Cómo vivir en una yurta

Una yurta es una estructura tradicional básica usada por los nómadas turcos desde Mongolia hasta Anatolia Central. Ha viajado a través del tiempo con los nómadas y soldados hasta las versiones modernas hechas para la industria del campismo. La yurta puede ser usada por aquellos que quieren vivir sin demasiadas posesiones sin perder el confort, teniendo acceso a la energía eléctrica y a la tecnología (si se desea). Si quieres saber si vivir en una yurta es para ti, ya sea por un verano o de por vida, toma las siguientes consideraciones.

Pasos

  1. Ten en mente la aplicación de tu yurta. Hay muchas razones por las cuales quieras elegir vivir en una yurta, desde la asequibilidad de vivir un estilo de vida nómada y sustentable. Lo que hallarás en la literatura es que muchos moradores de yurta no son entusiastas con la idea de la "permanencia" en la yurta, dado que piensan en permanecer en un solo lugar por años. Sin embargo, son las elecciones del tipo de vida, si quieres una residencia permanente o nómada o algo intermedio, como tu retiro anual. Compra o construye tu yurta acorde a tus necesidades y ajusta esta para fines nómadas o permanentes, etc. Es bueno que leas algo de la historia de las yurtas y la cultura actual en las sociedades del oeste para enfocar mejor la tendencia de tu estilo de vida así elegirás lo que mejor te acomode de un modo consciente.
    • Considera que el vivir en un yurta no implica que sea "rústica" a menos que así lo hayas elegido. Puedes tener acceso a la luz, a la tecnología y algo de muebles si así lo deseas.
  2. Levantando una yurta. ¿La vas a construir o la vas a comprar? Revisa las implicaciones de construir una en línea para que evalúes si eres capaz de construirla o desistes. También puedes verificar las yurtas que estén en venta sean usadas o nuevas. Algunas compañías en EU y Europa son famosas por construir yurtas bien proporcionadas de alta calidad. Haz una búsqueda en línea.
    • Las yurtas pueden costar entre USD$2000 a $6000 con todos los accesorios incluidos y puede tomarte 2 días ensamblarlas.
  3. Instalando tu yurta. Obviamente, instálala en algún lugar legal, como en tu patio. Los terrenos abandonados no son opción para instalar una yurta, pues es más complicada que una casa de campaña y no es legal. Si instalas la yurta y quieres vivir permanentemente en esta, tal vez requerirás permisos y hasta cambiar el uso de suelo, por lo que debes de ir con la autoridad municipal para que te informes de los pros y los contras. Otras consideraciones incluyen instalarla en donde no corran vientos fuertes, no haya amenazas de avalancha por el lugar en donde la instalarás. Verifica el lugar y sus alrededores y evalúa cualquier riesgo antes de proceder.
    • Instalarla a la sombra de una colina, puede protegerte de los vientos.
    • Revisa que el flujo de agua de la montaña no pase por el lugar que elegiste, te hará un desastre si llueve.
  4. Preparando la base de la yurta. La tierra y el pasto no son recomendables, por lo que las yurtas deben ser instaladas sobre pisos y estos soportados por blocks, para que mantenga tu interior un poco alto y fuera del alcance de la tierra. Los pisos ensamblados o por ensamblar son suficientes para proveer un piso seguro en la yurta. La ventaja es que el piso lo puedes extender al porche y hacer una carne asada o tender la ropa sobre este, etc.
    • Encuentra un tapete o alfombra que le dé calidez y comodidad al piso. Mejor aún, coloca mosaicos de madera con acabados para darle una vista más propia.
    • Intenta hacer un piso para porche portátil. Si te mudas como nómada, el piso viene contigo.
  5. Introduce a la yurta los equipos domésticos que te hagan sentir cómodo. Antes de hacerlo, piensa cómo vas a distribuirlos. Es difícil amueblar un cuarto redondo, especialmente cuando es tu único cuarto el que tratas de convertir en recámara, sala y cocina. Sin embargo, lo lograrás acomodando los muebles. Por ejemplo, un librero al centro de la yurta dividirá los espacios para la cama, el refrigerador y el escritorio.
    • Introduce una mesa y sillas, que estas sean cómodas para leer libros así como aparatos eléctricos como parrilla u horno eléctricos. Si no quieres una cama real, usa un colchón para campistas o uno neumático útil cuando hay visitas.
  6. Introduce aparatos de cocina. Necesitas comer, aún que tu comida sea silvestre, necesitas cocinar. Consigue una parrilla de gas o de leña la cual también podrás usar como calentador. Asegúrate de que esté ventilada al menos en un muro por si se generan humos tóxicos en el interior. Tal vez requerirás de un profesional que haga esto.
    • Consigue alguna especie de campana para la parrilla. O consigue algo similar para cocinar de manera segura, busca en las tiendas de campismo o de casería o consulta a tus amigos por los accesorios que no usen.
    • Para limpiar y cocinar, asegúrate de tener cerca de la yurta una fuente de agua limpia o corres el riesgo de acarrearla todo el día. El agua puede ser recogida del techo de la yurta si instalas un sistema apropiado con este propósito.
    • Si recoges leña para cocinar y calentar, asegúrate de hacerlo de modo sustentable para reducir el impacto en el ambiente local. Colecta suficiente leña si estas en una zona nevada como Vermont.
    • Otra fuente de calor es el propano, la cual es una buena inversión, puede costar USD$50 al mes.
    • Veras que quemando leña produces menos condensación que quemando gas.
  7. Ubica un lugar para el sanitario y la regadera. Requerirás un área para bañarte y un sanitario, algunas personas hacen drenaje en la yurta pero es más usado hacerlo fuera por cuestión de salubridad. El sanitario puede ser de pozo, algunos usuarios lo hacen directamente ahí. Para la ducha puede ser más sencillo, puedes colgar un cubo de una rama y puedes calentar el agua con el sol. Debes informarte que es lo mejor según en el lugar donde te encuentres.
    • Para la ducha en invierno, necesitarás trabajar alternadamente con unas tolerables opciones.
    • Es obligado colocar el sanitario detrás de la yurta y del flujo de viento o a distancia para que los aromas no lleguen al interior (Un sanitario de pozo bien mantenido, no tiene aromas ni moscas a su alrededor). Pero tampoco lo quieres alejado como para que un día de lluvia te desanime usarlo.
    • Durante los meses calientes, dúchate en un río o arroyo.
    • Es buena idea tener un área de lavado para procesar la ropa sucia.
  8. Introduce tu fuente de energía. Provee tu propia energía a través de los medios comerciales o usando un generador. Si vives con energía sustentable como la solar o la del viento puedes estabilizar la continua alimentación de energía a través de algunas baterías, las cuales deben estar cerca y debes saber conectarlas. Lo necesitas para alimentar el refrigerador, el sistema de iluminación y cualquier dispositivo eléctrico que necesites.
    • Para iluminación, busca lámparas de combustible que sean seguras, ten algunas velas para emergencias. La luz LED es muy buena inversión. El domo en la parte superior de la yurta proveerá suficiente luz durante el día.
    • Considera cómo vas a lavar ropa. ¿La lavarás tú mismo o irás a la lavandería a lavar? Haz lo que más te ajuste, mucha de tu ropa la puedes lavar a mano, mientras que los cobertores o piezas pesadas no, por lo que puedes usar la lavandería para lavar las piezas pesadas.
  9. Permanece conectado. Aún en la yurta, puedes navegar en línea. Hay varias formas como el cable, señales de FM o redes inalámbricas de tercera generación, elige la que mejor te acomode en el área en donde te encuentres. Mucha gente usa la red para ver sus películas.
  10. Considera que algunos vegetales crezcan alrededor de la yurta. Esto puede complementar los insumos alimenticios para la familia que resida contigo y tal vez quieras considerar algunos animales también, para aprovechar, leche, huevos e inclusive carne.
    • Transforma en abono los desechos de tu cocina y úsalos en tu jardín.
  11. Disfruta tu vida en la yurta. No importa si vives una temporada o permanentemente, descubrirás que formas parte de la naturaleza en la yurta, dado que el clima lo sientes más, la vida natural te circunda y el ser autosuficiente trae un sentimiento opuesto de que tan simple puede ser una vida a la vez de que tan complicada resulta algunas veces. Disfrutarás vivir con menos en la vida y aprovechando más lo que si tienes. Cuando creas que amas el lugar en donde te instalaste, no te quedes ahí por mucho, pues la razón de la yurta es ser nómada y descubrir nuevos lugares, si esto no te convence, ¡el cambio es un buen principio de una nueva aventura impresionante!
    • La gente que vive en yurtas reporta un sentimiento acogedor y de seguridad, sin embargo podrás sentir y escuchar la naturaleza afuera. Por eso los residentes de yurtas aman ese tipo de vida y no es algo que no experimentarás si te atreves a vivirlo.

Consejos

  • Mantén suficientes tapetes, alfombras y cobertores para mantenerte caliente. Algunas yurtas tienen muros aislados y si planeas vivir todo un año, ¡no escatimes en ese aspecto! Las mascotas contribuyen con calidez y sentido de hogar.
  • Mantén suficientes baterías a la mano.
  • Llénate de libros y libretas, lápices y plumas. En la yurta te motivas mucho a reflexionar, tanto como leer. No hay mucho que hacer. Si eres artista carga con tu equipo necesario.
  • Millones de personas en Asia central viven su vida completa en yurtas, no es raro y es muy buscado.
  • Si no tienes luz, invierte en un radio de viento.
  • Algunas yurtas vienen equipadas con clima, pero debes decidir si eso ajusta con la vida que quieres.
  • Tal vez sea buena idea tener un porche o un cuarto de herramientas donde guardar podadoras, cierras, etc. o incluso hasta un vehículo utilitario. No será cómodo tener tus herramientas dentro de la yurta, pero si las necesitas para trabajar la tierra, entonces un cuarto de herramientas será una buena inversión.
  • En la mayoría de las situaciones, en los meses nevados cuando se hayan acumulado unos centímetros de nieve, esta se deslizará a la periferia de la yurta.
  • ¿La familia crece? Se pueden hacer otras yurtas y conectarse entre sí a través de pasillos u otros medios.
  • Busca los teléfonos celulares que se cargan al sol, para que te mantengas comunicado.

Advertencias

  • Desmonta la yurta si no haz de vivir en esta durante el invierno y está instalada en un área libre como el bosque. Sin el calor que puedas mantener en esta, la yurta se humedecerá, enmohecerá y rasgará.
  • Si vives en un área lluviosa, no podrás evitar que se enmohezca.
  • Algunos cuidados que debes tener son: Las tormentas las pueden rasgar dependiendo de qué tan severa sea esta. Las yurtas se pueden calentar increíblemente rápido y permanecer tibias en su interior, el sonido si la atraviesa, por lo que debes ser consciente de la falta de privacidad si vives con otros. Manteniéndola cálida durante el invierno, coloca una antorcha enlatada de larga duración si no puedes salir por semanas, y las yurtas requieren de mantenimiento constante.
  • Obedece las instrucciones de ensamble o te hallaras preguntándote cómo desmontar la yurta.
  • Considera el riesgo de fuego al interior, o de la misma yurta y las varias maneras en que haz de escapar de esta.

Cosas que necesitarás

  • Yurta
  • Muebles
  • Tapetes, alfombras
  • Calefacción
  • Sanitario de pozo
  • Regadera solar
  • Herramientas de jardín y plantas
  • Cuarto de herramientas, opcional
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página