Cómo jugar el juego "mentiroso"

Mentiroso (también conocido como “desconfío”) es un juego de cartas de varios jugadores que implica una gran cantidad de valentía, engaño y habilidad para deshacerse de todas las cartas de tu mano. También es un juego muy divertido, ¡solo no dejes que te descubran diciendo una mentira! Si quieres saber cómo dominar el juego del “mentiroso”, solo sigue los pasos a continuación.

Jugar mentiroso

  1. Mezcla y reparte una baraja de 52 cartas. Debes distribuirlas equitativamente a todos los jugadores. Para evitar que el juego se haga muy complicado o largo, probablemente debas limitar la participación a entre 3 a 6 jugadores, aunque es posible jugarlo con 2 o hasta 10. Algunos podrían terminar con una carta más o menos que el resto de los jugadores, pero eso no afectará el resultado del juego a largo plazo. Antes de comenzar, recuerda que el objetivo es deshacerte de todas tus cartas antes que nadie.
  2. Determina la persona que comenzará. Puede ser el repartidor, aquél con el as de espadas, el dos de tréboles o quien tenga más cartas (si la distribución no se hizo equitativamente). Esta persona deja una carta (o varias) en la mesa y les dice a los otros jugadores el tipo que acaba de usar. La persona que empiece el juego siempre debe dejar un as o un dos.
  3. Continúa dejando cartas en sentido horario y ascendente. Por ejemplo, si el primer jugador dejó uno o más ases, el tercero debe dejar tres o más dos y así sucesivamente. Cuando sea tu turno y dejes tus cartas, debes decir "Un as", "dos dos", "tres reyes", etc. Es posible que no tengas las cartas que necesites dejar, así que la diversión está en fingirlo.
    • Sin embargo, si no tienes ninguna de las cartas requeridas, es mejor no fingir que dejas 3 de ellas y definitivamente tampoco cuatro. Si dices que has dejado 3 cartas de un número que no tienes, lo más probable es que un jugador tenga al menos dos de ellas y sabrá que mientes, y te llamará “¡mentiroso!”.
    • También puedes hacerte el desentendido. Supongamos que es tu turno de dejar reinas y sucede que tienes dos de ellas. Di "¿Me toca de nuevo?" y luce confundido mientras buscas las cartas antes de dejarlas en la mesa. Tu objetivo es hacer que los demás te crean cuando mientes y hacerlos dudar cuando dices la verdad.
  4. Dile “mentiroso” a alguien que creas que miente. Si sabes que alguien miente porque tienes las cartas que dice poseer, porque se está quedando sin ellas o simplemente porque tienes un presentimiento de que no dice la verdad, dile “¡mentiroso!” después de que deje las cartas y anuncie cuáles son. Hacerlo implica una acusación y por ello, la persona que acaba de jugar las cartas debe voltearlas y mostrarles a todos su verdadero valor.
    • Si las cartas no son lo que el jugador dijo y la persona que lo llamó “mentiroso” estaba en lo correcto, el mentiroso se lleva todas las cartas de la pila y agrega más a su mano.
    • Si las cartas efectivamente son lo que el jugador afirmaba y el acusador resulta ser el equivocado, todas las cartas de la pila van a la mano de este último. Si dos o más personas le dicen mentiroso al jugador en cuestión y se equivocan, la pila se divide entre los acusadores.
  5. Continúa jugando después de que hayan acusado a alguien. Después de que se le haya llamado a alguien “mentiroso”, se debe comenzar otra ronda con la última persona que jugó. A medida que el juego avanza, se vuelve más difícil decir una mentira creíble durante una ronda, especialmente si la cantidad de cartas que tienes disminuye. Al final, dependerá de la suerte y de qué tan bien disimules tus gestos; solo procura no hacer movimientos demasiado riesgosos y no acuses a alguien de “mentiroso” a menos que estés completamente seguro de que efectivamente lo es.
  6. Gana el juego jugando todas las cartas en tu mano. Si has jugado todas las cartas de tu mano, significa que ganaste. Por supuesto, la mayoría de jugadores te acusarán de “mentiroso” durante la última parte del juego, pero puedes evitarlo haciendo tu jugada final de forma muy sutil y rápida o acusando de “mentiroso” a la persona que juega justo antes que tú con la esperanza de comenzar la siguiente ronda. El juego mentiroso en verdad se basa en la estrategia y, mientas más juegues, mejor serás.
    • Luego de que un jugador gane, el resto puede seguir jugando hasta que queden dos o tres personas si así lo quieren.
    • Si solo te queda una carta, no lo anuncies con anticipación o los demás sabrán que estás a punto de ganar.
    • También puedes emplear una estrategia más audaz. Si solo te queda una carta, puedes fingir que cuentas y decir “¡Perfecto!, ¡solo me quedan tres!”. Si bien es más probable que esta estrategia fracase, puedes divertirte engañando a tus compañeros de equipo.

Jugar variaciones del juego

  1. Juega con dos o más barajas juntas. Esto es ideal si vas a jugar con cinco o más personas. El juego se prolongará y será más difícil saber quién está mintiendo realmente.
  2. Cambia la secuencia de los valores. En lugar de jugar las cartas en orden ascendente según sus valores, juega en orden descendente. Comienza con dos, luego con ases, reyes, reinas, etc. También puedes jugar comenzando por la siguiente carta más alta o más baja que lanzó la persona que jugó antes que tú, Por lo tanto, si esa persona lanzó un nueve, puedes lanzar un diez o un ocho.
    • También puedes permitir que el siguiente jugador lance la misma carta que el jugador anterior o la que tenga un valor inmediato más alto o más bajo. Esto les facilitará a los jugadores dejar una carta de su baraja.
  3. Permíteles a los jugadores dejar más cartas que las que dijeron tener. Esta regla debe decidirse antes de comenzar el juego para evitar acusaciones de trampa. Por ejemplo, si se usa esta regla, un jugador puede decir que va a dejar tres cartas cuando en realidad está dejando a escondidas una cuarta. Aún puedes acusarlo de “mentiroso” para comprobar si en verdad dejó la cantidad correcta; si mintió, tendrá que llevarse todas las cartas de la pila.
  4. Permite que los jugadores dejen cartas sin que sea su turno, siempre y cuando no hayan acabado de jugar. Se sigue todas las mismas reglas, pero si en caso un jugador se demora mucho durante su turno, cualquiera puede dejar una carta.

Consejos

  • Después de que te hayas salido con la tuya en una mentira, puedes decir “palomitas de maíz”, “mantequilla de maní”, “tontos” o mugir como vaca si quieres alardear de que engañaste a tus amigos. No es necesario hacerlo, por supuesto, pero puede agregarle algo de diversión al juego.
  • Quedarte con una gran cantidad de cartas cuando alguien te atrapa no es necesariamente algo malo, ya que probablemente tengas muchas opciones y muy poco que perder. Puedes decir la verdad muchas veces o mentir porque de todos modos ya tienes muchas cartas.
  • No querrás agitar tus cartas, sobre todo si estás a punto de ganar. Mantén tu número de cartas en secreto.
  • Una buena estrategia es distraer a los demás jugadores durante tu turno. Desviar la atención de los demás sobre lo que haces es una jugada completamente válida y sirve.
  • Esto puede parecer obvio, pero siempre acusa de mentiroso al jugador que puso su(s) última(s) carta(s). La mayoría de las veces, un jugador que juega su última carta miente. Si te equivocases, ganaría de cualquier modo, pero si estuvieras en lo correcto, podrías seguir jugando y sería mucho más probable que ese jugador pierda.

Advertencias

  • Prepárate para un juego largo, sobre todo si hay muchos jugadores.
  • Siempre compórtate como un buen jugador, aun cuando alguien te atrape mintiendo. Este juego puede salirse de control si los jugadores lo toman demasiado en serio o se niegan a confesar cuando se les acusa.

Cosas que necesitarás

  • Una baraja estándar de 52 cartas
  • 3 jugadores o más
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página