Cómo lidiar con los homofóbicos

Es casi seguro que te hayas topado con personas homofóbicas, ya sea que formes parte de la comunidad de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales o seas un aliado. La homofobia se manifiesta en un espectro: algunas personas demuestran cierto malestar por la idea de la homosexualidad, mientras que otras personas dejan que su intolerancia perpetre actos de agresión física o verbal. Es posible que te topes con amigos, familiares y personas que amas quienes sean homofóbicos. Además, es posible que te enfrentes a desconocidos homofóbicos. Existen algunas estrategias que puedes emplear para mantenerte firme y preservar tu dignidad, sin importar cuál sea la situación.

Mantener la calma y seguir

  1. Mantén el juicio. No alimentes la intolerancia y no dejes que las palabras hirientes mellen tu espíritu. Mantén tu equilibrio y no dejes que la ira, el miedo y el odio afecten tu mente. No siempre se puede cambiar el pensamiento de las personas, pero siempre se puede controlar la manera de reaccionar.
    • Deja que la retórica homofóbica se derrote a sí misma. La persona homofóbica comenzará a verse como alocada si los espectadores ven que puedes mantener la calma ante la adversidad.
  2. Acéptate. Comprende que esta es la manera en que funcionas. No puedes rezar para dejar de ser homosexual. Eres un ser humano que siente amor o atracción sexual por alguien del mismo género, o eres una persona que se identifica con un género diferente al género con el que nació, lo cual no representa un problema. El amor es el amor y eres digno de todo el amor que puedas manejar. Ámate y sigue diciéndote que no hay ningún problema con que seas quien eres, incluso si algunos días no lo creas así.
    • Algunas veces te sentirás particularmente triste, así que tómate un tiempo lejos del caos. Dirígete al cuarto de baño. Mírate al espejo y di "Soy válido. Mi nombre es _____ y soy ___ [orientación sexual, género, lo que esté en cuestión]. Soy válido". Un poco de consuelo suele ayudar, incluso si proviene de ti mismo.
  3. Evita la confrontación. No le hagas caso a la homofobia e ignora las ofensas hasta que te alejes. Es posible que sea preferible fingir que no has escuchado nada si eres un miembro de la comunidad de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales y te topas con alguien homofóbico. Sigue con tus cosas como es usual y no alimentes la negatividad. Sin embargo, no dudes en actuar si una persona hostiga o lastima a alguien.
    • Tienes todo el derecho de defender en lo que crees, pero algunas personas homofóbicas pueden comportarse irracionalmente con alguien. Alimentar una confrontación puede que no haga nada de bien a ninguno de ustedes.
    • Recuerda mantener la calma si no es viable evitar una confrontación. A medida en que la tensión se incrementa, la persona homofóbica puede actuar molesta o puede decir comentarios que no tienen sentido. Trata de no recurrir a los insultos básicos, en vez de eso respalda tus puntos con hechos u opiniones razonables.
    • Sé muy cauteloso si vives con homofóbicos. Defenderte puede hacer que te boten o que estés en una situación peligrosa. Trata encontrar un lugar más aceptante para vivir si te sientes incómodo en casa.
  4. Respeta a los homofóbicos, incluso si no te respetan. Sé una persona sensata. Trata de enfocar tu respeto por todos los seres humanos, ya sea que seas una persona de la comunidad de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales o un aliado. Trata a todas las personas con cortesía, sin importar lo que digan. Respetar a alguien no quiere decir que aceptes su opinión como un hecho, sino que le concedes su derecho de tener una opinión. Algunas personas tratarán de arrebatarte tu derecho a tener sentimientos y opiniones, pero tratarles de la misma manera no restaurará el equilibrio.
    • Siente empatía. Recuerda que muchas personas se criaron como homofóbicas. La homofobia es una reacción automática para las personas que no han considerado sus sentimientos y puede ser difícil escapar de este tipo de intolerancia arraigada.
    • Intenta tratar a alguien como a todas las personas si sabes que es homofóbica, pero no hace nada por lastimarte u hostigarte. Es el derecho de las personas si quieren creer que te irás al infierno o que vives un estilo de vida que es moralmente repugnante, con tal de que esto no interfiera con tu derecho a vivir tu propia vida.
  5. Acepta que no todas las personas lo entenderán. Toma tiempo para que la intolerancia sistemática desaparezca y una persona solo puede hacer de por sí demasiadas cosas para que esto suceda. Trata de olvidarlo. Es posible que sea hora de dejar atrás a alguien y seguir con tu vida si no te da el respeto que te mereces.

Lidiar con amigos, familiares y semejantes homofóbicos

  1. Habla con tus amigos y familiares. Considera enfrentar a tus seres queridos si expresan pensamientos homofóbicos. Ten una conversación sincera acerca de la tolerancia. Explica por qué la homofobia te incomoda, sin importar que seas o no parte de la comunidad de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales. Trata de hacer que entiendan por qué sus acciones pueden ser intolerantes, desinformadas o injuntas.
    • Espera a un tiempo en el que estén receptivos. No comiences esta conversación cuando estas personas estén distraídas o se enfoquen en otro tema. Dale a tus palabras la oportunidad de ser tan impactantes como sea posible.
    • Ten en cuenta que esta táctica no funcionará con todas las personas. Tratar de educar a las personas puede solo conducir a que haya más frustración. Pregúntate si vale la pena intentarlo.
  2. Sé paciente. Dales a las personas la oportunidad de comprenderte. Es posible que hayas tenido un momento difícil para aceptar tu sexualidad, y tus familiares y amigos pueden necesitar algo de tiempo para pensar con claridad. Trata de permanecer receptivo e imparcial durante este proceso. Hay una buena probabilidad de que el amor prevalezca por encima del malestar si eres cercano con estas personas. Dales tiempo y nunca dejes de demostrarles amor. No tienes que aguantar sus insultos, pero asegúrate de que sepan que esperarás por si cambian de parecer.
  3. Trata de no hacer que las personas se pongan a la defensiva. No digas "¡Eres un homofóbico!", incluso cuando alguien actúa realmente como un homofóbico, porque se pondrá a la defensiva. En lugar de ello, trata de decir "Lo que dijiste sonó homofóbico porque X implica Y. ¿Es eso lo que realmente quisiste decir?". Con frecuencia, cuando alguien escucha sus palabras, desistirá, o al menos verá porqué interpretas como homofobia lo que dijo. Algunas veces, las personas no saben honestamente cómo actuar con las personas homosexuales porque no lo han hecho mucho.
  4. Considera dejar atrás a las personas tóxicas. Es muy difícil eliminar de tu vida a tus amigos y familiares. Sin embargo, en algún momento, es posible que tengas que preguntarte si la influencia negativa de una persona en tu vida sopesa su influencia positiva. Es posible que sea más saludable que vuelques tu energía hacia las personas más acogedoras si alguien que amas simplemente no te aceptará (o no aceptará a alguien que amas).
    • No tienes que darle mucha importancia al hecho de eliminar a alguien de tu vida. Todo lo que tienes que hacer es crear una distancia entre la persona intolerante y tú. Con el tiempo, sus caminos se bifurcarán si sus valores bifurcan.

Lidiar con los desconocidos homofóbicos

  1. Sé seguro y cree en ti mismo. Por más difícil que sea, mantén la cabeza en alto y sigue caminando. Las palabras de los homofóbicos no reflejan quién eres. Ellos hablan a la intolerancia de la homofobia. No tienes que cumplir con los estándares de nadie ni tratar de ser alguien que no eres. Debes creer que puedes ganarle a los detractores para hacerlo, incluso si parece imposible algunas veces.
  2. No temas. Los homofóbicos pueden ser personas violentas. No puedes demostrar que te lastiman cuando actúan agresivamente. Todo lo que quieren es una reacción. Una persona violenta seguirá actuando agresivamente si se le demuestras que te lastima, porque esa es la reacción que quería conseguir desde un principio. Es posible que te lastime escuchar o ver lo que ese tipo de personas dicen o hacen. Sin embargo, hay una buena probabilidad de que desistan si permaneces fuerte y no dejas que vean que te afectan.
  3. Ríete. No dejes que te afecte el comentario homofóbico que alguien te diga. Trata de sonreír y enviar un beso volado. No actúes de la forma en que ellos quieren que actúes. Es posible que te parezca más fácil reírte de la situación si esta reacción hará que se sientan incómodos. Reírte de la intolerancia no cambiará necesariamente la situación, pero puede hacer que sea más fácil de seguir con tu vida.
  4. Encuentra una comunidad comprensiva y aceptante. Rodéate de amigos que sean tolerantes y no tengan prejuicios. Mantenerse firme por lo que es correcto puede ser una labor pesada y muy agotadora. Asegúrate de tener unos amigos que te brinden un apoyo consistente, quienes no tengan que justificarte. Al final, todos necesitamos un lugar seguro para bajar la guardia.
  5. Sal a la luz para que las personas cambien su perspectiva. Sal a la luz ante los homofóbicos si no le ves con frecuencia o si te sientes particularmente osado. Las personas pueden tratar de retractar sus pasos para deshacerse de los comentarios intolerantes que han dicho. Es posible que incluso cambies su manera de pensar. Recuerda que hacer esto puede ponerte en peligro o en una situación muy incómoda. Considera los resultados potenciales de salir a la luz.
  6. Aprende a defenderte. Considera tomar un curso de autodefensa o estudiar un arte marcial para que estés mejor equipado para lidiar con las personas violentamente intolerantes. Esto es muy importante si vives en un área que se conoce por su violencia hacia los homosexuales. Nunca se sabe cuándo tu conocimiento en autodefensa pueda resultar útil.
  7. Reporta las amenazas y la violencia homofóbicas ante las autoridades confiables. Es posible que tengas que buscar apoyo si alguien infringe legítimamente tus derechos o los de alguien más. Considera hablar con un profesor, un consejero o algún adulto a quien respetes si estás en la escuela. No temas involucrar a las fuerzas del orden si la situación empeora. El hostigamiento es un delito de odio.
    • Por ejemplo, habla con el gerente e involucra a los propietarios de un establecimiento si un mesero en un restaurante no les atiende a ti y a tu pareja. La mayoría de los lugares quieren mantener a sus clientes felices, además de que existen leyes en contra de la discriminación. ¡Conoce tus derechos!

Advertencias

  • Es difícil salir del clóset ya que nunca se sabe qué pensarán las personas, pero es mucho más difícil seguir en esa situación y duele mucho más.
  • Habla con tu familia o profesor si los hostigadores se vuelven violentos, incluso con la policía si la situación se vuelve muy grave.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página