Cómo hornear tomates

Existen varias maneras de asar tomates pero cada una de ellas requiere un par de horas, por eso el platillo tiende a ser reservado para los fines de semana o para las ocasiones especiales. Asar tomates profundiza su sabor, combinan bien con los mariscos, los platillos de pasta y otras verduras asadas. Además, su naturaleza poco líquida los hace ideales para usarse en alimentos horneados como el pan o el quiché.

Tomates asados con romero y tomillo

  1. Precalienta el horno a 165 grados Celsius
  2. Vierte el aceite de oliva en la cacerola. Agrega el ajo, el tomillo y el romero. Sazona con sal y pimienta negra recién molida al gusto.
  3. Corta los tomates en mitades, longitudinalmente. Agrega las mitades de tomate en el plato para hornear; primero rocíalas con la mezcla de aceite, después colócalas con el lado plano hacia abajo. Haz sólo una capa.
  4. Hornéalos durante dos horas. Los tomates estarán listos cuando tengan los bordes marchitos y estén suaves. El tiempo de cocción varía dependiendo del tipo de tomate que uses, así que asegúrate de vigilarlos.
  5. Sírvelos calientes. Si usas una receta, sigue las instrucciones. Si vas a almacenarlos, mantenlos cubiertos dentro del refrigerador durante 2-5 días.

Tomates horneados con balsámico

  1. Precalienta el horno a 140 grados Celsius. Forra dos bandejas para hornear con papel pergamino.
  2. Corta cada tomate por la mitad, longitudinalmente. Después córtalo en cuartos.
  3. Coloca los cuartos en filas sobre las bandejas para hornear.
  4. Haz la cubierta. Mezcla el ajo, el azúcar, la albahaca y el orégano en un tazón pequeño. Agrega varias gotas de vinagre balsámico, al gusto.
  5. Sazónala con sal de mar y pimienta negra recién molida.
  6. Baña cada trozo de tomate con la mezcla.
  7. Colócalos dentro del horno para cocinarlos. Cocina durante dos horas y media. los tomates horneados están listos cuando estén ligeramente marchitos los bordes y estén semisecos.
  8. Sírvelos calientes. Si no los vas a usar inmediatamente, guárdalos dentro del refrigerador.

Tomates horneados a fuego lento

  1. Precalienta el horno a 120 grados Celsius.
  2. Coloca una rejilla de metal limpia sobre una bandeja para hornear o un plato de tamaño similar.
  3. Corta los tomates por la mitad, longitudinalmente.
  4. Coloca las mitades de tomates a lo largo de la parrilla de metal. Contrario a los métodos de hornear previos, colócalos con la cara hacia arriba, con el lado redondeado hacia abajo.
  5. Cepíllalos generosamente con aceite de oliva. Espolvoréalos con sal y pimienta al gusto y coloca trozos de albahaca encima.
  6. Colócalos dentro del horno. Hornea durante 4-5 horas. Los tomates van a encogerse mucho y van a tener una apariencia muy arrugada.
  7. Sácalos. Déjalos enfriar en la rejilla. Se pueden servir calientes o fríos. Si los vas a guardar, refrigéralos en un recipiente tapado, en capas individuales separadas por papel de pergamino. Se pueden conservar de esta manera durante un máximo de 2 semanas.

Tomates horneados en grandes cantidades

  1. Pela los tomates. Debido a la cantidad, se recomiendo conseguir ayuda.
    • Es recomendable usar guantes al pelar los tomates, para prevenir que la acidez dañe la piel sensible que está alrededor de tus uñas.
  2. Precalienta el horno a 200 grados Celsius.
  3. Corta cada tomate por la mitad, de manera transversal. Para retirar las semillas aprieta gentilmente cada mitad.
  4. Rocía aceite de oliva sobre la base de la cacerola. Espárcelo uniformemente con tus dedos o con un cepillo para untar.
  5. Coloca los tomates en una cacerola, con el lado plano hacia abajo. Haz una sola capa.
  6. Espolvorea el ajo y el tomillo sobre las mitades de tomate.
  7. Colócalos dentro del horno precalentado para ser horneados. Hornea durante 45 minutos. Retira la cacerola del horno con cuidado. Tira el líquido acumulado durante la cocción, después regresa la cacerola al horno.
  8. Reduce el calor a 150 grados Celsius y hornea durante dos horas más. Cada media hora, retira los tomates del horno y retira los jugos acumulados. Los tomates están listos cuando estén ligeramente caramelizados y dejen de soltar líquido.
  9. Hierve el líquido en una olla sobre la estufa. Cuando queden 3/4 de taza, saca los tomates y el ajo con un cuchara y colócalos en un tazón.
  10. Sazónalos con sal y pimienta, después sírvelos. Alternativamente, mantenlos cubiertos dentro el refrigerador por entre 2 y 5 días.

Ingredientes

Tomates asados con romero y tomillo :
  • 450 gramos de tomate
  • 2 cucharadas de aceite de oliva de buena calidad
  • 1 diente de ajo, pelado y en rodajas finas
  • 8-10 ramitas de tomillo fresco
  • Varias ramitas de romero fresco
  • Sal de mar y pimienta negra recién molida, al gusto
Tomates asados con balsámico :
  • 10 tomates ciruela y firmes
  • 8 dientes de ajo, machacados
  • 1/3 taza / 80 g de azúcar de caña superfina
  • 4 cucharadas de hojas de albahaca, desgarradas
  • 4 cucharaditas de hojas de orégano, picadas
  • Vinagre balsámico de buena calidad
  • Sal de mar y pimienta negra recién molida, al gusto
Tomates horneados a fuego lento : La cantidad depende de ti, el aceite y los condimentos deben de ser apropiados par ala cantidad de tomates que estás utilizando.
  • Tomates ciruela/roma
  • Aceite de oliva extra virgen
  • Sal de mar y molida negra recién molida
  • Hojas de albahaca, frescas y desgarradas
Tomates asados en grandes cantidades :
  • 6.8kg de tomates frescos pelados
  • 1/3 taza de aceite de oliva extra virgen
  • 12 dientes de ajo, sin pelar
  • 2 cucharaditas de hojas de tomillo frescas, picadas (o 1 cucharadita de hojas secas)
  • Sal de mar y pimienta negra recién molida, al gusto

Consejos

  • Cambia las hierbas a tu gusto. Otros sabores a considerar son el chile, el comino, el zumaque, la salvia, etc.
  • Los tomates horneados pueden guardarse en el congelador por hasta seis meses. Descongélalos en el refrigerador o directamente en una cacerola donde se vaya a hornear (como en un guiso o quiche).
  • Nunca hornees demasiados tomates al mismo tiempo, necesitan espacio para hornearse e infundir bien su sabor, ya que van a soltar mucho líquido durante el proceso de cocción.
  • Es muy importante que utilices aceite de oliva de buena calidad, ya que aceite va a absorber gran parte del sabor del tomate y el tomate va a absorber una gran cantidad de aceite.

Advertencias

  • No uses una bandeja para hornear o cacerola de aluminio o de metal sin forrar. La acidez de los tomates va a hacer reacción con el metal. Utiliza una bandeja para hornear o cacerola de cerámica, vidrio, con superficies forradas apropiadamente, etc.

Cosas que necesitarás

Tomates horneados con romero y tomillo :
  • Una cacerola pesada
  • Una tabla para picar y un cuchillo
  • Un pincel de cocina
  • Unos guantes para hornear
Tomates horneados con balsámico :
  • Bandejas para hornear con bordes elevados
  • Papel pergamino
  • Una tabla para picar y un cuchillo
  • Un pincel de cocina
  • Unos guantes para hornear
Tomates horneados a fuego lento :
  • Una rejilla de metal para el horno
  • Una bandeja para hornear que quepa debajo de la parrilla
  • Un pincel de cocina
  • Una tabla para picar y un cuchillo
  • Guantes para hornear
Tomates horneados en grandes cantidades :
  • Herramientas para pelar
  • Una tabla para picar y un cuchillo
  • Un pincel de cocina
  • Una cacerola pesada, grande (o utiliza dos)
  • Guantes para hornear
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página