Cómo tener arañas como mascotas

Muchas personas le temen a las arañas. Definitivamente es buena idea tener cuidado de las que son venenosas. Sin embargo, a otras personas les gusta tenerlas como mascotas. En general, no necesitan muchos cuidados y pueden ser bastante entretenidas. Efectivamente, las arañas son criaturas interesantes que pueden convertirse en mascotas geniales. Solo debes asegurarte de elegir la más correcta para ti. La finalidad es proporcionarle un hogar seguro y cómodo y mantenerla saludable.

Encontrar la araña perfecta

  1. Aprende cuáles arañas son buenas mascotas. Es importante elegir una araña que se adapte a tus necesidades. Por ejemplo, ¿quieres una que no sea venenosa? ¿Quieres una que sea grande? Hazte este tipo de preguntas. Asimismo, es buena idea elegir una araña que pueda vivir bien en cautiverio. Si bien no todas las arañas son buenas mascotas, puedes considerar una de las siguientes:
    • tarántula
    • araña lobo
    • araña saltadora
    • araña pescadora
    • araña del césped
  2. Compra una araña. Considera comprar la araña que será tu mascota. De esta manera, podrás conseguir la especie exacta que deseas. Asimismo, podrás pedirle al vendedor información sobre cómo cuidar a tu nueva mascota.
    • Puedes comprar muchos tipos de arañas en algunas tiendas de mascotas. Las tarántulas son una opción muy popular.
    • Asimismo, existen muchos vendedores en línea que son confiables. Solo asegúrate de especificar si planeas ser un criador y qué edad debe tener el arácnido.
    • Si vives con tus padres o con compañeros de cuarto, asegúrate de que todos estén de acuerdo con la idea de que tengas una araña como mascota.
  3. Caza una araña. También puedes decidir no ir a la tienda de mascotas y atrapar una en el exterior. Simplemente, asegúrate de investigar primero. Debes poder identificar los distintos tipos de arañas que viven en el área. Además, debes estar seguro de saber cómo manipular el ejemplar que atrapes.
    • Puedes buscar arañas caseras y viudas dentro y alrededor de tu casa. Revisa el alfeizar de las ventanas y cualquier grieta en las paredes o ventanas.
    • Las arañas saltadoras son mascotas interesantes. Puedes encontrarlas en el césped y los arbustos. Una buena estrategia es buscar sus telarañas.
  4. Captura una araña. Lleva un frasco de vidrio cuando vayas a buscar arañas. Asegúrate de que tener la tapa. Asimismo, recuerda crear agujeros en la tapa a fin de que la araña pueda respirar mientras la llevas a su nuevo hogar. Pídele a un adulto que te ayude con esta tarea, ya que tendrás que utilizar una herramienta afilada.
    • Si ves una araña en una planta, puedes colocar el frasco debajo de ella. Luego, mueve la hoja o rama con cuidado de modo que el arácnido caiga adentro.
    • Asimismo, tendrás que llevar una ficha o una hoja de papel resistente. Puedes utilizarla para recoger la araña del suelo y colocarla en el frasco con cuidado.

Crear un buen hogar para tu araña

  1. Compra un hábitat. Una de las cosas más importantes que debes conseguir para tu mascota es un hogar cómodo y seguro. Puedes comprar un hábitat listo para tu araña. De lo contrario, también puedes utilizar una pecera de las que venden en las tiendas de mascotas.
    • Asegúrate de que el hábitat sea al menos 2 a 3 veces más grande que el largo de las patas de tu araña. De esta manera, tendrá suficiente espacio para moverse.
    • Añade materiales para hacer que tu araña se sienta como en casa. Para ello, puedes colocar hojas, tierra y rocas dentro de su hábitat.
    • A los arácnidos también les gusta tener un lugar para esconderse. Si tienes un hábitat lo suficientemente grande, puedes colocar una maceta de costado. También podrías utilizar un pedazo de madera.
  2. Crea el hábitat tú mismo. Si vas a capturar una araña pequeña, quizá sea buena idea considerar hacer un hábitat casero. Puedes utilizar un frasco de vidrio. Si tienes un envase de vidrio de 4 litros o 1 galón aproximadamente, esta sería la opción perfecta. Quizá podrías ir a un restaurante de tu localidad y pedir que te regalen uno de sus frascos vacíos.
    • Asegúrate de limpiar bien el frasco. Lávalo y enjuágalo con agua y un jabón suave. Luego, sécalo con un paño limpio.
    • Puedes colocar los mismos materiales que considerarías para la pecera en el frasco. Asimismo, podrías añadir turba o musgo a fin de crear una superficie cómoda para tu araña.
    • Recuerda que el flujo de aire es importante. Crea agujeros en la tapa del frasco para asegurarte de que tu araña tenga suficiente aire.
  3. Elige el lugar correcto. Es importante elegir una buena ubicación para el nuevo hogar de tu araña. Lo ideal es asegurarte de que se sienta segura allí. Elige una superficie estable, como una mesa o un mostrador. No querrás que la boten al piso accidentalmente.
    • Asegúrate de que otras mascotas y los niños pequeños no puedan liberar a la araña accidentalmente.
    • La mayoría de las arañas mascota, como las tarántulas, no necesitan ningún tipo de fuente de calor o luz. La iluminación natural de la habitación será suficiente. Solo asegúrate de que el ambiente no tenga una temperatura menor a 21 °C (70 °F).

Cuidar a tu araña

  1. Alimenta a la araña. Puedes darle de comer insectos. No tienes que preocuparte de sobrealimentarla, ya que dejará de comer una vez que esté satisfecha. Asegúrate de alimentarla cada dos días.
    • Puedes cazar los bichos para alimentar a tu mascota. Solo asegúrate de que vengan de un área libre de pesticidas.
    • También puedes comprar insectos en la mayoría de las tiendas de mascotas. Asegúrate de conseguir una buena cantidad de grillos para alimentar a tu araña.
    • Asimismo, recuerda sellar bien la pecera (o frasco) luego de alimentar a tu mascota. Las arañas (sobre todo las tarántulas) son excelentes para escapar.
  2. Proporciónale agua. Además de la comida, tendrás que darle agua fresca a tu mascota. Si tienes una araña pequeña en un hábitat pequeño, puedes utilizar la tapa de una botella de plástico como tazón para el agua. Si hay espacio, coloca un pequeño tazón con agua.
    • Las arañas también beben el agua de sus telarañas húmedas. Sin embargo, debes asegurarte de que el hábitat no esté húmedo, ya que este no es un ambiente ideal para los arácnidos.
    • Vuelve a llenar el tazón de agua de tu mascota cada dos días o con mayor frecuencia si notas que está vacío.
  3. Manipula a la araña con cuidado. Si tu mascota es pequeña y frágil, será mejor que evites manipularla. Si tienes un arácnido más resistente, como una tarántula, puedes sostenerla. Pero recuerda que debes ser cuidadoso y manipularla correctamente.
    • Con cuidado, recoge a tu tarántula, tomándola por una de las patas con tus dedos índice y medio. Luego, colócala en la palma de tu mano. Ten en cuenta que no es buena idea dejar que deambule por tu cuerpo, ya que podrías perderla.
    • No es necesario manipular a una tarántula. Por lo tanto, intenta hacerlo lo menos posible.
  4. Observa a tu mascota. Las arañas son criaturas realmente interesantes. Puedes observar a tu mascota para conocerla mejor. Ten en cuenta cuál es su alimento favorito, en qué momento le gusta dormir y en qué momento se encuentra activa.
    • Intenta tener un cuaderno cerca del hábitat de tu araña donde puedas tomar nota de sus hábitos.

Consejos

  • No manipules demasiado a tu araña, ya que podría lastimarse.
  • Investiga sobre tu araña para entender sus distintas conductas.

Advertencias

  • Nunca manipules a una araña a menos de que estés seguro de que no es venenosa. Si dudas aunque sea un poco, busca información en una guía o en Internet. Si te encuentras con una araña venenosa, déjala en paz. Existe una razón por la que es venenosa y podría herirte gravemente.

Cosas que necesitarás

  • un contenedor
  • una araña
  • varios bichos e insectos para alimentarla
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página