Cómo hacer crecer el cabello largo

Conseguir una melena larga y sana requiere determinación y paciencia. Afortunadamente, hay varias maneras de asegurarse de que el cabello crezca con éxito. Cuida la salud de tu cabello y observa cómo crece hasta convertirse en una larga y preciosa melena.

Adopta hábitos saludables para tu cabello

  1. Córtate el cabello regularmente. El daño causado en el cabello se refleja en las puntas y sólo se pueden reparar cortando la parte afectada. Cortarse el cabello regularmente es una forma de mantenerlo sano de las raíces a las puntas.
    • Córtatelo cada 8-12 semanas. Puede parecer un hábito contraproducente, pero cortar unos 1.25 cm (1/2 pulgada) para emparejar las puntas estimulará el crecimiento del cabello.
      • Si ves que el cabello empieza a estropearse antes de que pasen 2 o 3 meses, córtatelo lo antes posible.
    • Si tu apretada agenda no te permite ir con frecuencia a la peluquería, invierte en un par de tijeras para cortar el cabello y córtate las puntas con cuidado.
    • Si tu cabello está profundamente dañado, tendrás que asumirlo. Córtate toda la parte dañada (aunque esto signifique eliminar una buena porción del largo del cabello). Si el cabello está dañado, no podrá crecer de forma significativa.
  2. Lávatelo con agua templada. Enjuágate con agua fría. El agua fría sella la cutícula del cabello y fija los nutrientes, asegurando una buena salud capilar. El agua caliente abre las cutículas, dejando que las enzimas beneficiosas para la salud del cabello se escapen.
    • El agua caliente puede debilitar notablemente el cabello y provocar su caída.
  3. Reduce la frecuencia del cepillado. Si tu cabello tiende a enredarse al salir de la ducha, utiliza un peine de púas anchas. Cepillarse el cabello con frecuencia puede hacer que se caiga de forma prematura.
    • Asegúrate de sostener el cabello con una mano mientras te lo cepillas con la otra. La tensión en el cuero cabelludo frena el ritmo de crecimiento del cabello.
  4. Exfolia y estimula el cuero cabelludo. Al igual que el cerebro, el cuero cabelludo necesita estímulos para que el cabello crezca sano. Cuando te laves el cabello, dedica entre 1 y 3 minutos a masajear las raíces.
    • Si tienes las uñas largas, evita rascarte. El cuero cabelludo es muy sensible, y cualquier irritación podría ser un obstáculo para conseguir los resultados deseados.
  5. Utiliza accesorios que respeten el cabello. Los accesorios con con bordes de mental pueden engancharse en el cabello, dañarlo e incluso quebrarlo o arrancarlo. Además, también pueden dañar el cuero cabelludo.
    • Nunca sustituyas las gomas elásticas para el cabello por bandas de goma de papelería. Cualquiera que haya utilizado alguna vez una banda de goma de papelería para recogerse el cabello podrá decirte por qué: dañan el cabello, se enredan en él y lo quiebran. Si ya has cometido el crimen, corta la banda de goma con unas tijeras para quitártela.
    • Los palos para el cabello y las gomas elásticas sin cierre de metal son excelentes opciones para sujetar una cola de caballo. Prácticamente cualquier cosa que no se enganche en el cabello ni lo quiebre es una buena opción.

Evita las herramientas de calor y los productos dañinos para el cabello

  1. Evita el calor. Esto significa prescindir del secador, de las tenacillas, de los rulos calientes, de la plancha para alisar y de la plancha para ondular. El calor daña la cutícula del cabello. Es mejor evitar por completo este tipo de herramientas de peinado.
    • El secador es una solución rápida si tienes prisa por la mañana. Si tienes que hacerlo, utiliza el secador seleccionando la opción de mínima potencia y temperatura media o baja y pásatelo por las puntas para peinarte.
    • Utiliza un protector térmico en espray si a pesar de todo decides peinarte con alguna herramienta de calor.
  2. Evita las sustancias químicas agresivas. Ni permanentes, ni peróxido ni alisados químicos. Si tienes el cabello teñido, utiliza un champú y un acondicionador específicamente formulados para tu tipo de cabello.
    • Los tintes con bajo contenido en peróxido son mucho menos agresivos que los permanentes, aunque si los utilizas una y otra vez, el daño se acumula. Si no te queda más remedio que teñírtelo, utiliza un tinte sin peróxido o henna (no es solo para pelirrojos).
    • Los productos adecuados para el cabello prolongan la duración del color, evitando así que tengas que aplicarte el tinte con demasiada frecuencia. Considera esta pequeña inversión como una táctica de prevención para toda la vida.
  3. Evita los peinados que provoquen tensen el cuero cabelludo. Muchos peinados son agresivos para el cuero cabelludo y para el cabello. Es fácil evitar estresar en exceso el cuero cabelludo. No es necesario decir que esto ayudará también a que el cabello crezca más rápido.
    • Si se llevan con frecuencia, las trenzas africanas de raíz y las colas tirantes pueden acabar provocando calvicie en zonas localizadas del cuero cabelludo. Este tipo de peinados producen tensión sobre los folículos pilosos, impidiendo que los nutrientes lleguen a las puntas.
    • Las extensiones quedan muy bonitas, pero cuando te las quites el estado de tu cabello natural habrá empeorado. Añadir cualquier elemento artificial al cabello ralentizará el proceso de crecimiento.
    • Las rastas no se pueden deshacer. Para quitártelas, lo mejor será que te las cortes. Si te haces rastas, ten en cuenta que será un cambio duradero.

Considera otros factores

  1. Infórmate sobre los ingredientes de tus productos. Al igual que la piel, cada cabello es diferente. Mantener el cabello limpio y sano con los productos adecuados te garantizará un crecimiento más rápido.
    • Algunos tipos de cabello responden mal a la silicona, sustancia que se encuentra en la mayoría de los productos anti-encrespamiento. Prueba varios productos para averiguar cuál funciona mejor en tu caso.
    • Evita la necesidad de lavarte el cabello a diario. La grasa natural del cabello es beneficiosa y necesaria en cierta cantidad; si la eliminas a diario tu cabello y tu cuero cabelludo se resecarán.
    • Trata tu cabello en profundidad. Además de aplicarte champú y acondicionador, trata tu cabello en profundidad con mascarilla un par de veces al mes. La dosis extra de proteínas ayudará a que el cabello crezca sano y brillante.
  2. Sigue una dieta saludable para el cabello. Por lo general, esto significa ingerir alimentos ricos en hierro, zinc y vitamina C. Una dieta saludable para el cabello equivale a una dieta saludable para el organismo. Lo que es bueno para ti es bueno para tu cabello.
    • Nutre tu cabello con alimentos como las espinacas, las legumbres y la carne. Estos alimentos son imprescindibles para que el oxígeno pueda llegar a los folículos pilosos.
    • Asegúrate de que tu cabello disponga de los nutrientes necesarios para crecer incorporando en tu dieta alimentos ricos en proteínas como el pescado, los huevos, los frutos secos y los productos derivados de la soja. El cabello está formado, principalmente, por keratina, un tipo de proteína.
    • El zinc evitará los daños sobre el cabello. Los cereales de grano completo, las ostras, la crema de cacahuete y las semillas son estupendas fuentes de zinc.
    • Aumenta el consumo de frutas y verduras. Las frutas y las verduras contienen vitaminas A, C y E, ricas en antioxidantes y beneficiosas para la salud del cuero cabelludo.
    • Nunca, jamás sigas una dieta extrema. Si eliminas de tu dieta los nutrientes esenciales para el organismo no sólo te sentirás débil y enfermo, sino que también notarás las consecuencias en el crecimiento del cabello y de las uñas y en el aspecto de tu piel.
  3. Controla el estrés. Para evitar el estrés, es importante llevar una dieta sana, hacer ejercicio regularmente y descansar bien por la noche. El estrés elevado de cualquier tipo puede derivar en diversos síntomas físicos, incluyendo la disminución del ritmo de crecimiento del cabello o la caída del mismo.
    • El cuerpo, por sí mismo, posee muchos nutrientes. Por desgracia para tu cabello, el cabello no es la principal prioridad. Tu cerebro y otros órganos vitales son más importantes. Cuidando bien tu organismo permitirás que el cuerpo, a cambio, cuide bien de ti (y de tu cabello).
    • Hacer ejercicio regularmente produce niveles altos de endorfinas. Un nivel alto de endorfinas reduce el nivel de estrés. Si no sacas a pasear tu perro por su beneficio, hazlo por el de tu cabello.
  4. Habla con tu médico. Si ves que el crecimiento de tu cabello es considerablemente lento, puede que tengas algún problema médico que debas solucionar.
    • La genética y los antecedentes familiares también pueden jugar un papel importante en la salud y el crecimiento del cabello. Pregunta a tus familiares si hay algún patrón frecuente en el historial médico de las distintas generaciones.
    • El crecimiento lento y la pérdida del cabello pueden deberse al consumo de ciertos medicamentos. Consulta los efectos secundarios de los medicamentos que estés tomando con un médico profesional. Muchas veces se pueden encontrar alternativas.
    • Pídele al médico que te examine para averiguar si tienes una infección del cuero cabelludo. Estas infecciones se tratan fácilmente y el crecimiento del cabello recuperará su ritmo normal.

Consejos

  • Lávate el cabello solo en días alternos. Si te lavas el cabello todos los días, eliminarás toda la grasa natural del cuero cabelludo, que fortalece y protege la fibra capilar.
  • Masajéate el cuero cabelludo. El cabello crecerá en buenas condiciones si el cuero cabelludo está sano y tiene una buena circulación sanguínea. Para estimular el cuero cabelludo, utiliza los dedos o un cepillo suave de cerdas naturales. Evita los cepillos con cerdas de plástico o de metal, ya que pueden ser demasiado agresivos para el cuero cabelludo.
  • Utiliza un buen acondicionador. El acondicionador previene que el cabello se quiebre y que las puntas se abran, y evitará que tengas que cortártelo con demasiada frecuencia y frenar el progreso alcanzado.
  • Utiliza horquillas, pinzas y cintas para el cabello para mantener el cabello apartado de la cara.
  • Si el cabello se te enreda con facilidad mientras duermes, ponte un pañuelo o un gorro de lana cómodo antes de acostarte.
  • Comprométete a esperar con paciencia a que el cabello te crezca. El cabello crece alrededor de 1.3 cm (0.5 pulgadas) al mes; por lo tanto, puede tardar hasta seis meses en crecer unos 8 cm (3 pulgadas). Pasar de tener el cabello muy corto (a lo garçon ) a tenerlo por los hombros puede llevarte más de un año.
  • Toma algún suplemento de vitamina B. La deficiencia de vitamina B puede producir pérdida del cabello y debilitarlo.
  • Busca una fotografía del tipo de melena larga que te gustaría tener y mírala con frecuencia. Esto te motivará para continuar con tu plan.
  • Córtate un poco la parte de atrás. Puede parecer contradictorio, pero cuando el cabello crece a capas, puedes cortarte la parte de atrás para igualar la melena y evitar o disimular la extraña fase intermedia.
  • Para conseguir una melena larga de forma instantánea mientras te dejas crecer el cabello, prueba a ponerte extensiones de quita y pon.

Advertencias

  • No te hagas colas de caballo, trenzas corrientes ni trencitas africanas. Tirar en exceso de los folículos puede aumentar la pérdida de cabello.
  • Evita utilizar extensiones. Las extensiones pueden dañar el cabello y dificultar su crecimiento.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página