Cómo coser un vestido

Existen muchos tipos de vestidos que puedes hacer pero si eres una principiante y quieres hacer algo muy versátil, un vestido infinito es un buen punto de partida. Este vestido requiere solo una costura y puede convertirse en muchos estilos diferentes. Esto hace que sea más fácil usarlo de manera elegante para una boda o usarlo de manera informal para una noche con tus amigos. Este patrón se adapta fácilmente para hacer un vestido de cualquier talla y de cualquier largo.

Compra y corta tu tela

  1. Compra una tela elástica y de punto. Querrás una tela elástica para tu vestido. Esto es absolutamente necesario para un vestido infinito. Aunque puedes conseguir muchas telas que sean elásticas, las de punto que contienen licra son generalmente las más fáciles de usar y lucirán mejor si coses como una principiante.
    • Técnicamente puedes comprar cualquier tela que quieras para la falda misma pero la tela elástica será absolutamente necesaria para los tirantes y la pretina.
  2. Corta la tela para la falda. Mide alrededor de la parte más pequeña de tu cintura y luego resta 7,5 centímetros (3 pulgadas). Esta será la medida para la cintura de tu vestido. La falda es una falda circular, así que tendrás que cortarla de un rollo de tela que sea al menos tan ancho como tu cintura a lo largo y luego tendrás que duplicar la longitud que quieres para tu falda. Esto es muy factible si haces un círculo grande para el largo de un vestido de cóctel. Sin embargo, si quieres que el tuyo sea más largo, tendrás que dividir el círculo en cuartos.
    • Haz un círculo en el centro de tu tela del tamaño que mediste para tu cintura. Usa el mismo punto central y dibuja el círculo más grande para la falda misma. Con esto debe quedarte un círculo pequeño dentro de un círculo grande. Recorta el círculo central para que tu cintura tenga por donde salir.
    • El espacio entre la cintura y el borde del círculo más grande es el largo que tendrá la falda.
    • Es posible que quieras probar esto en hojas de papel grandes antes de hacerlo en la tela.
    • Si divides la falda en cuartos, no olvides dejar un margen de costura entre los cuartos cuando los cortes, al menos en la cintura.
  3. Corta la tela para la pretina. Toma la misma medida de la cintura que usaste para la falda y úsala para hacer la pretina. Tendrá que cortarse en ese largo y luego aproximadamente entre 35 y 50 centímetros (entre 14 y 20 pulgadas) de alto.
    • Una vez que la cortes, querrás doblarla para que los lados del revés se toquen entre sí. Esto debe dejarte con una tira de tela doble de aproximadamente (tu medida de cintura) 25,4 centímetros (10 pulgadas) o menos.
  4. Corta la tela para los tirantes. Toma tu altura y multiplícala por 1,5. Este es el largo que deben tener los tirantes. El ancho depende de cuán grandes sean tus pechos: los pechos planos alcanzan 25,4 centímetros (10 pulgadas), los regulares 30,4 centímetros (12 pulgadas) y los grandes 35,5 centímetros (14 pulgadas). Consigue una única tanda de tela que sea al menos de este largo. Funcionará mucho mejor si cortas los tirantes a lo largo más que a lo ancho, ya que reducirá el ondulado.
    • Dado que los tirantes serán largos y continuos, te quedarás con mucha tela. Sin embargo, si el rollo de tela que compraste era lo suficientemente ancho, debes tener tela de sobra para dos tirantes más, los que puedes usar para hacer otro vestido.
    • Ten cuidado, cortar los tirantes no es sencillo. Ese largo de tela puede ser un reto. Intenta doblar la tela de un lado a otro, como si doblaras un zigzag con papel. Coloca la pila de modo que puedas jalar desde la parte de arriba en dirección hacia ti y luego sujeta lo que sobra. Solo trabaja con una longitud con la que estés cómoda y mide y corta esa sección a la vez. Saca más tela a medida que lo necesites.

Cose el vestido

  1. Coloca y sujeta con alfileres los tirantes a la falda. Alinea los tirantes para que un extremo de cada uno de ellos se empareje con el borde de la cintura. Los lados opuestos de la tela en la falda y los tirantes deben tocarse. Ahora, aquí es donde las cosas se complican. Vas a superponer los tirantes solo un poco y a doblarlos como una V, de modo que se superpongan en la forma de un triángulo pequeño (la base del triángulo se superpone en la cintura y apunta hacia abajo al dobladillo de la falda). Sujeta y une con alfileres estas piezas una vez que las coloques.
    • La cantidad que se debe superponer depende de tu cuerpo y de cómo se encuentra formado. Generalmente, el triángulo de superposición debe tener aproximadamente entre 12,7 y 17,7 centímetros (entre 5 y 7 pulgadas) de largo desde la base hasta la punta.
    • Esta superposición es lo que mantiene tu pecho cubierto. Puedes no superponer las piezas pero harás un vestido con escote profundo y tal vez necesites usar algo debajo.
  2. Coloca y sujeta con alfileres la pretina. Ahora, con tu pretina doblada, empieza a sujetar con alfileres los bordes sin rematar a la cintura de modo que los lados derechos queden frente a frente. Es una idea buena colocar el centro de la pretina enfrente del centro de la superposición del tirante. De esta manera la costura de los bordes unidos de la pretina quedarán escondidos. Una vez que alinees todos los bordes, sujétalos con alfileres en su lugar.
  3. Cose la cintura. Hay una costura que se requiere en este vestido y es esta. Vas a coser un círculo continuo alrededor de toda la cintura. Esto unirá las tres partes del vestido. Sencillo, ¿verdad? Comienza en cualquier parte del círculo de la cintura que funcione para ti, aunque en cualquier lugar alrededor del margen debe ser más sencillo de esconder. Haz funcionar la máquina hacia adelante, un poco hacia atrás y luego hacia adelante y hacia atrás de nuevo. A esto se le llama asegurar tus puntadas en su lugar. Ahora sigue hacia adelante alrededor de todo el círculo hasta que llegues al punto donde empezaste. Cose hacia atrás de nuevo para terminar.
  4. Hazle el dobladillo a la falda. Si quieres, puedes hacerle el dobladillo a la falda para conseguir un borde más profesional y limpio. Sin embargo no tienes que hacerlo y ciertas telas deben formar solas un borde con acabado. El jersey es un buen ejemplo de esto.

Haz otros vestidos

  1. Haz un vestido de una funda de almohada. Al agregar una camiseta elástica a una funda de almohada, puedes hacer un vestido tubo rápido y sencillo. Todo lo que necesitas para terminar el estilo es un cinturón u otro accesorio para la cintura. Este vestido es útil para los disfraces de Halloween o como una manera de practicar tus habilidades de costura (o simplemente para hacer un buen uso de una funda de almohada vieja).
  2. Haz un vestido de corte imperio. Un vestido de corte imperio es un vestido que se ajusta justo debajo del busto. Puedes hacer uno sencillo al agregar una falda que hagas a una camiseta que ya tengas o que compres. Esto es sencillo y se ve muy femenino y de dama.
  3. Usa una sábana para hacer un vestido. Puedes usar una sábana vieja y linda para hacer un vestido bonito. Esto requiere solo habilidades de costura de una principiante. Es un proyecto excelente si quieres usar tus sábanas de la infancia (cubiertas de tu personaje de dibujos animados favorito) para hacer un vestido extravagante.
  4. Usa tu falda favorita para hacer un vestido rápido. Puedes hacer un vestido realmente sencillo al fijar una camiseta a tu falda favorita. Este es un proyecto de costura rápido que es excelente para una principiante. Simplemente dale la vuelta a tu falta y alinea la pretina (la falda quedará alojada dentro de la camiseta).
    • Ten en cuenta que debe ser una falda elástica sin cierre, ya que no podrás usar más el cierre.

Consejos

  • Usa tela gruesa. Si no es gruesa entonces une dos piezas.
  • Si usas encaje, une la tela también.

Advertencias

  • Si tu máquina de coser no funciona, usa aguja e hilo.

Cosas que necesitarás

  • Máquina de coser
  • Una tela que te guste
  • Un pedazo de papel grande
  • Hilo
  • Aguja (mira las advertencias para más detalles)
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página