Cómo almacenar un abrigo de piel

Volver a comprar un abrigo, estola o accesorios de piel es muy costoso. Al ser partes orgánicas de seres vivientes, se dañan fácilmente con el pasar del tiempo. Las pieles son susceptibles a ser comidas por insectos y roedores, además de pudrirse por moho, así que sigue estos consejos para guardar tus pieles en el mejor ambiente. Al seguir estos pasos, protegerás tus pieles y prolongarás su vida útil.

Pasos

  1. Guarda tu piel en un lugar fresco, seco y oscuro. Cuando no estés usando tu piel, guárdala en un ropero donde reciba calor indirecto. Si por el lugar donde guardas tus pieles se encuentra un conducto de calefacción, cierra el conducto para que el calor no seque tus pieles, ya que podría dañarlas.
  2. Deja que tu piel “respire”. Deja algo de espacio alrededor de ella para que el aire circule. Esto permitirá que la humedad de tu cuerpo se disipe antes de que el moho se apodere de la piel.
  3. Mantén tu piel seca. Si tu piel se humedece, agítala y cuélgala para que seque. Si está muy mojada, llévala a una tienda de pieles para que le den un tratamiento.
  4. Elimina a los insectos y roedores. Mantén estas pestes lejos de tu piel; de no hacerlo, pueden mordisquearla. Usa químicos y trampas para mantener tu almacén libre de plagas.
  5. Guarda tus cosas en un ambiente controlado. Tus pieles durarán mucho más si son guardadas a una temperatura y humedad adecuadas. Si tus pieles son demasiado costosas, llévalas a una tienda para que las guarden durante los meses de calor. Estas tiendas mantienen tus pieles frescas para ralentizar el deterioro y también controlan la humedad para prevenir el desarrollo de moho. Ten en cuenta que los espacios caseros que tienen aire acondicionado tienen altos niveles de humedad. Trata de que las áreas en las que guardes tus pieles estén en un nivel de 50% de humedad y 10 °C (50 ºF).
  6. Evita las pérdidas. Guardar tus abrigos, chaquetas y accesorios de piel en casa durante el verano puede ser muy costoso. Para mantener tus abrigos y otros accesorios en buenas condiciones, deben estar guardados en un ambiente controlado, en lugares fríos (no calientes) y secos con una bolita de naftalina. El aire acondicionado casero también es muy húmedo; este debe estar en 10 °C (50 °F) y 50% de humedad para mantener las pieles en un nivel apropiado de humedad. También, ten cuidado con el olor a cedro y naftalina, ya que estos, al estar cerca de cueros, lanas y pieles, pueden generar olores desagradables.

Consejos

  • La piel falsa es mucho más resistente que la piel real. Al estar fabricada de plástico (que usualmente es muy suave y bonito), no necesita de muchos cuidados. Las pieles falsas también son mucho más baratas. Considera una piel falsa como complemento para ayudar a que la piel real dure mucho más. Usa la piel real solo para ocasiones especiales.
  • Si tu piel es valiosa, asegúrate de que tenga un seguro, en especial si vas a hacerla guardar en otra parte.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página