Cómo aliviar el dolor causado por fibromas uterinos

Los fibromas uterinos son tumores no cancerosos que ocurren con frecuencia durante la edad fértil de la mujer. En algunas mujeres, el dolor que causan los fibromas puede ser muy fuerte. A causa de ellos, el útero (cuyo tamaño normal es el de una pera pequeña) puede alcanzar el tamaño de una gran sandía. El útero agrandado ejerce una presión excesiva sobre los intestinos, la vejiga, el abdomen o la espalda, lo cual genera dolor.

Tratar el dolor con medicamentos

  1. Toma analgésicos de venta libre. El paracetamol, el ibuprofeno y el naproxeno son analgésicos suaves que están disponibles sin prescripción médica. Los profesionales de la salud a menudo recomiendan estos agentes para aliviar el dolor relacionado con el malestar menstrual y los fibromas uterinos.
    • Ten cuidado de no exceder la dosis recomendada y presta atención a los efectos secundarios que figuran en la información del producto.
    • Si experimentas periodos menstruales difíciles y dolorosos, empieza a tomar el paracetamol, el ibuprofeno o el naproxeno unos días antes del inicio de tu periodo menstrual. Esto podría ayudarte a reducir parte del malestar.
  2. Considera añadir suplementos de hierro. Si tu dolor y malestar se relacionan con el sangrado menstrual abundante, es posible que estés anémica. Tu doctor puede llevar a cabo algunos análisis de sangre para determinar si tu nivel de hierro es inferior a lo normal. Los suplementos de hierro de venta libre pueden ayudar a normalizar tu nivel de hierro.
    • Los síntomas comunes de anemia que causa la pérdida excesiva de sangre incluyen: fatiga y debilidad, piel pálida, mareos o aturdimientos, dolores de cabeza, manos y pies fríos, dificultad para respirar y dolor de pecho en algunos casos.
  3. Pregúntale a tu doctor sobre los medicamentos con prescripción médica. Los analgésicos más fuertes y los agentes antiinflamatorios están disponibles con prescripción médica y pueden ayudar a que los síntomas sean más controlables. En algunos casos, los medicamentos con prescripción son útiles para hacer más lento el crecimiento de algunos tipos de fibromas uterinos.
  4. Toma píldoras anticonceptivas de dosis bajas. Los anticonceptivos orales o píldoras anticonceptivas de dosis bajas y las inyecciones de progesterona se han utilizado con éxito para ayudar con el dolor de los fibromas y podrían ser una opción para ti. Las píldoras anticonceptivas de dosis bajas contienen cantidades pequeñas de estrógeno de modo que no produzcan el crecimiento de los fibromas. Además, ayudan a controlar el flujo menstrual durante los ciclos menstruales.
    • Los estudios han demostrado que algunas mujeres podrían experimentar un disminución en el tamaño del fibroma después de recibir una inyección de Depo-Provera (inyección anticonceptiva), mientras que con otras podría ocurrir lo contrario.
  5. Considera los agonistas de la hormona liberadora de gonadotropina, sobre todo si planeas someterte a un procedimiento médico. Los fármacos clasificados como agonistas de la hormona liberadora de gonadotropina pueden ayudar a reducir los fibromas. Dichos fármacos se administran mediante una inyección, un espray nasal o un dispositivo implantado. Estos agonistas se usan mayormente antes de una cirugía para contribuir a la reducción del tamaño de los fibromas.
    • Los efectos secundarios como el adelgazamiento de los huesos impiden el uso prolongado de dichos productos. Otros efectos secundarios comunes son: bochornos, depresión, insomnio, disminución del deseo sexual, dolor en las articulaciones y la ausencia de varios periodos menstruales. Una vez que dejas de tomar este fármaco, los fibromas vuelven a crecer rápido.

Usar técnicas y cambios de estilo de vida para controlar tu dolor

  1. Entiende los factores de riesgo para desarrollar fibromas. Hay algunos factores que están fuera de tu control y que te ponen en un riesgo mayor de desarrollar fibromas, además de algunos factores que sí puedes controlar. Considera dichos factores a medida que empiezas a realizar ajustes a tu estilo de vida. Los factores que podrían aumentar tu riesgo de desarrollar o experimentar el empeoramiento de los fibromas uterinos son:
    • Comer mucha carne roja y pocas verduras
    • Beber alcohol en exceso
    • Tener una madre o hermana con fibromas
    • Empezar tu ciclo menstrual a una edad temprana
    • Ser de raza negra
  2. Aplica calor a la parte baja del abdomen. El calor puede ayudar a mejorar el flujo de sangre y a relajar los músculos. Usa una almohadilla térmica o una compresa caliente en la parte baja del abdomen para disminuir el dolor de los fibromas uterinos. Retira la almohadilla térmica cada 10 minutos para permitir que tu piel se enfríe. Tomar un baño de agua caliente también puede ayudar a aliviar el dolor.
  3. Emplea técnicas de relajación. Acostarse y descansar puede aliviar la presión que podría estar contribuyendo al dolor. Cuando descanses boca arriba, coloca una almohada por debajo de tus rodillas para ayudar a retirar la presión de la zona lumbar.
    • Otras técnicas incluyen: la respiración profunda y la relajación de los músculos. Algunas técnicas de relajación son más efectivas después de aprender lo básico de un instructor. Estas incluyen: yoga, biorretroalimentación y visualización.
  4. Lleva una dieta saludable. Los alimentos que consumes pueden marcar una diferencia en la disminución del crecimiento de los fibromas. Gran parte de las investigaciones sobre la dieta es observacional, pero podría resultar útil para algunas personas.
    • Dos cambios alimenticios muy recomendados que pueden ser útiles incluyen: aumentar las porciones diarias de productos lácteos y reducir la ingesta diaria de alimentos ricos en azúcar y carbohidratos. Mantener un peso saludable también puede ayudar a controlar el dolor que experimentas a causa de los fibromas uterinos.
  5. Observa y espera. Trata el dolor si es manejable, observa si empeora y espera. Los fibromas empezarán a reducirse naturalmente después de que atravieses la menopausia y tus niveles de estrógenos disminuyan. La mayoría de las mujeres no sienten dolor a causa de los fibromas después de la menopausia.
    • La mayor parte del tiempo, si hay un fibroma, significa que hay más en desarrollo. Habla con tu doctor sobre tus síntomas en particular que necesitan ser supervisados de cerca.

Considerar un procedimiento médico

  1. Consulta con tu doctor sobre los riesgos que implican los procedimientos médicos. Someterse a un procedimiento médico podría ser el mejor método para deshacerse del dolor que experimentas a causa de los fibromas, pero entiende con claridad los riesgos que ello implica antes de proseguir.
  2. Pregúntale a tu doctor sobre los tratamientos médicos y las opciones de cirugía. Antes de decidir qué hacer, obtén una segunda o incluso una tercera opinión de otro ginecólogo, cirujano o radiólogo intervencionista. Los radiólogos intervencionistas son expertos en analizar e interpretar los resultados de los estudios por imágenes. Ellos pueden analizar los estudios por imágenes que ya se han realizado y proporcionar una opinión adicional respecto a los procedimientos quirúrgicos y ambulatorios.
  3. Pregúntale a tu doctor sobre la embolización no quirúrgica de fibroma uterino. Este procedimiento se lleva a cabo mientras el paciente está despierto, pero sedado. No es un procedimiento doloroso, pero hay un dolor significativo durante 24 a 48 horas después de llevarlo a cabo.
    • Una embolización del fibroma uterino implica insertar un catéter en tu arteria femoral a través de una pequeña incisión en el muslo. Luego, se introducen partículas pequeñas en el catéter y se distribuyen hacia el sitio del fibroma. El objetivo del procedimiento es interrumpir el suministro de sangre hacia el fibroma, lo cual provoca su reducción. Este procedimiento ambulatorio no invasivo es relativamente nuevo y tiene un buen índice de éxito, pero es posible que no sea adecuado para todos.
  4. Pregúntale a tu doctor sobre la ablación endometrial. La ablación endometrial es un procedimiento que retira o destruye el revestimiento del útero. Este tipo de procedimiento a menudo se realiza como una cirugía ambulatoria en un consultorio médico. Algunos de los métodos que se utilizan para llevarlo a cabo incluyen: usar un láser, bucles de alambre, agua hirviendo, corriente eléctrica, microondas o la congelación. No es posible quedar embarazada después de este procedimiento. Aunque esta cirugía podría funcionar bien para las mujeres mayores, hay un alto índice de fracaso para las mujeres más jóvenes que se someten a este procedimiento. Los riesgos relacionados son:
    • Perforación o desgarro del útero
    • Quemaduras en el útero o los intestinos
    • Exceso de líquido en los pulmones
    • Obstrucción de la arteria que va hacia los pulmones (embolismo pulmonar)
  5. Considera la cirugía con ultrasonido focalizado guiado con resonancia magnética. Aunque no está ampliamente disponible, este procedimiento podría ser una buena opción si esperas conservar tu fertilidad, tienes muchos fibromas grandes o el exceso de tejido cicatricial hace que otros procedimientos sean más riesgosos para ti. Es un procedimiento ambulatorio no invasivo. Este usa ondas de ultrasonido de alta intensidad para destruir los fibromas. La resonancia magnética en tiempo real sirve para guiar el procedimiento. Sus riesgos incluyen:
    • Quemaduras en el abdomen
    • Daño tisular
    • Dolor a causa de la estimulación nerviosa
    • Coágulos sanguíneos
  6. Discute con tu doctor sobre la miomectomía si quieres conservar tu fertilidad. Una miomectomía es un procedimiento quirúrgico que extirpa los fibromas sin retirar otros tejidos saludables del útero. Es posible quedar embarazada después del procedimiento. El nivel de intervención quirúrgica depende de la gravedad de la condición del fibroma. Los riesgos relacionados de someterse a una miomectomía incluyen:
    • Pérdida de grandes cantidades de sangre
    • Desarrollo de tejido cicatricial
    • Aumento del riesgo de ciertas complicaciones durante el parto (si quedas embarazada después del procedimiento)
    • Necesidad de someterse a una histerectomía de emergencia
  7. Considera realizarte una histerectomía. Es una intervención quirúrgica que consiste en extirpar el útero. Extirpar el útero garantiza la eliminación de los fibromas que crecen en su interior, pero evidentemente ya no es posible quedar embarazada tras dicha intervención. Nuevamente, el nivel de intervención quirúrgica depende de los detalles de la persona, los problemas que ha experimentado y la gravedad de la condición del fibroma. El proceso de recuperación de este procedimiento puede tardar varias semanas. Ten en cuenta que hay múltiples riesgos relacionados con la histerectomía, los cuales incluyen:
    • Coágulos sanguíneos
    • Infección
    • Sangrado excesivo
    • Reacciones adversas a la anestesia
    • Daño estructural, por ejemplo, en tu tracto urinario, vejiga, recto u otras estructuras pélvicas
    • Aparición temprana de la menopausia
    • Muerte (esto es raro, pero sigue siendo un riesgo)
  8. Consulta con tu doctor sobre la miolisis. La miolisis no se utiliza con frecuencia para tratar los fibromas uterinos, pero es otra opción que puedes discutir con tu doctor. Este procedimiento solo se enfoca en el tejido del fibroma. Durante dicho procedimiento, el cirujano usa un laparoscopio para guiar la cirugía e introduce una corriente eléctrica o frío extremo para destruir el tejido del fibroma. Ten en cuenta que la miolisis podría no ser una buena opción si quieres conservar tu fertilidad.
  9. Pregúntale a tu doctor sobre la ablación por radiofrecuencia y la terapia farmacológica antihormonal. Estos son procedimientos nuevos que están disponibles, pero aún no se consideran como terapias estándares. La ablación por radiofrecuencia usa calor que se aplica externamente para reducir los fibromas. La terapia farmacológica antihormonal incluye el uso de fármacos para aliviar los síntomas sin los efectos secundarios que se observan con otras terapias de fármacos, como el adelgazamiento de los huesos.

Consejos

  • Hasta un 75 % de las mujeres desarrollará fibromas en un momento u otro de sus vidas. La mayor parte del tiempo, no hay síntomas y hay muy pocos riesgos relacionados con los fibromas.
  • El dolor de los fibromas puede ser crónico o solo ocasional y podría empeorar durante algunas actividades como las deposiciones, los ejercicios físicos, las relaciones sexuales y cuando tienes tu ciclo menstrual.
  • Acude a tu doctor si te da fiebre sin motivo alguno, si aparecen nuevos síntomas o si tus síntomas existentes empeoran.
  • Trata tus fibromas antes de quedar embarazada. Algunos tipos de fibromas y algunos de los procedimientos médicos, pueden impedir que quedes embarazada.
  • Los fibromas uterinos generalmente se descubren durante un examen pélvico de rutina. Un examen por ultrasonido durante la consulta médica, puede confirmar la presencia de los fibromas. En algunos casos, podría ser necesario llevar a cabo más estudios por imágenes, como una resonancia magnética.
  • El dolor abdominal puede tener muchas causas distintas, algunas de las cuales son fatales si no se tratan. Siempre que experimentes dolor, debes acudir al doctor para obtener un diagnóstico.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página