Cómo determinar la forma de los ojos

En realidad, es bastante fácil determinar la forma de los ojos, siempre y cuando tengas un espejo y unos minutos libres. Sin importar la forma del ojo, es posible que también quieras prestarle atención a la posición que tienen en la cara, ya que esto puede afectar su apariencia general.

Identificar la forma

  1. Mírate los ojos en un espejo. Ve a un lugar bien iluminado con un espejo. Ponte el espejo tan cerca como puedas para tener una visión clara de al menos uno de los ojos. Esto te permitirá maquillarte con más facilidad.
    • Un espejo con aumento es el ideal, pero cualquiera funcionará lo suficientemente bien, siempre y cuando puedas verte claramente los ojos en él. Esto incluye los espejos fijos, como los que cuelgan en la pared o en un armario, y los espejos móviles, como los pequeños y compactos.
    • Frecuentemente la luz natural proporciona la mejor iluminación, pero mientras puedas tener una visión clara de los ojos, la luz artificial puede ser igual de buena.
  2. Pregúntate si el párpado tiene un pliegue. Mira el párpado superior. Si el párpado no tiene pliegue, tienes ojos "monopárpados". En cambio, si el párpado tiene pliegue, tendrás que seguir leyendo para poder identificar la forma de los ojos.
    • Toma en cuenta que el pliegue del párpado no necesita ser visible para que lo tomes en cuenta. Los verdaderos ojos "monopárpados" carecen completamente de pliegue.
    • El "monopárpado" cuenta como una forma básica del ojo. Por ende, si tienes esta forma, no necesitas seguir leyendo los pasos restantes de esta sección, sino que puedes pasar a la segunda.
  3. Ten en cuenta la posición de las esquinas exteriores. Imagina que hay una línea recta horizontal que se extiende a través del centro de ambos ojos. Fíjate si las esquinas exteriores de los ojos están encima o debajo de esta línea. Si las esquinas están encima de esta línea, tienes los ojos "hacia arriba". De igual forma, si las esquinas están debajo de esta línea, significa que tienes los ojos "caídos".
    • Imaginar una línea en medio puede ser difícil, así que, si es necesario, puedes colocar un mezclador desechable de café o un lápiz delgado a través del centro horizontal del ojo. Usa el ojo despejado para analizar la posición de la esquina externa del otro ojo.
    • Si las esquinas exteriores de los ojos caen cerca de la línea del centro, tendrás que seguir leyendo para identificar la forma básica del ojo.
    • Si tienes los ojos "hacia arriba" o "caídos", puedes dejar de leer los pasos de esta sección y pasar a la segunda.
  4. Mira más de cerca el pliegue en el párpado. Abre bien los ojos y fíjate si el pliegue está visible u oculto. Si el pliegue está escondido debajo de la parte superior del párpado o el hueso de la frente, significa que tienes los ojos con los párpados "caídos".
    • Detente aquí si identificas que tienes los párpados "caídos". Esta es la forma básica de tus ojos, así que puedes omitir el resto de pasos en esta sección y pasar a la siguiente.
    • Si el párpado es visible, necesitarás seguir hasta la última parte de esta sección.
  5. Examina la parte blanca de los ojos. Mira específicamente la parte blanca alrededor del iris, la parte colorida del ojo. Si puedes ver cualquier parte blanca alrededor de la parte superior o la parte inferior del iris, significa que tienes ojos "redondos". Si no puedes ver nada blanco encima o debajo del iris, significa que tienes ojos con forma de "almendra".
    • Tanto los ojos "redondos" como los que tienen forma de "almendra" son formas básicas.
    • Si no tienes otras características identificables como las indicadas en los pasos anteriores, tus ojos solo pueden ser "redondos" o con forma de "almendra".
    • Esta es la última cualidad que puedes considerar para identificar la forma del ojo. La única otra cosa que puedes considerar después de esto es la posición de los ojos en la cara.

Identificar la posición

  1. Mírate en el espejo de nuevo. Así como lo hiciste cuando identificaste la forma de los ojos, necesitas verte los ojos de cerca usando un espejo mientras estás en un lugar bien iluminado. No obstante, a diferencia de antes, debes asegurarte de que ambos ojos se vean en el espejo. Un ojo no será suficiente para determinar con precisión la posición del ojo.
  2. Examina las esquinas interiores de los ojos. Examina el espacio entre las esquinas interiores de los dos ojos con más precisión. Si este espacio es más pequeño que la longitud del ojo, significa que tienes los ojos juntos. Por el contrario, si es más grande, significa que tienes los ojos ampliamente separados.
    • También existe la posibilidad de que este espacio sea más o menos la longitud de un globo ocular. En este caso, la longitud del espacio no tiene importancia y no necesitas tomarlo en cuenta.
    • Este paso solo identifica el ancho del ojo. Esto no influye en la profundidad o el tamaño, así que todavía necesitarás leer los pasos restantes de esta sección, incluso si tienes los ojos separados o juntos.
  3. Toma en cuenta la profundidad de los ojos. La mayoría de las personas no necesitan tomar en cuenta la profundidad para determinar la posición de los ojos, pero algunas tienen los ojos hundidos o saltones.
    • Los ojos hundidos se ven como si estuvieran metidos más atrás de la cuenca del ojo, haciendo que el párpado superior se vea corto y pequeño.
    • Por otro lado, los ojos saltones literalmente sobresalen hacia afuera de la cuenca y hacia la línea de las pestañas superiores.
    • Ya que este paso solo identifica la profundidad del ojo, para determinar el tamaño del ojo, aún necesitarás seguir el último paso de esta sección.
  4. Compara los ojos con el resto de la cara. Compáralos con la boca y la nariz. El tamaño promedio será similar al de la boca o la nariz, o un poco más pequeño. Si tus ojos son considerablemente más pequeños, significa que tienes los ojos pequeños. Si son más grandes que otras características, significa que tienes ojos grandes.
    • Al igual que con la profundidad, la mayoría de las personas no necesitan ponerle atención al tamaño de los ojos.

Consejos opcionales de maquillaje para la forma y la posición de los ojos

  1. Aplícate maquillaje de acuerdo a la forma. Para la mayoría de mujeres, la forma de los ojos se determinará según el procedimiento más adecuado que usen para aplicarse el maquillaje.
    • En el caso de los ojos monopárpados, haz un degradado de sombras de ojos para agregarles dimensión. Aplícate colores oscuros cerca de la línea de las pestañas, un color suave neutro hacia el centro y un color brillante cerca de la ceja.
    • Si tienes los ojos hacia arriba, aplícate sombra oscura o delineador a lo largo de la esquina inferior y exterior del ojo, así la esquina exterior se verá más baja.
    • Si tienes los ojos hacia abajo, aplícate el delineador cerca de la línea de las pestañas superiores y mezcla la sombra sobre de la cuenca del ojo, pero solo en los dos tercios externos del ojo. Esto "levantará" la apariencia general del ojo.
    • Si tienes los ojos con párpados caídos, usa colores mate medios u oscuros, y aplícate lo menos que puedas para evitar cargarlos.
    • Si tienes ojos redondos, aplícate sombras medias y oscuras sobre el centro de los ojos y usa sombras claras para resaltar las esquinas. Al hacerlo, harás "angosta" la forma del globo del ojo.
    • Si tienes los ojos con forma de almendra, tienes lo que muchos consideran como la forma "ideal". Puedes usar casi cualquier estilo de maquillaje de ojos.
  2. Toma en cuenta el ancho. Si tienes los ojos separados o juntos, es posible que quieras considerar esa cualidad cuando decidas cómo aplicarte el maquillaje de ojos.
    • Para los ojos juntos, usa colores claros en las esquinas interiores y colores oscuros en las esquinas exteriores. También aplícate rímel en las esquinas exteriores. Esto prolongará las esquinas exteriores de los ojos.
    • Si tienes los ojos separados, aplícate delineador oscuro tan cerca de la esquina interna como puedas y usa rímel en las pestañas, desde la parte media del ojo hasta la nariz. Así los ojos se verán más juntos.
  3. También considera la profundidad del ojo. La profundidad no necesariamente es algo muy importante cuando te apliques el maquillaje, pero hay algunas cosas que vale la pena que consideres.
    • Si tienes los ojos hundidos, aplícate colores claros en el párpado superior y un color más oscuro justo encima de la línea de la cuenca del ojo. Esto desviará las sombras del ojo, haciendo que parezca más sobresalido.
    • Si tienes ojos saltones, usa colores medios u oscuros alrededor de la parte superior e inferior del ojo y extiende el color no más allá de los pliegues en ambos lados. Si usas un poco más de color que lo normal, le agregarás más sombra a los ojos, haciendo que parezcan más lejos que la cuenca.
  4. Ten en cuenta las peculiaridades de los ojos pequeños o grandes. La cantidad de maquillaje que debes usar puede variar si los ojos son de un tamaño fuera de la norma tradicional.
    • Los ojos pequeños tienden a verse muy cargados cuando usas colores oscuros, así que usa tonos entre medios y claros, y evita cargar la línea de las pestañas con demasiado delineador o rímel.
    • Los ojos grandes te permiten usar una paleta de colores más grande, así que puedes jugar con una variedad de estilos. Los tonos medios u oscuros tienden a verse mejor; sin embargo, los tonos claros pueden hacer que el ojo se vea aún más grande de lo que ya es.

Cosas que necesitarás

  • espejo
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página