Cómo reír

La risa realmente podría ser la mejor medicina. Esta brinda un ejercicio vigoroso que endurece el abdomen y fortalece el corazón, además, la risa frecuente podría aumentar tu sistema inmunológico. Sin embargo, tener una vida seria y ocupada podría ocasionar que la risa sea más la excepción que la regla. Si quieres vivir una vida feliz, sana y gozosa, tendrás que aprender a reír. Lee el artículo a continuación para que aprendas a que la risa forme parte de tu vida u obtén consejos más específicos al revisar las secciones mencionadas en la parte superior.

Buscar el humor

  1. Sonríe más. Los estudios han demostrado que la gente se ríe más mientras sostiene una pajilla en sus dientes en vez de sostenerla en los labios. Esto ocurre porque el cuerpo responde subconscientemente a la sensación de sonrisa y asume que la risa vendrá. Si estás listo para reírte más, sonreír más engañará a tu cuerpo a hacerlo.
    • El rostro de descanso de mucha gente parece un tipo de ceño fruncido. Entrénate para sonreír mientras trabajas, corres (jogging) e incluso mientras estás concentrado leyendo un libro. Procura que tu rostro siempre tenga una linda sonrisa.
    • Mientras caminas para ir al trabajo o para tomar el autobús, ponte el objetivo de sonreír a todos los desconocidos a medida que pasen por tu lado. Es una buena manera para practicar y prepararte para reírte, además es de buena educación.
  2. Rodéate de personas graciosas. Estás listo para tener una noche divertida con amigos, de pronto uno de los amigos de la secundaria de tu compañero de cuarto de la universidad empieza a quejarse del trabajo. Si te sientes deprimido y te cuesta reír, será peor si te rodeas de personas negativas. En lugar de sociabilizar con personas que te depriman, sal con aquellos amigos que siempre están haciendo payasadas y haciéndote reír.
    • Toma el control de las conversaciones grupales negativas. Si estás en un grupo de quejosos, cambia el tema. Si todos están hablando de las cosas que no les gusta, habla de las cosas que sí te gustan. La gente tiende a copiarse entre sí, así que una sola persona descontenta tiene la capacidad de sofocar un ambiente hilarante. Restáurala haciendo una pregunta boba o contando una historia desenfadada.
    • No tienes necesariamente que rechazar a tus amigos no-graciosos, pero trázate el objetivo de buscar amigos nuevos que te hagan reír y que estén dispuestos a hacerlo. Cuando estés con ellos, también estarás listo para reír.
  3. Mira películas y programas de televisión graciosos. Aunque tu gusto sea más dado para el drama y el terror, rompe la rutina y mira algo en donde actúe Will Ferrel. Busca las cosas que te hagan reír a carcajadas y observa el tiempo que pasas riéndote en lugar de pensar demasiado sobre una trama o deprimirte por un documental.
    • Si las comedias modernas no te hacen reír, mira los clásicos de antaño. Mira a Gene Wilder y a Richard Pryor haciendo payasadas juntos o mira una de las parodias de Mel Brooks. Remóntate mucho más atrás en el tiempo y mira: I Love Lucy, los Marx Brothers, Abbot & Costello y Buster Keaton para que te hagas una idea de qué hacía reír a nuestros abuelos.
    • No importa qué edad tengas: Tom y Jerry es divertido sin lugar a dudas. Sírvete un tazón de cereales dulces y vuelve a vivir las mañanas de sábado de tu niñez.
  4. Apaga las noticias. Es difícil reír si empiezas tu día escuchando una lista de las atrocidades y la disparidad económica en la radio. En lugar de ello, descarga podcasts de comedia o escucha programas de radio graciosos y entérate de las noticias leyendo el periódico después.
    • Si todavía quieres mantenerte al tanto de la actualidad noticiosa pero con un toque de humor, mira el programa de Jon Stewart, te mantendrá (casi) igual de informado, pero de una manera mucho más ligera.
    • Si eres un adicto a los periódicos, empieza por los chistes y las historias de interés humano antes de ahondar en las noticias deprimentes. Cambia frecuentemente de tono para permanecer de buen humor. No te quedes estancado en las noticias espeluznantes.

Aprender a relajarte

  1. Ríete de ti mismo. Aprender a reírte de ti mismo es una de las diferencias más grandes entre las personas felices y deprimidas. Si puedes convertir los momentos incómodos, los errores y las deficiencias como oportunidades para reírte a costa tuya, esas cosas ejercerán menos dominio sobre ti.
    • Reírte de ti mismo te ayudará a distinguir entre “quién eres” y “qué haces”. Todos echamos algo a perder en algún momento u otro y eso no tiene necesariamente que definirte como persona. Reírte de ti mismo te dirá a ti y a los demás que no es gran cosa.
  2. No te preocupes por cómo suene tu risa. La risa de todos es única, así que mientras sea educada y la fuente de verdadero gozo, no es necesario preocuparte de tener una risa “fea”, pues no existe tal cosa.
    • Si te pone tenso reírte y estás constantemente preocupado de lo que pensarán los demás de ti, será difícil soltarte y divertirte. Si estás saliendo con el tipo de personas que se burla de alguien por su risa, búscate amigos nuevos.
  3. Tómate tu tiempo. Tal vez seas una persona ocupada, pero aprender a tomarte tu tiempo y emplearlo para ser tú mismo alegrará tus ánimos considerablemente, te mantendrá calmado y listo para reír. La ambición y el trabajo son elementos positivos, pero con moderación, así que aprende a moderar tus objetivos y tu competitividad con una disposición para reírte de ti mismo y disfrutar la vida.
    • Asegúrate de hacer algo que disfrutes todos los días. Relájate con un disco musical mientras sonríes tomando tu trago favorito. Controla tu estado de ánimo.

Entrenarte para reír

  1. Oblígate a reír un poco. Cuando estés solo en casa o cuando estés conduciendo camino al trabajo, trata de reírte unas cuantas veces de la manera más realista posible. Muy a menudo, nuestro cuerpo necesita un empujón para tener el ánimo adecuado para reír. Aunque creas que algo no sea particularmente gracioso para reírte, tan sólo forzándote a reír podría hacer que tengas un ataque de risas sanas.
    • Primero repite tres sonidos “ja” cortos y haz varias series de risas forzadas para empezar. Te sorprenderá lo rápido que las risas forzadas se convierten en genuinas.
    • Piensa en algo que te haya parecido gracioso en el pasado y que te haya hecho reír. Recuérdalo durante tu sesión de risas para que te ayude a estimular más de ellas.
  2. Ponle atención a las sensaciones físicas de la risa. La risa periódica podría aumentar tu sistema inmunológico, oxigenar tu sangre, endurecer los músculos de tu abdomen y liberar químicos saludables en tu cerebro que mejorarán tu estado de ánimo. Cuando rías, pon tu mano en tu diafragma y siéntelo. Cuando practiques la risa en el futuro, asegúrate de sentirla a nivel profundo en tu cuerpo.
    • Considera este entrenamiento como si fuera un ejercicio que mantendrá los músculos de la risa fortalecidos. Practícalo con una sonrisa de oreja a oreja y una risa ahogada desde el fondo del abdomen. Después te sentirás mejor.
  3. Comprométete a reír. Si has decidido reír más, hazte reír por lo menos una vez al día. Practica algunas series de risa cuando vayas al trabajo o después de que llegues a casa y quieras relajarte un rato.
    • En el trabajo, ponte un horario de descansos para reírte. Mejor que un cigarrillo, tómate quince minutos para mirar un video de YouTube divertido y disfrutar una risotada saludable para mantenerte productivo y relajado.
  4. Prueba el yoga de la risa. Si te parece difícil provocarte la risa cuando estás completamente solo, muchas ciudades tienen grupos de “yoga de la risa” en donde se practica una rutina guiada para reír. Como el yoga común, el yoga de la risa es guiado por profesionales capacitados, quienes te ayudarán a reírte como si fuera una rutina de ejercicios. Si bien podría parecer ser un poco bobo reírte con un gran grupo de desconocidos, muchas personas confirman sus beneficios a la salud y el impacto positivo que tuvo en sus estados de ánimo.

Consejos

  • Ten tu propio sentido del humor. Haz tus propios chistes, algo que sea realmente gracioso para ti.
  • Aunque la mejor risa generalmente es la compartimos con otras personas, te ayudará mucho buscar en línea y buscar citas divertidas, chistes, imágenes, historias, etc.
  • Asegúrate de que la risa que tienes sea aceptable para los demás, voltéalos a ver (si es así, muy bien; si no, mejórala).
  • A mucha gente no le gusta su risa porque no les gusta cómo se ve físicamente mientras se ríe y no por el sonido en sí. Si este es el caso, no olvides que puedes taparte la boca con tus manos mientras te ríes.

Advertencias

  • La risa es buena para la salud, pero no estalles de risa a tal punto que te rompas un punto.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página