Cómo ser voluntario en un hospital

Podrías querer ingresar a una escuela de medicina o tan solo ayudar a las personas; en cualquier caso, ser voluntario en un hospital es una manera grandiosa de retribuir a la comunidad. Las opciones de trabajo voluntario en un hospital varían de manera significativa, desde leerles libros a los niños, transportar a los pacientes, contestar el teléfono hasta trabajar en la tienda de obsequios. Si puedes lograr que tus intereses coincidan con las oportunidades de trabajo voluntario disponibles, podrás vivir la experiencia más gratificante. El proceso de voluntariado difiere en cada hospital, pero es probable que comprenda una entrevista, una solicitud y una orientación.

Buscar una opción adecuada

  1. Busca un hospital. Elabora una lista de hospitales de tu área que estés dispuesto a visitar con frecuencia. Hacer trabajo voluntario en un hospital es un gran compromiso. Debes encontrar un hospital que puedas visitar de manera conveniente. Por ejemplo, si planeas hacer trabajo voluntario después de la escuela o el trabajo, escoge un hospital que esté cerca de tu trabajo o tu escuela. Si planeas hacer trabajo voluntario los fines de semana, escoge un hospital que esté cerca del área en la que vivas.
    • Emplea los recursos como Google Maps, la guía telefónica y tu conocimiento sobre el área.
    • No descartes a los hospitales y las clínicas pequeños.
    • Navega en Internet para encontrar el teléfono de los servicios voluntarios, o apunta el número telefónico principal del hospital.
  2. Obtén más información sobre las oportunidades de trabajo voluntario. Luego de haber encontrado los hospitales que te interesan, visita sus páginas web para obtener información sobre las oportunidades de trabajo voluntario. La mayor parte de los hospitales cuentan con programas de voluntariado. Sus páginas web brindarán la información de contacto de su oficina de voluntariado. Puedes llamar al hospital si tienes alguna pregunta o inquietud sobre el trabajo voluntario en el hospital.
    • Al visitar la página web de un hospital, revisa las diferentes áreas del mismo que acepten voluntarios.
    • Elabora una lista de hospitales que cuenten con áreas que te parezcan interesantes y se encuentren en un lugar conveniente.
  3. Escoge oportunidades de voluntariado que coincidan con tus intereses. Existen muchas maneras de hacer trabajo voluntario en un hospital. Puedes atender a los pacientes, familiares y los visitantes del hospital. Busca una oportunidad que coincida con tus intereses. Debes disfrutar el voluntariado y este debe ser beneficioso para ti y el hospital.
    • Si hay una población en particular con la que te gustaría trabajar, debes buscar un hospital orientado a esa población.
    • Si te gusta trabajar con niños, puedes hacer trabajo voluntario en un hospital para niños. Si te gusta trabajar con las personas de edad avanzada, puedes hacer trabajo voluntario en un asilo.
    • Si deseas interactuar con pacientes, debes hacer trabajo voluntario en un área que brinde una atención directa a los pacientes.
    • Si deseas ayudar a los visitantes del hospital, podrías tener que hacer trabajo voluntario en la zona de recepción o en la tienda de obsequios.
    • Si no deseas interactuar con los pacientes o los visitantes, es probable que puedas ayudar con el trabajo administrativo, como el registro de archivos o la eliminación de documentos.
  4. Averigua cuáles son los requisitos. Los requisitos para el trabajo voluntario varían en cada hospital. Los requisitos serán diferentes para los voluntarios adolescentes y adultos. Por lo general, los hospitales cuentan con requisitos para la edad y el tiempo de participación esperado (p. ej., horas a la semana, 6 meses o 1 año, etc.). Algunos hospitales cuentan con programas especiales de voluntariado o internados de verano dirigidos a los estudiantes.
    • Los requisitos también variarán según el área en la que optes por hacer trabajo voluntario. Por ejemplo, en un hospital podrás empezar a hacer trabajo voluntario a los 15 años, pero no podrás interactuar con los pacientes hasta tener 18 años.
    • Si tienes menos de 18 años, requerirás la autorización de tus padres para hacer trabajo voluntario en el hospital.

Llevar a cabo el proceso de solicitud

  1. Completa una solicitud. Tendrás que completar una solicitud de voluntariado en el hospital. Con frecuencia, podrás completar la solicitud por Internet o descargarla desde la página web del hospital. Por lo general, un miembro de la oficina de voluntariado se comunicará contigo luego de haber recibido tu solicitud y te indicará cuáles son los siguientes pasos. Debes indicar en tu solicitud las áreas específicas en las que te gustaría hacer trabajo voluntario.
    • Escoge más de un área de interés en tu solicitud, por si no puedes acceder a tu primera opción.
    • La mayor parte de los hospitales realizarán una verificación de antecedentes personales y penales como parte de tu solicitud.
    • Envía tu solicitud lo más pronto posible. Es probable que los puestos sean ocupados en el orden en el que reciban las solicitudes.
    • Si vas a postular a un programa especial de verano, revisa las fechas de postulación. Las fechas podrían diferir de los plazos límite de otros tipos de voluntariados.
  2. Obtén tu historial clínico. Por lo general, los hospitales requerirán que hayas recibido la vacuna triple viral o SPR (sarampión, paperas y rubéola) y que te hayas sometido recientemente a una prueba cutánea de tuberculosis (TB). Si ya has recibido estas vacunas, se solicitarán los documentos de tus resultados. Si no has recibido estas vacunas, tendrán que administrártelas antes de poder hacer trabajo voluntario en un hospital.
    • Asimismo, algunos hospitales requieren una vacuna contra la influenza (gripe) y una vacuna o inmunización contra la varicela.
    • Si necesitas recibir las vacunas y someterte a una prueba de TB, acude al doctor general o al departamento de salud local.
  3. Completa tu entrevista. A muchos hospitales les gusta entrevistar a los posibles voluntarios. Debes estar listo para responder algunas preguntas cuando acudas a tu entrevista. ¿Por qué deseas ser voluntario en el hospital? ¿Qué te gustaría hacer como voluntario? ¿Cuáles son tus intereses? ¿Posees alguna habilidad especial? ¿Cómo te has enterado del programa de voluntariado del hospital?
    • Podría ser de utilidad pensar en estas preguntas y anotar las respuestas antes de la entrevista.
    • No consideres a la entrevista como una entrevista de trabajo formal. El hospital en realidad intenta encontrar un puesto de voluntario que sea adecuado para ti.
    • Responde con sinceridad y sé tú mismo durante la entrevista.
  4. Asiste a la orientación. Por lo general, se te pedirá que asistas a algún tipo de orientación antes de iniciar tu trabajo voluntario. La orientación abordará muchos temas como las políticas y los procedimientos del hospital, los requisitos y las expectativas de los voluntarios, y la historia y la misión del hospital. Además de la orientación general, es probable que recibas una capacitación en tu área de voluntariado determinada.
    • La orientación puede llevarse a cabo por Internet o en el hospital.
    • En algunos hospitales, podrías tener que asistir a la orientación antes de completar tu solicitud. Si es así, recibirás información sobre el proceso de solicitud y entrevista durante la orientación.
    • Concéntrate y haz preguntas durante la orientación. Este también es un momento adecuado para conocer a algunas de las personas con las que podrías tener que trabajar.
    • En la orientación también te indicarán tu cargo.

Ser un buen voluntario

  1. Sé profesional en todo momento. No serás un empleado, pero aun así debes ser profesional. Asiste al trabajo a tiempo, trata a los pacientes y visitantes de manera respetuosa, informa toda condición peligrosa y no uses tu celular mientras hagas tu trabajo de voluntariado. Tu conducta profesional contribuirá con un ambiente seguro para ti, los pacientes, los visitantes y los empleados del hospital.
    • Asimismo, no brindes tu información de contacto a los pacientes ni los visites fuera del hospital. Los límites profesionales pueden alterarse si brindas tu información personal a los pacientes. Si sobrepasas este límite, esto puede hacer que los pacientes dependan de ti, que te sientas agobiado o estresado, y que seas menos objetivo al ayudar a los pacientes y sus familias.
    • Debes evitar todo contacto físico, salvo que se te pida que toques a los pacientes como parte de tu trabajo. Debes evitar el contacto físico, así garantizarás la seguridad del paciente y la tuya. No se debe transmitir gérmenes entre los pacientes y tú.
  2. Viste tu uniforme y usa tu placa. Por lo general, los hospitales solicitan que los voluntarios vistan un uniforme. Tu uniforme les indicará a los pacientes, los visitantes y al personal del hospital que eres un voluntario. Mantén tu uniforme limpio y ordenado. Al usarlo, representarás al hospital. La placa con tu nombre siempre debe estar a la vista.
    • Si pierdes tu placa, indícaselo a tu supervisor.
    • Además del uso del uniforme, es probable que existan otras pautas para el código de vestimenta, como el uso de zapatos planos de punta cerrada.
    • Alístate para pagar por tu uniforme.
  3. Cumple las reglas. Como voluntario, deberás respetar la privacidad de todos los pacientes del hospital. No divulgues la información médica, el nombre, la dirección, el número telefónico ni ningún otro dato de identificación de los pacientes. Asimismo, será tu responsabilidad conocer y cumplir las demás políticas y procedimientos (p. ej., procedimientos de emergencia, control de infecciones, etc.)
    • Si alguna vez no sabes algo con certeza, revisa el manual del voluntario, o consulta con tu supervisor o la oficina de voluntariado.
    • Si deseas contarle una historia a alguien sobre parte de tu trabajo en el hospital, procura no mencionar el nombre o algún dato específico de los pacientes.
  4. No aceptes obsequios. Si haces trabajo voluntario con frecuencia, empezarás a desarrollar una amistad con algunos de los pacientes y familiares. Los pacientes y los familiares estarán agradecidos por toda la ayuda que les hayas brindado y podrían entregarte obsequios para tratar de demostrar su gratitud. No obstante, los voluntarios nunca deben aceptar obsequios de los pacientes.
    • Si un paciente te da algo, dile “Es muy gentil, pero no puede aceptarlo” o “Es muy amable, pero no gracias”.
    • Si un paciente insiste en que aceptes algo, toma el obsequio y entrégaselo a tu supervisor. Indícale a tu supervisor que has rechazado el obsequio de manera amable, pero el paciente ha insistido en que lo aceptes.
    • No serás un empleado remunerado, pero aun así se te considerará un profesional. Si aceptas obsequios, esto puede comprometer la relación que tengas con los pacientes. Por ejemplo, si aceptas un obsequio, algunos pacientes podrían esperar recibir un trato especial o favores de tu parte.
    • Algunos hospitales cuentan con políticas estrictas sobre este aspecto. Podrías perder tu puesto de voluntario en el hospital.

Consejos

  • Es probable que puedas hacer trabajo voluntario en más de un área.
  • La mayor parte de los hospitales requieren voluntarios que se comprometan a trabajar por un periodo determinado. Este puede variar de 8 semanas a 1 año. Si no puedes comprometerte a trabajar durante todo este tiempo, busca un lugar diferente en donde hacer trabajo voluntario.
  • El proceso de solicitud podría variar según el hospital. Siempre haz preguntas si no sabes algo con certeza.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página