Cómo limpiar y arreglar tus zapatos TOMS

Estás orgulloso de tus viejos y fieles TOMS. No sólo compraste un par de zapatos muy cómodos, si no que le has dado a un niño la oportunidad de tener un par. El problema es que amas a tus TOMS tanto que ya están sucios, apestosos y necesitas arreglarlos. Continúa leyendo para aprender a limpiarlos, arreglarlos y reforzar tu par de zapatos favorito.

Paso Uno: Limpia tus zapatos

  1. Deshazte de todo el lodo y suciedad. Quitarle la mayor suciedad que puedas hará que el resto del proceso de limpieza sea mucho más fácil.
    • Cuando todavía tengas puestos los zapatos, golpea gentilmente la suela contra el suelo para retirar cualquier exceso de tierra.
    • Después de habértelos quitado, golpea la suela de los zapatos, la una con la otra, para deshacerte de más tierra.
    • Usa un cepillo de cerdas pequeño para limpiar las partículas de tierra que todavía no se hayan caído.
  2. Retira las agujetas. Aviéntalas a un contenedor con agua y detergente para dejar que se mojen. Un par de agujetas limpias puede hacer mucho para que tu par de zapatos viejos se vean limpios.
    • Después de que se hayan remojado por varias horas, sácalas y cuélalas para que se sequen.
    • Si tus agujetas se rehúsan a limpiarse, tal vez sea hora de que compres unas nuevas puedes encontrarle un uso a tus agujetas viejas, como un brazalete o un juguete para gatos.
  3. Prepara una solución de limpieza. Llena un balde con agua fría y algunas gotas de detergente, revuelve hasta que tengas una mezcla jabonosa.
    • Asegúrate de que tu tazón o cubeta sea usada sólo para limpiar tierra o lodo. No uses tazones que sueles usar para cocinar o almacenar comida.
  4. Sumerge tu cepillo en la mezcla y frota con ella tus zapatos. Usa un cepillo de dientes viejo o incluso uno eléctrico para eliminar las manchas.
    • Trabaja con movimientos circulares para una mayor eficiencia.
    • Concéntrate en el exterior del zapato y evita que el agua entre a él.
  5. Repite el proceso. Continúa cepillando tus zapatos con más de la mezcla hasta que hayas eliminado todos los residuos de tierra y jabón.
  6. Deja que tus zapatos se sequen. Después de que hayas terminado de limpiarlos, es importante que seques tus zapatos inmediatamente para que mantengan su forma y calidad.
    • Arruga un pedazo de periódico viejo o de toallas de papel y ponlo dentro de tus zapatos para que ayuden a mantener su forma.
    • Pon a secar los zapatos bajo el sol. Esto no sólo hará que se sequen rápidamente, sino que también matarán las bacterias.
    • Si tienes miedo de que el sol dañe el color de tus zapatos o no tienes la paciencia necesaria para esperar a que se sequen, puedes secarlos con la secadora. Pero recuerda que debes secarlas con aire frío para evitar dañarlos.
    • Colocar una hoja seca dentro de cada uno de tus zapatos mejorará su olor.

Paso Dos: Reparar tus zapatos

  1. Reúne los suministros. Para arreglar cualquier hoyo o desgarro en tus TOMS, vas a necesitar unas tijeras, pegamento para tela, una brocha para pintar y tela.
    • Elije una tela que sea similar al peso y textura de la tela de tus zapatos. Procura encontrar una tela fresca y moderna ya que será visible.
  2. Corta la tela para cubrir el hoyo. Si el hoyo es pequeño y sólo quieres usar un pequeño parche, corta la tela con respecto a eso.
    • Si hay muchos hoyos pequeños y desgarros a lo largo de la parte frontal de tus zapatos, tal vez quieras cortar la tela para cubrir el borde doblado del frente de tu zapato para mantener su aspecto original en un color nuevo y divertido.
  3. Aplica el pegamento de tela. Usa una brocha para pintar para cubrir el área uniformemente. Asegúrate de usar suficiente pegamento para que la tela se pegue, pero no uses demasiado para que no se corra a otras áreas.
  4. Coloca la tela sobre el área. Una vez que hayas pegado la tela al pegamento, puedes recortarla un poco si no está del tamaño adecuado.
    • Una vez que hayas recortado la tela, puedes agregarle un poco más de pegamento alrededor de los bordes para asegurar que se pegue bien.
    • Espera veinticuatro horas para que tus zapatos se sequen. Puedes colocar una curita de sobre la tela para fijarla al zapato.
  5. Repite el proceso para cualquier otro hoyo futuro. También puedes considerar no usar tela y simplemente pegar la tela con el pegamento.

Pasos Tres: Reforzar tus zapatos

  1. Reúne los materiales. Para hacer que tus TOMS duren más, vas a necesitar las plantillas que vinieron con los zapatos, cinta adhesiva y unas tijeras.
    • Es probable que no tengas las plantillas de tus zapatos viejos, así que tal vez tendrás que esperarte a comprar un nuevo par para usar este truco.
    • También puedes pedirle las plantillas algún amigo que compre un nuevo par de zapatos o encuentra una plantilla del tamaño similar.
  2. Pega un pedazo de cinta de alrededor de una pulgada de largo en la parte frontal de la plantilla. Entre más gruesa sea la cinta, mejor.
    • La parte pegajosa de la cinta debe de estar boca arriba, y no debería de estar alineada al lugar en donde tu pie golpea con la tela.
  3. Pon las plantillas en tus zapatos. Cuando las tengas en la posición adecuada, presiona hacia abajo la tela para que la cinta se pegue.
    • Retira el cartón y deja que la cinta se quede en su lugar.
  4. Presume tus nuevos zapatos. Ahora que has reforzado tus zapatos, puedes usarlos sin que la nueva parte pegada te moleste.
    • Si la cinta se afloja, repite el proceso.

Consejos

  • Esto puede no funcionar para los zapatos brillantes.
  • Ten cuidado con el súper pegamento.

Advertencias

  • No dejes tus TOMS bajo el sol por mucho tiempo o podrías dañar su color.

Cosas que necesitarás

  • Agua fría
  • Detergente de lavandería
  • Cubeta
  • Brocha de cerdas suaves
  • Súper pegamento
  • Pegamento para telas
  • Secadora de cabello
  • Plantillas originales
  • Cinta adhesiva
  • Tijeras
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página