Cómo hacer jugo de pepino

El jugo de pepino es una bebida muy saludable y versátil. Los pepinos tienen un alto contenido de agua y entre otros nutrientes, contienen cantidades notables de potasio, sílice, vitamina A, vitamina C, ácido fólico, y clorofila. Mucha gente añade el jugo de pepino a su dieta para mejorar la calidad de su piel, uñas y cabello; y cuando se consume con regularidad, la bebida puede ayudar a tratar la presión arterial alta y los cálculos renales. El jugo del pepino se puede preparar solo, sin nada más que pepinos, o se puede mezclar con endulzantes y otros jugos para un sabor extra.

Jugo de pepino simple

  1. Pela los pepinos. La piel del pepino está recubierta de una cera protectora. Aunque puedes comer este revestimiento sin mucho problema, la cera distorsiona la textura del jugo de pepino. Puedes realizar esta tarea usando un pelador de papas o un cuchillo afilado con una hoja lisa.
  2. Corta los extremos de los pepinos con un cuchillo afilado. La parte inferior y superior del tronco son duras, no comestibles, no debes tratar de convertirlas en jugo.
  3. Corta los pepinos en trozos grandes. Las piezas pueden ser de hasta 1 pulgada (2.54 centímetros) de alto, ancho y profundidad. Las piezas más pequeñas también funcionan, pero debes evitar el uso de piezas que sean mucho más grandes que eso.
  4. Coloca los trozos de pepino en un procesador de alimentos o licuadora. Debes dejar un par de centímetros entre los trozos de pepino y el borde superior de la máquina. No llenes el procesador de alimentos hasta el tope.
  5. Licúa los trozos de pepino a una velocidad media o alta. Haz funcionar la máquina durante aproximadamente dos minutos. La mezcla debe ser pulposa, no tiene que ser lisa.
  6. Coloca un colador sobre un recipiente grande. El colador debe ser lo suficientemente pequeño como para caber dentro de la boca del recipiente, pero si es posible, debes usar un colador con un borde lo suficientemente amplio como para que se apoye en la parte superior del borde del tazón. Al apoyar el colador en la parte superior del recipiente, liberas tus dos manos.
  7. Coloca una tela para quesos dentro del colador. La tela te permitirá colar más pulpa. También puedes cubrir el colador con filtros de café para lograr el mismo efecto.
  8. Vierte lentamente el pepino licuado a través del colador. Vierte tanto puré de pepino en el colador como sea posible, sin que se rebalse el puré.
  9. Mezcla el puré con una espátula de goma o una cuchara de metal, presiona ocasionalmente contra la gasa o malla. Revolviendo los pepinos, provocas que el jugo se filtre y fluya a través del colador al recipiente. Continúa revolviendo y presionando hasta que ya no salga jugo.
  10. Vierte el jugo de pepino en los vasos, enfría, y sirve. También puedes refrigerar el jugo de pepino fresco en un recipiente hermético durante una semana.

Jugo de pepino endulzado

  1. Pela, corta y pica los pepinos. Usa un pelador para quitar la piel cerosa y un cuchillo para cortar los extremos. Haz cubos los pepinos con un cuchillo para que sean más fáciles de trabajar.
  2. Ralla los trozos de pepino en tiras finas. También puede usar un rallador manual o un rallador de caja, dependiendo del que sea más fácil de usar para ti. Ralla los pepinos dentro un recipiente para no perder algunas tiras.
  3. Vierte 2 tazas (500 mililitros) de agua y 2 cucharadas (28 1/3 gramos) de azúcar en una olla mediana. Lleva el agua y el azúcar a ebullición a fuego medio-alto, revolviendo con frecuencia. Una vez que hierva, el azúcar debe deshacerse en el agua, haciéndola un poco más espesa.
  4. Añade el pepino rallado al agua azucarada hirviendo. Baja el fuego a medio-bajo o medio y cocina a fuego lento la mezcla durante aproximadamente 10 minutos, revolviendo con frecuencia. Al calentar los pepinos junto con el agua y el azúcar combinas los sabores más a fondo que mezclándolos fríos.
  5. Retira la mezcla de pepino de la estufa. Deja que se enfríe un poco, al menos hasta que deje de burbujear y humear.
  6. Transfiere la mezcla de pepino a una licuadora y añade 2 cucharadas (30 ml) de miel. Mezcla a una velocidad alta hasta que parezca un puré con muy pocos trozos visibles de pepino restantes. Licuando sueltas más del jugo atrapado dentro del pepino.
  7. Extiende una tela para quesos en el interior de un recipiente grande de vidrio. La tela para quesos debe ser lo suficientemente grande como para cubrir el recipiente de lado a lado.
  8. Vierte cuidadosamente el puré de pepino dentro de la tela. Ve lentamente para evitar que los lados de la tela se deslicen entre el puré.
  9. Una vez que el puré esté dentro de la tela, lleva los lados de la tela juntos en un paquete apretado. Hazle un nudo a la tela y amárrala para asegurar los extremos en su lugar.
  10. Deja que el jugo de pepino drene de la tela y pase al recipiente de vidrio. Una vez que el jugo deje de gotear por sí solo, aprieta la bolsa de tela para escurrir el exceso. Al apretar la bolsa ya no produce jugo, saca la tela y descarta o guarda según desees.
  11. Añade sal al gusto en el jugo de pepino. Revuelve para unir. La sal le quita lo amargo que el jugo de pepino naturalmente tiene, pero lo amargo puede ser ya menos evidente debido a los endulzantes.
  12. Sirve el jugo de pepino en los vasos, ya sea refrigerado o con hielo. Guardar cualquier sobrante en el refrigerador hasta por una semana.

Ingredientes

Para jugo simple

  • 3 pepinos medianos

Para jugo endulzado

  • 1 pepino mediano
  • 2 tazas (500 ml) de agua
  • 2 cucharadas (28.3 g) de azúcar
  • 2 cucharadas (30 ml) de miel
  • Sal al gusto

Consejos

  • Puedes guardar la pulpa sobrante y utilizarla para otros fines. Tanto la pulpa simple, como la endulzada se puede congelar y se utiliza en platos como granizadas o gachas de pepino, y la pulpa simple puede ser utilizada para hacer una mascarilla facial hidratante.
  • El jugo del pepino tiene un sabor versátil que se puedes combinar con muchos otros sabores. Puedes probar añadiendo menta o jengibre para un fantástico y refrescante toque de sabor, o puedes mezclar otros jugos como el de manzana o sandía para añadir más intensidad.

Cosas que necesitarás

  • Cuchillo afilado
  • Pelador de papas
  • Rallador de caja o rallador manual
  • Procesador de alimentos
  • Licuadora
  • Olla mediana
  • Colador
  • Tela para quesos
  • Filtros de café
  • Recipientes de cristal grandes
  • Cuchara resistente al calor
  • Espátula de goma
  • Cuchara de metal
  • Vasos para servir
  • Jarra con tapa
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página