Cómo ser un buen escritor (para adolescentes)

En ocasiones, sentimos la urgencia de escribir. Incluso podemos querer empezar un libro. Aquí presentamos un artículo sobre cómo llegar a ser un buen escritor.

Pasos

  1. Decide qué tipo de historia quieres escribir y cómo se va a desarrollar (qué va a suceder). Quizás te sorprenda saber que es bien fácil sentirse arrinconado y sin ideas si se carece de un plan.
  2. En ocasiones es difícil que se te ocurran ideas. Sin embargo, hay imágenes en todas partes, incluso en tus sueños. Observa alrededor tuyo, pero también busca en tu interior para encontrar la inspiración. Lee otros libros bien escritos. Incluso un acontecimiento de la vida que sea gracioso puede proporcionarte una idea.
  3. Decide en qué tiempo verbal se desarrollará la historia: ¿presente, pasado o futuro? ¿quién contará la historia: tú o un personaje del libro? Por ejemplo, si la cuentas tú dirás: “Abrí la enorme puerta de metal con la esperanza de encontrar mis sueños”. Y si la cuenta un personaje, dirá: “Catalina abrió una enorme puerta de metal con la esperanza de encontrar sus sueños”.
  4. Mantén contacto con el mundo real. Lee en internet y en los diarios. Al ampliar tu realidad aumentas tu capacidad para compartir e incluir hechos de la realidad en tu historia.
  5. Amplía tu vocabulario. Todo texto debe incluir vocabulario interesante. Lee libros, periódicos y sácate buenas notas en la asignatura de Lenguaje en el colegio.
  6. Cuando sepas de qué se tratará tu historia, piensa detenidamente acerca de tus personajes principales. Conócelos. No sólo la edad, la ropa y cómo se peinan sino cada aspecto de sus personalidades. Mientras más reales sean para ti, te será más fácil predecir sus acciones en las circunstancias en que los pongas. ¡Quizás hasta te puedan sorprender! Trata de encontrar en internet ilustraciones similares a la apariencia de tus personajes. También puedes dibujarlos. Usa un programa simulador para crear una imagen más definida de los personajes.
  7. Trata de incluir algunos capítulos tristes o deja que el final sea infeliz. A todos nos encanta que nos pasen cosas buenas, pero a veces las historias son MENOS interesantes si todos están felices todo el tiempo. Es en medio de las situaciones difíciles que los personajes crecen. Recuerda cómo enfrentaste dificultades en el pasado y cómo podrías haberlas manejado mejor. Dales a tus personajes la oportunidad de desarrollarse y crecer.
  8. Trata de redactar un comienzo intenso, un buen desenvolvimiento en el medio y un final adecuado. Pero si te cansas o si te aburres a la mitad del camino, no te preocupes. Deja que tu historia descanse por un par de días para ver si se te ocurren ideas nuevas, pero si no aparecen no te des por vencido. Revisa tu plan y formúlate esta pregunta: ¿qué necesitan hacer los personajes para desplazarse de donde están al lugar en que necesitan estar? Las ideas acudirán solas hacia ti.
  9. A casi todos los autores que han publicado les han rechazado sus escritos muchas veces. ¡No te des por vencido! Continúa escribiendo y tarde o temprano encontrarás un editor que quiera publicar tu historia. También puedes empezar un sitio web y compartir tu trabajo con otros de esta manera. Puede ser muy emocionante que personas que tú no conoces lean lo que escribiste. Quizás puedas incluso conocer a otros escritores en potencia. En todo caso, guarda tus viejas historias como una reserva de ideas y para que registres tu propio desarrollo como autor.

Consejos

  • Una vez que hayas terminado, digita tu historia en tu computador para facilitar su edición o incluso su publicación.
  • Cuando escribas el borrador, trata de usar el formato “corazón, estrella, punto” si se trata de un cuento corto. El corazón es tu idea (o ideas) principal(es), las estrellas son los detalles importantes y los puntos son los ejemplos que sirven de apoyo a las estrellas.
  • Consigue buenos consejos de alguien con experiencia. Un buen profesor de Lenguaje puede ser una excelente fuente de ideas.
  • Haz una lista de los personajes y una lista de ideas y lleva tu CUADERNO contigo todo el tiempo. Nunca se sabe cuándo se te puede ocurrir una buena idea.
  • Busca el silencio y la tranquilidad y trata de aclarar tu mente y concentrarte.
  • Cuando viajes a cualquier parte, en el avión o el ómnibus puede que veas a alguna persona y se te ocurran ideas. Por ejemplo, un hombre con barba puede ser el padre en tu historia.
  • Cuando estés en la calle y veas a alguien triste, pregúntate qué le podría estar causando esa melancolía e inventa una historia en base a eso. Quizás te encuentres con dos niñas que se estén riendo y burlando de una pequeña y puedas usar tu imaginación y crear una historia fácilmente a partir de esa observación. No tienes que conocer a esta gente. ¡Sé creativo!
  • Crea un misterio y que los personajes traten de resolverlo. Tu historia no tiene que ser una de misterio; sin embargo, los personajes pueden ignorar lo que está sucediendo aunque el lector sí lo sepa.
  • Ya que eres joven y te encanta escribir, trata de exhibir tus escritos en varias competencias para tener más oportunidades de ganar. Si no ganas, no es el fin del mundo. Cada persona tiene su propia opinión. De todas maneras debes revisar de nuevo tu escrito y editarlo para no cometer un mismo error nuevamente.
  • Cuando le pidas consejo a tus amistades, sé cauteloso. Un amigo te puede decir que tu historia está perfecta o que es increíble solo por lealtad o para no herir tus sentimientos. También te puede decir que tu historia está horrible sin considerar tu sensibilidad al respecto. Si un amigo te dice que está buena, pregúntale por qué le gustó, qué es lo mejor de la historia y que te diga al menos una cosa que no le gustó. Si te dice que está muy mala, que te diga por qué y si no te puede dar alguna razón, ignora su comentario. Si tu amigo te fundamenta por qué encuentra malo tu escrito, piensa detenidamente en sus razones ya que otros lectores pueden tener una opinión parecida. ¡La retroalimentación es muy valiosa!
  • No te preocupes si cometes errores. Nadie es perfecto. Trata de que tus padres o tus profesores también revisen tu trabajo.
  • Muéstrale tu trabajo a un editor profesional y, si quieres incluir ilustraciones en tu libro, muéstraselo también a un dibujante profesional.
  • Toma mucho agua y aliméntate sanamente para mantenerte concentrado. Trata de comer chocolates o caramelos para tener un poco de energía.
  • Si tienes problemas para desarrollar tus personajes, pregúntate si éstos tienen mascotas o si tienen secretos muy bien guardados o cuáles son sus comidas favoritas y sus pasatiempos. ¡Conócelos como si fueran tus mejores amigos!
  • Siempre ten a mano lápiz y papel.
  • Una vez que hayas terminado tu libro, dedícaselo a alguien especial, por ejemplo: “Para Cristina, con amor”.
  • Asegúrate de digitar tu trabajo con precisión.

Advertencias

  • Escribir un libro implica mucho esfuerzo. Se parece bastante a un trabajo. Puede que estés haciendo algo que te encanta, pero recuerda que se necesita disciplina para terminar un libro. No se trata de sentarse a esperar que las ideas lleguen. ¡A veces debes ir a buscarlas!
  • Trata de disfrutar de la escritura. Que no se te haga una carga pesada.
  • No te quedes despierto toda la noche trabajando en tu historia. ¡No es bueno para tu salud! Es mejor apartar un tiempo cada día para escribir.
  • Es bueno tener retroalimentación, pero ten cuidado cuando publiques tu trabajo en internet. Muy pocos sitios web inscribirán tus derechos de autor y si publicas en línea, corres el riesgo de que alguien robe tu trabajo. Por otro lado, ni se te ocurra plagiar otros trabajos.
  • Evita usar clichés.

Cosas que necesitarás

  • Computador
  • Cuaderno
  • Lápiz/bolígrafo
  • Un corrector
  • Inspiración
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página