Cómo quitar el óxido del cemento

Las manchas de óxido en el cemento son un problema común para las amas de casa, especialmente aquellas que usan agua de pozo, ya que frecuentemente el agua de pozo contiene altos niveles de hierro. Estas manchas son difíciles de prevenir y si no se quitan correctamente, pueden resultar una molestia. Si bien es probable que no quites por completo las manchas de años, podrás reducir su apariencia considerablemente.

Quitar manchas pequeñas

  1. Moja y lava el concreto con agua y jabón antes de empezar. El polvo y la tierra estarán entre tu limpiador y la mancha, lo cual puede reducir su efectividad. Después de limpiar la superficie de concreto, debes dejarla secar antes de proseguir.
  2. Vierte o rocía jugo de limón en la superficie oxidada. Casi todos los quitaóxido emplean ácidos para desprender la mancha, por eso, la alta concentración de ácido cítrico del jugo de limón lo hace un buen candidato. Vierte el jugo de limón y déjalo actuar de 5 a 6 minutos antes de restregarlo con un cepillo de alambre.
  3. Para manchas más difíciles, vierte o rocía vinagre blanco en la superficie oxidada en vez de jugo de limón. Deja que el vinagre actúe varios minutos antes de restregar con un cepillo de alambre. Enjuaga el óxido con agua fría y repite el proceso si la mancha es difícil de quitar.
  4. Restriega la superficie de concreto con un cepillo. Deja que el jugo de limón o vinagre actúen de 5 a 10 minutos. Si el concreto es suave o está pintado, restriega su superficie con un cepillo de cerdas duras de nailon. Restriega haciendo círculos pequeños para quitar la mayor cantidad de manchas de óxido.
    • No uses un cepillo con cerdas de metal, sino podría quitar la capa superior de pasta en el cemento.
  5. Enjuaga el concreto con agua fría cuando termines. Después de enjuagarlo, déjalo secar. También puedes repetir el proceso cuando termines, ya que hacerlo múltiples veces suele ser la mejor manera para quitar por completo las manchas de óxido.
  6. Usa una esponja y vinagre diluido para restregar cualquier superficie delicada o pintada. Si no puedes usar un cepillo de alambre sin dañar la superficie, limítate a usar una esponja humedecida con agua tibia. Pero asegúrate de probar primero el producto de limpieza en una esquina poco visible del concreto, porque muchos ácidos arrancan o arruinan la pintura. Diluye 1 taza de vinagre con 1/2 taza de agua y empieza a restregar haciendo círculos suaves. Quizá te tome de 3 a 4 lavadas, pero será efectivo.

Combatir manchas grandes de óxido

  1. Pasa a los limpiadores comerciales si el vinagre y el jugo de limón no funcionan. Para manchas grandes y rebeldes, tendrás que pasar a usar limpiadores más fuertes. Enjuaga primero el concreto y déjalo secar antes de aplicar alguno de los siguientes químicos, pero asegúrate de seguir las seguir medidas de seguridad:
    • Trabaja en un lugar bien ventilado.
    • Ponte guantes y gafas protectoras.
    • Ponte una camiseta de manga larga y pantalones para proteger tu piel.
  2. Usa un limpiador que contenga ácido oxálico. Estos limpiadores más que todo se usan para restregar lavabos sin rayarlos y quitan las manchas de óxido rápidamente.
    • Normalmente viene en presentación líquida o en polvo.
    • Rocía el limpiador sobre la superficie oxidada. Si el limpiador viene en polvo, mójalo con agua.
    • Deja que la mezcla actúe varios minutos antes de continuar.
  3. Usa fosfato trisódico (FTS) para quitar el óxido persistente del cemento. Mezcla 1/2 taza (120 ml) de FTS con 2 litros (1/2 galón) de agua caliente. El FTS se vende en las tiendas de mejoras para el hogar y tiene que mezclarse en casa.
    • Vierte la mezcla en la superficie oxidada.
    • Deja que la mezcla actúe de 15 a 20 minutos.
  4. Restriega la superficie con un cepillo de cerdas duras de nailon y enjuágala después de que el limpiador se impregne. Así como con las manchas suaves, no uses cepillos de metal, porque pueden arrancar la capa superior de pasta en el cemento. Más bien, usa un cepillo de cerdas duras de nailon y restriega en círculos para desprender la mancha. Enjuaga todo el limpiador cuando termines, cuidando de quitarlo todo. Si se queda en el concreto demasiado tiempo, podría cambiarle el color.
  5. Considera la posibilidad de usar ácido clorhídrico para quitar cualquier manchas. En algunas pruebas, el ácido clorhídrico es la sustancia más efectiva para quitar las manchas de óxido. Sin embargo, si se deja demasiado tiempo, el concreto puede terminar con un tono azulado, por eso debes actuar rápidamente. Diluye el ácido un poco con 1 taza de agua por cada 2 tazas de ácido para que así tengas más tiempo y evites cambios de color en la superficie.; always mix acid to water to avoid a violent reaction.
    • Deja que el ácido se impregne en la mancha de 5 a 10 minutos.
    • Vuelve a restregar la mancha de óxido con movimientos rápidos.
    • Enjuaga bien la superficie con agua.
    • Repítelo según sea necesario.
  6. Usa una manguera a presión para las manchas rebeldes o difíciles de alcanzar. Si te cuesta llegar a alguna mancha o no puedes restregar con más fuerza, deja el ácido actuando sobre la mancha durante 10 minutos y busca una manguera a presión. La manguera de alta presión no solo enjuagará todos los ácidos, sino que también ejerce una fuerza localizada en la mancha para desprenderla fácilmente de la superficie.

Prevenir manchas de óxido

  1. Sella el concreto para que esté protegido de las manchas de óxido. Los selladores de concreto son como las lacas de madera y se impregnan en los poros del concreto para protegerlo de las manchas. Vuelve a aplicar el sellador cada 2 o 3 años:
    • Escoge un fin de semana que haya una casi nula probabilidad de lluvia para sellar el concreto.
    • Lava el concreto y quita toda mancha existente.
    • Empezando en la esquina, aplica el sellador en el concreto.
    • Deja que el sellador se impregne 48 horas antes de poner cualquier mueble.
  2. Evita poner muebles con patas de metal directamente sobre el concreto. Si es necesario que lo hagas, procura quitarlos durante los temporales de lluvias. La causa principal de manchas de óxido son los muebles exteriores de metal que se mojan, pero puedes prevenirlo fácilmente tomando previsiones.
    • Puedes poner alfombras de fieltro o de exteriores para proteger el concreto.
    • Incluso el concreto de interiores puede terminar con manchas de óxido si la habitación se moja o está húmeda, así que ten cuidado con cualquier interacción de concreto y metal.
  3. Asegúrate de tener barras de soporte no corrosivas cuando instalen el concreto. Algunas manchas aparecen desde dentro del concreto, cuando el agua se filtra por las barras de soporte y causa manchas de óxido desde el interior. La mejor manera de prevenirlo es siendo proactivo: asegurándote de pagar por barras de soporte no corrosivas para el cimiento.
  4. Haz que inspeccionen tu casa en busca de filtraciones. La humedad produce óxido, así que si tu concreto interior tiene manchas, debes hacer que la inspeccionen. Entre más rápido arreglen la filtración, será mejor, ya que la humedad puede causar más daños que solo unas cuantas manchas fáciles de limpiar.

Consejos

  • Si el óxido aparece por culpa de una barra de metal que sobresale del cemento, sella el cemento con un sellador de concreto después de limpiar la superficie oxidada para evitar futuras acumulaciones de óxido. Los selladores se venden en las tiendas de mejoras para el hogar. Sigue las instrucciones que vienen en el producto.
  • Para minimizar las manchas de óxido, evitar mojar las superficies de concreto mientras riegas el jardín.
  • Para obtener los mejores resultados, usa una manguera a presión para el enjuague.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página