Cómo entender las medidas para cocteles

Ser preciso al hacer cocteles es absolutamente primordial. Muy poco de un ingrediente puede cambiar el trago y demasiado de algo puede arruinarlo. Si bien algunos cocteles en realidad se hacen a juicio personal (por ejemplo, un ron con Coca-Cola), muchos otros requieren medidas precisas para tener el sabor que deben tener.

Pasos

  1. Familiarízate con los medidores. Los medidores son la herramienta de bar más básica para cualquier principiante. El más pequeño variaría desde un "pony" o 30 mL (1 onza) a un "shot" o 45 mL (1,5 onzas), mientras que el más grande puede contener hasta 60 mL (2 onzas). Sé consciente de que una medida de un medidor es la misma que la de un vasito de trago.
    • Los medidores británicos usan el sistema métrico en lugar del imperial, así que la medida estándar en un medidor es de 25 mL y 50 mL en ambos extremos.
  2. Observa los diferentes tamaños de vasos para tragos cortos. Un vaso típico puede contener 45 mL (1 onza y media); sin embargo, hay muchos bares que tienen vasos de 30 mL (1 onza). Los vasos de trago largo pueden contener 90 mL y son mejores para ingredientes adicionales, como crema batida.
  3. Entiende la diferencia entre pizca y salpicada. Como las recetas para comida, las pizcas conciernen a ingredientes que se usan en cantidades muy pequeñas, solo para darle sabor pero no abrumar el plato. Agregar una salpicada de un ingrediente es una cantidad un poco mayor que las pizcas, así que es una decisión de juicio sobre cuánto usar.
    • Las salpicadas se usan con ingredientes como la granadina o el curaçao azul.
    • Las pizcas se usan con ingredientes con más "potencia"; por ejemplo, las salsas Worcestershire o Tabasco.
  4. Usa medidores al hacer cocteles en capas. Medir las cantidades muy pequeñas de ingredientes pueden ser un desafío; sin embargo, si necesitas una salpicada, puedes emplear la técnica de verter libremente.

Convierte las medidas en partes

  1. Ten en cuenta que una "parte" no tiene una medida específica. Se trata más bien de una cantidad. Mientras más raciones prepares, necesitarás más partes de cada ingrediente que para un trago para una sola persona.
  2. Busca tu receta de trago favorita. Recuerda que solo cambias el tamaño de la medida para obtener mayores cantidades de ella; la proporción de los ingredientes no cambia. El siguiente ejemplo usa un típico kamikaze:
    • 60 mL (2 onzas) de vodka
    • 30 mL (1 onza) de triple seco
    • 30 mL (1 onza) de jugo de limón o mezcla agridulce
  3. Cambia los mililitros (u otras medidas) a partes. Los 60 mL cambiarían a 2 partes, mientras que los 30 mL serían 1 parte.
  4. Invierte el cálculo para cambiar las partes a medidas. Si tienes 1 parte de un ingrediente, facilítate las cosas y básalo en una medida de medidor. Por lo tanto, media parte sería medio medidor (23 mL o 0,75 onzas) y 2 partes serían 90 mL (3 onzas).
  5. Usa tazas medidoras con el mismo método. Si quieres usar una jarra, mide 2 tazas en lugar de 2 partes.

Consejos

  • Al hacer tragos helados o carbonatados, evita convertir las medidas de los ingredientes en partes. Mientras más tiempo reposen los ingredientes, mayor es la probabilidad de que se diluyan o adquieran un sabor soso. Mientras más fresco esté el ingrediente carbonatado, mejor será el sabor. Usa tu juicio en cuanto a la cantidad de personas a quienes les servirás el trago.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página