Cómo extinguir un incendio en sus etapas iniciales

Cuando un incendio está en su etapa inicial, puede ser lo suficientemente pequeño como para que lo puedas apagar con una manta ignífuga o un extintor de incendios. Si estás preparado y determinas rápidamente el tipo de incendio al que te estás enfrentando, no solo tienes la oportunidad de extinguir el fuego, sino también de hacerlo sin riesgo de lesionarte. Sin embargo, debes tener presente que lo más importante es la seguridad de todos los que están próximos al incendio (incluyéndote). Si el fuego se extiende rápidamente, produciendo cantidades peligrosas de humo, o tardas más de cinco segundos en apagarlo con un extintor, debes activar la alarma de incendios, evacuar el edificio, y llamar a emergencias.

Extinguir incendios eléctricos

  1. Detén el incendio antes de que comience. La mayoría de los incendios eléctricos se originan por defectos en el cableado eléctrico o el mal mantenimiento de los sistemas eléctricos. Para evitar un incendio, no sobrecargues las tomas eléctricas y asegúrate de que los trabajos eléctricos los realice un electricista autorizado.
    • Además, debes mantener los sistemas eléctricos libres de polvo, basura y telas de araña, ya que todos estos pueden ocasionar incendios.
    • También, debes utilizar disyuntores y fusibles con bastante frecuencia, ya que son sencillos de manejar y te permiten detener un incendio originado por una subida en la tensión.
  2. Apaga el sistema eléctrico. Si un sistema eléctrico comienza a chispear, o si un alambre, un dispositivo, o una toma se empieza a incendiar, lo primero que debes hacer es cortar la alimentación del sistema. Si la fuente solo está chispeando o la llama aún no se ha extendido, con realizar lo anterior puede ser suficiente para extinguir el incendio.
    • Debes cortar la alimentación en la caja de fusibles en lugar de apagar el interruptor de la pared que está conectado a la toma.
    • Si la raíz del problema es el cableado de un electrodoméstico, no jales el enchufe del dispositivo. Debido al problema eléctrico que está ocurriendo en ese momento, podrías electrocutarte.
  3. Utiliza un extintor con clasificación C si no logras cortar la alimentación de la fuente. El tipo de extintor que debes utilizar en esta situación depende enteramente de si logras o no cortar la alimentación de la fuente. Si no sabes dónde se encuentra el interruptor, la caja está bloqueada, o simplemente toma demasiado tiempo acceder a este, entonces debes utilizar un extintor de calificación C. Este tipo de extintores están compuestos de dióxido de carbono (CO2) o de polvo químico seco, y la “clasificación C” se especifica en la etiqueta del recipiente.
    • Para utilizar el extintor, jala del sujetador que te impide liberar el mango, apunta la boquilla hacia la base del fuego, y sostén el mango hacia abajo. Conforme veas que las llamas se reducen, acércate a la fuente y continúa rociando hasta que el fuego se haya extinguido por completo.
    • Si no puedes apagar el fuego a los cinco segundos de activar el extintor, entonces es demasiado grande. Evacua hacia un lugar seguro y llama a emergencias.
    • En este caso, debido a que el cableado defectuoso aún está recibiendo alimentación, el fuego puede volverse a encender. Aún así, debes cortar la alimentación de la fuente lo antes posible.
    • Debes utilizar un extintor de clasificación C, ya que contiene sustancias no conductoras. Uno de clasificación A solo contiene agua a alta presión. Debido a que el agua conduce la electricidad, puedes correr el riesgo de electrocutarte.
    • Otra forma en la que puedes identificar los extintores de CO2 y de polvo químico seco es por su color rojo (los extintores de agua son de color plateado). Los extintores de CO2 también cuentan con una boquilla dura en la punta en lugar de una manguera, pero no cuentan con un manómetro.
  4. Utiliza un extintor de clasificación A o de polvo químico seco, si logras cortar la alimentación. Si logras cortar la alimentación de la fuente por completo, entonces cambiarás el incendio eléctrico de clasificación C a uno estándar de clasificación A. En este caso, puedes utilizar un extintor a base de agua, además de los otros extintores mencionados anteriormente.
    • Los extintores de clasificación A y los de polvo químico seco multifuncionales están altamente recomendados para este tipo de escenarios, ya que con los extintores de CO2 corres un mayor riesgo de que el fuego se vuelva a encender una vez que se disipe el CO2. Este tipo de extintores también puede causar problemas respiratorios en espacios confinados (como casas u oficinas pequeñas).
  5. Utiliza una manta ignífuga para sofocar el fuego. Como utilizar esta manta como alternativa para sofocar el fuego, pero solo si logras cortar la alimentación de la fuente por completo. La mayoría de las mantas ignífugas están hechas de lana tratada químicamente. A pesar de que este material es un buen aislante de la electricidad, no debes acercarte tanto a la fuente porque corres el riesgo de electrocutarte si no cortas la alimentación primero.
    • Para utilizar la manta, sácala de su envoltura, despliégala delante de ti protegiendo tus manos y tu cuerpo con ella, y déjala caer sobre el incendio. NO lances la manta al fuego.
    • No solo es muy eficaz en las primeras etapas del incendio, sino que también no ocasiona daños en el área o los objetos circundantes.
  6. Utiliza agua para extinguir el fuego. Si no cuentas con ningún tipo de extintor o manta ignífuga, entonces puedes utilizar agua. Sin embargo, SOLO debes utilizar este elemento cuando estés 100 % seguro de que cortaste la alimentación de la fuente. De lo contrario, no solo corres el riesgo de electrocutarte, sino también de transmitir la electricidad a tu entorno, lo que puede propagar el fuego con mayor rapidez. Arroja el agua a la base del incendio.
    • Recoger el agua desde un grifo solo será eficaz si el incendio es bastante pequeño y se puede contener. De lo contrario, se extenderá rápidamente y no podrás apagarlo.
  7. Llama a emergencias. Incluso si lograste apagar el incendio, debes llamar a emergencias. Los objetos humeantes pueden encenderse de nuevo, y los bomberos están capacitados para aislar y eliminar los riesgos por completo.

Extinguir incendios de líquidos o combustible

  1. Cierra el suministro de combustible. Lo primero que debes hacer en incendios que involucran líquidos inflamables es cerrar el suministro de combustible. Por ejemplo, si una descarga estática incendia la gasolina alrededor de una bomba de combustible, lo primero que debes hacer es golpear la válvula de cierre de emergencia que está situada cerca de todas las estaciones de bombeo. Esta acción corta el pequeño incendio de las grandes fuentes de combustible que se encuentran alrededor.
    • En muchos casos en los que el líquido inflamable es la única fuente de combustible, el fuego puede apagarse tan pronto como se corta el suministro de combustible.
  2. Utiliza una manta ignífuga para sofocar el fuego. Puedes utilizarla en incendios pequeños de clasificación B. Si puedes acceder fácilmente a una de estas mantas, será más sencillo y menos perjudicial extinguir el fuego.
    • Para utilizar la manta, sácala de su envoltura, despliégala delante de ti protegiendo tus manos y tu cuerpo con ella, y déjala caer sobre el incendio. NO lances la manta al fuego.
    • Asegúrate de que el incendio no sea demasiado grande para que la manta pueda sofocarlo. Por ejemplo, si el aceite vegetal en una sartén empieza a arder, formará un incendio lo suficientemente pequeño como para que puedas utilizar la manta.
  3. Utiliza un extintor para incendios de clasificación B. Al igual que con los incendios eléctricos, los extintores a base de agua (de clasificación A) no deben utilizarse en incendios de líquidos o combustible. Los extintores que contienen dióxido de carbono (CO2) y polvo químico seco tendrán una clasificación B. Revisa la etiqueta del extintor y asegúrate de que indique la clasificación B antes de utilizarlo en el incendio de un líquido inflamable.
    • Para utilizar el extintor, jala del sujetador que te impide liberar el mango, apunta la boquilla hacia la base del fuego, y sostén el mango hacia abajo. Conforme veas que las llamas se reducen, acércate a la fuente y continúa rociando hasta que el fuego se haya extinguido por completo.
    • Si no puedes apagar el fuego a los cinco segundos de activar el extintor, entonces es demasiado grande. Evacúa hacia un lugar seguro y llama a emergencias.
    • La única excepción a esta regla es cuando el incendio de un líquido deriva de aceites vegetales o grasas animales en freidoras de tamaño comercial y otros equipos propios de un restaurante. Por su gran tamaño, su extremado calor y su fuente de combustible, estos dispositivos cuentan con sus propios extintores de clasificación K. Los restaurantes con este tipo de equipos están legalmente obligados a conservar un extintor de clasificación K en todo momento.
    • NO arrojes agua cuando un líquido o aceite se incendie. El agua no se mezcla con el aceite. Cuando se combinan, el aceite permanece en la parte superior del agua. El agua hervirá y se convertirá en vapor "rápidamente". Esta ebullición rápida es peligrosa. El aceite se quemará y saldrá disparado en todas las direcciones mientras el agua hierve y se evapora, lo que hará que el incendio se propague rápidamente.
  4. Llama a emergencias. Incluso si lograste apagar el incendio, debes llamar a emergencias. Los objetos humeantes pueden encenderse de nuevo, y los bomberos están capacitados para aislar y eliminar los riesgos por completo.

Extinguir incendios orgánicos

  1. Utiliza una manta ignífuga para para extinguir el fuego. Si la fuente del fuego es un material combustible sólido (como madera, tela, papel, caucho, plástico, etc.), entonces te enfrentas a un incendio de clasificación A. Una manta ignífuga es un medio fácil y rápido para extinguir este tipo de incendios en su etapa inicial. La manta elimina el oxígeno del fuego, reduciendo su capacidad de quemarse.
    • Para utilizar la manta, sácala de su envoltura, despliégala delante de ti protegiendo tus manos y tu cuerpo con ella, y déjala caer sobre el incendio. NO lances la manta al fuego.
  2. Utiliza un extintor de clasificación A para apagar un incendio. Si no tienes una manta a la mano, entonces puedes utilizar fácilmente un extintor de clasificación A. Asegúrate de que la etiqueta del extintor indique esta clasificación.
    • Para utilizar este extintor, apúntalo hacia la base del incendio y rocía de un lado al otro hasta que se apague.
    • Si no puedes apagar el fuego a los cinco segundos de activar el extintor, entonces es demasiado grande. Evacúa hacia un lugar seguro y llama a emergencias.
    • Únicamente los extintores de clasificación A son de color plateado y cuentan con un manómetro para el agua en su interior. Sin embargo, muchos extintores de polvo químico seco multifuncionales también cuentan con esta clasificación.
    • Puedes utilizar un extintor de dióxido de carbono (CO2) de clasificación A si es el único tipo de extintor con el que cuentas, pero no es lo más recomendable. Los objetos en los incendios de clasificación A tienden a arder durante un largo tiempo, por lo que el fuego puede volverse a encender muy fácilmente una vez que el CO2 se disipe.
  3. Utiliza abundante agua. Un extintor de clasificación A está compuesto esencialmente de agua a presión, por lo que puedes utilizar grandes cantidades de agua del grifo si es lo único con lo que cuentas. Obviamente, si el fuego se expande más rápido de lo que puedes apagarlo, o si está produciendo demasiado humo, debes evacuar el espacio y llamar a emergencias de inmediato.
  4. Llama a emergencias. Al igual que en cualquier otro tipo de incendio, puedes llamar a emergencias incluso si te las arreglaste para apagar el fuego. Los equipos de emergencia se asegurarán de que el fuego no tenga ninguna posibilidad de volverse a encender.

Consejos

  • Si utilizas una manta ignífuga, asegúrate de dejar cubierto el fuego por lo menos unos quince minutos o hasta que todo el calor se haya disipado.
  • Familiarízate con el tipo de extintores que tienes en casa y la oficina. Cuanto más rápido logres llegar al extintor correcto para el trabajo, más posibilidades tendrás de apagar el incendio en su etapa inicial.
  • Conoce la ubicación de la caja de fusibles de tu casa y la oficina. En caso de un incendio eléctrico, debes lograr llegar a la caja lo más rápido posible para cortar la fuente de alimentación.
  • Siempre llama a emergencias incluso si se has logrado apagar el fuego con éxito.

Advertencias

  • Este artículo constituye una guía general para tratar de extinguir un incendio bastante pequeño en su etapa inicial. Utiliza esta información bajo tu propia responsabilidad y ten mucho cuidado cuando se produzca un incendio.
  • Si sospechas de una fuga de gas, evacúa el espacio y llama a emergencias de inmediato. El gas natural es altamente inflamable y puede llenar un espacio rápidamente. Si se enciende, el fuego será explosivo y no podrás manejarlo sin la ayuda de bomberos profesionales.
  • Si no puedes apagar el fuego a los cinco segundos de activar el extintor, entonces es demasiado grande. Probablemente, el extintor se agotará antes de que apagues el fuego. Evacua hacia un lugar seguro y llama a emergencias.
  • Es extremadamente peligroso que inhales humo. Si el incendio ha llegado a una etapa en la que produce grandes cantidades de humo, evacúa el lugar y llama a emergencias.
  • Tu vida es lo más importante . Evacua el lugar si el fuego se ha extendido demasiado y es poco probable que no logres extinguirlo por medios normales. No pierdas tiempo recogiendo tus pertenencias. Es crucial que te des prisa al evacuar.

Cosas que necesitarás

  • Agua (solo en caso de que se origine un incendio de clasificación A)
  • Una manta ignífuga
  • Un extintor actualizado y con especificaciones claras en la etiqueta
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página