecimiento del busto. Aunque esto te haga sentir bien y te relaje (lo cual puede provocar una mejora en el ánimo y la postura), no hay evidencia científica de que el masaje pueda estimular el aumento del busto.
    • Sin embargo, debido a que este método es relativamente seguro y económico (a menos que compres un producto para masajes disponible en las tiendas naturopáticas), siéntete libre de probarlo cuando quieras. Como mencionamos anteriormente, el masaje puede ser una herramienta útil para alcanzar un estado de ánimo calmado y relajado.

Dieta y ejercicios

  1. Desarrolla tus músculos pectorales. Levantar pesas no es solo una excelente manera de mejorar tu fuerza, estado de ánimo y salud general, también es una forma estupenda de aumentar tus pechos. Específicamente, desarrollar los músculos pectorales (el pecho) por debajo del busto con ejercicios de fuerza regulares puede ayudar a mejorar el tamaño y firmeza del pecho superficial. A continuación, te presentamos dos ejemplos de ejercicios que podrías probar:
    • Prensas de pecho: acuéstate boca arriba con las rodillas dobladas y los pies rectos sobre el piso. Sostén una mancuerna en cada mano con los codos doblados en un ángulo de 90 grados. Usa los músculos del pecho para levantar las pesas hacia el techo y juntarlas. Baja las pesas a su posición inicial lenta y suavemente. Haz 3 series de 12 a 15 repeticiones, 3 a 5 veces por semana.
    • Flexiones: apóyate sobre tus manos y rodillas. Estira tus piernas detrás de ti y balancéate sobre las puntas de tus pies. Dobla tus brazos para bajar tu cuerpo hacia el suelo. Usa tus brazos y pecho para regresar a la posición original. Mantén la espalda recta y las caderas elevadas de modo que tu cuerpo permanezca en una línea recta. Puedes bajar las rodillas hasta el suelo si te es muy difícil hacer flexiones estándar. Haz 3 series de 12 a 15 repeticiones, 3 a 5 veces por semana.
  2. Concéntrate en los músculos de tu espalda y hombros. Los músculos del pecho no son los únicos que debes trabajar. En general, al momento de realizar ejercicios de fuerza, debes asegurarte de ejercitar todos los principales grupos musculares cada semana para garantizar la fuerza máxima del cuerpo y evitar lesiones. Asimismo, tonificar los grupos musculares además de los de tu pecho también puede tener efectos positivos en el tamaño del busto. Por ejemplo, fortalecer los músculos de los hombros y la espalda puede darle a la parte superior de tu cuerpo una apariencia firme y tonificada, además de facilitar el mantenimiento de una postura elegante y derecha. Ambos pueden hacer que tus pechos luzcan más grandes y bien formados. Empieza a trabajar la espalda y los hombros con los siguientes ejercicios:
    • Elevación en Y: párate con los pies separados al ancho de los hombros. Sujeta una mancuerna con cada mano a la altura de cada muslo. Con un movimiento suave y controlado, levanta las mancuernas enfrente de ti y por encima de tu cabeza formando una "Y". Mantén firme tu centro y una postura recta mientras lo haces. Completa el ejercicio regresando lentamente las pesas a su posición inicial. Haz 3 series de 15 a 20 repeticiones, 3 a 5 veces por semana.
    • Remo renegado: agarra dos mancuernas y ponte en posición de flexiones con los brazos derechos. Mantén inmóviles tus caderas, levanta una mancuerna desde el suelo hasta el pecho, manteniendo tu codo pegado contra tu cuerpo. Vuelve a bajar la mancuerna hasta el suelo y repite con el brazo opuesto. Haz 3 series de 12 a 15 repeticiones, 3 a 5 veces por semana.
  3. No te preocupes de volverte voluminosa. Es un error común pensar que las mujeres pueden volverse voluminosas, musculosas y poco atractivas debido a los ejercicios de fuerza. De hecho, es casi imposible para las mujeres obtener músculos grandes y corpulentos sin convertirse en fisicoculturistas profesionales o usar esteroides. Estas no producen tanta hormona testosterona como los hombres, lo cual hace más difícil para ellas desarrollar músculos grandes de forma natural. Aunque las mujeres son perfectamente capaces de volverse más fuertes y más tonificadas, normalmente necesitan seguir los programas de los atletas profesionales (o usar esteroides) para siquiera empezar a parecer musculosas de manera masculina.
  4. Si eres delgada, considera la posibilidad de aumentar de peso. Los pechos están compuestos principalmente de tejido conectivo adiposo. Al igual que el resto del tejido adiposo del organismo, este finalmente se pierde cuando una mujer baja de peso. Si eres delgada y tienes busto pequeño, aumentar algunos kilos de grasa adicionales puede ayudar a llenarlo. Sin embargo, evita darte atracones para subir de peso, ya que son muchos los efectos negativos del aumento de peso rápido y la obesidad. Tu mejor opción es aumentar tu ingesta de calorías de forma moderada durante una semana o dos y luego evaluar los resultados. Si no estás contenta con los cambios que observas, vuelve a tu dieta anterior.
    • Sin embargo, es importante tener en cuenta que todas las mujeres acumulan tejido adiposo de forma distinta. Algunas mujeres suben de peso en sus muslos, vientre o en cualquier otro lugar antes de hacerlo en su pecho.
    • Es fundamental llevar una dieta saludable incluso si estás tratando de aumentar de peso. Aumenta tu ingesta de proteínas magras, grasas saludables y carbohidratos complejos, en vez de alimentos ricos en grasas y azúcares poco saludables. Además, recuerda siempre mantenerte activa. Los Centros para el control de enfermedades recomiendan cerca de 2 horas y 30 minutos de ejercicios aeróbicos por semana junto con al menos dos sesiones de ejercicios de fuerza.
  5. No creas el mito de la "reducción localizada". Desafortunadamente, es común creer que es posible quemar grasa en ciertas áreas del cuerpo realizando ejercicios específicos. De hecho, no existe tal cosa como una reducción localizada. Puedes ganar o perder grasa corporal como un todo, pero no puedes lograrlo solo en ciertas zonas. Las investigaciones científicas han desacreditado dicho concepto repetidas veces. Por lo tanto, si estás tratando de obtener senos más grandes, no pierdas tiempo tratando de reducir específicamente otras áreas de tu cuerpo. Simplemente no dará resultado.
    • Aunque no puedes ganar o perder grasa de forma selectiva trabajando ciertas zonas del cuerpo, puedes desarrollar músculos de manera selectiva trabajando ciertas áreas con ejercicios de fuerza. Sin embargo, ten en cuenta que la mayoría de las personas se ven mejor (y tienen menos riesgo de lesiones) cuando tienen una rutina de ejercicios equilibrada y variada.

Agrandar los senos con medicamentos

  1. Obtén senos más grandes gracias a tu método anticonceptivo. Para las mujeres que quieren evitar un embarazo no deseado y casualmente también desean tener pechos más grandes, las píldoras anticonceptivas pueden ser una solución efectiva para ambos problemas, ya que el crecimiento del pecho es un efecto secundario común de muchas píldoras anticonceptivas a base de hormonas. La mayoría de estas píldoras contienen estrógeno (hormona sexual femenina), la cual (según discutimos anteriormente) puede producir el crecimiento ligero del busto. Sin embargo, nunca debes tomarlas solo para agrandar tus senos, ya que es un poderoso medicamento que puede provocar efectos secundarios graves (aunque son raros). Es importante consultar con tu doctor antes de empezar a tomar píldoras anticonceptivas, ya que no todas contienen estrógeno, y las que sí contienen dicha hormona pueden tener una serie de otros efectos en el cuerpo. Los efectos secundarios de estas píldoras pueden incluir ser los siguientes:
    • cambios de humor;
    • náuseas;
    • dolores de cabeza;
    • disminución de la libido;
    • aumento de peso;
    • sangrado inesperado (o manchas de sangre).
    • Ten en cuenta que no todas las mujeres obtienen senos más grandes mientras toman píldoras anticonceptivas, y cualquier crecimiento que ocurra podría ser mínimo.
  2. Obtén pechos más grandes con la terapia de estrógenos. El estrógeno (hormona femenina presente de forma natural) puede prescribirse para las mujeres debido a una serie de razones. Por ejemplo, este se prescribe con frecuencia a las mujeres de mediana edad para aliviar los molestos síntomas de la menopausia. Uno de los efectos secundarios de tomar estrógenos puede ser el agrandamiento leve del busto. Sin embargo, una vez más, nunca debes tratar de tomarlos solo para aumentar tus senos. Puesto que remplazar el suministro natural de estrógeno del cuerpo con suplementos artificiales tiene una variedad de otros efectos secundarios y puede aumentar tus probabilidades de sufrir de ciertos problemas de salud a largo plazo, solo debes considerar los estrógenos si tu doctor ya te lo ha recomendado debido a otros problemas de salud. Los efectos secundarios del estrógeno son los siguientes:
    • dolores de cabeza;
    • náuseas;
    • aumento de peso;
    • secreción vaginal;
    • sensibilidad en las mamas;
    • un ligero aumento en la probabilidad de cáncer de mama, de endometrio y de ovario;
    • un ligero aumento en la probabilidad de derrames cerebrales o coágulos sanguíneos.
  3. Obtén senos más grandes gracias a la terapia de progesterona. La progesterona es otra hormona sexual femenina producida naturalmente que puede prescribirse debido a varias razones. Por ejemplo, los doctores la prescriben con frecuencia para evitar el crecimiento excesivo del revestimiento uterino en las mujeres que toman estrógenos. Al igual que el estrógeno, la progesterona puede causar el crecimiento leve de los senos. Sin embargo, de la misma manera que el estrógeno, la progesterona es un medicamento fuerte y no debes tomarla simplemente para agrandar tus senos. Solo considera tomarla si un doctor ya te la ha recomendado debido a otros motivos. Los efectos secundarios de la progesterona pueden ser los siguientes:
    • acné o crecimiento del cabello;
    • tos;
    • variación del peso;
    • dolor en las articulaciones;
    • irritación vaginal;
    • síntomas similares a los de la terapia de estrógenos (incluyendo un aumento en la probabilidad de ciertos cánceres y condiciones de salud graves);
    • depresión (raras veces).
  4. Obtén senos más grandes con los ISRS. Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) son un tipo común de antidepresivos que pueden provocar el agrandamiento moderado de los senos como un efecto secundario. Aunque los ISRS son relativamente seguros y libres de complicaciones en comparación con otras formas de antidepresivos, aun así puede ser peligroso tomarlos sin motivo alguno. Por lo tanto, una vez más, solo debes considerar esta opción si tu doctor ya ha recomendado que empieces a tomar antidepresivos. Nunca tomes ISRS solo para tener senos más grandes. Además del agrandamiento del busto, los efectos secundarios de los ISRS son los siguientes:
    • náuseas;
    • reducción de la libido;
    • dolor de cabeza;
    • dificultad para dormir;
    • sequedad de la boca;
    • aumento de peso;
    • somnolencia.

Advertencias

  • Aunque las hierbas son naturales, tomarlas en exceso puede tener efectos perjudiciales para el organismo. Habla con tu doctor antes de empezar a tomar un suplemento a base de hierbas para aumentar el busto.
  • Las píldoras anticonceptivas no protegen contra las enfermedades de transmisión sexual. Si las tomas, siempre debes utilizar preservativos, a menos que estés en una relación monógama con alguien que se haya hecho exámenes recientemente.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página