Cómo aprender el arte de la seducción

¿Estás cansado de perseguir al sexo opuesto? ¿Quieres darle vuelta a la tortilla y hacer que te persigan a ti? Esta es la forma de dominar el arte de la seducción. Puede que lo único que necesites sea un poco de confianza y ser juguetón.

Pasos

  1. Deja de ser necesitado. La necesidad y la seducción se oponen. Cuanto más desesperado estés, menos atraída estará la otra persona. Lo último que quieres hacer es que la persona se sienta presionada. Si quieres seducir a alguien que es completamente independiente, también puedes beneficiarte de aprender cómo domar un espíritu libre.
    • Incluso si sientes que se acerca la necesidad, no te rindas. Piénsalo de esta forma: tus necesidades serán satisfechas en algún momento, pero tal vez no ahora: gratificación demorada.
    • Ten una actitud despreocupada cuando estés seduciendo a esa persona especial. Sé, dentro de lo razonable, un poco imprudente: haz algo atrevido o inesperado para mantenerla adivinando. Tal vez puedes ir a la playa en medio de la noche. Tal vez puedes irte de viaje por un par de días sin anunciarlo previamente. Trata de crear un poco de misterio.
  2. Relájate. Cuanto más cómodo te sientas, más cómoda se sentirá la otra persona a tu alrededor y estará más receptiva a tu afecto.
    • Camina a los lugares cercanos en vez de usar el auto. Incluso solo 10 minutos de actividad física pueden reducir el estrés y ayudar a relajarte.
    • Escucha música; se ha demostrado que reduce el estrés, baja la presión arterial y combate el ritmo cardíaco elevado.
    • Guarda una pelota de golf debajo de tu escritorio o área de trabajo. Frota tus pies descalzos sobre ella para un masaje simple pero efectivo.
    • ¡Descansa bien durante la noche! La falta de sueño puede significar más estrés. Por lo general, a las personas que duermen más se les facilita relajarse.
  3. Sé juguetón, sonríe, coquetea, toca, provoca. No seas demasiado serio; a la gente le gusta divertirse; así que diviértete con esta persona y disfruta el juego.
    • Algunos estudios han encontrado que una actitud alegre hace que las personas sean más atractivas. La alegría en los hombres indica que no hay agresión, mientras que en las mujeres indica juventud y fertilidad.
    • También el humor es otro aspecto crucial de la personalidad que juega un papel en la atracción. Un estudio ha encontrado que las mujeres son más propensas a dar su número de teléfono a los hombres que usan su sentido del humor, mientras que los hombres también perciben el humor como un rasgo atractivo de las mujeres.
    • Sé capaz de reírte de ti mismo. Por lo general, a las personas no les gustan otras personas que no pueden aguantar una broma o que se ofenden cuando dicen algo malo sobre ellas. No seas así. Sé capaz de tomar con calma la crítica bromista. Mira, si tú se lo haces a otras personas (y deberías porque ser juguetón es atractivo) también debes poder soportarlo.
  4. No estés disponible siempre. La gente disfruta de estar con otras personas que tienen cosas emocionantes e interesantes en sus vidas, porque se sienten felices ante la perspectiva de que alguien así comparta su valioso tiempo con ellos. Porque, ¿qué vas a conseguir si estás tratando de reunirte con la persona o hablar con ella todo el tiempo? Nada. Lo mejor es no abrumar a la otra persona con tu tiempo y dejar que la relación se desarrolle a un ritmo más moderado.
    • En algunas ocasiones, si una persona te pide una cita, no aceptes de inmediato. Dile que vas a revisar tu agenda primero y luego acepta. Incluso si no tienes nada que hacer, cálmate. De esta forma, tu aspecto social se verá reforzado por un simple truco.
    • Dicho esto, llena tu agenda con eventos reales y personas reales. No hay sustituto para lo real. Realmente vas a ser más feliz y a sentirte más satisfecho si sales que si te quedas sentado en tu casa jugando con los dedos. # Usa el lenguaje corporal con eficacia. Muévete con confianza. La mayoría de las personas no se sienten atraídas por la gente que no se mueve, sino por las que tienen seguridad en sí mismas. No te olvides de sonreír y, si es posible, haz contacto con el cuerpo cuando sea apropiado y no indiscreto.
  5. Haz un uso eficaz del lenguaje corporal. Muévete con confianza. La mayoría de las personas no se sienten atraídas por las personas tímidas, sino por las personas que son seguras de sí mismas. No te olvides de sonreír y, si es posible, haz contacto con el cuerpo cuando sea apropiado y no intrusivo.
    • Usa tu lenguaje corporal para coquetear. Si no tienes facilidad de palabra, no te preocupes. Puedes enviar señales sutiles a las personas que quieres atraer, dependiendo de la situación social. No tengas miedo de tocar ligeramente el brazo o el hombro de alguien cuando estés platicando. El contacto físico de los hombres en realidad aumenta la temperatura de la mujer, a veces un grado centígrado completo.
    • Usa el contacto visual para coquetear. Los ojos son herramientas increíblemente poderosas, así que úsalos inteligentemente. Fija la mirada en la persona con la que estás hablando; no hay nada que grite confianza como fijar tu mirada en los ojos de alguien. Sin embargo, si usas el contacto visual para coquetear, no busques por toda la habitación y fijes la mirada en cada persona. La gente quiere sentirse especial, así que aprende a localizar algunos candidatos y cólmalos con tu atención visual.
    • Usa mensajes sugerentes. Si vas a enviar notas, textos, o correos electrónicos, aprende a comunicarte con tranquilidad junto con un poco de intriga. En vez de decir: "Hola, ¿quieres ir a tomar un café más tarde?", prueba algo un poco más sugerente como: "Tengo algunos antojos y puede ser que tengan que ver contigo. Ahorita tengo antojo de café, ¿quieres ir a tomar uno?".
  6. No seas un libro completamente abierto. Deja algo a la imaginación. No deberías compartir todo acerca de ti con la otra persona; el misterio siempre es atractivo. Hace que las personas se dan cuenta de que no te conocen completamente, y este secretismo emitirá un aura seductora.
    • Resiste la tentación de contarle a esa persona la historia de tu vida entera, y especialmente evita hablar de tus padres. No es que los padres no sean excelentes; simplemente no son ¡tan seductores!
    • Si estás obligado a contarle un poco de ti, cuéntale cosas vagas, no detalles específicos. Puede explicarle de dónde eres, cómo fue que creciste, y cuáles eran tus planes para salvar el mundo, pero dilo en forma de conversación en lugar de un gran ensayo.
  7. Ten paciencia. Espera a que tu deseo se ponga al día con el deseo de la otra persona. Cree en que solo es cuestión de tiempo; que la persona solo necesita descubrir lo maravilloso que realmente eres. Si no lo crees, no podrás seducir a nadie. Pero el hecho es que, naturalmente, nos sentimos atraídos por cualquier persona que nos hace sentir a gusto, nos hace reír, y está un poco fuera de nuestro alcance (por la emoción de lo desconocido). Es la naturaleza humana.

Consejos

  • La seducción es sobre todo una cuestión de actitud. Sin embargo, el cuidado de tu aspecto físico no hace daño. No tienes que lucir como si acabaras de salir de un desfile de modas, pero siempre debes ducharte, usar ropa limpia y oler bien. Incluso si conociste al hombre o a la mujer más encantadora del mundo, lo más probable es que lo mandarás a volar si le sientes un olor de que no se ha bañado ¡en una semana!

Advertencias

  • A veces, hay una línea delgada entre ser seductor y raro. Familiarízate con esa línea: Cómo conocer gente sin parecer raro.
  • Seducir a alguien cuando esa persona espera una relación y tú solo quieres algo de una sola vez es engañoso y no va a funcionar.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página