Cómo competir contra otros puestos de limonada

Limones, azúcar, agua y hielo: la limonada es una bebida bastante sencilla, pero cuando llegan los días más calurosos del verano, un vasito bien helado es tu mejor opción. Es por esto que un puestecito de limonada es la mejor opción para jóvenes empresarios. Y como la experiencia de poner un puesto les enseña a los niños acerca de negocios y a administrar su dinero, la idea de la limonada puede hacer que los padres también se emocionen. Aquí te decimos cómo puedes dar lo mejor de ti en el en ocasiones tan competitivo mercado de la limonada.

Pasos

  1. Realiza un estudio de mercado. Antes de que los grandes negocios comiencen a vender un nuevo producto o abran una nueva tienda, tratan de averiguar lo que los clientes desean y cuándo y dónde lo quieren. Puede ser que no tengas el tiempo ni el dinero para hacer una gran investigación, pero investigar un poco te ayudará. Si has visto otros puestos de limonada en tu ciudad, hablar con los chicos que los trabajan y averigua en cuánto venden su limonada y qué tipo de limonada parece venderse más; la más dulce o la más agria. Tu puesto no tiene que funcionar exactamente igual que los demás, de hecho, querrás que tu puesto sea un poco diferente de los demás para darles a tus clientes una razón para ir contigo, pero tendrás más posibilidades de tener éxito si primero investigas un poco sobre el negocio.
  2. Elige la mejor ubicación. La gente no busca puestos de limonada en el directorio telefónico, así que debes asegurarte de que te vean. Si tu casa está sobre una calle muy transitada o si vives en una zona con mucha gente, puedes poner tu puesto en tu casa. Igual si vives en un departamento, puedes buscar la opción de poner tu puesto afuera de tu edificio. Busca un lugar con mucho tráfico, especialmente de gente que vaya a pie. Si tu casa no está bien ubicada para esto, pregúntales a tus padres si te dan permiso de ponerte en otro lado, como afuera de un centro comercial, o en una esquina por donde pase mucha gente no muy lejos de tu casa, o afuera del trabajo de tu papá o de tu mamá, ¡pero asegúrate de que no necesites un permiso!
  3. Ponle un precio justo a tu limonada. El precio al que des un vaso de limonada dependerá de tres cosas: el costo de tus provisiones, la cantidad que la gente esté dispuesta a pagar, y los precios que ofrecen tus competidores. Puedes averiguar lo que la gente está dispuesta a pagar jugando con el precio de tu limonada, pero la manera más fácil de ponerle precio a tu limonada es ver lo que los demás están cobrando, y luego cobrar lo mismo o un poquito menos (incluso un poco más si es que ofreces algo mejor que los demás). Si puedes ofrecer la misma calidad a un precio más bajo, atraerás más clientes. Sin embargo, querrás asegurarte de que estás sacando una ganancia. Cuando tus padres compran las provisiones, es fácil ignorar los costos, pero en el mundo real ningún negocio durará mucho si no le estás sacando un poco de dinero (ya contando del costo de la limonada, vasos, hielo y otras provisiones) a cada vaso de limonada que vendas. Si puedes conseguir tus provisiones más baratas que tus competidores, también podrás dar tu limonada a un menor precio. Busca ofertas y cupones en el periódico y considera comprar cantidades más grandes de provisiones para obtener un mejor precio.
  4. Ofrécele opciones a tus clientes. Puedes atraer más clientes con diferentes sabores de limonada, como limonada rosa o limonada de fresa. Incluso puedes vender limada (limonada, pero en lugar de utilizar limones usas limas). También considera ofrecer opciones en el tamaño. Si haces limonada con limones recién exprimidos, puedes incluso vender botellas grandes. Invita a la gente a comprar tamaños más grandes dándoles un mejor precio por tamaño. También puedes incrementar tus ventas diversificando lo que ofreces, ya sea vendiendo comida, u otros tipos de bebidas como refresco y té. Si ofreces diferentes productos asegúrate de que tus clientes lo sepan, y si alguien te pide un vasito de limonada pregúntale si también quieren una galleta.
  5. Encuentra tu nicho. Ya vendes la mejor limonada de la ciudad, pero, ¿qué pasa si otros puestos venden una limonada igual de buena? Haz que tu puesto sea diferente de los demás ofreciendo algo un poco diferente. ¿Tienes algún talento especial, como malabarear o contar chistes? Utiliza tus talentos para volverte popular, y los clientes te comprarán solo para ver al "niño que malabarea los limones" o a "la niña que te cuenta un chiste por cada vaso de limonada". También puedes donar una porción de tus ganancias a la caridad. No sólo se trata de una buena acción, sino que también impresionarás a los clientes con tu generosidad (o, como los grandes negocios lo llaman, "responsabilidad social").
  6. Instala un puesto atractivo. Tu negocio probablemente dependerá de la gente que se detenga mientras va caminando o conduciendo, así que tendrás que hacer que tu puesto se vea lo más limpio y atractivo posible o no se detendrán. Puedes comprar puestos prefabricados, pero probablemente sea más llamativo si lo haces tú mismo, siempre y cuando se vea bien. Utiliza una mesa que se vea nueva, o coloca un mantel limpio en una mesa vieja. Coloca letreros limpios y bonitos con letras grandes, y muestra tus productos de manera atractiva y clara (si es que vendes más que solo limonada) junto con sus precios. Agrega algo de color a tu puesto con globos de helio y otros tipos de decoración, y sé creativo. Lo más importante; mantén tu puesto y el área que lo rodea limpios y organizados. ¡Puedes ser que hasta se forme una línea de carros si lo haces bien!
  7. Promociona tu puesto. Haz señalamientos para que los coloques en árboles o postes en tu vecindario, especialmente si tu puesto no está sobre una calle principal. También puedes pedirle ayuda a un amigo para que se pegue un letrero colorido y se ande en bicicleta por el vecindario, promocionando tu puesto de limonada. Asegúrate de tener un letrero grande, limpio y bien hecho enfrente de tu puesto. No inviertas mucho dinero o tiempo en los señalamientos que pongas lejos de tu puesto. Tu mejor publicidad será tu ubicación y la de boca en boca de parte de clientes satisfechos.
  8. Proporciona un excelente servicio al cliente. Los clientes frecuentes (aquellos que regresan seguido) probablemente generarán el ingreso más importante para tu negocio, especialmente si te colocas en una zona residencial (en o cerca de tu casa). Puedes hacer que la gente regrese a tu puesto si los tratas bien:
    • Sé amable. Saluda a tus clientes con una sonrisa cuando lleguen a tu puesto, platica con ellos mientras están ahí (si quieren platicar), y agradéceles por su compra. Asegúrate de recordar los nombres de tus clientes más frecuentes, y salúdalos por su nombre o título (señor, señora, doctor, ingeniero, etc.) cuando lleguen, y ofréceles un vaso gratis o algún otro regalo de vez en cuando.
    • Sé profesional. Sin importar que tan mal vaya tu día, siempre es bueno dar la impresión de que te encanta vender limonada y de que tu negocio va muy bien. Los clientes no quieren escuchar tus problemas; ellos quieren limonada. Y tus clientes son también personas ocupadas. No quieren tener que esperar su bebida refrescante, así que siempre ten suficiente limonada preparada junto con otras cosas que necesites, y asegúrate de que puedas hacer cambios rápida y certeramente para tus clientes. Si el negocio va bien, y tienes una buena línea de clientes, discúlpate por la espera y demuestra que estás trabajando duro para servirles. Finalmente, no tienes que usar un traje, pero cuida tu apariencia.
    • Sé cortés. Si al cliente no le gusta tu limonada por algún motivo, escúchalo para saber por qué, discúlpate y arregla el problema, y ofrécele un vaso gratis o un rembolso. Los clientes insatisfechos pueden convertirse en tus mejores clientes si los impresionas con tu deseo de "arreglar las cosas."
  9. Presta atención a la calidad. Si preparas buena limonada, la gente regresará y preferirá tu puesto que los demás. Si quieres hacer tu propia limonada, puedes decirles a tus padres que te enseñen, o puedes encontrar miles de recetas en internet. Ya sea que hagas tu propia limonada o que la compres en la tienda, pídeles a tus amigos y familiares que la prueben antes de que comiences a venderla, y presta atención a los comentarios y quejas de tus clientes una vez que comiences a venderla. Asegúrate de servir bastante hielo en los vasos para mantener fría tu limonada, y no sirvas limonada que ha estado afuera mucho tiempo o que tenga mugre o bichos.
  10. Lleva un registro de tus ventas y experimenta un poco. Puedes aprender mucho al tener un puesto de limonada, y entre más aprendes más dinero harás con tu puesto. Si no estás vendiendo mucha limonada, averigua por qué. Muchos factores, como el clima, no los puedes cambiar, pero otros como el precio y el tipo de limonada sí. Utiliza un poco de ensayo y error para mejorar tu puesto lo más que puedas, y aprende de tus errores, cuando la vida te de limones, haz limonada.

Consejos

  • Si a tu puesto le va bien, puedes abrir más puestos para que los administren tus amigos. No pongas tus sucursales muy cerca de las demás, o estarán compitiendo contra ellas mismas. Cada nueva sucursal debe abarcar nuevos clientes.
  • El clima puede mejorar o perjudicar tu venta de limonada. Si está bastante frío un día, o si está lloviendo, puede que no quieras abrir tu puesto.
  • Si el negocio va bien, y siempre tienes una fila de personas esperando su limonada, considera contratar a un amigo para que te ayude. Si puedes agilizar tu servicio, será más probable que tus clientes regresen. Además, es probable que te diviertas más con tu amigo ahí.
  • Si tienes competencia, escribe algo como "gourmet" o "receta secreta" en tu letrero.
  • Si colocas tu puesto lejos de tu casa, deberás asegurarte de que tengas acceso rápido a tus provisiones. No olvides llevar hieleras para tener hielo adicional, por ejemplo.
  • ¡Haz letreros grandes y llamativos! Los letreros 'oficiales' de tránsito como los de alto son mucho más grandes de lo que probablemente hayas notado. Las letras delgadas no son muy visibles desde la calle. Considera dibujar el contorno de unas letras gruesas y luego rellenarlas con un color llamativo como azul o negro. Como alternativa puedes recortar letras con cartulina y pegarlas en tu letrero.
  • 1 galón de limonada debe tener al menos 6 limones, 1 ½ taza de azúcar y 2 cuartos de galón de agua y hielo
  • Prueba con nuevas recetas que sepan bien.
  • Existen muchas maneras en las que los niños pueden hacer dinero además de vender limonada. Si ya existen suficientes puestos de limonada en tu vecindario –en el mundo de los negocios diríamos que el mercado está "saturado"— o si simplemente no te gusta vender limonada, toma en cuenta otras opciones, como cortar césped (si tienes la fuerza y edad suficientes), lavar carros u otros "trabajitos".
  • Coloca hielo, rodajas de limón o incluso sombrillas en tus vasos, y utiliza vasos desechables pero bonitos. Los vasos reciclables de darán la opción de promocionarte como "amigable al ambiente".

Advertencias

  • Puede darse el caso de que alguien cerca de ti venda limonada de la misma calidad a un precio más bajo, incluso si tratas de recortar tus costos. Puede ser porque sus padres están pagando todo y no les importa realmente si sale el suficiente dinero para pagar las provisiones. En el mundo de los negocios, a esto se le llama "subsidio", y si tus padres no te "subsidian" también, no podrás competir con el otro puesto. No es justo para ti, pero si no puedes igualar su precio y no puedes encontrar otra buena razón para que los clientes te compren, puede ser que no te funcione el negocio. Sin embargo, puedes probar con productos diferentes como otras bebidas y comida, como se mencionó anteriormente.
  • No hables mal de tus competidores. A la gente no le gusta cuando hablas mal de otros niños, y puede que se pongan de su lado si lo haces. Mejor, enorgullécete de tu puesto y asegúrate de que la gente sepa que preparas una limonada buenísima.
  • Asegúrate de poner tu puesto en un área segura. Esto es muy importante si no lo pones en tu casa. Siempre consulta primero con tus padres, y si dicen que no te pongas en cierto lugar, entiende que tienen un buen motivo. Tal vez también tengas que revisar con los dueños del lugar donde te quieres poner en caso de que no sea un área pública. Por ejemplo, si quieres poner tu puesto en el estacionamiento de una tienda, tal vez necesites permiso del dueño o gerente. Si planeas ponerte enfrente de la casa de alguien más, será mejor que le pidas permiso a los que vivan ahí.
  • Si vendes comida, es buena idea que revises los reglamentos locales de salud. Los restaurantes, vendedores ambulantes y otros negocios de comida tienen que acatarse a ciertos estándares estrictos al preparar su comida, y tienen que obtener licencias especiales de parte del gobierno local o estatal. Los puestos de limonada casi nunca tienen que preocuparse por estas leyes, porque los oficiales no suelen preocuparse por estos pequeños negocios administrados por niños, pero si estás vendiendo comida o si tu puesto crece mucho, puedes meterte en problemas.
  • NO vandalices ni sabotees intencionalmente a tu competencia. Tienen el mismo derecho que tú a vender limonada. Si su limonada es mejor, pues es mejor y ya.

Cosas que necesitarás

  • Un puesto de limonada
  • Un adulto
  • Limones
  • Jarra
  • Hielos y cubeta
  • Letrero
  • Mesa
  • Mesa
  • Vasos desechables
  • Dinero (para dar cambio)
  • Caja
  • Una gran sonrisa
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página