Cómo ser fresa

¿Alguna vez quisiste ser fresa pero no sabías cómo? Aprende de los mejores leyendo este artículo. No puedes simplemente actuar como fresa, debes serlo, o no serás más que una farsante. No importa si eres chico o chica, puedes ser fresa si tienes el dinero y la actitud.

Pasos

  1. ¡Corre la voz! Así le gustarás a todo el mundo y te llamaran "fresa".
  2. Mantén una buena higiene. Olvídate de ser fresa si no te cepillas el cabello, si tienes los dientes amarillos o llenos de comida, si tienes mal aliento, si hueles mal o si luces grasienta y sudada, a menos que soluciones estos problemas.
  3. La imagen lo es todo. Además de una buena higiene, debes vestirte con elegancia. Las camisetas y los pantalones deportivos no bastan. Un polo de golf con unos shorts a cuadros es lo mínimo exigible. Una buena opción es la ropa de diseñador. Si no puedes pagarla, compra ropa de un "diseñador menor". Algunos de ellos son Isaac Mizrahi, Massimo, etc. Puede resultar algo corriente a veces, pero bastará.
  4. Lleva un look sobrio y elegante. Una presentación excelente es la mitad de la batalla ganada. Usa ropa y accesorios que resalten tu cuerpo. Jamás uses algo que te resulte incómodo. Recuerda que la modestia es clave para ganarse el respeto de los demás. Quizás un pequeño escote se vea a la moda, pero un verdadero caballero aprecia la modestia más que una prenda reveladora.
  5. Sé sociable. Una persona seria y aburrida es tan fresa como un tronco. Sé encantadora y extrovertida con la gente con la que quieras entablar amistad.
  6. Ten algunas respuestas preparadas en caso de que alguien te insulte. Si no se te ocurre nada ahora, los insultos vendrán por sí solos según el blanco. Sé agradable con los demás siempre, a menos que tengas algo contra alguien.
  7. No insultes, cuentes chismes ni difames. Cuando sea necesario, comunica tus opiniones de manera apropiada y constructiva. Esto anima a la audiencia a escuchar atentamente cuando hablas.
  8. Ten buen gusto para vestir. Sé modesta al vestir y evita la ropa de mal gusto. Los escotes demasiado grandes, las faldas demasiado cortas, las camisetas recortadas y la ropa reveladora pueden dar la impresión de que una chica no se respeta a sí misma ni a su cuerpo. Las camisetas con frases inapropiadas o insinuaciones sexuales hacen que una chica se vea desesperada por atención. Las fresa no buscan atención.
  9. No alardees demasiado. Molestarás a los demás y perderás amigos.
  10. Mantén tus secretos para ti y tus amigos cercanos. Incluso si confías en alguien, nunca se sabe si te traicionará.
  11. ¡SÉ AGRADABLE! Puede resultar difícil, pero es mejor ser fresa que esnob. Estos últimos no son personas tan íntegras como las fresa.
  12. Conoce la etiqueta. Es muy importante. Las personas fresa tienen buenos modales y conocen los límites de las relaciones humanas. Además, no ofenden a nadie, pero saben cómo reprender a alguien que lo hace. Los modales son la carta de presentación de una fresa. Mientras mejores sean tus modales, más fresa serás. Visita la web Emily Post para darte una idea.
  13. Ten cuidado de no volverte demasiado materialista. Las personas fresa no son materialistas, pues es escandaloso y corriente. En su lugar, buscan estilo y calidad sin importar de qué se trate, como en un bolso, una casa o un carro. Compra lo mejor que puedas pagar y abandona las baratijas.
  14. Mantente en forma. Lo mismo aplica para tu cuerpo: compra comida de calidad que te nutra. Las fresa se respetan a sí mismas.
  15. Ejercítate con regularidad. Encuentra el tipo de ejercicio adecuado para ti, no simplemente hagas lo que está de moda. Nunca comas ni te consientas demasiado. Las fresa conocen sus límites y los respetan, en especial porque el respeto de los demás es muy importante para ellas.
  16. Encuentra alguna persona fresa que admires. No copies todo de esa persona, pero permite que su estilo y actitudes influencien los tuyos. De esa manera, construirás una base sólida para volverte fresa por ti misma.
  17. Sé culta e informada. Es buena idea estar informada de los aspectos políticos, culturales y religiosos. Incluso el conocimiento más básico puede salvarte de una situación vergonzosa e incómoda. Si sabes de antemano que pasarás tiempo con alguien de un contexto desconocido, haz una investigación minuciosa para evitar los papelones.
  18. Ten la disposición de desarrollarte personalmente. No te frustres, en su lugar acoge los cambios positivos. En el mundo en que vivimos el cambio es inevitable. Participa de este con una actitud positiva y flexible y muéstrales el camino a los demás. Encara la vida en lugar de ocultarte y los demás sabrán instintivamente que eres alguien cuya opinión debe tomarse en cuenta.
  19. Busca la sabiduría. Por muy difícil que sea escuchar el consejo de alguien más experimentado, a veces es necesario. No importa tu edad ni tu habilidad, permítete aprender de los errores y triunfos de aquellos más experimentados que tú. Te ganarás su apoyo y podrás transmitirles el conocimiento a los demás.
  20. Sé responsable. Las chicas fresa dejan un lugar en una condición, por lo menos, igual a como lo encontraron. A menos que se encuentre en un restaurante con encargados de la limpieza, la gente elegante insiste en hacerse cargo de su propia basura y equipaje sin esperar que los demás lo hagan. Cuando otros le hacen un favor, la gente verdaderamente fresa lo nota rápidamente y expresa su gratitud y su aprecio, a diferencia de las personas creídas y engreídas. Por ejemplo, si dejas caer un cubierto de plata, no esperes a que el mozo lo recoja y lo reemplace. Simplemente recógelo y ponlo a un lado y, si necesitas uno nuevo, pídelo. Si el mozo pregunta por qué, explícaselo.
  21. Buenas calificaciones. Sirven como confirmación de que "estás en busca de sabiduría", de que "tienes la disposición para desarrollarte personalmente" y de que "eres culta e informada". Sin embargo, es muy fresa obtener malas calificaciones cuando realizas un pasatiempo fresa en lugar de estudiar. Sin embargo, ten cuidado de no volverte engreída. Parecer engreída te arrebatará el estatus de fresa con mayor rapidez de la que imaginas.
  22. Mira poca televisión y revisa pocas columnas de chismes. Si es posible, evítalas por completo. Tener una noción de la cultura popular es importante, pero conocer chismes o rumores de personas famosas no es más que una confirmación de que estás tan lejos de ser fresa que has perdido el tiempo leyendo este artículo.
  23. Sé elocuente. Las personas fresa manejan un vocabulario amplio y saben cuándo emplearlo. Sin embargo, no usan palabras que suenan forzadas dentro de una oración.
  24. Sé considerada. La gente verdaderamente fresa retrocede por instinto al sentir que incomodan a los demás, que los ofenden, que interfieren en su camino o que representan un fastidio de alguna manera. Una fresa se encarga de sus asuntos cuando está con extraños y hace que los demás se sientan a gusto en eventos sociales. La gente verdaderamente fresa es cortés y cordial con todo mundo, sin importar si se trata de un alto ejecutivo, del cartero o del portero. Las fresa conocen el nombre de los demás, sea quien sea. Además, tratan a todos por igual: con cortesía y respeto.

Consejos

  • No exageres diciendo cosas como "ellas no son tan fresa". Solo te hará quedar como una esnob.
  • Ten buenos modales, pero no exageres ni actúes como la antigua realeza.
  • No seas cruel sin un motivo.
  • No alardees demasiado.
  • Sé resoluta y humilde en igual medida.
  • Habla más de un idioma con fluidez.
  • Lee libros. Mientras más grande y diversa sea tu lista de libros, más fresa serás.
  • Mantén siempre una buena higiene.
  • Tener un conocimiento excepcional de todo es muy importante. Las buenas calificaciones no son más que el subproducto de este conocimiento. Si obtienes buenas calificaciones estudiando con el ÚNICO objetivo de obtenerlas, entonces estás lejos de ser fresa. Serás una buena estudiante más y tendrás mejor probabilidad de alcanzar el éxito, pero no serás fresa.
  • Sé integra y muy informada. Mantente al corriente de la actualidad.

Advertencias

  • Pon un poco de humor y carisma, pues es lo que le gusta a todo el mundo (como mínimo).
  • Compórtate bien en público.
  • Mantente limpia y no te obsesiones por tus amigos ni otras cosas.
  • Los chicos también pueden ser fresa si tienen lo necesario.
  • No busques atención con desesperación. Nunca resulta.

Cosas que necesitarás

  • Muchos libros leídos
  • Fluidez en al menos dos idiomas
  • Mucho conocimiento
  • Noción de cultura e historia
  • Dinero, tiempo y conocimiento para crear una(s) aventura(s) propia(s). Si durante tu aventura conoces a personas que piensen similar a ti, malas noticias: quizás tu aventura no sea lo suficientemente única para considerarse fresa y la experiencia demuestre que no eres más que una plebeya.
  • Felicidad, pues las personas fresa se sienten orgullosas de su clase.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página